¿Sebastián is different?

by

Juan Van-Halen

Este Miguel Sebastián da mucho juego. Ahora se le ocurre que en una economía globalizada los españolitos de a pie lean la etiqueta de cada producto que compren para sólo adquirir productos nacionales. Los socialistas empezaron con lo de “Gobierno de España” hasta en la sopa -dime de lo que presumes y te diré de lo que careces- y acaban apuntándose a un nacionalismo extremo. “Que inventen ellos”, que dijo el otro. Pero al revés. O sea que el problema del paro se arregla, según el inefable Sebastián, comprándonos abrigos “made in Spain”, viajando a Marbella y no a Lisboa, o esquiando en Sierra Nevada y no en Andorra, pongo por caso. Esta ocurrencia es tan pintoresca como los millones de bombillas para las familias españolas, con un coste de casi cuatrocientos millones de euros, que nos prometió hace meses.

¿Ha pensado el ministro de Industria y Turismo qué pasaría si en Europa siguieran su inteligente iniciativa y dijeran a sus ciudadanos que no consumieran productos españoles? ¿Qué sería de nuestro jamón, de nuestros vinos, de nuestros textiles, o de nuestro turismo, por ejemplo? “Spain is different”, que se decía hace muchos años. Pero, precisamente, por lo que ha venido luchando el país es por acabar con las diferencias, por acercar España a Europa. Sebastián parece que no. ¿Sebastián is different?

Lo que supone la nueva ocurrencia de Sebastián, el fracasado candidato a dedo de Zapatero a la alcaldía de Madrid, es la falta de recursos del Gobierno para afrontar la crisis económica y la consiguiente galopada del paro. Ya declaró Solbes el otro día que no se podía hacer más. No me extrañaría que entre Zapatero, Solbes y Sebastián inventaran un día de estos que para afrontar la crisis deberíamos todos andar a pata coja para así gastar menos las aceras. En  fin, en España ha pasado ya de todo. El Infante Antonio Pascual, hermano de Carlos IV, cuando permaneció en Madrid a cargo del Gobierno por viajar a Bayona el rey Fernando VII, su sobrino, ordenó que los funcionarios de los diversos Ministerios anduviesen de puntillas para no distraer a los funcionarios que estaban trabajando. Tal cual. Es la Historia, a veces sorprendente. Pues entre aquél pintoresco Infante y el triunvirato Zapatero, Solbes y Sebastián, al final no va a haber tantas diferencias.

Zapatero, pasmado por Obama, debería tomar una decisión que es la primera que ha tomado Obama: congelar el sueldo de los ministros y altos cargos. Pero eso no. ¿Qué dirían sus cientos de asesores? Sí congeló Aznar los sueldos cuando llegó al Gobierno. Y sí los ha congelado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Pues eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: