Zapatero no sabe, no contesta

by

Juan Van-Halen

Menudo baño a Zapatero en “su” espacio de “su” televisión “Tengo una pregunta para usted”. Intervinieron una cuarentena de invitados de los cien asistentes y descubrí sólo uno abiertamente en su línea. Fue el que se quejó de que el Gobierno hacia caso a la Conferencia Episcopal (que ya es decir), confundió Estado no confesional con Estado laico, pidió el aborto libre y la eutanasia. Este señor tuvo un desliz. Dijo que no se quería morir sin ver esas leyes aprobadas. Jolín, y este es el partidario de la eutanasia. Podía hacer lo que aquel amigo mío que pedía para determinado político partidario del aborto el “aborto retroactivo”.

En general Zapatero estuvo tenso o, mejor, con esa falsa tranquilidad de sonrisa de dentífrico pero tras su característico movimiento de brazos, (entre moderada aspa al viento y acotación de una longitud entre mano y mano, repetidamente abajo y arriba) se descubría su incomodidad.

Zapatero, que no contestó nada acaso porque sabía poco, o había ido a “su” tele convencido del triunfao sin haber hecho trabajar antes a sus cientos de asesores, cuyo número él limitó a 77, ejerció de Pinocho en al menos una docena de ocasiones, o acaso en más. Llevaba preparados tres mensajes que repitió una y otra vez sin que la voluntad  de los invitados rindiese el fortín.

Los tres mensajes eran:

1) La crisis viene de esos mundos, concretamente de Estados Unidos (entonces residía en la Casa Blanca el malvado Bush, no el “socialdemócrata” amigo Obama), y sin esa inoportuna faena internacional España estaría en menos del 8% de parados. (No explicó la razón de que nosotros, por ejemplo, estemos en el “Guinnes” de la destrucción de empleo si la crisis es de todos).

2) Todo empezará a arreglarse gracias a la inyección de 8.000 millones a los Ayuntamientos, que propiciarán  31.000 obras públicas que generarán cientos de miles de empleos. (No explicó qué pasará cuando concluyan los seis meses previstos para las obras de ese Plan, o si van a ofrecer poner ladrillos a los parados que no son de la construcción, ya muchísimos).

Y 3) Hay que ser optimistas; él lo es y le va muy bien. Sin optimismo no se va a ninguna parte. (No explicó como se infunde el optimismo, por ejemplo, a las 800.000 familias con todos sus miembros en el paro).

Y eso se lo decía a personas que se reconocían parados, a otras que temían serlo en breve, y en general a quienes dudaban de su palabra, o le acusaban directamente de mentiroso. Yo creo que lo peor de Zapatero es que a su juicio no miente; cree sus propias mentiras, y eso supone que, para él, sus mentiras dejan de ser inmediatamente mentiras. A quienes padecen este carácter patológico creo que en psicología se les denomina mitómanos. La grabación tuvo numerosos “tiempos muertos”, como se dice en televisión. La mejor prueba es que en los primeros momentos del programa dupliqué mi atención y seguí en otra televisión la entrevista a Juan José Güemes en “Intereconomía”, y me enteré de las dos. Y aseguro que Güemes no produjo un solo “tiempo muerto”.

Hubo afirmaciones inefables. El presidente negó que alguna vez hubiese afirmado que esta sería la legislatura del pleno empleo. Pero lo dijo, y grabado está. Según él, marcaba sólo un objetivo. Ahora resulta que los candidatos no hacen promesas electorales, sino que marcan objetivos. En eso era más sincero Tierno Galván cuando decía que los programas electorales (los suyos, supongo) se redactaban para no ser cumplidos. Lo mismo le ocurrió al presidente, según contó, al anunciar la víspera del atentado de la T-4 que el año que iba a comenzar sería un año sin atentados; era otro objetivo; aquél, dijo, fue el mayor error de su primera legislatura en Moncloa.

Tampoco hay que olvidar el momento en que nos enseñó nada más y nada menos que “la economía es un estado de ánimo”. Los invitados se miraban estupefactos creyéndose inútiles porque con su estado de ánimo no pagaban la hipoteca ni llenaban la bolsa de la compra. Una invitada, con la mejor voluntad, le recomendó que para dinamizar la Justicia podrían trabajar en los juzgados personas paradas por el sueldo que ya cobraban en el paro, y el presidente dijo que era una idea a tener en cuenta. Olvidó algo sin importancia: si un parado trabaja ya no es parado. Otra perla: A un señor que le preguntaba si había tenido en cuenta que las armas españolas vendidas a Israel habían podido matar a niños, le aseguró que las armas españolas no habían matado a nadie. ¡Qué seguimiento post-venta! A no ser que vendamos proyectiles de fogueo y armas de atrezo. A otra pregunta contestó que su célebre sentada en aquel desfile del Día de la Fiesta Nacional ante la bandera de Estados Unidos no fue como todos lo vimos, sino que era un gesto contra todas las naciones que intervenían en Irak. Pero lo cierto es que ante la segunda fila de banderas, también de países que integraban la misión internacional en Irak, se puso en pié. Y no dejó de aclarar que su arrebato en un acto de la Universidad de Sevilla en contra del compromiso de Bolonia sobre la enseñanza superior no era contra Bolonia sino contra la LOU del PP. La invitada le dio la fecha exacta de aquel acto en Sevilla. Pero el mitómano erre que erre. Y cuando un señor de Málaga le recordó que España no merece un presidente que mienta, como él cree que no miente, ni se inmutó.

La sesión, como digo, fue inefable. Y al presidente, por cierto, no le vendrían mal unas cuantas clases de gramática, además de las de Economía. Pero que no le enseñe Carmen Calvo. Dijo “más mayor”, ignorando que con “mayor” le bastaba.

A Zapatero se le escapó que había querido ir al programa para aclarar muchas cosas. O sea que la iniciativa de “resucitar” “Tengo una pregunta para usted” había sido suya, no de “su” televisión. Y eso porque pensaba quedar de cine. No fue así. Luego “su” televisión montó una edición extraordinaria de “59 segundos” para glosar lo dicho por el presidente. Después de lo visto no sé qué se diría ni quiénes se atreverían a decirlo, aunque hay gente para todo. No tuve valor suficiente para seguir esa segunda parte del festejo porque me malicié exceso de almíbar. Pero, la verdad, no me arrepentí de haber visto la primera. Al final resultó un impensado programa de humor.

Anuncios

3 comentarios to “Zapatero no sabe, no contesta”

  1. Beatriz Says:

    Completamente cierto. Parece una broma que a estas alturas de la crisis no haya respuestas del Presidente R-Zapatero ni para los parados, ni para los pequeños empresarios en crisis, ni para la economía, ni para los hipotecados, ni para los inmigrantes legales, ni para nadie…

    Desgraciadamente no es una broma y ayer en el programa quedó bien patente.

  2. Ana Gómez Plaza Says:

    Imagino que has decidido ser delicado con Zapatero, por aquello de que es el Presidente del Gobierno de España, pero en psicología las personas que se creen sus propias mentiras, son paranoicas… lo de mitómano es quitarle “fuego”… En el fondo, no se si sería mejor que no se las creyera y simplemente fuera un inmoral sin ningún límite que dice en cada momento lo que más le beneficia a él, puesto que ni siquiera parece que tenga en cuenta las consecuencias que sus mentiras tienen para los españoles o para el futuro del país… Cómo psicóloga te diré que me inclino por la paranoya, con lo que es previsible que vaya en aumento.

  3. arsenio Says:

    Juan Van-Halen,está muy bueno su artículo sobre las preguntas a ZP,pero sabe lo mas que me gustó?cuando dijo lo de su amigo,que pedía para determinado político “el aborto retroactivo,”y si pudiera ser todavía,me parece que sería perfecto,y mire que soy antiabortista 100X100,porque yo pienso que el derecho que tiene la mujer a abortar,no debe estar por ensima del derecho a la vida del bebé,antes de nacer;sé que pertenece ésto a otro tema mas largo,pero vino solo por lo de su amigo que me hizo gracia.Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: