Del Infante Antonio Pascual a Miguel Sebastián

by

El Infante Antonio Pascual era hermano del rey Carlos IV y el tío más querido de Fernando VII. Experto carpintero, encuadernador y bordador, y virtuoso del arte de la zampoña, un tipo de flauta. Quedó en Madrid como presidente de la Junta Suprema de Gobierno cuando su sobrino Fernando VII viajó a Bayona convocado por Napoleón para protagonizar la mascarada que dejó el trono de España en sus manos por la debilidad o la traición, llamésele como  se quiera, de Carlos IV y de su hijo Fernando. Se suele olvidar, pero el Emperador nombró rey de España a su hermano José “con todas las de la Ley” porque el titular de la Corona y su sucesor renunciaron a ella en su favor.

sebast

Miguel Sebastián, ya lo sabemos, es el ministro de Industria, Comercio y Turismo. Fue la cabeza económica de Zapatero antes de su nombramiento ministetial y parece que recibió el Ministerio como compensación al mal trago que le hizo pasar su amigo el Presidente cuando tuvo la ocurrencia de encomendarle la tortura de ser candidato a la Alcaldía de Madrid. Alberto Ruíz-Gallardón se lo merendó sin gran esfuerzo. Es un profesor de Economía, o sea un teórico, y si Dios en su bondad suprema no lo remedía será el próximo piloto de nuestra economía cuando el tranquilo y fantasmal Pedro Solbes alcance su proclamado deseo de ser ex-ministro.

¿Qué tienen en común estos dos personajes, el Infante y el ministro? Sus ocurrencias. El Infante pasó a la Historia como uno de los miembros más simples, por no decir memos, de nuestra Real Familia, y la verdad es que a la puja podrían sumarse otros con no poco aprovechamiento. El ministro lleva camino de algo parecido.

Cuando el Infante Antonio Pascual vio que Madrid no era seguro por la agresividad de las tropas francesas del mariscal Murat, gran duque de Berg, el día 4 de mayo de 1808 puso pies en polvorosa, abandonando sus funciones de presidente de la Junta Suprema de Gobierno que le había encomendado su sobrino Fernando, precario rey no reconocido por su padre Calos IV, después del golpe de estado de Aranjuez, que no sé por qué ha pasado a la Historia con el modesto nombre de “motín”.

Al huir hacia Bayona, el Infante dejó una carta al decano de la Junta, Gil y Lemus. Decía: “Al señor Gil. A la Junta para su gobierno le pongo en su noticia como me he marchado a Bayona, y digo a dicha Junta que ella sigue en los mismos términos como si yo estuviese en ella. Dios nos la de buena. A Dios señores, hasta el valle de Josafat. Antonio Pascual”.

En el tiempo en que el Infante ejerció la presidencia de la Junta Suprema de Gobierno tomó algunas decisiones chuscas que han sorprendido y han hecho reir a varias generaciones de historiadores. Decretó que los empleados públicos anduvieran de puntillas por los pasillos y despachos de sus Departamentos para no distraer el trabajo de sus compañeros, que los sellos en seco de papel que se fijaban en los documentos, que eran redondos, fuesen cuadrados para que no recordasen a las Sagradas Formas, y que los calvos conservasen el sombrero en sus lugares de trabajo; no consideró el Infante que debiera explicar esta última ocurrencia.

Era un hombre muy curioso. La Universidad de Alcalá le dió el título de doctor y desde entonces su sobrino el rey le llamaba jocosamente en público “mi tio el doctor”. Fernando VII, en otra humorada de las suyas, le nombró Almirante, y el Infante ni corto ni perezoso le pidió el mando de una escuadra que, naturalmente, el rey no le concedió.

La verdad es que darle el mando de una escuadra al Infante Antonio Pascual, además de una humorada, hubiese sido un disparate muy caro. Casi como encargarle Zapatero a Sebastián contender en Madrid con Ruíz-Gallardón. Demasiado coste político y, en el caso del Infante, sin Ministerio para compensarle.

cor

Miguel Sebastián ha decidido que los funcionarios escriban los folios por las dos caras y que vayan en transporte público a sus misiones oficiales, para paliar así la crisis económica. Antes se había sacado de la manga la ocurrencia de las bombillas de poco consumo que se repartirán a cada familia. Veintidós millones en 2009 y veintidós millones en 2010. La ocurrencia costará 64 millones cada año. El experimento se ha iniciado en Aragón. Fracasa por falta de vocaciones. Decenas de miles de bombillas se almacenan en las oficinas de Correos porque los ciudadanos no van a recogerlas.

Con los 128 millones que costará la ocurrencia de la bombillas se podrían tapar muchos agujeros en tiempo de crisis. Más que con lo que se ahorrará el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo gastando la mitad de folios. Y tiemblo al pensar el tiempo que emplearán los funcionarios del Departamento en trasladarse en transporte público a sus cometidos fuera del Ministerio. El tiempo de un funcionario es oro que pagamos todos los ciudadanos.

Otra ocurrencia de Sebastián fue aconsejarnos consumir productos españoles y que hagamos turismo interior.  Confío en que estos consejos los hayan tomado por esos mundos como lo que son, una tontería más, “cosas de Sebastián”, porque si nos responden con la misma moneda no venderemos una botella de rioja, una naranja levantina, un textil catalán ni un plátano canario, pongo por caso, y vaciaremos los hoteles de turistas foráneos. Que esta tontería se deba al ministro responsable del Comercio y el Turismo me parece grandioso.

Estoy deseando que los españoles recibamos una carta de Miguel Sebastíán que, como la de su clon histórico, concluya: “A Dios, señores, hasta el valle de Josafat”. No sería un cataclismo político. Como el último endecasílabo del célebre soneto de Cervantes, diríamos simplemente: “miró al soslayo, fuese, y no hubo nada”. Miguel Sebastián es clamorosamente prescindible en el Gobierno. Y que se lleve sus ocurrencias en el equipaje.

Anuncios

18 comentarios to “Del Infante Antonio Pascual a Miguel Sebastián”

  1. M.Luaces Says:

    Otro acierto de su cultura y de su ingenio, Juan Van-Halen. He leído ahora la serie completa de sus post de esa especie de “vidas paralelas” entre personajes históricos y socialistas actuales, que son una delicia. Las ocurencias del Infante se las permitía en tiempos de absolutismo, y por ser hermano y tio de reyer, pero consentir las ocurrencias de Sebastián porque es amiguete, o lo que sea, de un presidente del Giobierno en democracia…es demasiado. Este es el peor gobierno de la historia de la democvracia, y Sebastián uno de sus peores ministros, y el listón está muy bajo. Enhorabuena, otra vez, senador.

  2. Anónima Says:

    En verdad los paralelismos son asombrosos, … y los “lelismos”, también. Lo malo es que parece que estos últimos los vamos a tener que seguir padeciendo una temporada. Pero g.a.D. en nuestra historia también ha habido personajes que han sabido sacar a España de situaciones difíciles y sin duda tendrán su equivalente en nuestros tiempos; eso si, habrá que buscarlos en el Partido Popular.

  3. Alvaro Says:

    Querido Maestro,
    Que duro es estar gobernado por este tipo y por este gobierno. Que calidad intelectual. Me pregunto hasta cuando la sociedad española seguira consintiendo este desgobierno, este paro y este desastre. Y menos mal que tenemos un gobierno regional que da la talla hsta donde puede… espero por el bien de todos, que dure poco y tengamos elecciones anticipadas en breve. Por cierto, del PSOE no me fio ni en el Pais Vasco.
    Paz y bien

  4. Joaquín Arnáiz Says:

    Brillante, Juan, esta nueva entrega de tus plutarquianas “Vidas paralelas”. Efectivamente, el Infante Antonio Pascual tuvo numerosas ocurrencias chuscas, aunque no muy diferentes a muchos de los supuestos nobles de entonces.

    De hecho cuando un político hispánico empieza a tener ideas “ingeniosas” suele pasar que acaba pareciendo aquella sección de “Los inventos de TBO”. La prudencia está tan alejada de la política española, como la cortesía de los españolitos de a pie. Dado que la idea del simple trabajo nunca ha tenido buena propaganda por aquí (cosa de herejes y de tontos, se decía), se suele encumbrar bastante al “ingenioso”, aunque no sea hidalgo.

    Y lo que dices de Fernando VII es muy cierto. Lo de Aranjuez fue un claro golpe de estado, vaya usted a saber si apoyado por el propio Napoleón, que jugaba a ser maquiavélico en sus relaciones internacionales. El debió de ver a España como fruta madura, en manos de clericales y nobles inútiles. Y debió de pensar que sólo tenía a un enemigo que le podía adivinar sus planes: Godoy. Y jugó fuerte para quitarlo del escenario. Napoleón subestimó la geografía española y el orgullo hispánico (recientes elecciones también lo demuestran), que ya dieran dolores de cabeza a Roma. Es lo malo de no conocer más historia que la que le interesaba y ser apresurado comentarista de “El príncipe”, al que el corso hizo unas anotaciones no muy atinadas.

  5. Jacobo Rodríguez Says:

    Me temo que sí, que es tal cual lo cuenta el sabio Senador Van-Halen. Y lo malo es que ahí sigue. Y lo peor es que no es el único, ni mucho menos. es como si la prole del Infante hubiera decidido tomar la Moncloa (y lo hubiera conseguido): un puñado de hijos (e hijas, perdón) de Antonio Pascual liderando España con verdadero entusiasmo.

  6. Joseba Ordiacín Says:

    Creo que hay varios “antoniopascuales” en el Gobierno de Zapatero, y n o sólo Sebastián. Por ejemplo, Bibiana. O Maleni, que está desaparecida, y pienso que acaso se ha quedado en Siberia, que es un lugar de donde an tes no se regresaba fácilmente. Muy bueno su blog, Van Halen. Leyéndole a usted siempre se aprende algo.

  7. una profesora Says:

    Que culto es el Sr. Van Halen, sería conveniente que todos los políticos fueran así, de los cargos de zapatero no espero nada, pero Rajoy si tiene gente preparada con grandes oposiciones y talento!! pero con el pp nunca es suficiente.
    se exige más siempre!! besos

  8. A.N.ANGULO Says:

    pERFECTO, TENGO MIS DUDASA QUE HAYA ALGUIEN EN EL GOBIERNO (ES UN DECIR)QUE SEAN CAPACES DE CAPTAR EL FONDO. SUGIERO UNO PORQUE ELPRESIDENTE DEL GOBIERNO NO RETIRA LA SONRISA DE SU ROSTRO,DADA LA SITUACIÓN EN LA QUEV SE ENTRA ESPAÑA, CON CUATRO MILLONES DE PARADOS. SALUDOS.

  9. Tu amiga Yolanda Says:

    Muchas lluvias han caido desde que el Infante se despidiera, acaso entre éste y el ministro no haya mucha diferencia, pero entre los españoles de entonces y los hoy….un abismo. El buenismo no era término acuñado entonces, pero hoy parapetados en él, igual nos da un propio que un gabacho, si con ello nuestra apacible vida (no en el valle de Josafat, sino en cualquier otro, pongamos por caso el del Lozoya por bello y por madrileño)no se altera.
    Da un cierto vértigo pensar en Sebastián como ministro de economía, aunque siempre habrá un hermano (como lo era el Infante del Rey) a quien alegrará la idea, sobretodo si el hermano se dedica a ejecutar las hipotecas de los que no pueden pagarlas, llenándose así las alforjas, y el despósito del barco en el que también navega algún otro miembro del Goberno Socialista.

  10. Mario Says:

    Extraordinaro este nuevo capítulo de tu serie histórica, Senador. Mi más sincera enhorabuena. Es increíble la existencia de “personajes” históricos y actuales del nivel que cuentas y que ejercieron o ejercen responsabilidades de gobierno. Qué pais!

  11. carlota Says:

    Querido Senador: magnífica la comparación. Está claro que las aportaciones del ministro Sebastian , para paliar la crisis , son completamente ridículas. Casi comparables con las medidas de Zapatero

  12. Do.Mi. Says:

    Con estos mimbres (y mimbras, que diría alguna) al frente del gobierno de la Nación jamás saldrá un buen cesto (o cesta).
    Enhorabuena, Van Halen. Por tu sabiduría y por saber contar cuanto conoces de manera tan extraordinaria.

  13. A.M. Says:

    Aunque se dice que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, me niego a pensar que el pueblo español merezca tan poco. Por tanto, lejos de resignarme a creer que el ineficaz Zapatero y su panda de ocurrentes irresponsables son inevitables, tengo la confianza plena de que pronto serán historia como ya lo es el Infante Antonio Pascual.
    Un lujo tu blog, Van-Halen. Enhorabuena!

  14. Mariló Says:

    Y si no se va ZP de la Moncloa porque la mayoría de los españoles recupera la cordura, habrá muchos más antoniopasvcuales en el Gobierno. Esoero que las elecciones europeas supongan otro aviso. ZP se ha quedad sin apoyos parlamentarios y no podrá mantenerse trampeando y “comprando” votos a buen precio presupuestario a los minoritarios. España merece un Gobienro que, además de nop mentir, no haga el ridículo por esos mundos, como el nuevo abandon a sus aliados al abandonar Kosovo sin avisaro. Pues menudas credenciales para que le tome en serio Obama. Su blog es muy bueno, senador Van Halen.

  15. Arsenio Says:

    Me gustan sus análisis, señor Van Halen, son un lujo. Sus artículos son auténticas joyas de las que todos tenemos la oportunidad de beneficiarnos. Cultos, bien escritos, acertados en sus juicios. El Gobierno de Zapatero es sin ninguna duda el peor de la democracia española. Y Sebastián es uno de los ejemplos de ello. Zapatero ha tenido la virtud de hacer ministros de España a personas que ni en sus sueños podían haberlo creido. Como Bibiana, Maleni, Carmen Calvo, Espinosa, Corbacho, Molina, etc, etc. Los que no tienen ocurrencias, no deciden nada y así no se equivocan. Ojalá las próximas elecciones supongan un cambio hacia la coherencia y el rigor.

  16. J.A. Mesaña Says:

    Zapatero no da una. Ni siquiera acierta cuando hace lo que debe, como ha ocurrido con la salida de las tropas españolas en Kosovo. La Chacón (“todos somos Rubianes”) sólo sabe destruir, y en los Ejércitos ni una denuncia…Ni siquiera cuando va a nombrar Director de la Escuela Naval de Marín a un civil. Luego hará lo mismo con las Academias de las otras Armas. ¿Y con la Academia General Militar ded Zaragoza? Solbes es sólo un ejemplo de la incomptencia global del Gobierno de Zapatero que, como escribe Arsenio y creemos la mayoría, incluso muchos de los que lo hicieron posible, es el peor Gobierno de la democracia.

  17. T.T.M. Says:

    Coincido plenamente en que el gobierno ZP es el peor de la democracia. Y con creces,además. Pero a la vez me pregunto si la generalidad de los españoles así lo perciben también o si por el contrario el aparato “agit-prop” del socialismo español gana la partida nublando la mente de los ciudadanos. Espero que los españoles lo veamos tan claro como lo ven los máximos órganos de gobierno de las instituciones europeas que están tirando fuertemente de las orejas a ZP por su nefasta política económica.
    Enhorabuena, Senador,por el blog y gracias por hacernos reflexionar y salir de la pereza mental.

  18. una profesora Says:

    Toda la razón del mundo, y qué cultura, pocos políticos la tienen!! Me gusta leerle y reflixonar. Me fascina ZP y sus incongruencias auqneu tan tonto no puede ser y seguro que tiene algun motivo en cubierto con Chaves o con la de la ceja!
    que equipo. cuerpo a tierra!!!
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: