De Kosovo a Perejil

by

En un reciente Pleno del Congreso de los Diputados Zapatero habló de Perejil, ridiculizando la intervención del Gobierno de Aznar en aquella isla en 2002. Sus palabras fueron desafortunadas. Y también habló, para tratar de justificarlo, del anuncio precipitado de la retirada española de Kosovo.

Después de que la ministra Chacón rectificara y vayan a cumplirse los protocolos y plazos de la OTAN en la salida de nuestras tropas de aquella antigua  provincia yugoslava, casi lo de menos es que mintiese en su última comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso. Las reacciones internacionales que produjo su anuncio la desmienten, y lo cierto es que mentir en sede parlamentaria no ha supuesto nunca un dique para el PSOE. Recordemos cuando el entonces portavoz socialista, y luego ministro de Trabajo, Jesús Caldera, esgrimió un documento amañado ante el Pleno. Exhibir un papel falseado en sede parlamentaria hubiese supuesto en cualquier otro país de la Unión Europea su dimisión fulminante y el fin de su carrera política. España es diferente.

No es mala cosa hacer historia sobre Kosovo y Perejil. La desmemoria sólo favorece a quienes desenmascara la memoria. Y la verdad,  “el peor enemigo del Estado” según Goebbels, sólo es enemiga de los gobiernos que mienten.

Los bombardeos de la OTAN sobre Kosovo y otras zonas de la antigua Yugoslavia desde el 24 de marzo al 10 de junio de 1999, supusieron el inicio de algo entonces novedoso: el concepto de “guerra justa” o de “guerra humanitaria”. Fue la primera operación militar contra un Estado soberano en toda la historia de la OTAN. Los bombardeos desde aviones y desde buques de crucero se ordenaron por la OTAN sin aprobación de la ONU, que no decidió su Resolución 1244 hasta que los serbios pidieron árnica  y terminaron los bombardeos. La Resolución garantizaba la unidad territorial de la Federación Yugoslava pero no se cumplió.

Los intensos ataques aéreos y navales de la llamada guerra de Kosovo duraron 78 días; la II guerra de Irak en 2003, desde el 20 de marzo al 1 de mayo, fecha esta última en que Estados Unidos y la ONU dieron por finalizado el conflicto propiamente dicho, duró 42 días.

En las cerca de 40.000 incursiones ofensivas de los aliados, liderados por Estados Unidos, que entonces presidía el demócrata Clinton,  murieron más de  2.000 civiles y se produjo el éxodo  de 250.000 serbios. No murió ningún militar de la OTAN. La destrucción de la sede de la radiotelevisión serbia, con una veintena de víctimas,  fue considera por Amnistía Internacional como un “crimen de guerra”. Fueron destruidas  también la Biblioteca Nacional y numerosos edificios históricos en Pristina y Belgrado, así como la Embajada de China, lo que originó un agrio incidente diplomático. En el territorio serbio todavía no se han localizado unas 2.500 bombas de racimo sin explosionar.

La epidemióloga y física Rosalie Bertell elaboró un informe sobre las partículas alfa emitidas por el uranio vaciado (DU) que contenían las bombas y misiles lanzados sobre Kosovo y Serbia que producen daños incluso genéticos. La ONU había estudiado y condenado el riesgo de ese componente balístico en su Comisión de Derechos Humanos en agosto de 1996.

En los bombardeos intervinieron cazabombarderos F-18 españoles que despegaron para sus misiones de la base de Aviano, en Italia. La operación militar fue ordenada por el entonces secretario general de la OTAN, el español y ex-ministro del Gobierno socialista de Felipe González, Javier Solana. No se recuerda ninguna protesta, manifestación o  pancarta en España por aquel conflicto iniciado y mantenido sin mandato de la ONU. Entonces no se acusó a los parlamentarios de asesinos. El ataque contra Kosovo y Serbia se consideró dentro de la legalidad internacional. 

Cuando se refirió al asunto de Perejil en el Pleno del Congreso de los Diputados lo mejor que se puede afirmar es que Zapatero hubiese estado mejor callado. Los antecedentes del incidente de Perejil hay que buscarlos cuando, nuevo en el trono Mohamed VI de Marruecos, ordenó una escalada en la reivindicación de las ciudades de Ceuta y Melilla y otros enclaves españoles en el norte de África, molesto por el apoyo del Gobierno español al censo de saharáuis ordenado por la ONU. Mohamed VI llamó a aquel apoyo “la traición de Aznar”, pero era una reivindicación también de la izquierda. Marruecos congeló la renovación de los acuerdos pesqueros con España y retiró a su embajador en Madrid.

El entonces jefe de la oposición, Zapatero, jugó un papel que alguien podría entender como traición. En medio de la tensión visitó Rabat de modo que se debilitó la voz única, la del Gobierno, tan necesaria en momentos de crisis entre naciones.

El 11 de julio de 2002 algunos miembros de la Real Gendarmería de Marruecos ocuparon la isla española de Perejil e izaron dos banderas de su país. Perejil mantenía un “statu quo” singular: no había en ella presencia alguna ni bandera alguna. Unos guardias civiles enviados para identificar a los ocupantes fueron encañonados y obligados a abandonar la isla. El gobierno marroquí declaró que sus efectivos permanecerían allí porque era “su territorio nacional”. Respondiendo a los contactos diplomáticos desplegados por España, la presidencia de turno danesa de la Unión Europea exigió a Marruecos que abandonase la isla, y a los pocos días el conjunto de la Unión Europea solicitaba a los ocupantes que volviesen al “statu quo”. Mientras, Rabat relevó a los gendarmes por infantes de Marina.

En aquellos días intensos la OTAN consideró la ocupación de Perejil por los marroquíes un “gesto inamistoso” y lo condenó. De los países aliados Francia fue el único que se manifestó claramente al lado de Marruecos.  España, que retiró a su embajador en Rabat, incrementó sus unidades militares en Ceuta y Melilla y movilizo a la fragata “Álvaro de Bazán”, a algunos buques auxiliares, y un cierto apoyo aéreo de observación. El 17 de julio una unidad del Mando de Operaciones Especiales ocupó la isla desde helicópteros, retiró las banderas marroquíes e izó la bandera española. Los infantes de Marina de Marruecos se entregaron sin resistencia y fueron devueltos a su país. Al día siguiente fuerzas de la Legión relevaron a la unidad de Operaciones Especiales.

El Gobierno de Marruecos, ante la reacción del Gobierno español y atendiendo a la mediación de Estados Unidos y de la Unión Europea, aceptó recuperar el “statu quo” de Perejil, y el día 20 de julio se firmó el acuerdo en Rabat.

Que el Presidente del Gobierno español ridiculice en el Pleno del Congreso aquella operación es no sólo una frivolidad sino, además, una frivolidad peligrosa para la política de Defensa de España. Rajoy en el Pleno le preguntó sencillamente: ¿Y usted que hubiese hecho? Naturalmente no contestó. Zapatero nunca responde cuando ve difícil la respuesta. Sólo sonrió, como siempre.

Si tenemos en cuenta los antecedentes que he recordado, es obvio que la ocupación de una pequeña isla sin valor estratégico alguno era un señuelo para ver hasta dónde estaba dispuesto a llegar el Gobierno de España en un momento de probablemente estudiada espiral de tensión, con el Sahara al fondo, pero también con Ceuta y Melilla en la recámara. La movilización de medios por parte de España para la recuperación de la isla fue obviamente exagerada, pero respondía sin duda a una estrategia. Algo así como advertir: si reaccionamos con esta contundencia por un enclave sin importancia, no prueben ustedes con empresas más ambiciosas. Y surtió efecto.

Pero acaso surtió efecto hasta hace poco. Hasta la errónea intervención de Zapatero en el Pleno del Congreso ridiculizando la decisión del Gobierno de Aznar en Perejil. Ahora ya sabe Rabat lo que puede esperar de Zapatero y su Gobierno si acomete empresas más ambiciosas. Nada. La inacción aderezada por buenas palabras. Acaso una invocación a la Alianza de Civilizaciones. Y a ver en dónde quedarían ahora las condenas  de la Unión Europea y de la OTAN a una eventual escalada soberanista del Gobierno marroquí, y la mediación de Washington. Y  no digamos la postura de Francia.

Que Zapatero descubriese sus cartas sobre Perejil supone una  torpeza peligrosa. Marruecos ofrece a cualquier observador atento una estrategia repetida: cuando le conviene esgrime un soberanismo irredento para desdibujar sus problemas internos, y en esa estrategia llegará tan lejos como le demande la gravedad de sus problemas y según el grado de debilidad del contrario. Zapatero le ha mostrado, y nada menos que en un Pleno del Congreso de los Diputados, más que debilidad: voluntad de inacción.  Después de cinco años en la Moncloa, no sabe aún que las relaciones internacionales son mucho más que fotos y sonrisas.

Anuncios

15 comentarios to “De Kosovo a Perejil”

  1. cecilia Says:

    Querido Juan :tengo todavia escasos conocimientos de política internacional pero , parece evidente , que el comentario de Zapatero sobre Perejil da alas a Marruecos para iniciar nuevas aventuras en Ceuta o Melilla . De un presidente poco inteligente se puede esperar todo

  2. Jacobo Rodríguez Says:

    Con un presidente como el que tenemos y un gobierno como el que ha nombrado, sólo nos queda esperar que a marruecos no se le ocurra que es un buen momento para intentar hacerse con Ceuta y Melilla o, al menos, para hacer una cata más directa de lo que supuso Perejil. Hay que esperar que no vean como se tambalea el gobierno español y decidan aprovechar la ocasión antes de que los sociolistas se retiren a sus casas y se vuelvan a cerrar las puertas. Aunque, posiblemente, sea mucho esperar.

  3. M.D.A. Says:

    El irresponsable proceder de Zapatero no tiene límites. Es obvio. Con estas declaraciones sobre Perejil está poniendo, como bien dices Senador, en grave peligro la integridad territorial de nuestro país. Y además, de nuevo, nos pone en ridículo a los españoles. Recuérdese también el caso del pago del rescate a los piratas somalíes. En fin, puesto que no cabe esperar que Zapatero cambie es deseable la celebración de elecciones YA para que sean los españoles quienes cambien a Zapatero.
    Enhorabuena, Senador!

  4. Una feminista Says:

    Senador, en este comentario se le transparenta su apellido. Leerlo es rememorar la crónica de una opreración militar, no solo bien escrita como ocurre siempre, sino que además incluye precisiones que la convierten en una crónica de estrategia política.
    Solo decirle que segúramente Zapatero no contestó a Rajoy, porque hizo su análisis habitual, el mediático, y consideró que la respuesta no le favorecería en la foto: “Nada”. Porque Zapatero no hubiera hecho nada. Por eso sólo sonrió, como siempre.
    Tenemos un Presidente nihilista, que cuando hace algo, nos hace desear su nihilismo.
    Me ha gustado esta “crónica de guerra y mucho más”.

  5. JM Says:

    Buenos dias Ilustre.

    Recordaras de nuestros buenos tiempos,a “aquel” que en los GÜateques se colocaba en un rincón y hacia bulto y solo sonreia, mientras los demas bailabamos, disfrutabamos y ligabamos con las chicas. Siempre habia alguno que tenia que tocarle la Fea, pero este del rincón, ni fea, solo sonreia al que le miraba con un vaso de Pepsicola de naranja en la mano (posteriormente llamada mirinda) y es que “no sabia Bailar” ” no sabia hablar” “era timido” y “no sabia que pintaba alli”, solo sabia que paquito le habia llevado a un güateque.
    Pues bien el zp, lo mismo no sabe ni de que va esto. Opino que si aprendió Economia en dos tardes, le debiamos poner un CABO DE LA LEGION, para que en una tarde le enseñe de que va esto.
    Ya tenemos el “regalo” para el cumple de zp, una copia en DVD de la peli “LA FIEL INFANTERIA” o “LOS ULTIMOS DE FILIPINAS”, aunque al ritmo que va a lo mejor le mando “MOLOKAY”

    Gracias Juan

  6. Ernesto Quiroga Says:

    Kosovo, guerra justa. Irak, guerra injusta. Según quien la haga es legal o ilegal sin la ONU. Y lo de Zapatero en 2002 viajando a Rabat en medio de la tensión con Madrid, fue desde luego una traición. Quiso demostrar su lejanía con Aznar pero, sensu contrario, lo que resultaba es que se acercaba a Marruecos. Y la interevención del otro día en el Parlamento es otra traición. Es como decirle a Mohamed que tome Ceuta, Melilla y un te verde con Zapatero en la Mezquita de Córdoba después de los rezos islámicos. Este tio es un irresponsable. Cuánto estamos pagando la mediocridad y la cortedad de miras de demasiados compatriotas. A ver qué votan con millones de parados más en 2012, si llega. Aunque lo lógico sería convocar elecciones anticipadas. Muy bueno su blog, Van Halen.

  7. Lobo de mar Says:

    Muy acertado, maestro. Hoy por hoy ZP le ha enviado a Marruecos el mensaje de que España no movería un dedo para defender Perejil. Cierto es que ese islote no deja de ser un pequeño trozo de tierra sin ninguna importancia estratégica, pero es el simbolismo lo que obligó a Aznar a defender nuestros derechos en ese enclave.

    En efecto, si ZP ve absurda nuestra intervención en Perejil, ¿qué diferencias habría en el caso de Ceuta y Melilla? ¿y por qué no Canarias? Recordemos que ZP se hizo una foto en un viaje oficial a Marruecos con un mapa de ese pais a su espalda en el que no sólo Ceuta y Melilla sino también Canarías y el Sahara aparecián como territorio marroquí.

    En fin maestro, que con este presidente estamos muertos. Más vale que vayamos preparando la línea de defensa en el Tajo

  8. Carmenpm Says:

    Hola Juan, qué gran artículo sobre Zp y su visión de las relaciones internacionales y la seguridad nacional. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

  9. MYT Says:

    Dios nos libre de ataque invasor alguno! Y es que, Senador, no cabe duda de que las declaraciones de Zapatero son prácticamente una invitación a quienes han aspirado desde antigüo a poner bandera en territorio español. Qué tamaña irresponsabilidad la de Zapatero!
    Gracias, Senador, por compartir tu sabiduría.

  10. A.L.A Says:

    Senador:En la ultima parte del articulo das en el clavo con la actitud de Zp en politica exterior.Ante cualquier envite INACCION.Asi nos va.Menos mal que con Obama van a cambiar las cosas y que en esto y en economia vamos a cambiar.Y si no al tiempo

  11. Tu amiga Yolanda Says:

    Querido Senador, ZP si contestó a Rajoy. Rajoy le preguntó qué haría y él contestó. Contestó con concreción, sinceridad y sencillez. Sonrió. Esto es lo que haría, sonreir. Lo dramático del asunto, es que está convirtiendo( a través de los nefastos programas de educacióny el adoctrinamiento en medios de comunicación) a la sociedad y en particular a los jóvenes, como dice el comentario de “la feminista” en nihilistas. Lo dramático es que mientras el Presidente sonriera, muchos socialistas pensarían que para que esfuerzos por dos ciudades, total tampoco sabrán que eran españolas antes de que Marruecos fuera un Estado. España si es diferente pero últimamente además es patética. ¿Estamos viviendo la deconstrucción de una nación por vieja?

  12. una profesora Says:

    Con este presidente no se puede hacer nada ni eperar nada! me gusta el equipo pp de hace diez años, el de ahora y el que apoyo a Mayor Oreja, y que Rosa Diéz se quede en su casita…
    Adios Zp, tu rebaño y tu no teneis nada que ofrecer.
    Y por cierto como profesora universitaria no entiendo como la universidad va de lado a lado como si fuera lo último importante!!

  13. Mabel R. Says:

    De acuerdo en todo con su brillante análisis, senador. ¿Y por qué el señor Rajoy no ha contado nunca lo de Kosovo y la ONU y Javier Solana? ¿Y por qué no profundizó en el caso Perejil? Enhorabuena. Saludos.

  14. Evaristo Says:

    “Recordemos cuando el entonces portavoz socialista, y luego ministro de Trabajo, Jesús Caldera, esgrimió un documento amañado ante el Pleno. Exhibir un papel falseado en sede parlamentaria hubiese supuesto en cualquier otro país de la Unión Europea su dimisión fulminante y el fin de su carrera política. España es diferente.”

    Y tanto, como que llego a ser ministro…

  15. una profesora Says:

    Insisto en lo de siempre, nada puede sorprendernos ya, que pena de país, en qué se ha convertido, pero la caida será más grande para el pobre zp que no ha llevado a la ruina nacional y al rículo internacional. Que paciencia……
    leerle, una gozada, que no decaiga el espíritu crítico y de poner los puntos sobre las ies!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: