La dignidad de la Asamblea de Madrid

by

Me encontraba en mi escaño cuando se produjeron los graves incidentes del jueves día 7 en el Pleno de la Asamblea de Madrid. Por ello mi conocimiento de lo que ocurrió es directo y no se debe a los medios de comunicación que, por cierto, lo han contado muy de puntillas, con guante blanco. Podemos imaginarnos qué hubiesen reflejado los medios informativos si lo sucedido en la Asamblea de Madrid se hubiese producido en el Congreso o en el Senado. ¿Por qué la dignidad de la Cámara autonómica parece valorarse menos que la dignidad de  las Cámaras del Parlamento Nacional?

Fui Presidente de la Asamblea de Madrid en la IV Legislatura y soy diputado desde la II, las dos primeras Legislaturas en la oposición, por lo que creo no pasarme si me arrogo experiencia suficiente para opinar con conocimiento de causa, además de probado cariño por la Institución para dolerme de lo ocurrido el jueves 7 de mayo, fecha que ha pasado como una página negra a la historia de la Asamblea. Voy a tratar de contar los hechos como fueron.

Quienes me conocen saben que soy partidario de los consensos. En aquella IV Legislatura se aprobaron la reforma más amplia del Estatuto de Autonomía y la reforma más amplia del Reglamento de la Asamblea, que llevaban años aparcadas, y las dos por unanimidad. Recuerdo esto porque, desde esos antecedentes, se me debe suponer una opinión sobre los hechos cercana a la objetividad. Pero la objetividad implica respeto a la norma. 

Lo que ocurrió el jueves día 7 en la Asamblea no tiene precedentes. Unos invitados al Pleno alteraron su normal desarrollo, increparon a los diputados e insultaron a la Presidenta del Gobierno de la Comunidad y a sus Consejeros. Esto no es la primera vez que sucede; lo que no tiene precedentes es que cuando la Presidenta de la Asamblea, como es su deber, ordenó desalojar a los alborotadores de la tribuna de invitados, los diputados del PSOE y de IU puestos en pie los aplaudieron y  jalearon, y uno de ellos que, además, por su condición de senador y ex-alcalde de una gran ciudad  conoce las normas,  insultó repetidamente a la Presidenta de la Cámara, y ésta, también en el cumplimiento de sus deberes, le amonestó por tres veces y, como persistía en su actitud, lo expulsó. Lo que hizo la Presidenta fue aplicar el Reglamento.

El siguiente despropósito fue que, sumándose a la actitud de su compañero expulsado, abandonaron el Pleno los diputados del PSOE y de IU, que fueron a sumarse al millar de trabajadores de IVECO, Arcelor Mittal y BP Solar, empresas amenazadas por un ERE, que venían calentando motores frente al edificio de la Asamblea desde el inicio del Pleno. Los invitados que habían provocado los incidentes en la sesión eran parte de este colectivo, que recibieron de la oposición sus invitaciones.  

Hay que recordar que, pocas horas antes, la Presidenta de la Comunidad de Madrid había recibido a una representación de estos trabajadores, y se comprometió a mediar ante el Gobierno de Zapatero para que se resolvieran sus problemas. Insólitamente los aguerridos sindicalistas parece que no tenían mayor interés en resolver sus problemas sino en armar la bronca en la Asamblea. Engañaban así a los trabajadores que proclamaban defender.

Cuando los convocados a las puertas de la Asamblea, que portaban banderas de CCOO, de UGT y de CGT, se sintieron apoyados nada menos que por diputados de la Cámara, pisaron el acelerador de la violencia: tiraron cohetes, intentaron penetrar en el edifico, defendido ya por fuerzas policiales antidisturbios, y lanzaron piedras y objetos contra el edificio y  la calle interior entre las sedes de los grupos parlamentarios y de la Asamblea. Al menos una docena de tuercas y tornillos de buen tamaño fueron recogidos por el personal de seguridad. ¿Para qué se llevan tuercas y tornillos a una concentración que la oposición consideró “pacífica”? Un par de tornillos alcanzaron a dos trabajadores de la Asamblea, uno de ellos, de rebote, al jefe de seguridad de la Institución, por cierto un comisario de policía. Por fortuna no hubo heridos, pero pudo haberlos. Uno de los gritos más repetidos por quienes intentaban acceder por las bravas  a  la Asamblea fue “La próxima visita será con dinamita”, lo que resulta poco tranquilizador.

Mientras estaban sucediendo estas cosas había concejales de algún municipio y diputados entre los alborotadores.  Lo que es notable.  La izquierda vuelve a demostrar que no sabe o no quiere diferenciar el papel institucional y el papel partidista. Ya se había evidenciado en sus ausencias de las conmemoraciones del 11 de marzo y del Dos de Mayo. En la oposición política no vale todo, y lo que no se consigue con propuestas atractivas, o con ideas, no se debe intentar conseguir azuzando la calle o manipulando el sentimiento, comprensible, de quienes están amenazados por expedientes de regulación de empleo.

La manipulación es evidente. Los sindicatos movilizan a sus liberados en Madrid o Valencia, pero cuidan mucho de mantenerlos calladitos y maniatados en Andalucía o Extremadura, las regiones que generan más paro de España. Se manifiestan contra la Asamblea de Madrid, no contra el Ministerio de Trabajo o contra la Moncloa. 

La sesión del 7 d mayo se inició con una afirmación de la portavoz socialista, Maru Menéndez, que quiero pensar no valoró más allá de la lisonja que suponía; acaso se dejó llevar por su pasado de dirigente sindical. Maru Menéndez dijo que los trabajadores invitados al Pleno “dignificaban la Asamblea”. Esa frase suponía, de un lado, ignorar que la dignidad de la Asamblea le viene de su condición de ser la Institución que representa democráticamente a los madrileños,  y de otro lado, que esa afirmación, lejos de ser tomada como mera amabilidad por sus invitados, acaso les reafirmaba en su opinión de que podían, y acaso debían, intervenir, a su manera, en la sesión.

Velar por la dignidad de la Cámara, su representación y el orden en sus sesiones y dependencias está encomendado por el Reglamento y demás normas a la Presidencia de la Asamblea, que ha de hacer cumplir ese Reglamento e interpretarlo. Que cuando se produce ese cumplimiento o esa interpretación  diputados o grupos arremetan contra la Presidencia es notablemente injusto además de antidemocrático. Porque las reglas del juego se aceptan siempre, no sólo cuando conviene.

¿Y ahora qué? Leo que en una reunión extraordinaria de la Mesa y los Portavoces de la Asamblea se decidió  poner el asunto en manos de la Justicia. Es obvio que se ha vulnerado la Ley tanto dentro como fuera del salón de Plenos. La decisión tomada se ajusta a lo razonable, pero hay a mi juicio otras posibilidades de respuesta.

Se vulneró gravemente el orden interior de la Cámara por dos tipos de alborotadores: 1) los invitados, 2) los diputados. El tratamiento por la Presidencia de las dos  fuentes del conflicto está contemplado en el Reglamento que recoge el desalojo de la tribuna de invitados de quienes no respeten las normas, y la expulsión del salón de Plenos del diputado o diputados que, tras ser advertidos tres veces por la Presidencia, persistan en su actitud repudiable.  No aceptar la decisión de la Presidencia supone una grave  trasgresión reglamentaria.

En cuanto a la primera fuente de conflicto, o sea los invitados, la Presidencia y la Mesa de la Cámara pueden optar, cargados de razón, por limitar o suprimir las invitaciones a los Plenos si se constata o se presume fundadamente que estos invitados pudieran promover alborotos vulnerando el Reglamento. Los grupos deben ser informados de su obligación de apercibir a sus invitados de la imposibilidad normativa de expresarse a favor o en contra en los debates parlamentarios, y de lo que supone mantener el orden y la corrección durante los Plenos. Igualmente, los Servicios Jurídicos de la Asamblea, a instancias de la Presidencia y de la Mesa, podrían estudiar un régimen de sanciones razonadas para los grupos parlamentarios cuyos invitados lleguen al punto bochornoso de producir graves alteraciones, increpaciones o insultos desde la tribuna. Un invitado no aprovecha su posición para promover desórdenes o insultar contra su anfitrión. Y no digamos si la evidencia de la complicidad del grupo  que haya gestionado la invitación llega hasta jalear y aplaudir tal actitud.

Los Grupos reciben las aportaciones económicas establecidas por la Mesa de la Asamblea, que constan en los Presupuestos de la Cámara, y es muy chocante, por no emplear otra palabra más gruesa, que con dinero de los ciudadanos se ofenda y se utilice torcidamente, contra las normas, una Institución que es de todos. Una Cámara parlamentaria es un templo de la palabra, del debate, de la controversia; no un campo para la algarada. Confundir los papeles es muy grave. Llevar el clima asambleario sindical a una Cámara parlamentaria no es de recibo, y quienes lo promueven son, en todo caso, quienes no dignifican la representación ciudadana que ostentan.

El pasado 1º de Mayo asistimos a un antecedente de lo ocurrido en la Asamblea de Madrid en el Pleno del pasado día 7 de abril. Los secretarios generales de CCOO y de UGT amenazaron directamente al Parlamento. Ante la debilidad parlamentaria de Zapatero, y temiendo que cualquier iniciativa indeseada por ellos se pudiera abrir camino con el voto mayoritario del Congreso o del Senado, amenazaron con una huelga general si en las Cámaras en las que se residencia la Soberanía de la Nación se llegasen a aprobar reformas económicas estructurales. Esta amenaza a la representación popular  tiene un cierto tufillo de golpismo ya que resulta intolerable amenazar la libre expresión de las Cámaras que deben cumplir sin presión alguna su función constitucional.  

 “The Wall Street Journal” se sorprendía hace unos días de que los sindicatos en España, con la mayor tasa de parados de Europa, conmemorasen la fiesta del 1º de Mayo atacando a los empresarios y a la oposición y amenazando al Parlamento en lugar de atacar al Gobierno por no tomar medidas eficaces contra la crisis, y decía que era el único caso en Europa en que sucedía esto.  

Cuando se increpa, se insulta, se alborota, se arrojan objetos contundentes, se trata de acceder por la fuerza a una Cámara parlamentaria durante la celebración de un Pleno, no sólo se está vulnerando la Ley. Aún más: se está afrentando la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas. Pobre oposición la que tiene que ampararse en esas fórmulas. Le da igual llevarse por delante la imagen de la Institución por un más que dudoso rédito político.

Aunque desenmascarar esas estrategias no es difícil, aquel “hay que ganar Madrid como sea” de Zapatero no creo que incluyese esto. El guión de la obra lo está escribiendo Tomás Gómez  que como alternativa con credibilidad deja mucho que desear.  Creo que está siendo utilizado para el juego sucio. Y quemado. En el cartel electoral de 2011 habrá otra cara. Eso me dicen relevantes socialistas. Y si no, al tiempo.

Anuncios

17 comentarios to “La dignidad de la Asamblea de Madrid”

  1. JM Says:

    Buenos dias Ilustre.
    Es claro que con su actitud, tanto PSOE como IU, estaban confirmando que estos escuadrones “contratados sin sueldo” eran suyos y tenian que salir a agradecer los servicios prestados y a continuar en la linea que mantiene el gobierno contra LA COMUNIDAD DE MADRID.
    Es evidente que volveran con dinamita (esto no es nuevo), si es menester, dado el escaso nivel de oposicion tanto en parlamento como en urnas de Mariano y gallardon, el peor enemigo que tienen es ESPERANZA AGUIRRE, que tanto en sede parlamentaria, como en resultados, como en urnas (donde gana pueblos de Madrid, de izquierda de toda la vida) LES VAPULEA CONSTANTEMENTE, y esto es que no lo pueden soportar.
    Esperemos que Los Madrileños, no se dejen comer “el coco” con este inverso de Obama y no la pringuen.
    Gracias Juan

  2. A.C. Says:

    Senador,
    Tan certero como siempre… son tiempos duros de engaños y manipulaciones. El gobierno de Esperanza Aguirre tiene la confianza de los madrileños y debe seguir dando la serenidad que Madrid necesita, serenidad pero exigiendo respeto para las instituciones y amonestando como se merecen esta serie de despropositos.
    Pero, hacia donde va el PSM? Que deriva es esta? Como es posible que en el PARLAMENTO se desarrollen estos acontecimientos tan poco democráticos ?. Flaco favor está haciendo la Sra. Menéndez a Madrid e incluso a ella misma, pero eso es otro cantar… o gritar, que se le da muy bien por cierto.
    Saludos

  3. Federico Quevedo Says:

    Acertado comentario, Juan. Lo único que cabe esperar es que tan burda manipulación sindical de la verdad no acabe en saco roto, y que los madrileños se den cuenta de cuales son las verdaderas servidumbres de quienes dicen defender los intereses de los trabajadores y realmente defienden los intereses de sus amos de Ferraz. F.Q.

  4. Un boticario Says:

    Lastima que lo que falte sea educación. ¡Qué gran cosa para la política e incluso para la economía! ¿Dónde quedan al cortesía parlamentaria; el hábil juego de la dialéctica que puede hacer más daño que una pedrada; el empequeñecer al adversario con la palabra y, por qué no, tras la escaramuza verbal, tomarse unas copas?. Supongo que todo esto me lo sugieren mis no pocos años y una cuidada educación en una familia que empleó todos sus recursos en educar a la siguiete generación y en la que se repetía frecuentemente aquello de: “Sufre por saber y trabaja por tener”
    El problema de la izquierda es siempre el mismo. Cuando se encuentran faltos de argumentos recurren a las tuercas y a las bolas, también a las de rodamientos, que son mas pequeñas que las otras.
    La catástrofe a la que nos lleva Zapatero tiene un frente económico que todos podemos apreciar, porque ahí está el resultado, pero tiene unas causas más profundas: la más absoluta falta de ética, la exaltación de la ausencia de mérito y, sobre todo, la ausencia de educación, entendida como simple respeto a los demás, sea cual sea su condición social.
    Y ahora la “píldora del día después”, sin receta, y si es posible gratis. Mala noticia para el proletariado que ya va a perder hasta su etimología.

  5. Lobo de mar Says:

    Maestro, aciertas una vez más en el diagnóstico y en la solución. Que el grupo parlamentario que invite a una o más personas, se haga responsable de pagar la multa a que hubiera lugar en el caso de que esa o esas personas provocaran altercados o disturbios en la sede parlamentaria regional.

    Vergonzoso una vez más el comportamiento del Partido Socialista que, perdida toda esperanza de ganar Madrid, ha decidido instalarse en un frente de beligerancia ajeno a cualquier clase de política y mucho más cercano al golpismo y a la falta de respeto a las instituciones que libremente han elegido los madrileños.

    De todas maneras esto se veía venir. Me da la impresión de que otro Presidente de la Asamblea no hubiera dejado llegar las cosas hasta este punto. 😉

  6. jorge Says:

    “hay que ganar Madrid como sea” de Zapatero no creo que incluyese esto…”
    yo si lo creo Juan, zp es un personaje dispuesto a todo y el memo de Tomás Gómez no creo que tenga la más mínima capacidad de iniciativa propia, es un bronquista manipulado desde ferraz/moncloa…
    por lo demás de acuerdo contigo si bien es cierto que la idea de consenso con estos personajes es un poco cándida, el acuerdo es más fuerte y corresponsabiliza cosa que estos pájaros temen como a una tormenta, en fin…
    cordiales saludos

  7. anonima Says:

    El lamentable espectáculo del otro día no hace sino sumarse al elenco de efectos especiales, con o sin bata blanca, que la productora PSM films está utilizando para su última película de ciencia ficción. Pero como todo el cine español, y utilizando nuestro dinero para subvencionar el cine-sindicato basura, no logra convencer a nadie.

  8. una profesora Says:

    Que imprensentable manipulación, yo espero esto no quede aqui, es increible la desfachatez de los sindicatos….pero vamos….en la manifestación el gobierno con ellos y parece que la CAM es la que tiene la culpa de todos los males!!
    Manu Manendez mientes más que hablas por no hablar de la mala educacion de tus compañeros de escaño.
    Un escándolo!!! pero aún pueden caer más bajo!
    Es solo cuestión de tiempo. Pero imposible

    Gracias por ser nuestra referencia VH

  9. Eloísa R. Says:

    Lo de la Asamblea de Madrid es impresentable. Y muy buena la idea suya de que “quien rompe paga”. Si les rascasen el bolsillo a los socialistas de la Asamblea si utilizan a sus invitados otro gallo cantaría. Y qué manipulación alrededor del debate del Estado de la Nación. ¿Pero cómo pueden centranse muchos comentaristas en pedir que Rajoy, con el tiempp tasado, expoga un programa completo. Bien que lo conoce Zapatero que ha votado en contra una a una todas las propuestas económicas del PP en el Parlamento. Y ÉSTÁ ESCRITO. Es el tocho que esgrimió Rajoy en la tribuna. Porque, además, quien tiene que tener un programa claro y asumible es quien Gobierna: Zapatero. Pedir a la oposición soluiciones, es una desfachatez. Como decía Rajoy: una trampa de mal pagador. Enhorabuena Van Halen.

  10. Jacobo Rodríguez Says:

    Sin duda, es mal ejemplo por parte de los políticos del PSOE y de IU; algo vergonzoso y que demuestra, en el primer caso, al menos, como el gobierno y los sindicatos se encuantran en el mismo bando que, por desgracia, no es el de los trabajadores ni, desde luego, el de tratar de llega a acuerdos para paliar la crisis; su bando es el de buscar votos a través de golpes de efecto que, lamentablemente, siempre aparecen vacíos de contenido.

  11. Martín M. Ruiz Says:

    Gracias por sus opiniones y su talante. Ese talante que no pasa de ser una propaganda para el PSOE desde que desmochó la palabra en la pirmera legislatura. Quiero pensar que el pueblo español no es tonto ni está desinformado y que dará una lección a Zapatero el 7 de junio, como anticipo de enviarle a la oposición en las elecciones de 2012, si dura. Cuando pierda las elecciones Zapatero será repudiado por su partido que no tardará ni un minuto en cambiarle. Los usos que maneja el PSOE en la oposición son los que demuestra cada día Tomás Gómez en Madrid. Le cae miu grande su cargo. La Comunidad no es su pueblo. Y, por cierto, a ver si de una vez se saben las cuentas de los gobiermos socialistas de Parla mientras fue alcalde Gómez, Han tenido hasta una sentencia en contra por ese oscurantismo, y aún están sin aprobar las cuentas de 2007 y 2008…y se han atrevido a aprobar los Presupuestos de 2009 sin tener aclaradas las cuentas de años anteriores. Una ilegalidad. ¿Ese es el estilo que nos asegura Gómez para su hipotético gobietno en la Comunidad? Por favor…

  12. Mario Garnica Says:

    Es la estrategia de siempre del PSOE, amigo Van Halen: utilizar a los sindicatos (bien retribuidos y con cientos de miles de liberados) como guardia pretoriana. Pero de resolver los problemas nada de nada. Ahiora resulta que Zapatero anunció medidas que el PSOE ha echado para atrás…Qué locura. Engañan a los ciudadanos y luego no cumplen, como siempre. Y en lo del aborto igual. Acusa Zapatero al PP de “dividir a la sociedad” cuando quienes la dividen son ellos y con un asunto que ni siquiera llevaban en su programa. Una veergüenza de manipulación. Enhorabuena, senador.

  13. Garibaldi Says:

    Hay que escuchar lo que dice Zapatero para poder asegurar que va a hacer lo contrario. Por ejemplo, el aborto libre no figuraba entre sus planes para esta legislatura. Pero lo que conviene es azuzar la desunión y el enfrentamiento de los españoles. Cree que eso le dará votos radicales. Pero de crear empleo nada. Una niña no puede comprar una cerveza pero puede comprar la píldora del día después o abortar sin que lo sepan sus padres. Esta es la España de los “derechos” de Zapatero. !Que habremos hecho los españoles para merecerle a este tío! Algo tan malo como ser tontos. Y lo peor es que varios millones me temo que lo seguirán siendo.

  14. Ernesto Quijano Says:

    La dignidad de la Asamblea es cosa de todos pero sobre todo de la Presidenta y de la Mesa de ese Parlamento. Y no deben “achicarse”. Veo que le han hecho caso, Van Halen, y en el último Pleno no ha habido invitados, y ese es el camino. Y las sanciones económicas también. No es bueno que ese campo neutral se convierta en un espacio de broncas. El PP debe tomarse el asunto en serio de una vez.

  15. elisa b Says:

    Mi querido senador,
    me pregunto si el socialismo español sabe o no perder unas eleccioes. Yo pienso q no y que todo esto no es más q una manifestación de lo mismo; no saben perder y harán lo posible y lo imposible para ganar por las buenas o malas, con mentiras y medias verdades y justificando cualquier medio para obtener su fin; el poder, aunq luego no sepan hacer nada bueno con él.
    Saludos al poeta y mi respeto al Senador.

  16. MTT Says:

    Hay que ganar Madrid como sea, espetó Zapatero un día y sus huestes madrileñas (PSM, grupo parlamentario en la asamblea, sindicatos,…) se pusieron manos a la obra. Todo vale. Lo importante es el fin. Todos los medios o instrumentos que se utilicen son óptimos si suman para conseguir el objeto de deseo: el gobierno de la Comunidad de Madrid. En este contexto se explica lo inexplicable, lo que aconteció en la asamblea. Absolutamente inaceptable.
    Senador, enhorabuena por este extraordinario blog. Todo un lujo.

  17. Superdoc Says:

    Lo más curioso del caso es -como afirma Van-Halen en este interesante y bien escrito blog- que efectivamente las tuercas, los rodamientos y los petardos no son cosa que habitualmente se lleve en el bolsillo. Luego cabe pensar con cierta lógica que, al menos algunos manifestantes, iban preparados de casa para un “pacifismo armado”. Afortunadamente no eran muchos. Afortunadamente para los equipos de seguridad,para los trabajadores de la Asamblea, para los periodistas que cubrían la información y para los diputados que aún seguían en el pleno.

    Ahora bien, si la alteración de una sesión de un parlamento es algo grave y el lanzamiento de objetos contundentes también, el argumento fácil de disculpa sería la preocupación de quienes están a punto de perder su puesto de trabajo por expedientes de regulación de empleo, los llamados E.R.E. ¡Cualquiera puede entender la indignación contra los responsables! ¡eso es comprensible! Sin embargo me entero de que los expedientes de regulación de empleo están regulados -valga la redundancia- en una ley estatal que no puede dejar de ser cumplida cuando se cumplen ciertas condiciones de autorización y además me entero también de cuál es la máxima autoridad responsable de autorizar los E.R.E., además competente en exclusiva además hay centros o trabajadores de la empresa en dos ó más Comunidades Autónomas o afecta a cierto número de trabajadores, como es el caso: el Ministerio de Trabajo. Entonces, me pregunto ¿por qué no estaban los manifestantes ante el Congreso o en Nuevos Ministerios, frente a quienes pueden decidir e incluso cambiar la ley de la regulación de empleo? No tengo respuesta para esta pregunta, o mejor no quiero tenerla.

    Como me ha entrado curiosidad, me he molestado también en entrar en la web del MInisterio de Trabajo y ver qué pone sobre expedientes de regulación de empleo, y me topo con estos datos : resulta que de enero a marzo se han autorizado en España 11.375 ERE que han afectado a 180.579 trabajadores, lo que supone un incremento de más del 1.500 % que en los mismos meses del pasado año, cuando afectaron sólo a 4.660 personas. Con ser importante para cada caso en particular, la cifra no es sino una pequeña parte de esos cuatro millones de parados en España. La única política que puede sacarnos de este embrollo es la que va dirigida a los autónomos y las pymes, sin olvidar el problema que supone el cierre de centros que ni siquiera pueden acogerse a los expedientes de regulación temporal.

    Y me vuelvo a preguntar si será Madrid la Comunidad que más sufre el problema de los ERE. Pues no. Mientras en Cataluña los trabajadores afectados son ya 51.093 y en el País Vasco 25.074, incluso en Aragón 17.936, en Madrid son 13.791. A mí, con todo, vuelvo a decir que me parecen muchos trabajadores afectados. No tenía que haber ninguno. Pero la solución del paro que atenaza a un millón de familias en las que nadie puede trabajar no parece que sea ni siquiera clamar ni arrojar tuercas ante La Moncloa, mucho menos a las puertas de la Asamblea de Madrid o de cualquier otra Cámara autonómica. Más atinado me parece cambiar la política económica de Rodríguez Zapatero. Los ERE son -según Corbacho- un instrumento del mercado laboral. Para el Ministro un buen instrumento en determinadas coyunturas. Ahora no parece que estemos en una mera coyuntura, sino en algo más grave, por lo que el instrumento puede no resultar válido. Habría que revisarlo y hacer cambios estructurales, que es competencia del Gobierno de España.

    Si el problema del paro es grave en el caso de las grandes empresas, el 90% del empleo lo crean las pymes y los autónomos, que están sufriendo el mayor peso de la crisis. Ojalá que el Gobierno se ponga a trabajar por los trabajadores de una vez, y se olvide de la demagogia.

    Lo más curioso del caso es -como afirma Van-Halen en este interesante y bien escrito blog- que efectivamente las tuercas, los rodamientos y los petardos no son cosa que habitualmente se lleve en el bolsillo. Luego cabe pensar con cierta lógica que, al menos algunos manifestantes, iban preparados de casa para un “pacifismo armado”. Afortunadamente no eran muchos. Afortunadamente para los equipos de seguridad,para los trabajadores de la Asamblea, para los periodistas que cubrían la información y para los diputados que aún seguían en el pleno.

    Ahora bien, si la alteración de una sesión de un parlamento es algo grave y el lanzamiento de objetos contundentes también, el argumento fácil de disculpa sería la preocupación de quienes están a punto de perder su puesto de trabajo por expedientes de regulación de empleo, los llamados E.R.E. ¡Cualquiera puede entender la indignación contra los responsables! ¡eso es comprensible! Sin embargo me entero de que los expedientes de regulación de empleo están regulados -valga la redundancia- en una ley estatal que no puede dejar de ser cumplida cuando se cumplen ciertas condiciones de autorización y además me entero también de cuál es la máxima autoridad responsable de autorizar los E.R.E., además competente en exclusiva además hay centros o trabajadores de la empresa en dos ó más Comunidades Autónomas o afecta a cierto número de trabajadores, como es el caso: el Ministerio de Trabajo. Entonces, me pregunto ¿por qué no estaban los manifestantes ante el Congreso o en Nuevos Ministerios, frente a quienes pueden decidir e incluso cambiar la ley de la regulación de empleo? No tengo respuesta para esta pregunta, o mejor no quiero tenerla.

    Como me ha entrado curiosidad, me he molestado también en entrar en la web del MInisterio de Trabajo y ver qué pone sobre expedientes de regulación de empleo, y me topo con estos datos : resulta que de enero a marzo se han autorizado en España 11.375 ERE que han afectado a 180.579 trabajadores, lo que supone un incremento de más del 1.500 % que en los mismos meses del pasado año, cuando afectaron sólo a 4.660 personas. Con ser importante para cada caso en particular, la cifra no es sino una pequeña parte de esos cuatro millones de parados en España. La única política que puede sacarnos de este embrollo es la que va dirigida a los autónomos y las pymes, sin olvidar el problema que supone el cierre de centros que ni siquiera pueden acogerse a los expedientes de regulación temporal.

    Y me vuelvo a preguntar si será Madrid la Comunidad que más sufre el problema de los ERE. Pues no. Mientras en Cataluña los trabajadores afectados son ya 51.093 y en el País Vasco 25.074, incluso en Aragón 17.936, en Madrid son 13.791. A mí, con todo, vuelvo a decir que me parecen muchos trabajadores afectados. No tenía que haber ninguno. Pero la solución del paro que atenaza a un millón de familias en las que nadie puede trabajar no parece que sea ni siquiera clamar ni arrojar tuercas ante La Moncloa, mucho menos a las puertas de la Asamblea de Madrid o de cualquier otra Cámara autonómica. Más atinado me parece cambiar la política económica de Rodríguez Zapatero. Los ERE son -según Corbacho- un instrumento del mercado laboral. Para el Ministro un buen instrumento en determinadas coyunturas. Ahora no parece que estemos en una mera coyuntura, sino en algo más grave, por lo que el instrumento puede no resultar válido. Habría que revisarlo y hacer cambios estructurales, que es competencia del Gobierno de España.

    Si el problema del paro es grave en el caso de las grandes empresas, el 90% del empleo lo crean las pymes y los autónomos, que están sufriendo el mayor peso de la crisis. Ojalá que el Gobierno se ponga a trabajar por los trabajadores de una vez, y se olvide de la demagogia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: