Babel en la Plaza de la Marina Española

by

Uno de los puntos del Orden del Día del Pleno del Senado del pasado 28 de abril trataba de la “toma en consideración de una propuesta de reforma del Reglamento del Senado sobre el uso de las lenguas oficiales en las Comunidades Autónomas en la actividad de la Cámara”. La propuesta fue presentada por treinta y cuatro senadores nacionalistas.

Propuestas similares se habían presentado en legislaturas anteriores: en la VI, VII y VIII legislaturas, pero no prosperaron porque el PSOE y el PP votaron unidos en su contra. Lo nuevo en esta ocasión es que el PSOE anunció su apoyo a la propuesta. El PP mantuvo su posición de siempre y votó en contra.

El Grupo Parlamentario Popular en el Senado decidió que fuese yo quien interviniese como portavoz en esta Propuesta, y el debate resultó interesante.

En los párrafos siguientes reproduzco del “Diario de Sesiones” parte de los argumentos que expuse en el debate, algunos de ellos textualmente.

Después de escuchar las palabras de mis antecesores en esta tribuna, estoy sorprendido, porque se han dicho cosas bastante curiosas. Por ejemplo, la senadora Leanizbarrutia poco menos que ha alzado una cultura contra otra cuando el idioma es un vehículo de entendimiento y de comunicación. No es un vehículo de enfrentamiento. Comprendo y respeto las tradiciones culturales y, dentro de ellas, las lenguas. Tanto las comprendo y las respeto que le pido que respete y comprenda la tradición cultural lingüística que comparten quinientos cincuenta millones de personas en el mundo.

El senador Bofill, de Esquerra Republicana de Catalunya, sabe muy bien, porque hemos hablado mucho de esto, que no soy nuevo en el respeto a las diversas lenguas que se hablan en España que considero enriquecedoras. Ya en 1967, con una segunda edición ampliada en 1973, publiqué una antología de poesía en la que aparecían autores que se expresaban en sus idiomas: el catalán, el vasco y el gallego. O sea, que yo el respeto a las lenguas lo tengo claro desde hace muchos años. En mis propios libros —y perdonen la referencia— aparecen muy frecuentemente citas en catalán, incluso de la madre del señor Bofill que es una gran poetisa, como ustedes supongo que saben.

Pero una cosa es el respeto a las diversas lenguas españolas y otra que se traiga al Senado una propuesta para el uso de las lenguas cooficiales en algunos territorios, como un planteamiento ideológico, y no debería ser así. Las lenguas no tienen que ver con la ideología. Robespierre hablaba la misma lengua que los que le llevaron a la guillotina. Las lenguas no deben servir para el enfrentamiento, sino todo lo contrario.

En una ocasión ya nos pusimos todos de acuerdo para que las lenguas cooficiales en algunos territorios se utilizasen en la Comisión General de las Comunidades Autónomas porque en esa Comisión tienen presencia los Gobiernos de las distintas Comunidades en las que existe el bilingüismo, pero esta vez la cuestión es diferente.

Se pide que se utilicen las diferentes lenguas en todas las tareas del Senado: en Pleno, en Comisión, en Ponencia, en una labor estrictamente de los senadores, y el  Senado es una de las dos Cámaras que forman las Cortes Generales donde reside la soberanía nacional.

En la exposición de motivos de la propuesta se hace una lectura sesgada de la Constitución. Se refiere al “respeto y protección a las lenguas”, que contempla el artículo 3 de la Constitución, pero oculta que ese mismo artículo establece que “el castellano es la lengua española oficial del Estado y todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Las “demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas”.

En esta propuesta se habla siempre de lenguas oficiales de España. Pero en España, en toda España, sólo hay una lengua oficial, y las demás son “cooficiales” en determinadas Comunidades Autónomas. Que es otra cosa. Hay una lengua oficial de España y unas lenguas “cooficiales” sólo en ciertos territorios. Nada que  ver son la cooficialidad a nivel nacional.

El Senado es una Cámara territorial, en efecto, pero por el origen de la elección de una minoría de los senadores. Los senadores no representan a un territorio sino a todos los españoles. Y eso, además, es lo que proclama la Constitución. España no es plurilingüe. Es bilingüe en algunas de sus Comunidades. No es el caso de Bélgica, ni de Canadá, ni de Suiza, países que no tienen una lengua oficial común. En Bélgica, caso que conozco bien, hay ciudadanos belgas que no saben francés, o que no saben flamenco. Pero en España todos los ciudadanos sabemos hablar una lengua común y, además, tenemos el deber de conocerla porque así lo señala la propia Constitución.

¿Alguien puede pensar que los ciudadanos van a entender el disparate que pide la propuesta que debatimos? ¿Alguien cree que no vamos a hacer el ridículo a nivel planetario, que diría la senadora Pajín? ¿Alguien entenderá sin sonrojo que el presidente del Gobierno, los ministros, los senadores, los comparecientes en esta Cámara tengan que usar auriculares para entenderse cuando todos hablamos un mismo idioma común? Es hacernos trampas en un solitario.

El Senado no es el Parlamento de una Comunidad en la que la Constitución reconoce una situación de bilingüismo. Es una Cámara nacional donde es lógico, además de constitucional, que se hable el idioma en el que todos nos entendemos: el oficial de España.

El señor Vilajoana, de CiU, (y no sólo él: también la señora Pajín) ha comparado el caso del Senado de España con el caso del Parlamento Europeo. Dice que si no nos extrañamos de lo que ocurre allí no deberíamos sorprendernos de que lo mismo ocurra en el Senado. Nada que ver; en el Parlamento Europeo no hay una lengua que todos conozcan y tengan la obligación legal de conocer. El señor Vilajoana ha querido hacer de Senado una pequeña ONU. Lamentable.

¿Qué ha ocurrido con esta propuesta que no ocurría en intentos anteriores? Que la postura del PSOE ha cambiado porque en su actual situación de debilidad el PSOE pliega sus responsabilidades institucionales a sus intereses partidistas, y el señor Montilla pesa mucho, y puede ser una tabla de salvación para el PSOE y el Gobierno pero también puede ser un ancla para hundir al PSOE y al Gobierno, y eso es lo que hay detrás del apoyo socialista al Babel senatorial.

La postura del PSOE en este asunto nada tiene que ver con las lenguas y su defensa, sino con la defensa de sí mismo, y los nacionalistas se aprovechan de esa debilidad del PSOE y del Gobierno.

Por otro lado, debemos hablar del gasto que supone. Lo trataré de pasada porque considero que el tema lo que tiene es gran calado político. Pero estamos padeciendo una grave crisis económica y los ciudadanos no entenderán un nuevo gasto superfluo.

Los proponentes de esta iniciativa han hecho unas cuentas curiosas que deberían explicar, y anuncian un costo para su Babel de 120 000 euros al año. Yo he hecho las cuestas y me salen otras cifras. He hablado con empresas de traducción simultánea del costo de la hora de los ocho traductores, dos por lengua, que serán necesarios. El costo real de esta experiencia será de 1.224.000 euros al año, sin contar ni con cabinas, ni con dietas de los traductores, ni con el soporte escrito: las actas que se publican. Gasto innecesario que, además, no es constitucional.

Confundir nuestra oposición a esta propuesta con una falta de respeto a las lenguas o a su promoción es un disparate. Utilicemos las lenguas en su ámbito, como dice la Constitución, pero lo que pide la propuesta ¿saben lo que es? Un espantoso ridículo… Repito: es ridículo que todos utilicemos auriculares para entendernos cuando todos hablamos una lengua común. Es otra vía de desprestigio para el Senado que en lugar de una reforma en profundidad emprende un camino hacia ninguna parte.

Una enmienda al artículo 48 de la Constitución de la Segunda República, defendida en el debate constitucional por el señor Sánchez Albornoz, y firmada también por seis diputados nacionalistas catalanes, los señores Companys, Xirau, Antoni Maria Sbert y Pere Corominas, todos ellos de Esquerra Republicana, el partido que ha liderado esta propuesta, y Lluís Nicolau d’Olwer, de Acció Catalana, y Joan Estelrich, de la Lliga Catalana, decía así: “Las regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas respectivas, de acuerdo con las facultades que se conceden en los Estatutos. Es obligatorio el estudio de la lengua castellana y esta se usará como instrumento de enseñanza en todos los centros de instrucción del primer y segundo grado en todas las regiones autónomas, porque es la lengua oficial de la República”.

Y yo les digo: ahora en el Senado, en el Congreso, nos entendemos todos. Tenemos una lengua común, que es la que señala la Constitución. Si en las Comunidades Autónomas cuyos representantes nacionalistas respaldan esta propuesta se sigue con los disparatados planes de enseñanza, sin respetar el bilingüismo, sin respetar incluso lo que decía hace setenta y nueve años la Constitución de la Segunda República, que es la que le gusta a la izquierda, dentro de veinte o treinta años sí será necesario que en el Parlamento haya una propuesta como la que debatimos hoy, porque, si siguen esos equivocados planes de enseñanza que marginan el castellano, los futuros diputados y senadores no se entenderán entre sí. Pero hoy por hoy esta propuesta es un disparate, porque, por fortuna, todos nos entendemos en una lengua común.

Anuncios

13 comentarios to “Babel en la Plaza de la Marina Española”

  1. alfonso Says:

    Muy clarificador Juan. Sobre todo el cambio de postura del PSOE por sus compromisos y complejos. Te dejo copia de un post mio que escribí esos días.

    http://pensamientosparanuevostiempos.blogspot.com/2010/04/surrealista-reducir-el-uso-del.html

    un abrazo

  2. sofia Says:

    Querido Juan :me encanta el tema de tu blog de hoy. La ridícula situación que se plantearía , todos con auriculares para , por ejemplo , seguir una intervención tuya en el Senado . Se supone que los senadores de comunidades autónomas con otra lengua cooficial quieren escucharte en esa lengua cooficial , no en castellano. Se supone tambien que esos mismos senadores ,cuando salen por Madrid a cenar o a tomar una copa , hablan en castellano . Yo te diría que mas que ridículo , el tema es una enorme estupidez
    Respecto a la postura socialista, vergonzosa

  3. ANTONIO M. Says:

    Sr. Van-Halen, comparto con ud., lo ridículo que es utilizar una herramienta de unión entre las personas como debe ser la lengua en simplemente un objeto de lanzamiento de unos contra otros.
    Como a ud. me merecen absolutamente todo el respeto todas la lenguas que se hablan en nuestro país y en ninguno de los casos debe perderse un ápice de lo que ello puede suponer como enriquecimiento para todos, pero llevar al absurdo algunas cosas me parece eso, absurdo.
    Yo, en este caso iría más allá, me parece triste esto pero aún me lo parece más cuando el empecinamiento en algo implica además en ciertos ejemplos determinada falta de libertades personales, ejemplos judiciales, el perjuicio que puede suponer a castellanos, manchegos, murcians, etc, tener que desplazarse a Catalunya durante un par de años por motivos de trabajo cuando además tiene hijos en edad escolar y el desarraigo que ello puede suponer, etc. etc.
    También coincido en que cuando el Senado tiene la pobre imagen que tiene, las reformas en el mismo deberían ser en otro sentido, más para darle el valor y la funcionalidad que necesita.
    Por último, insisto en lo triste que me parece utilizar la lengua de manera partidista, otro ejemplo sería pensar por qué, solamente Ciudadadans, utiliza el castellano en sus intervenciones en el parlamento catalán, ni el PP últimamente lo hace, ¿no sería lógico dado que ambas lenguas son oficiales allí se utilizasen de la misma manera?.
    Un saludo.

  4. Josema B. Says:

    Antonio M tiene toda la razón cuando, como usted, denuncia el enfrentamiento entre las lenguas. Tiene tambièn razón cuando dice que cada vez más en el parlamento catalán los únicos que utilizan en castellano son los diputados de Ciudadanos. Lo que ocurre es que si nos tomamos en serio el bilingüismo en Cataluña cada grupo parlamentario debería poder utilizar libremente cualquiera de las dos lenguas españolas de uso en Cataluña sin que a nadie le sorprendiera una u otra elección. ¿Por qué nos sorprende? Porque nos han llevado a pensar que en aquel parlamento lo “políticamente correcto” es utilizar el idioma catalán, y queda extraño usar el castellano.Pero no debería ser así. Por otra parte, lo del Senado con traducción simultánea es un tremendo error y ujn atentado contra uno de los signos distintivos de la unidad de España en una Cámara en la que está la soberanía nacional, que es por lo que se han inventado ese despropósito los nacionalistas. Y el apoyo del PSOE demuestra en efecto su grado de debilidad ante Montilla, el PSC y los nacionalistas.

  5. M.T.T. Says:

    Senador, mi más sincera felicitación por la postura que en nombre del Partido Popular está usted defendiendo en este asunto del uso de las lenguas en el Senado. Y también mi enhorabuena por cómo lo está haciendo. El uso de la lógica y el sentido común en su posición y la del Partido Popular hace a ésta sencillamente irrebatible. Ayer miércoles seguí en directo las respuestas a las preguntas que le hicieron los lectores de El País en relación a este tema. Sus respuestas fueron claras y contundentes. Con sinceridad, enhorabuena por tanta maestría.

  6. JM Says:

    Buenas noches ILUSTRE.
    Cuando alguien no tiene nada que hacer, simplemente pierde el tiempo ó hace tonterias.
    Cuando algun politico no tiene nada que hacer ó decir. tambien hace ó dice tonterias.
    Despues de lo conocido que el Ingles se utiliza como lengua comercial entre todos los paises del mundo y el lugar que ocupa EL CASTELLANO, en el Mundo en cuanto a los millones de personas que lo hablan, sobran el resto de los comentarios.
    Nuestro rico idioma para esta actitud tiene muchas palabras como NECEDAD, ESTUPIDEZ ETC…
    Gracias JUAN

  7. Una feminista Says:

    Senador, aunque nos parezca increíble a algunos (pues parece que somos la minoría), va a resultar que les vamos a ver a ustedes con los cascos puestos, escuchando a españoles, en el Senado español, haciendo propuestas para los españoles, que no vamos a entender la mayoría, salvo que nos las traduzcan.
    En fin, que es como si tuvieran complejo de inferioridad. Me explico. Cuando alguien se siente inseguro suele utilizar una estrategia bastante infantil, llamar la atención. Y aquí estamos, para que les entendamos, nos hablarán en una lengua que no comprendemos, para que la traduzcan a la que ellos pueden hablar, pero que no usarán, por que se deberá utilizar el montaje de más de un millón de euros que han decidido gastarse… Todo este asunto también tiene unas ciertas connotaciones habituales en los “nuevos ricos”, lo importante no es tener la riqueza y disfrutarla o cuidarla, lo que les mueve es “que se vea”… aunque hagan, como usted dice, “un espantoso ridículo”.
    He tenido la suerte de leer, además de este post, la transcripción de la sesión en la que se debatió la propuesta. Gracias por su defensa del uso de nuestra lengua común como vehículo de comunicación, es un lujo… pero evidentemente, no al alcance de la mayoría.

  8. Blanca Calle J. Says:

    No salgo de mi asombro ante la falta de reacción del pueblo español. Soy colombiana y desde luego si esto ocurriera en mi país la gente estaría en las calles. En España la gente sale a las calles para festejar a sus equipos de fútbol pero no para denunciar la mala gestión del presidente del Gobierno. La posición de los Sindicatos tampoco la entiendo. En cualquier país los propios trabajadores echarían a sus dirigentes sindicales por estar vendidos al Gobierno a cambio de subvenciones. España tiene la tentación de convertirse en un país subvencionado. Y esto es el desastre.

  9. Madrileña Says:

    Sé que algunos estáis confusos, otros asustados, otros seguís con los temas que son realmente importantes, como este que nos trae al blog el sr. Van-Halen, sobre la toma en consideración de la propuesta de reforma del Senado sobre el uso de las lenguas oficiales en las Comunidades Autónomas en la actividad de la Cámara.
    Tal situación de desasosiego se debe al anuncio de recortes que Zp, fustigado por la derecha europea y sobre todo, por la llamada al orden de Obama, se ha visto obligado -que él no quería- a dar un giro a su política de derroche de gasto público. No obstante, no os preocupéis, todos tranquilos, no es el momento de hacer huelgas, ya se harán cuando gobierne el PP, lo importante sigue intacto, porque los recortes no alcanzarán a los sindicatos, pues seguirá habiendo dinero a montones para ellos, para la SGAE, tambien para nuestros hermanos del Islam de la Alianza de Civilizaciones, para los de la Ceja, perdón Zeja y muchos más millones de euros para las televisiones progresistas, por supuesto, todo ello gracias a la subida de impuestos al pueblo, al que antes se le recortará el sueldo. Pues eso, tranquilos, que lo importante está garantizado. Saludos a todos.

  10. Un boticario Says:

    Apreciado Senador: El tema de su blog de esta semana me recuerda que la estupidez se adueña de los territorios ya sea por la lengua o por otras señas de identidad. En el mundo de la farmacia ya llevamos años soportando peculiaridades que, en la mayor parte de los casos se encargan los tribunales de enmendar, ya sea en los baremos para el acceso a la titularidad de nuevas farmacias o por la receta electrónica.
    La receta electrónica suena a música celestial aquí en Madrid porque no la tenemos todavía, y hacemos muy bien, porque no nos valdría para ir de veraneo a Andalucía o a la Comunidad Valenciana o cualquier otra parte, ya que no hay Comunidad que no la haya desarrollado en un lenguaje perfectamente incompatible (eso sí, hablamos en este caso de lenguaje informático).
    El despropósito es tal que el Ministerio se plantea crear un departamento de compensación de recetas al que habría que recurrir cuando uno se encuentra fuera de su Comunidad Autónoma y tiene la necesidad de obtener medicamentos en una farmacia.
    Esta es una prueba más de que un derecho que tienen todos los españoles, como es el de la asistencia sanitaria y farmacéutica se perjudica por la torre de Babel en la que estamos inmersos.

  11. Superdoc Says:

    Iniciativas como ésta, y además en plena crisis, son las que han ido convirtiendo a nuestro Senado en una Cámara de la anécdota. Triste, pero así es. Y es que hay cuestiones que deben tener un tratamiento mucho más serio que la mera ocurrencia de un partido socialista, que a base de ocurrencias nos está llevando a la más absoluta de las ruinas: económica, cultural, social…

    España está cayendo a pasos agigantados en un absoluto descrédito internacional y algunos socialistas que son bastante más rigusosos que quien nos gobierna, por ejemplo Joaquín Leguina, están dado voces de alarma a sus propias filas. Ayer le escuché en una cadena radiofónica decir que el Gobierno de la Nación se había vuelto “marxista”, pero de Groucho. Y Leguina explicaba la anécdota de un Groucho Marx que se entrevistaba con un manojo de papeles en la mano afirmando “Éstos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”.

    Ojalá que España abandone pronto el “marxismo”, para tranquilidad de pensionistas, funcionarios, técnicos, trabajadores, autónomos, farmacéuticos, profesionales de todas las ramas, creadores, artistas y gente de todo género y condición.

  12. Xurxo Says:

    Muy interesante, sr. Van Halen. Debería usted recordárselo al sr. Fraga Iribarne, que fue el primero en emplear la lengua gallega en el Senado.

  13. Manuel Dicenta Says:

    Apostilla para Xurxo: No va de eso este post, por lo que veo. No se trata de emplear uno de los idiomas españoles en el Senado (todos los Plenos lo hacen los nacionalistas y ERC, que comienzan sus intervenciones en sus lenguas maternas) sino de que ese empleo sea OFICIAL y aparezca en el Reglamento, o sea con sistemas de traducción, etc. Fraga, como cualquier presidente autonómico (cuando él lo era de Galicia) podía utilizar REGLAMENTARIAMENTE su lengua autonómica en la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado, y lo hacía, pero ello nada tiene que ver con lo que Van Halen plantea en este post. Infórmese, por favor, antes de confundir a los lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: