De palabras, pacifistas y “fachas”

by

No es la primera vez que escribo sobre la utilización sectaria de las palabras. Se cargan las palabras como se carga una pistola. Y se dispara con ellas.

Hubo una primera aceptación general de conceptos militares para referirnos a la realidad terrorista: “comando”, “frente militar”…La sociedad cayó en la trampa. De ahí pasamos a barajar un concepto tan confuso como “guerra humanitaria”.

Fue Moltke, un hombre de hierro, quien dijo que la eficacia de la guerra radicaba en la celeridad del procedimiento. Es decir que “el humanitarismo en la guerra supone en consecuencia el empleo de los medios de lucha más eficaces, ya que las armas más crueles son humanitarias si es que aceleran la consecución de la victoria”. Lo entrecomillado es del comentario sobre Moltke de un  personaje que se caracterizó por utilizar las armas y procedimientos más terribles: Adolfo Hitler. El concepto de “guerra humanitaria” ha sido recogido por Zapatero.

Bajo el paraguas del “pacifismo” se ampara casi todo. Es otra de las palabras cargadas. Un “pacifista” es un tipo que puede permitirse cualquier acción si proclama que la realiza “por la paz”. Tras el reciente y trágico asalto al buque “Mar de Mármara” de la llamada “flotilla de la libertad” el embajador de Israel en España, Rafael Schutz, recibió mandobles mediáticos porque mostró un video en el que los “pacifistas” “sólo” apaleaban a los soldados y otro en el que se mostraba que los que se defendían de la toma del barco “sólo” esgrimían armas blancas. Lo lógico es que los soldados al ser atacados utilizasen las armas que les son propias, pero lo ilógico es que los “pacifistas” que llevaban “ayuda humanitaria” a la franja de Gaza defendiesen su encomiable deseo de paz con cuchillos y barras de hierro.

La más elemental prudencia obligaba a quienes habían sido repetidamente advertidos de que no se dirigiesen a un puerto de la franja de Gaza desistiesen del intento. ¿Qué esperaban que sucediese? ¿Habían creído que el Ejército israelí, al amparo de su soberanía y defendiendo su seguridad, no iba a interceptar el barco?

Puedo creer que en el barco “pacifista” había despistados, incluso que lo eran esos tres españoles que por fortuna no resultaron heridos. Pero en cualquier conflicto en el que intervienen soldados la prudencia debe sobreponerse a la tozudez, incluso al despiste. Uno de los españoles implicados en la “flotilla de la libertad” trabaja en Venezuela, en Tele Sur, la emisora de Hugo Chávez, y allí la realidad diaria le daría más de un motivo para ejercer de “pacifista” bienintencionado ya que el presidente bolivariano ejerce unos modos broncos, agresivos, y en suma nada pacíficos ni en la forma ni en el fondo.

En este peculiar activismo, a menudo generosamente subvencionado, siempre aparecen españoles que no sabemos quién convoca, quién paga y qué defienden en realidad por encima de sus proclamaciones pacifistas. A veces estos españoles figuran entre quienes tan pronto arrasan el centro de cualquier ciudad europea, pasamontañas sobre el rostro y mazas en ristre, como se enrolan en aventuras de final incierto y motivación propagandística.

Me temo que lo que  intentaba la “flotilla de la libertad” era lo que ha conseguido:  poner en riesgo la endeble paz de la zona, ofrecer una plataforma mediática impagable a la causa del grupo terrorista Hamas, y hacer tambalearse la imagen internacional de Israel.  Los soldados se excedieron, hubo muertos y heridos y el error israelí se multiplicó.

Sin embargo, no es menos cierto que los Ejércitos están para lo que fueron creados no para repartir leche en polvo como nos repiten todos los días Zapatero y su ministra Chacón, y la presencia de soldados en un conflicto había supuesto hasta ahora una garantía de intimidación, en la significación ajustada del concepto.

Puede que los soldados se excediesen en los medios de su defensa, pero lo hicieron porque fueron recibidos a palos y a puñaladas, en una misión que no concluyó de forma parecida a la que conocemos en los asaltos a barcos piratas somalíes por los infantes de marina de algunas naciones. Advertidos, los piratas armados no oponen resistencia, abandonan el barco o son apresados, y en pocas ocasiones se han hecho más disparos que los de advertencia.

En el caso del “Mar de Mármara” no eran piratas sino miembros de una ONG y, sin embargo, se resistieron, convirtiendo una interceptación pacífica, como la posterior del “Rachel Corrie”, en un enfrentamiento lamentablemente con víctimas.

Estos “pacifistas” por sus acciones y sus declaraciones ya en Estambul, no parecen haberlo sido tanto. Y lo que no podía hacer Israel era romper un bloqueo que considera fundamental para su seguridad. Se puede ver de otra manera pero ello supone caer en la trampa, a mi juicio premeditada, de esa ONG con barras de hierro y machetes, al servici0 de Hamas, organización considerada internacionalmente como un grupo terrorista.

El Gobierno de Erdogán, un islamista moderado amigo de Zapatero y encandilado por la nunca definida, pero sí bien dotada en los Presupuestos, Alianza de Civilizaciones, ha ido deslizándose hacia posiciones radicales, aderezado por conflictos internos y con las poderosas Fuerzas Armadas turcas vigilantes, mientras  los turcos tienen enrojecidos los nudillos de tanto llamar a las puertas de la Unión Europea.

De vuelta al panorama español, el término “progresista” se ha utilizado tanto y tan sesgadamente como el término “pacifista”. Otra palabra cargada. Se trata de la efervescencia del maniqueísmo más férreo. Ambos términos se emplean para descalificar o salvar según a quiénes. A Zapatero, el mesiánico y mitómano,  se debe aquella enormidad de que Otegui era “un hombre de paz” al tiempo que llamaba a Batasuna, un grupo considerado internacionalmente terrorista,  “izquierda abertzale”. Y “abertzale” (patriota en vasco) es otra palabreja cargada que hemos aceptado. Cada vez que consideramos a alguien “abertzale” estamos llamándole “patriota” pero, claro, de otra Patria. En cuanto al “progresismo”, se expiden credenciales de “progresistas” a quienes, por ejemplo, apuestan por el aborto. Así están las cosas.

Otra palabra cargada es “fascista”. A menudo se emplea para adjetivar a terroristas tanto como a miembros de la extrema derecha. Decimos que ETA es “fascista” cuando en todo caso sería marxista, si supiese lo que es. Y desde el PSOE, y  no sólo desde el PSOE, usan el remoquete de “fascista” para descalificar a quienes no piensan a su gusto.

El 15 de abril durante una intervención mía en el Pleno de la Asamblea de Madrid, desde los escaños socialistas y de IU me llamaron “fascista”, sencillamente porque les recordé cosas de la “memoria histórica” que no les agradaron. Y unos días después, el 28 de abril, ocurrió algo parecido en el Pleno del Senado cuando intervine defendiendo el voto en contra del PP al galimatías del empleo en el Senado de lenguas utilizadas en los territorios bilingües pero que no son la lengua nacional común, pues España no es plurilingüe;  son bilungües algunas de sus Comunidades.

El inefable Iñaki Anasagasti me llama en su blog “demagogo”  y “energúmeno” y escribe que sólo me había faltado despedirme “brazo en alto”. Las decalificaciones no son argumentos. No considero exagerado afirmar que de lo que se hablaba en aquel Pleno del Senado sé bastante más que Anasagasti, incluida la Historia de las provincias vascas, antiguos señoríos, nunca reinos, aunque los amigos del hoy senador nacionalista se hayan inventado una Historia a la medida de sus sueños.

Voy a recordar algunas ideas de quien sí era un “fascista”, en este caso un “fascista” “avant-la-lettre”, personaje que supongo le será muy querido a Iñaki Anasagasti: Sabino Arana, fundador del PNV, que dejó escrito: 

“Los extranjeros podrán establecerse en Bizkaya bajo la tutela de sus respectivos cónsules; pero no podrán naturalizarse en la misma. Respecto de los españoles, las Juntas Generales acordarán si habrían de ser expulsados, no autorizándoseles en los primeros años de independencia la entrada en territorio bizkaino, a fin de borrar más fácilmente toda huella que en el carácter, en las costumbres y en el idioma hubiera dejado su dominación”.

“La ciudadanía bizkaina pertenecerá por derecho natural y tradicional a las familias originarias de Bizkaya, y en general a las de raza euskeriana, por efecto de la confederación; y, por cesión del poder (Juntas Generales) constituido por aquéllas y éstas, y con las restricciones jurídicas y territoriales que señalara, a las familias mestizas euskeriano-extranjeras”.

 “Si nos dieran a elegir entre una Bizkaya poblada de maketos que sólo hablasen Euzkera y una Bizkaya poblada de bizkainos que sólo hablasen el castellano, escogeríamos sin dudar esta segunda, porque es preferible la sustancia bizkaina con accidentes exóticos que pudieran eliminarse y sustituirse por los naturales, a una sustancia exótica con propiedades bizkainas que nunca podrán cambiarla.”

Años después coincidía con Sabino Arana otro “fascista”, no menos loco de atar, Adolfo Hitler:

“… Nadie, fuera de los miembros de la nación, podrá ser ciudadano del Estado. Nadie, fuera de aquellos por cuyas venas circule la sangre alemana, sea cual fuese su credo religioso, podrá ser miembro de la nación. Por consiguiente, ningún judío será miembro de la nación. Quien no sea ciudadano del Estado, sólo residirá en Alemania como huésped y será como sujeto a leyes extranjeras. (…) Hay que impedir toda inmigración no alemana Exigimos que se obligue a todo no ario a abandonar inmediatamente el territorio nacional. (…) En el caso de cada “súbdito del Estado”, habrá de examinarse la raza y la nacionalidad.”

Que anote y compare Anasagasti, y a la hora de descalificar no mire más allá de sus propias filas, incluso al fundador de su partido. Y que se mire en un espejo porque “fascistas” son sus manipulaciones y mentiras sobre lo que aconteció en el Pleno del Senado de Babel.   

Otro que carga las palabras es José Blanco. Sólo transcribiré dos perlas: 1) “El PP está contribuyendo al descrédito de España en el exterior”. 2)  “El PP tiene principios de quita y pon”. Zapatero, el campeón del paro, a quien tienen que marcarle el camino desde París, Berlín, Washington y Pekin, resulta que no es, al tiempo, el enorme generador del descrédito exterior de España. Y Zapatero, que ha cambiado tanto sus principios que se ha quedado sin discurso, le parece a Blanco un ejemplo de coherencia.

Los dirigentes socialistas con su ciego apoyo a Zapatero son responsable del crudo presente y del oscuro futuro de los españoles. Los socialistas hace tiempo que tenían que haber sustituido a su jefe. Zapatero no tiene futuro y el cierre de filas con él de quienes interesadamente quieren ser su salvavidas conseguirá  que tampoco tenga futuro el PSOE. Allá ellos.

Anuncios

12 comentarios to “De palabras, pacifistas y “fachas””

  1. Pilar Says:

    Estoy de acuerdo en que los “pacifistas” del Mar de Mármara resultaban sospechosamente hostiles, pero lo de Israel y Palestina clama al cielo. Hay una exposición de fotografía en el círculo de BB.AA. muy ilustrativa al respecto. Y en cuanto a la situación de este nuestro país España, solo me entran ganas de volver a emigrar al Imperio U.S.A. Quizá lo haga en un futuro no tan lejano.
    Enhorabuena por tu lucidez.

  2. Mario R. Says:

    Anasagasti es ese tío que tiene una especie de ensaimada con cuatro pelos sobre la cabeza, que tanto se esmera en controlar. Pues, además, demuestra que es un mal nacido, un mentiroso y que no le conoce a usted. Llamarle “energúmeno” es una pasada porque usted no es un energúmeno, es culto -no hay sino leer su blog-, ponderado y nada demagogo. Lo que dice siempre lo basa en hechos, en citas, en datos. Como las citas del loco de Sabino Arana, el fundador del PNV, el partido de Anasagasti, que por cierto murió renegando del nacionalismo vasco y proclamando que se había equivocado, que todo era cosa de su hermano, y que los vascos tenían que ser leales a España porque eran españoles. Pero de ese Sabino Arana se ha olvidado el PNV que dice que de viejo se había vuelto loco. Estaba pirado era antes, cuando escribía esas majaderías racistas. Para los vascos que nos sentimos españoles, que somos la inmensa mayoría, ese personaje nos parece irrelevante y sus seguidores actuales unos caraduras que están contra el tiempo. Enhorabuena, senador. Y siga así. Su intervención en el Senado no era un ataque a las otras lenguas de España sino una defensa de la Constitución y del sentido común. Energúmenos los del PNV y, además, fascistas por sus modos. Insultar no es razonar. Y usted en el Senado razonó.

  3. Mirinda Says:

    Apasionante tertulia sería la acepción de las palabras. El diccionario de la lengua castellana al uso es más extenso del que usaba de niña, sin embargo los nuevos términos incorporados, a menudo no dan esplendor, la limpieza de la lengua ha consistido en tirar a la basura (como en las casas cuando se limpian los trasteros) por desuso algunas bellas palabras y para fijar se añade una acepción más, la interesada, pero se añade como primera entrada y fijada queda. Si nos expresamos con un vocabulario reducido, si olvidamos la etimología y calamos nuevas acepciones hemos calado un pensamiento homogeneo. Hemos convertido a un terrorista en un político vasco. Esto no es casual

    Que Anasagasti te llame energúmeno tiene su gracia y te honra. Podía haber criticado tu intervención, tus ideas, tu postura con un artículo de calado intelectual o con inteligente ironía. Pero no ha podido, se ha defendido como chavalín dando puñetazos y patadas al aire mientras es arrastrado de la mano apenas rozando los pies el suelo. Es todo lo más que ha podido hacer ante tu intervención, por cierto brillante, en el Senado dónde con meridiana claridad y perfecta exposición de ideas expresaste tu postura, la postura del sentido común. Ahora toca llamarte energúmeno o fascista, porque si tu lo fueras ellos no podrían serlo por antagónicos. Insisto tortas al aire.

  4. hugo Says:

    Querido Juan :Siempre me encanta leer tu blog pero debo decirte que el de hoy es de los que mas me han gustado .Pacifistas , progresistas , fascistas ,ya está bien de utilizar las palabras como quieren los que ocupan el poder y sus amigos .Enhorabuena por tu defensa de Israel ,algo que en la actualidad no está de moda , pero que yo comparto. Hoy no voy a comentar nada de Zapatero , es una pérdida de tiempo, y además Tete se enfadaría, que está hasta el gorro de ese indocumentado.

  5. Alberto Raimundo Says:

    Diarios ingleses, alemanes y franceses dicen que España está al borde de convertirse en Grecia, y Francisco González, presidente del BBVA, dice que los mercados financieros internacionales no tienen ya confianza en España. Aquí aumentan los parados aunque siempre se maquillen las cifras (no se tienen en cuenta las circunstancias estacionales, etc), se congelan las pensiones, cargándose el Pacto de Toledo, se baja el sueldo de los funcionarios, se subvenciona con millón y medio de euros de la Reserva del Fondo de Pensiones a los Sindicatos norteamericanos (hay que tener contento a Obama, que nos tira de las orejas) y, mientras tanto, los trabajadores de los Sindicatos UGT y CCOO se suben el sueldo un 7% acumulado, y así se suman a la austeridad general… Las palabras y su manipulación son importantes, senador, pero es más importante que la Unión Europea acaba de reconocer que en España hay nueve millones de personas técnicamente pobres. Zapatero sigue con sus casi setecientos asesores que sólo paren ocurrencias inútiles contra la crisis, porque se está atacando el déficit pero el Gobierno no hace nada para crear empleo. ¡Elecciones ya! Que el pueblo hable de una vez y Zapatero y sus mariachis se dediquen a otra cosa. No acabara el paro mientras esta panda de inútiles no estén en el paro.

  6. Alicia de la Guarda Says:

    Las citas que incluye en su post de Sabino Arana son muy relevantes, y aunque no las conocía no me sorprenden nada. Este hombre era un mesiánico, un iluminado que se hizo nacionalista, el inventor del nacionalismo vasco, y que se sacó de la manga una Historia para incautos o caraduras. ¿Qué nacionalismo tenían tantos y tantos vascos que escribieron páginas magníficas de la Historia de España? Pues el nacionalismo castellano y luego el español. Anasagasti ha seguido ese camino, como muchos otros por la mamandurria, destacar en un territorio pequeño porque es más fácil que destacar a nivel nacional, y bajo el amparo de una ley electoral que prima a los nacionalismos de modo que se convierten normalmente en árbitros de la política española y se arriman cada legislatura al sol que más calienta. Mientras no se pongan de acuerdo los dos grandes partidos para cambiar la ley electoral España no tendrá remedio.

  7. Una feminista Says:

    Senador, siempre me sorprende su generosidad con los que leemos su post. En este “dispara” con su puntería habitual a varios temas, y yo a estas horas de la noche, con la tacañería que produce el cansancio, solo escribo algo de lo que me provoca su lectura.
    Es súper curioso que escribiendo sobre la utilización de las palabras, use “arma” en relación a “su uso humanitario”, para introducir a Hitler, o para recordarnos como “sólo” son armas blancas cuando las tienen “los pacifistas”… Me pregunto a donde nos conduce el “arma” de la palabra, cuando se maneja con la sorprendente versatilidad (en realidad quiero decir falsedad) con que la usa Zapatero… ¿Que significan hoy: pleno empleo, desaceleración, recuperación, crisis, crecimiento? ¿o: exigencia moral, mentir, compromiso, paz?
    Van-Halen, me alegro cuando leo palabras precisas, adecuadas e inteligentes. Gracias.

  8. desde Aravaca Says:

    Realmente hay conexiones extrañas en todo esto de los pacifistas que trabajan para el gobierno Venezolano, que pertenecen a movimientos antimilitaristas… huele todo a podrido. Israel es la única democracia en oriente medio, es claro que el empleo de la fuerza es dificil de medir adecuadamente en una acción militar, pero Hamas y demás movimientos no respetan los derechos humanos y hacen verdaderas barbaridades.
    Viendo a moratinos en todo esto y teniendo en cuenta su amistad con la verdadera inmundicia política del mundo, me inclino a pensar que los judios tienen parte de razón en todo esto.
    Otra cosa, pq todos estos pacifistas de cuchillo y palos de hierro no van a el Pais Vasco con nuestros vomitivos titiriteros y acorraloan y persiguen a los violentos, a los etarras, alos Batasunos? Tambien me da que pensar…
    Saludos

  9. sin conrtina de humo Says:

    Hola,
    … mientras a los jubilados les han congelado la pensión la nueva cortina de humo del gobierno se va extendiendo. Ahora, es una versión no oficial, posiblemente no salga en la tv, la otra sí.

    Video:

    Es una versión del vídeo de los actores sobre las víctimas del franquismo y de los republicanos (tuvieron nuestros padres o abuelos un millón de muertos, hace 70años).

    JUNTOS PODEMOS lograr que esta versión llegue más lejos que la del odio. José Luis R Zapatero menos cortinas de humo (HOY tenemos casi 5 millones )

    QUITA EL SONIDO Y LEE ahora sí, ahora ya no hay bandos ya no hay sentimiento de odio .
    Pásalo por la paz. HOY NO HAY GUERRA YA NO HAY BANDOS. Poner el vídeo, quitar la voz y LEER.

    Por favor, disolver la cortina de humo, darle difusión en los blog, en tus emails etc. Gracias que tenemos casi 5 millones de parados.

  10. M.T.T. Says:

    Las descalificaciones del Sr Anasagasti hacia usted, D. Juan, son de todo punto inadmisibles. El propio titular de la ofensa sabe que esos improperios son injustos y que en nada se ajustan a su perfil, Senador.
    Personalmente me indigna el asunto tanto por el contenido injurioso de las afirmaciones como el hecho de que provengan de un señor que no hace mucho admitía que “hubo cierta permisividad nacionalista con ETA” sin inmediatamente después pedir perdón por las tremendas e irreparables consecuencias que ello ha supuesto. Tal es la altura moral del personaje Anasagasti!

  11. Jacobo Rodriguez Says:

    Todo tiene la misma raiz: la ignorancia; y se carga en el mismo cañón: el de la malicia. La mayoría desconoce el idioma, el origen de las palabras, el verddero significado de las mismas y confunde los términos qu eutiliza. Además, aprovecha esta ignorancia para tergiversar los conceptos. Ocurre que se han mezclado malicia e ignorancia y yo no sólo se utiliza la ignorancia general para manipular con malicia, ahora se manipula con malicia desde la propia ignorancia. Y todos contentos, por fin algo verdaderamente democrático gracias nuestros planes de estudio, todos igual de ignorantes y maliciosos.

  12. Almudena Ráez Says:

    Tiene razón Jacobo Rodriguez: la ignorancoia está detrás de los grandes errores de Zapatero y su Gobierno (o menor desgobierno). Los socialistas que rodean a Zapatero son unos ignorantes, y por ahí debemo justificar lo de la tan traida y llevada “memoria histórica”, lo de sus ocurrencias, lo de las traducciones en el Senado, lo del Estatuto de Catañluña. No saben Historia, la inventan. No saben el origen ni el sentido de las palabras, los maltratan. Y de eso viene todo, que tiene que ver con los sitemasa educativos que, hasta ahora, han sido en su totalidad del PSOE. El único proyecto serio sobre Educación, el de la calidad de la enseñanza, poniendo las cosas en su sitio, se lo cargó el PSOE nada más llegar al Poder, y, como siempre, sin proponer una alternantiva rigurosa. No sé a dónde va España con estos ignorantes. ¡¡¡Elecciones ya!!! Gracias, senador por sus inteloigentes reflexiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: