Zapatero vs. Zapatero

by

A vueltas con la semántica, “versus” viene empleándose desde su deformación inglesa: “confrontación”, pero si acudimos a su origen latino “versus” es “ir hacia”. ¿Quién no recuerda aquella gran película “Kramer vs. Kramer”? En el reciente debate del Estado de la Nación el Zapatero de 2010 se enfrentó al Zapatero de 2009 y este Zapatero no fue hacia aquél sino que se alejó de él. Una especie de caso del doctor Jekyll y mister Hyde en versión socialista. La desembocadura del proceloso debate fue: los socialistas aplaudieron, los demás grupos parlamentarios pusieron a Zapatero y a sus políticas de vuelta y media y, al final, como en el verso cervantino, “fuese y no hubo nada”. Quienes esperaban más de lo que un debate puede dar salieron decepcionados. ¿Pero es que pueden esperarse soluciones lógicas y coherentes de un debate con Zapatero?

Las posibilidades de que los españoles sacásemos en limpio del debate una salida a la situación  de agotamiento actual eran: 1º) Que el presidente anunciara la disolución del Parlamento con la subsiguiente convocatoria electoral (Art. 115 de la Constitución). 2º) Que el presidente anunciara la presentación en el Congreso de una cuestión de confianza (Art. 112 de la Constitución).  3º) Que el jefe de la oposición anunciara la presentación en el Congreso de una moción de censura (Art. 113 de la Constitución). Las tres acciones hubieran supuesto movilizar la realidad. Veamos.

La opción de la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones generales sería la más realista ante la situación. El presidente ha cambiado de políticas, ha retorcido sus compromisos de la campaña electoral de 2008, lleva dos años largos de contradicciones y fracasos, su Gobierno está achicharrado y lo lógico y responsable es acudir a la opinión de los ciudadanos en las urnas.

La opción de que el presidente se sometiera a una cuestión de confianza es igualmente lógica y realista por los mismos motivos. Todos los grupos parlamentarios sostienen que el presidente y su Gobierno no cuentan con la confianza necesaria ni nacional ni internacional, aunque desde la izquierda y la derecha se barajen porqués distintos, y Zapatero se rebela contra eso. La salida sería someterse a la cuestión de confianza que recoge la Constitución y ver los apoyos que realmente tiene.

La tercera opción, o sea la moción de censura, es un objeto de deseo del presidente. La moción de censura “constructiva” que figura en la Constitución es muy incierta para quien la presenta aunque el presidente y el Gobierno estén en coma, como es el caso. No es un secreto que Rajoy no alcanzaría los votos necesarios para sacarla adelante pues hay grupos que entenderían esa fórmula como un modo de desgastar al mismo tiempo al Gobierno y al principal partido de la oposición. Por otra parte, los de siempre, o sea los nacionalistas y  algunos minoritarios, se relamerían de gusto porque por esa votación elevarían el precio habitual de sus votos.

En cuanto a que la moción de censura sería una ocasión para conocer el programa de la alternativa es una falaci. La alternativa es clarísima en decenas y decenas de medidas presentadas por el Partido Popular en el Parlamento que han sido votadas en contra por el PSOE y sus aliados coyunturales, y otras veces votadas a favor por el propio PSOE cuando ha visto el riesgo de que las iniciativas parlamentarias del Partido Popular salieran adelante sin sus votos pero con otros apoyos.

Una moción de censura perdida visualizaría una imagen políticamente irreal: la ganaría Zapatero y la perdería Rajoy, cuando el hecho es que ahora quien está solo y aislado en el Parlamento es el caótico presidente del Gobierno. Una moción de censura sin garantías de ser ganada sería un balón de oxígeno para un Zapatero políticamente agónico y no aportaría nada a los españoles ni solucionaría  los problemas de España.

Proclamar, como hacen los terminales mediáticos de la Moncloa y de Ferraz, que no hay alternativa es una falsedad. Bastante claro está desde antes de iniciarse la crisis dónde está PSOE, qué ha hecho, cómo lo ha hecho, y presionado por quién lo ha hecho y dónde está el Partido Popular, qué medidas ha presentado, y qué soluciones tiene para la crisis. Y, además, hay antecedentes: las políticas realizadas entre 1996 y 2004. El Partido Popular se encontró España en 1996 con creciente déficit, con las arcas vacías, con un paro superior al actual, con la seguridad social prácticamente en quiebra, y no se cumplían ninguna de las condiciones para el ingreso en el euro. Esto quiere olvidarse pero la desmemoria, tan socialista, no va unida a la verdad.

Sobre el debate se han escrito ya muchas páginas, se ha opinado todo lo opinable, pero hay una cuestión que no me explico. El presidente del Gobierno pidió a Rajoy que presentase una moción de censura ya que éste opinó que él no concita confianza, y aventuró Zapatero que el jefe de la oposición no la presentaba porque no tiene el respaldo parlamentario suficiente. Y lo para mí inexplicable es por qué Rajoy no contestó que quien debe presentar una cuestión de confianza es el presidente. No he leído algo tan elemental en ningún periódico y sólo lo he escuchado en una tertulia de Intereconomía TV y porque saqué yo el tema.

¿Cómo se atreve Zapatero a exigir la moción de censura a la oposición cuando tiene en sus manos demostrar si cuenta con los apoyos parlamentarios suficientes presentando la cuestión de confianza? No lo hace, es obvio, porque sabe que caería su Gobierno. Porque una cosa es que el resto de los grupos votaran la presidencia alternativa del Gobierno presentada preceptivamente en la moción de censura y otra muy distinta que  dejaran caer a Zapatero en la cuestión de confianza para que el propio PSOE presentase un candidato a sucederle. Y eso todos los grupos sin excepciones previsibles lo harían de mil amores. La soledad del PSOE en el Parlamento lo prueba.

Zapatero empleó su discurso inicial y la mayoría de sus réplicas a justificarse a sí mismo, a ser mister Hyde cuando el año pasado fue el doctor Jekyll, o al revés, y actuó en varias partes de sus intervenciones como si no llevase gobernando ya seis años, como si fuese un presidente ex–novo, además de caer en la tentación, como siempre, de hacer oposición a la oposición. Rajoy lo denunció con ironía y pronunció, a mi juicio, uno de sus mejores discursos parlamentarios. Ganó el debate por goleada. Luego los comentaristas echan agua al vino en este asunto de las valoraciones, pero cualquiera que siguiese el debate no tendrá duda sobre quién lo ganó y no precisamente por un punto. El CIS, que depende del Gobierno, nos ha contado que el debate lo ganó Zapatero ¡por seis puntos! Pobres. Que le suban el sueldo a Belén Barreiro, la presidenta del CIS, y a su plana mayor. Se lo merecen por este nuevo lametón.

El presidente subió a la tribuna del palacio de la Carrera de San Jerónimo como un cuerpo glorioso, como alguien ajeno a su propia naturaleza. Era otro, él mismo contra su otro yo. Había dado en un año la vuelta al calcetín de sus principios y ahora se presentaba noqueado y tratando de sacar la cabeza del agua entre los escualos, o sea con escasa posibilidad de superar ese tiempo de caducidad que ya se ha cumplido aunque él y sus palmeros no quieran admitirlo. La ciencia puede mantener un cuerpo en coma profundo cierto tiempo,  mucho o poco, hasta que se decide apagar las máquinas que lo hacen posible. La martingala política consigue algo parecido de los cuerpos políticos en coma profundo.

Zapatero en el debate a veces resultó patético. Pedía medidas una y otra vez a la oposición, pero quienes estaban examinándose eran él y su Gobierno; de eso se trataba. Allí la confianza o desconfianza, la responsabilidad o irresponsabilidad, el acierto o desacierto que se estaban valorando ante los españoles eran los suyos. ¿Cómo no recordar que quién dijo que eran antipatriotas quienes anunciaron la crisis fue él? Y el que prometió pleno empleo y luego aseguró que nunca llegaríamos a los cuatro millones de parados, y el que dijo ufano que superaríamos a Francia y a Italia, y el de los brotes verdes, y el de que las reformas respetarían las políticas sociales o no se harían… Examinar a la oposición es la especialidad de Zapatero, y se empeña en no asumir su papel de examinando dejando a un lado el de examinador, que no le corresponde.

El presidente escenificó en el Congreso de los Diputados un travestismo político sin precedentes en alguien con su responsabilidad pública. Si cualquiera hubiese seguido su intervención en el debate del Estado de la Nación del año pasado, al tiempo de escuchar la del otro día, se hubiera quedado pasmado. Su discurso de este año se acercaba al de la oposición el año anterior. Entonces Zapatero negó todo lo que ahora afirma. Pero lo que ahora afirma lo ha hecho a destiempo, mal y por imposición externa. Y, como no es lo suyo, ni cree en ello, ni lo quería hacer veinticuatro horas antes de decidir hacerlo, sus medidas resultan de escasa eficacia, se quedan muy cortas -ya se lo han dicho a Elena Salgado en el Ecofín- y se verá obligado a afrontar nuevas medidas y… seguirá perdiendo credibilidad internacional y nacional y los españoles perdiendo la paciencia.

En buena parte el debate del Estado de la Nación fue el debate del estado de  la nación catalana. Zapatero ha anunciado que va a reformar la Constitución para encajarla en el Estatuto de Cataluña, precisamente en las partes que no salva la sentencia del Tribunal Constitucional. Esta declaración resultaría increíble en otro Estado de Derecho. El presidente del Gobierno, desde su responsabilidad, debería no sólo acatar sin más la sentencia sino hacer que se cumpliera, pero su correligionario Montilla se apresuró a anunciar que la Generalitat no dejará de desarrollar las leyes que emanan del Estatuto se ajusten a la sentencia o no. Una rebeldía inadmisible en alguien que es el representante del Estado en Cataluña y que recibe precisamente su mandato institucional de la propia Constitución que repudia. Y Zapatero le ayuda en ese menester trampeando la sentencia en lugar de garantizar su cumplimiento. Este hombre recuerda cada vez más a Chávez el venezolano. Que la Constitución se cambie para estar dentro del Estatuto en lugar de que el Estatuto se cambie para estar dentro de la Constitución es más que un despropósito y una irresponsabilidad. Es algo parecido a una traición.

Con las promesas de Zapatero a Montilla se han evidenciado dos cosas: 1ª) Que el Estatuto era inconstitucional, puesto que se propone arreglarlo. Es decir,  mentían Fernández de la Vega, Blanco y el propio Zapatero cuando proclamaban que la sentencia suponía una derrota de quienes habían presentado recursos, que no fue sólo el Partido Popular sino, además, varias Comunidades Autónomas y el Defensor del Pueblo. Y 2ª) Zapatero no controla ni le hacen caso en su partido ya que le presiona Montilla, que fue ministro suyo y se supone que es miembro del mismo PSOE aunque sea en su versión catalana, y Zapatero acata la presión y cede en perjuicio de los intereses de la generalidad de los españoles pero en defensa exclusiva de sus intereses electorales partidistas y de su estabilidad en el sillón. 

En el enfrentamiento entre Zapatero 2009 y Zapatero 2010 hubo tablas porque ambos estaban en el secreto de que en 2009 mintió tanto como ha mentido en 2010. Y en su descargo recuerdo lo que he escrito alguna vez: pienso que Zapatero no es consciente de que miente, sencillamente es mitómano y se cree sus propias mentiras. Él, a tiempos, se cree Churchill o Largo Caballero, o sea un estadista, por más que el segundo no lo fuese.  Pero, en todo caso, un mixto de ambos personajes es imposible.

Zapatero versus Zapatero, Zapatero vs. Zapatero, Zapatero contra Zapatero, Zapatero yendo hacía Zapatero…El doctor Jekyll y mister Hyde. Qué lío. Ahora se dice que su familia no le dejará presentarse a las elecciones de 2012 porque sus hijas estan incómodas en la Moncloa. Sabio consejo. Pero mejor sería que uno de los dos Zapatero, o ambos, enfrentados o reconciliados, disolviera o disolvieran  las Cámaras y convocara o convocaran elecciones generales. Nos ahorraríamos una esquizofrenia estirada casi dos años más que puede resultar letal para los españoles.

Anuncios

12 comentarios to “Zapatero vs. Zapatero”

  1. JM Says:

    Buenos dias ILUSTRE.
    Coimo de costumbre nos haces una referencia cronologica mas que acertada de las “fechorias” antagonicas segun el tiempo que toque del presidente. Habria que hablar de “momento zp”, ya que segun sea oportuno te puede caer una cosa ó la contraria.
    Da la sensación que la politica de zp de estos años , es similar a un personaje del DEC, SALVAME DE LUXE, o cualquier otro programa frivolo del corazón, donde victimas y victimarios cada semana presentan un perfil, unas semanas son buenissssimos, y victimas y otra son malisssssimos y victimarios, solo se trata con esto de liar la madeja y hacer mas programas y enganchar a este tipo de “audiencia”.
    A estos psoes les pasa los mismo, de ida y de vuelta segun convenga, engañando a todo el mundo segun sea el interes en ese momento.
    Elecciones o cuestión de confianza, aunque se le ocurriera esta sensatez a zp, son demasiados los que “COBRAN Y PREBENDAN OPIPARAMENTE” DEL CARGO Y NO LE DEJARIAN.
    Sin olvidar los que podrian acabar con sus huesos en la carcel protagonistas de los mas turbios asuntos de este gobierno, Bar Faisan, Tedacs 11-M, etc…. Mas que improbable lo veo IMPOSIBLE. Aguantaran hasta que el pueblo les eche en las urnas, lastima que estos dos años seasn cruciales para la Economia del pais. Como en el Cancer lo mejor es llegar a tiempo, perdiendo estos dos años el cancer se extenderá mas y la viabilidad Economica, Social y Politica de este pais tardara varias generaciones en recuperarse.
    Gracias Juan

  2. Jacobo Rodriguez Says:

    La crisis está scando la verdad a la luz, tanto de la economía del pais, de sus recursos, de su tejido social, como del Gobierno y su presidente, de lo que dijo y lo que dice, de lo quees y siempre ha sido. Ago bueno tiene la crisis, nos desnuda, pero a todos.

  3. Anselmo R. Says:

    Que Zapatero sean dos en lugar de uno me inquieta mucho. Si uno nos destroza España dos con ganas tardarán la mitad de tiempo… Es muy bueno su post, enhorabuena porque siempre aprendemos algo. Yo no entiendo tampoco como Rajoy le dejó vivo a Zapatero en lo de no contestar a sus demandas de que presente una moción de censura instándole a presentar él una cuestión de confianza. Muy acertado su análisis y muy documentado, como siempte. Y, además, como usted sabe bien, cuando se presenta una moción de censura ya no se puede presentar otra en un determinado periodo de tiempo que ahora no recuerdo y no tengo tiempo de comprobarlo en la Constitución. Por lo que si ahora no ganase Rajoy la moción de censura gastaría polvora inútilmente y se cerraría la posibilidad de hacerlo en una coyuntura más favorable, por ejemplo cuando Zapatero ya no tenga dinero en las arcas del Estado para comprar los votos nacionalistas… Por ello probablemente Zapatero insiste tanto en que Rajoy presente la moción de censura, y hay despistados o interesados incluso desde la derecha que achacan como un error de Rajoy no presentarla. Los Jiménez Losantos, los Enrique de Diego, los recalcitrantes que son como el perro del hortelano que ni comen la berza ni la dejan comer. Todos estos deberían darse cuanta de que en una crisis como la que vivimos y lo que viene aún sólo puede sacar al país del pozo un gran partido, homologado internacionalmente y con experiencia… Que personajes como los citados, incluso Boadella, que vive de la sopa que le da a comer Esperanza Aguirre, digan por ejemplo públicamente que votarán a Rosita Diez, la antes embodada por Fidel Castro y ahora anticastrista, que quería ser la Zapatero del PSOE y ahora quiere pescar en rio rfevuelto, es de náusea…

  4. Un bocario Says:

    Querido Senador: le agradezco mucho la explicación etimológica sobre el versus anglosajón y el versus latino. La verdad que a mí como boticario de letras siempre me resultó incomprensible el significado de la acepción inglesa como ocurre con la mala traducción de la palabra evidence tan extendida en la ciencia, de la que usan y abusan nuestros investigadores cuando hablan de “evidencia científica” o “medicina basada en la evidencia”. Evidencia en español es lo que no necesita demostración, mientras evidence en inglés es prueba, casi justo lo contrario.
    En lo que a política se refiere, su post de esta semana me ha producido un tremendo desánimo, porque aunque nuestra Constitución recoge previsiones suficientes para acabar con una situación como la que nos encontramos, en la práctica no hay quien pueda hacerlo, ya sea por las matemáticas parlamentarias, o por el juego de las minorías, que permiten a Zapatero burlarse de la mayoría y decir en sede parlamentaria lo que se le ocurra, sin necesidad de abochornarse cuando tiene que hacer o decir lo contrario. Los ciudadanos estamos más indefensos cuando no hay una mayoría absoluta que, como ahora, en que los partidos minoritarios son los que pueden obstaculizar el adelantamiento de elecciones.
    A este señor nos le tragamos durante otro año y medio escuchándole decir una cosa y haciendo otra en cada intervención en las Cortes, como lo hizo antes de la convalidación del Decreto Ley 8/2010 que tanto afecta al sector farmacéutico, que pasó de ser una rebaja de precios que solo afectaba a los medicamentos más caros, a una aportación de todos –industria, distribución y farmacias- para no enfadar a las empresas multinacionales o simplemente para seguir su juego de decir una cosa y hacer la contraria.
    Así que comprenderá mi desánimo por lo que está pasando y las pocas posibilidades que tenemos de impedirlo. Buenas vacaciones a todos.

  5. El Navegante Says:

    Querido Juan:
    Efectivamente las contradicciones de zp son constantes, pero no parece importale a nadie de la oposición, – con algunas exceppciones – sea nacionalisa o no, a la hora de las votaciones, excepto la del PP. Y me pregunto por que será.
    Aquí hay un tema que me viene preocupando sobremanera. Se trata de la posible diferencia entre dos tipos – al menos- de Corrupción. Si, digo bien, Corrupción. Y me pregunto si no es Corrupción el conseguir votos de algunos sectores políticos, necesarias para sacar adelante un proyecto, que se le antoja al gobierno como el más conveniente, a cambio de favores o concesiones a tales partidos que de otro modo hubieran votado en contra. Está claro que las contraprestaciones son moneda de cambio en estos casos y que se dan constantemente en este gobierno que nos ha tocado sufrir. O ¿es que solo es corrupción cuando una persona física recibe un bien personal a cambio de alguna prerrogativa?. O acaso no es mucho peor conceder favores o prerrogativas a nivel de “nacionalidades” territorios o partidos políticos – que afectan a toda España – a cambio de dar soporte a un proyecto que interese al gobierno de turno?.

    Entiendo que la política está para convencer al oponente con argumentos y evidencias, pruebas, etc. sustentandose en el principio de que son lo más conveniente – o lo menos peor – y para el bien de todos y de la nación, pero sin concesiones materiales, jurídicas, o no éticas, que graven de algún modo a todo el resto de ciudadanos.
    Todo lo que no esté bajo este prisma es SOBORNO y como a tal debería ser tratado y perseguido por la Justicia.
    Me permito esta licencia en vista de las oscuras y constantes negociaciones con entrega de prevendas y prerrogativas de las que tira y “estira” constantemente este PSOE.
    Un abrazo

  6. Margarita Lorente Says:

    Este hombre que nos gobierna cumple diez años como secretario general del PSOE y entre los suyos se ha manifestado satisfechísimo de su labor en este tiempo. A él le ha ido muy bien, pero que muy bien, pero a los españoles nos ha hundido. Primero, se gastó lo que se encontró en la hucha que le dejó el Gobierno de Aznar. Segundo, negó la crisis y llamó antipatriotas a los que la anunciaron. Tercero, ya asumida la crisis, aseguró que nunca afrontaría recortes sociales. Cuarto, cuarenta y ocho horas más tarde Obama, Merkel, y Sarkozy le obligaron a recortar el déficit y él optó por rebajarlo precisamente en sueldos de funcionarios y empleados públicos, en congelación de las pensiones (incumpliendo leyes como el Pacto de Toledo, el acuerdo de la Administración con los funcionarios) y recortando en las Cómunidades Autónomas que no le gustan (no en el País Vasco y Cataluña) el plan de Infraestructuras con el resultado más que posible de cien mil parados más. Nada que ver con defender a los trabajadores ni mantener el gasto social. Y desde el punto de vista político estos diez años de Zapatero han supuesto el desmadre de los nacionalistas, la desnaturalización del PSOE que ya no es un partido nacional y que ha perdido sus principios y su norte en un encanallamiento por el mantenimiento del poder. España se ha convertido gracias a Zapatero en una nación no fiable internacionalmente y con una gran inseguridad jurídica y económica. Menudo liderazgo el de este personaje nefasto. Feliz cumpleaños, y vete ya…

  7. M.D.A. Says:

    Senador, sigo con detenimiento, desde su comienzo, este blog que es una ventana al conocimiento. Sólo con la lectura del mismo cualquiera puede darse cuenta de que usted es una excepción, y con mucho, a esa ola de políticos mediocres que nos ahoga en la España de hoy. Así pues, una vez más, mi más sincera enhorabuena.
    Formo parte de quienes reclaman a Zapatero una convocatoria inmediata de elecciones, pero mucho me temo que es como predicar en el desierto. Y lo peor de todo es como quedarán España y los españoles si, como parece, aquéllas no se celebrarán hasta dentro de dos años.

  8. Santiago Salvador Says:

    ¡¡Menos mal que en el PP hay alguien que demuestra autoridad!! Que Dolores Cospedal haya parado los pies al impresentable Cobo es una buena noticia. Pero ¿qué quería este tipo? Desde luego hacerle el juego al PSOE que está en Madrid tirándose los trastos a la cabeza. Reabrir el llamado “caso escuchas” después de que un juez lo archivara resultaba una traición, pero Cobo, Cobito, el niño de Alberto (el amigo de Bono), había anunciado que lo haría y…!empleando letrados del Ayuntamiento¡ Era una desvergüenza que, por cierto, no he visto denunciar a nadie en los medios de comunicación. Ya resulta impresentable que Cobo siguiese -y siga- de portavoz municipal del PP que le tiene suspendido de militancia, pero que se atreva a echar un pulso a la presidenta de la organización regional a la que pertenece y con la que ni siquiera se atrevió a competir en las elecciones internas del partido, era, además, una traición en toda rgla que hacía el juego a los socialistas. Yo desde luego a Alberto y su tropa no los votaré. Esperanza es una señora y una política de talla. Alberto es un soberbio más de derechas que nadie pero con síndrome de Estocolmo. Y Cobo sencillamente es un arribista, un chuleta y un mediocre. Y Rajoy demasiadas veces en Babia pese a que es una gran persona. Enhorabuena Cospedal por poner las cosas en su sitio.

  9. ximobrotons Says:

    Senador,

    La Roja fue un invento de Luis Aragonés, en concreto en una entrevista en el diario El Mundo, que fue el primero en utilizar este apelativo, del modo en que son conocidos los bleus o la azurra. a mí tampoco me acaba de gustar mucho, pero es un apelativo sin más importancia, que incluso puede desactivar eso del “rojo” Zapatero y a la vez integrarlos en la España nacional, en la España constitucional. No cabe olvidar nunca que Luis Aragonés ha sido el entrenador que ha hecho campeona a la Selección de fútbol, cuando además él ya lo fue como jugador en la no menos gloriosa victoria de la Eurocopa del 64, vestida de azul como este Mundial 10.

    bueno, a lo que iba, que es el tema del senado. sin ánimo de rsultar pesado. he leido unas declaraciones suyas hace unas semanas en un diario sobre el Senado a propósito del tema del uso de lenguas cooficiales en CCAA.

    mi comentario es crítico.

    en primer lugar, me parece que el Pp tendría que haber hecho más en estos 30 años de Ce78 con el Senado, cámara de representación territorial, debería tener si no más peso como cámara de segunda lectura sí más visibilidad, más significación, más funcionalidad, como cámara de representación territorial. como cámara de coordinación y coopreación entre CCAA. de algún modo esto podría haber desactivado algo las tonterías nacionalistas en sus respectivas CCAA, hoy incluso instituidas semi-constitucionalmente en sus Estatutos, como la cuestión de la relación bilateral, la financiación, la oficialidad exclusiva de la lengua autonómica en los nombres de las instituciones autonómicas, etc.

    usted ha dicho a propósito del uso de las lenguas, etc., que el Senado como parte de las Cortes Generales es sede de la soberanía de la Nación en su totalidad. Y por tanto que la lengua usada debe ser aquella que es oficial en su conjunto, que es la española.

    pero realmente esa Soberanía del pueblo está partida en dos en las Cortes Generales, porque un país es el pueblo, es su pueblo, un país son sus ciudadanos iguales y libres, pero estos no vivimos en el aire, por así decir, entonces está esta cámara territorial, que sin dejar de representar al conjunto de la ciudadanía, lo hace desde una perspectiva territorializada, arraigada en las tierras que realmente, físicamente, conforman el territorio nacional de la ciudadanía.

    entonces este papel del Senado es muy importante. y la cuestión del uso de las lenguas cooficiales por senadores designados por sus cámaras autonómicas, que son parlamentos de soberanía delegada, pero de soberanía legislativa, sin demagogias baratas y divisivas o exclusivistas, podría ser un paso más de integración y unificación constitucional. no me refiero a estas yuxtaposiciones que sirven de coartada para que el nacionalismo excluya en el territorio en el que es dominante, me refiero a una única pluralidad integrada en sede institucional, represenativa, parlamentaria.

    en fin, para eso está el Senado y el PP debe aportar en su próximo programa electoral una apuesta atrevida y que coja el toro por los cuernos y supere divisiones. una apuesta atrevida integral de una vez por todas.

    bueno, muchas gracias por el blog, etc.

    saludos.

    arriba campeones! viva españa!

  10. Cántabra Says:

    Es un comentario para Ximobrotons. A mí lo que menos me importa es la precisión de quién se inventó lo de la “roja”. Me importa su utilización, y en eso coincido con el senador Van Halen. Y la mejor prueba es que ya anda Zapatero apuntándose el Mundial y todo lo demás en deportes, de modo que dice que el secretario de Estado puede ser candidato al Ayuntamiento de Madrid “porque tiene un gran ministro de Deportes (él) con el que España gana todo”. Como si el tal secretario de Estado que es gordo, fofo y con cara de no haber corrido ni diez metros en su vida fuera quien ha ganado el mundal, el tour, el tenis y las medallas de atletismo.

    En cuanto al Senado ¿Como el PP va a llegar más allá que la Constitución en el papel del Senado? Esa Cámara lleva esperando una reforma desde hace 20 años que se viene hablando de ella, y lo único que se le ocurre al PSOE por miedo al PSC es la reforma de convertir el Senado en Babel.

    Ximobrotons, no tienes demasiada idea de Derecho Constitucional. La soberanía no es del Senado la mitad o de las Cortes Generales la mitad y la otra mitad del pueblo… La soberanía del pueblo está representada en todos y cada uno de sus parlamentarios, senadores o diputados, independientemente a los territorios que representen. Lo de “Cámara Territorial” atribuido al Senado aparece en la Constitución pero no se ha desarrollado y sólo lo es, o podría considerarse generosamente que lo es, porque una minoría de los senadores llegan al Senado nombrados por los Parlamentos autonómicos. Pero en cuando juran o prometen sus cargos son iguales en derechos y deberes a los demás senadores y representan a la totalidad del pueblo español. Es por lo que son oportunas las declaraciones del senador Van Halen (que a ti no te gustan) sobre la dudosamente constitucional utilización de las otras lenguas de España en el Senado, Cámara Nacional. España no es un Estado plurilingüe como Bélgica, Irlanda, Canadá o Suiza. España es un país con una única lengua oficial (lo que no ocurre en los países citados) en todo su territorio, que es el castellano, y con un sistema de bilingüismo en sólo determinadas Comunidades Autonómas. Por eso el argumento del senador Van Halen a que te refieres es desde el Derecho Constitucional impecable. Tus ideas son respetables, como cualquier idea, pero interpretas la Constitución a tu manera. Hablas, por ejemplo, de decisiones o asuntos territoriales en España que son “semiconstitucionales”… Eso no existe. O responden a la Constitución o no; igual que no se puede estar “semiembarazada” no se puede ser “semiconstitucional”. Lee más, amigo. Y saludos desde Cantabria.

  11. Pilar Says:

    Tienes el blog abandonado!
    Besos

  12. The X File Says:

    Ni estudio Ni trabajo es la generacion NINI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: