Zapatero, “El Reyecito”, y la España federal

by

El mes de agosto fue una prueba más de que la vicepresidenta Fernández de la Vega no hace bien su trabajo de coordinación del Gobierno. El ministro del Interior, Rubalcaba, viajó a Marruecos para negociar la crisis en la frontera de Melilla, mientras el ministro de Asuntos Exteriores seguía de vacaciones con un jipijapa en la cabeza. El ministro de Fomento, Blanco, anunció la subida de impuestos a bombo y platillo, mientras la vicepresidenta económica, Salgado, no decía ni pío. El ministro del Interior, Rubalcaba y el ministro de Fomento, Blanco, negocian ahora en el País Vasco el apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado, mientras la vicepresidenta económica, Salgado, sigue sin decir ni pío.

Los miembros del Gobierno no han jugado la ficha en su campo y han ocupado el casillero del vecino. ¿Qué nos enseña esta “usurpación de funciones”? Sencillamente que el Gobierno hoy por hoy lo forman tres ministros. Los tres ministros son: Rubalcaba, Blanco y el propio Zapatero (que además de Presidente es ministro de Deportes). Los demás ministros no cuentan. Son como ceros a la izquierda. Y se están quitando de la foto.

Corbacho dice que con su retorno a la política catalana “vuelve a trabajar por su país” ¿Por qué país trabajaba hasta ahora este tipo? ¿Hemos estado pagando el sueldo a un ministro foráneo? Corbacho deja el Ministerio con un record “guinnes” que no honra su gestión: es el ministro de Trabajo durante cuya gestión se ha generado en España mayor número de parados sólo comparable a los que se produjeron cuando el timón de la Economía lo llevaba Solbes  y el ministro de Trabajo era Chaves, en tiempos de Felipe González. Garmendia, la ministra de Ciencia y Tecnología, también opta por abandonar y quiere volver a la empresa; se ha dicho que busca trabajo, pero parece que ya lo tiene; antes de ser ministra trabajaba en empresas propias. Jiménez tiene un pie en el Ministerio de Sanidad y otro en las primarias del socialismo madrileño. Sebastián, ministro de Industria, se lo piensa, después de las bombillas, menuda ocurrencia. Corredor se ha cansado de no resolver el problema de la vivienda y quiere tirar la toalla. Hay muchos ministros a tiempo parcial. El Gobierno está en demolición, en liquidación por derribo. Ya nadie confía en que el futuro se llame Zapatero o se llame PSOE.

Al fondo fosforecen las primarias del PSOE en Madrid. Tomás Gómez, que ha hecho una oposición garbancera desde que llegó, protegido por Zapatero, a la secretaría general de los socialistas madrileños, con sucesivos fiascos en su chocante actividad, confundiendo la Comunidad de Madrid con Parla, cuyo Ayuntamiento abandonó incumpliendo su primera promesa política -“No dejaré la alcaldía hasta el fin de la legislatura y yo cumplo siempre mi palabra”, dijo entonces- ha conseguido de pronto aparecer en las portadas de los periódicos y abrir los informativos de las radios y las televisiones. Se ha convertido en una especie de David al oponerse supuestamente al Goliat de la Moncloa. Pero ¿no les parece a ustedes que en todo esto hay gato encerrado?

En un momento en que el PSOE ha de enfrentarse a las primeras elecciones de carácter nacional, las municipales y autonómicas de mayo de 2011, que es la ocasión, no presentada hasta ahora tras el inicio de la grave crisis, de aprobar o suspender las caóticas políticas de Zapatero, resulta que en Madrid se alza una especie de Ivanhoe de semblante triste y cuya experiencia política fuera de su municipio no existe, que insiste en presentarse como molesto para Zapatero, aunque él se ha cuidado mucho de no criticar ni una sola vez al Presidente del Gobierno y secretario general de su partido.

Alguien podría pensar que con Gómez se trata de ofrecer al electorado socialista una supuesta candidatura fuera del zapaterismo rampante, para intentar que el descontento y hastiado votante socialista no se quede en su casa el día de las elecciones o vote a IU. Los árboles a menudo no dejan ver el bosque, y habrá ingenuos que se lo traguen.

Trinidad Jiménez, la supuesta candidata oficialista de Ferraz y Moncloa, ya es conocida de los electores de Madrid. Optó a ser alcaldesa de la capital, perdió por goleada y en cuanto pudo abandonó su acta municipal. No aguantó el tirón. ¿Garantizará que esta vez no hará lo mismo si es candidata? ¿Se comprometerá, si llega el caso, a estar cuatro años en la Asamblea de Madrid al frente de la oposición? Misterio.

Veremos en qué acaba el asunto. El proceso emprendido es todo menos democrático. Al tiempo que Gómez exigió primarias negaba las primarias a varias agrupaciones municipales socialistas de Madrid, que se las pedían. Por ejemplo, en Móstoles y en Leganés. No fueron precisamente elecciones primarias las que hicieron candidatos a la propia Trinidad Jiménez, a Sebastián o a Simancas en elecciones anteriores. Y, mientras, Rubalcaba, con su talante democrático conocido le venía a decir a Gómez algo así como “Te vas a acordar, porque lo tuyo traerá consecuencias”.

En cuanto al talante de Gómez -“tres años perdidos” en la oposición- el personal aún está esperando que tome alguna medida respecto a su mano derecha en el PSOE madrileño, imputada por prevaricación, y a dos diputados socialistas de la Asamblea de Madrid, de cuyos nombres no quiero acordarme, incursos también en procedimientos judiciales. No hay dos tipos de imputaciones, las que afectan al PSOE, con las que son muy tolerantes, y las demás. Y ya se ve quién toma medidas tajantes y rápidas en Madrid y quién se hace el distraído. Predicar con el ejemplo no es cosa del PSOE.

Gómez y Jiménez son dos caras de un mismo Zapatero, que ha dicho que pase lo que pase con él no va la cosa. ¡Pero si todo este esperpento lo ha montado él! Gómez y Jiménez representan a un zapaterismo supuestamente vivo que, como no se mira al espejo y sólo se mira el ombligo, no se percata de que está más muerto que el diplodocus del Museo de Ciencias Naturales.

La realidad de la Comunidad de Madrid se ha visualizado en el reciente debate del estado de la Región. Las encuestas publicadas han resaltado que Esperanza Aguirre ganó ampliamente el debate. La verdad es que el PSOE e IU lo tenían difícil porque ¿cómo acusar a Esperanza Aguirre de que hay más paro en Madrid? ¿Es que Madrid es una isla en la España de Zapatero? La portavoz socialista lo tuvo crudo. El paro en Madrid ha crecido cuatro puntos menos que la media de crecimiento del paro en España. ¿Eso es por una casualidad? Evidentemente, no. Y el portavoz de IU lo tuvo peor. ¿Cuál es su modelo económico? Ya no tiene referencias. Incluso Fidel Castro declaró que el modelo cubano no servía ya ni en Cuba. El dictador luego rectificó, pero el periodista tenía la conversación grabada. El portavoz de IU, que se declara comunista, qué antiguo, perdió el pie en el debate. ¿Su modelo es Corea del Norte? China ya no. Porque China es una de las potencias que obligó a Zapatero a tomar medidas liberales, aunque tardías y sin creer en ellas; por eso son medidas que llegan tarde y no sirven, desde luego, para crear empleo. 

Desde mi último comentario hemos asistido a otros hechos que si no fueran trágicos serían cómicos. El Gobierno y el PSOE tuvieron el cuajo de acusar a Aznar y a Rajoy de “provocación” y “deslealtad” por visitar Melilla. En lo de “provocación” coincidieron con el primer ministro de Marruecos, que ya es grave. O sea que un español no puede viajar libremente a una ciudad española, que lleva 513 años siéndolo, siglos antes de la existencia del Reino de Marruecos, porque si viaja a ella es una “provocación” ¿No recuerdan ustedes aquella foto, en plena crisis de Perejil, en la que aparece el entonces jefe de la oposición, Zapatero, junto al Rey de Marruecos, ante un mapa en el que las fronteras “ideales” de Marruecos llegaba hasta Córdoba? ¿Cabe un idiota y un desleal mayor? Entonces Zapatero no pidió permiso al Gobierno, sencillamente viajó a Rabat y se dejó hacer la foto. Es que a Zapatero las fotos le pierden.

Y, siempre, la mentira. Los terminales mediáticos de Moncloa aseguraron que Aznar no había ido nunca a Melilla. Falso. Visitó la ciudad antes de ser presidente del Gobierno, y siéndolo. Los mismos sesudos paladines de la desmemoria dijeron también que Rajoy viajaba a Melilla por oportunismo porque no había ido nunca. Falso. Desde que es jefe de la  oposición, Rajoy ha viajado a Melilla en ocho ocasiones, y siendo ministro o vicepresidente del Gobierno otras tantas. Recuerdo que con ocasión del 500 aniversario de la incorporación de la ciudad a España, yo mismo acudí a los actos conmemorativos y regresé a Madrid en el avión que traía a Rajoy. ¡Hace trece años!

Las noticias económicas son desgraciadamente pésimas, pese a que Zapatero se empeña en revitalizar los brotes verdes que nunca fueron. Alemania, Italia y Francia, entre otros países europeos, se recuperan. España no. Y sigue subiendo el desempleo. Pese al maquillaje, España duplica con mucho la media de paro en Europa. España está entre los estados de la Unión Europea que no cumplirán el objetivo del déficit. Cerramos 2009 con un déficit del 11,2%. La semana pasada el Banco de España daba a conocer que en el segundo semestre del año el endeudamiento total de España era de 600.000 millones de euros, el 56,75 del PIB. Los bancos alemanes han propuesto a Angela Merkel que se establezca un test de solvencia a los estados de la UE, como se hizo a los bancos, para comprobar su solidez financiera. La UE se propone endurecer las penalizaciones a los países que no respeten los límites del Pacto de Estabilidad. Y fue el propio Zapatero, como siempre en el cuento de la lechera, quien propuso en su día a la UE que fuese dura con los incumplidores. Los países más rezagados en la recuperación son Grecia, Portugal y España, los tres gobernador por socialistas.

La penúltima ocurrencia de Zapatero, expresada en una reunión económica de alto nivel en Noruega, fue que los parados que hacen cursos de formación “están trabajando por España”. La risa no fue inmediata porque tuvo que esperar los segundos que lleva la traducción simultánea. No le basta al Gobierno suprimir de las listas de parados a quienes realizan cursos de formación; va más lejos. Ahora les insulta al decirles que trabajan. Un desempleado lo es, y sigue buscando trabajo, haga o no haga un curso de formación.

Estamos en vísperas de la huelga general y uno se entera de que Toxo (el del sospechoso ático de protección oficial pese a sus ingresos declarados de 177.000 euros al año) preparó la huelga en un veraniego crucero de lujo por el Báltico. Toxo se dolió en julio de que muchos trabajadores no podrían disfrutar de vacaciones por culpa de la crisis. O no se considera a sí mismo trabajador, o se excluía de aquella declaración puesto que tenía ya los billetes de su crucero en el bolsillo.

La huelga general del día 29 es una irresponsabilidad porque va a producir un grave quebranto económico a las empresas, y en plena crisis. Cerca de cinco mil millones de pérdidas. En los actos preparatorios de la huelga, siempre con “liberados” ya que se celebran en horas de trabajo y en días laborables, ya han escuchado Toxo y su compañero Méndez gritos que no querrían haber oído: “¡Zapatero, dimisión!” y “¡Zapatero embustero!”. En Madrid, en Extremadura, en Barcelona…los sindicalistas, incluso los liberados, protestan contra Zapatero, el mayor creador de paro de la reciente Historia de España. ¡Y qué careto se le puso a Méndez cuando empezaron a escucharse esos gritos!

Y Toxo y Méndez a lo suyo que es preparar piquetes “informativos”. Que en la época de las comunicaciones y de la informática se hable de piquetes “informativos” es de risa. Esos piquetes eran necesarios a finales del XIX y durante parte del siglo XX porque muchas empresas ni se enteraban de que estaba convocada una huelga. En nuestro tiempo los piquetes no son informativos, no tienen que informar de lo que todo el mundo ya sabe. Son, sencillamente, piquetes de presión y de amenaza.

La guinda de este post es grave: Zapatero ha deslizado en un mitin en Gavá, junto a Montilla, la palabra “federal” cuando se refería al futuro que quiere para España. Una España federal no es la España de la Constitución de 1978. Zapatero dice que fue profesor asociado de Derecho Constitucional en la Universidad de León. Debería saber la gravedad de utilizar conceptos expresamente inconstitucionales cuando se tiene la responsabilidad de ser Presidente del Gobierno. Para eso no recibió el voto de los ciudadanos en 2004. Ni siquiera en un tipo tan frívolo como él ese desliz -si no fue algo peor- es disculpable. Ya dijo aquello de que el término “nación” es “discutido y discutible”. Sobre la declaración federalista de Zapatero no he descubierto ninguna referencia en los medios informativos, pese a que sí han recogido otras afirmaciones del Presidente en aquel acto. Es sorprendente que tan grave asunto se haya diluido en no entiendo qué brumas.

 Zapatero no sabe, ni creo que lo haya sabido nunca, que un Presidente democrático no es un rey absoluto que hace lo que quiere y se salta las leyes cuando le apetece, incluso la Ley Fundamental. Me recuerda al personaje “El reyecito” del dibujante Otto Soglow en el “TBO” de mi infancia. Hacía su voluntad en un país que soportaba a duras penas sus ocurrencias, sus disparates, sus desmesuras. Pero “El reyecito” era un divertido invento de “comic” y Zapatero, por desgracia para casi todos, es un personaje real.

 Esta nueva ocurrencia letal para la Constitución traerá consecuencias, aunque a Zapatero le haya producido un minuto de cordialidad con el desnortado Montilla, que el pasado julio le pidió una declaración de este porte. Montilla ha conseguido lo que quería del irresponsable Zapatero. ¿Y ahora qué? 

Anuncios

4 comentarios to “Zapatero, “El Reyecito”, y la España federal”

  1. Elena Arnaiz Says:

    Enhorabuena por su regreso al blog. Vuelve usted con fuerza y la contundencia de siempre. Zapatero es un cadáver político sin enterrar, como creo que escribió en un post anterior.

  2. ANTONIO M. Says:

    Buenos días, Sr. Van Halen.
    Yo también escuché el debate de la Región y hombre que quiere que le diga cuándo nuestra presidenta presume de pluralidad en ciertos medios.
    No sé si el modelo económico de uno debe estar ya inventado, me imagino que ya no hay nada por descubrir, pero cosas como un mejor reparto de la riqueza en el mundo, evitando así la muerte por desnutrición o por enfermedades que en los paises desarrollados se superaron hace mucho no estaría mal, una metalidad laboral basada en el esfuerzo de empresarios y trabajadores y una mejora en el cumplimiento de los compromisos y obligaciones de ambos, así como una mayor sensibilidad respecto al cumplimiento de la Ley de Riesgos Laborales tampoco, una sanidad universal y gratuita y una educación de calidad e igualmente gratuitas, donde no se fomenten los negocios privados en ese ámbito mantenidos con dinero público donde discriminan a los niños y niñas en función de su sexo, seguramente tampoco estaría mal, etc.
    En cualquier caso es lícito e incluso saludable que a unos nos parezcan algunas cosas bien y a otros no, sin necesidad todo ello de faltarnos al respeto unos a otros.
    Ya sabe ud. que con sinceridad le mando un cordial saludo.

  3. Josema Says:

    Coincido con Antonio M, lo que ocurre es que no veo contradicción entre lo que dice, que es muy razonable, y lo que expuso Esperanza Aguirre en el debate de la región, hasta donde yo sé. Las que pueden parecer apostillas discrepantes, aunque no lo dice así, es en cuestiones como la sanidad o la educación, pero nunca se habían creado tantos colegios públicos en la Comunidad de Madrid ni desde luego tantos hospitales públicos. Los colegios privados no los paga el dinero público y el invento de los colegios concertados fue de los socialistas, y están muy bien como opción intermedia. En cuanto al modelo hospitalario de gestión privada (no en los aspectos sanitarios) ya lleva optándose por ese modelo en Cataluña y otras Comunidades gobernadas por socialistas, no aseguro que sean esas pero creo que en Castilla La Mancha y en Andalucía. Al paciente le da igual que las limpiadoras, los servicios de lavandería, el mantenimiento, los análisis clínicos… sean contratados o sean realizados por funcionarios. Lo sanitario, desde los servicios al personal facultativo, es obligadamente público. Y no veo más discrepancias, señor Antonio M. Aquí lo que cuenta es el modelo que ofrece la alternativa socialista en Madrid y si lo que ofrece para Madrid lo hace ya en las Comunidades en que gobierna. Tiene razón el senador, no se puede acusar de paro en Madrid a la Aguirre y salvar a Zapatero porque Madrid, como cualquier otra Comunidad, no es una isla en la España de Zapatero.

  4. Laura Humpier Says:

    ah,ah,ah muy bueno graciasss!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: