El fusil de Zapatero en la guerra inexistente

by

“Y Johnny cogió su fusil”, la novela de Dalton Trumbo editada en 1939, fue transformada en película en 1971 con guión y dirección del mismo autor y con Donald Sutherland como reclamo. Cuenta la historia de Joe Bonham, un soldado de la primera guerra mundial; horriblemente mutilado por una bomba, Bonham malvive alejado de la realidad; es un muerto viviente.

Salvando las distancias, Zapatero ha cogido su fusil, se ha ido a la guerra como el Mambrú de las coplas (que era realmente el duque de Marlborough, John Churchill, antepasado del célebre “premier” británico), y lo ha hecho, igual que el soldado Bonham de la novela y la película, alejado de la realidad y siendo un muerto (político) viviente.  Porque, entre tiras y aflojas, resulta que a Zapatero le consideran políticamente con respiración asistida sus propios “barones” que no dejan de empujarle hacia la nada. O sea: fuera de la Moncloa.

Zapatero aconsejó a sus candidatos autonómicos y municipales que hicieran gala de las siglas del PSOE y que dieran el protagonismo “que se merece” a la marca PSOE. Recordó el presidente que “siempre hemos salido a la calle a explicar qué representa nuestro partido, qué defendemos, qué tipo de sociedad queremos y que tipo de cosas estamos dispuestos a cambiar”. No le hicieron caso. Los dirigentes socialistas deben saber todo eso, y por ello, precisamente, han desterrado las siglas y la marca PSOE de sus perfiles digitales, de las redes sociales y de sus páginas web. Explican que esas páginas son “personales”  pero lo cierto es que la mayoría de los candidatos ni siquiera utilizan en la red los colores corporativos. Qué lejos quedan los tiempos de aquel “ZP” hasta el empacho.

Mientras, José Blanco (no escribo Pepiño para que no se me enfade su palmera Elena Valenciano) exige a sus compañeros de partido “no avergonzarse, salir a ganar, dar la batalla e ir a por Rajoy” y pide “no convertir el 22-M en la primera vuelta de las generales”. La perorata no es precisamente tranquilizadora para los socialistas. Si de verdad estuvieran orgullosos o al menos satisfechos con sus políticas de estos siete años no harían otra cosa que recordárnoslas, pero no es así: las ocultan. Por algo será. Siete años de ocurrencias, de rectificaciones, de memeces disfrazadas de genialidades han llevado a este sinsentido. De un lado nos anuncian cada día soluciones, y de otro tapan lo que han hecho por la sencilla razón de que es impresentable y ya nadie les cree.

Blanco pronunció estas perlas agónicas en un mitin en Lugo, su tierra, en el que puso pinto a Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, porque “ensucia la bandera de Galicia”. Hombre, ministro, ensuciar la bandera de Galicia parece más propio de quienes muy cerca de su excelencia se llevaron en su día sustanciosos contratos de decenas de millones de los llamados “Plan E” y “Plan E 2”. En Galicia llaman a ese grupo de empresas “a comandita de Blanquiño”, un grupo surgido a su sombra, que se dice alienta Xoan Cornide, gerente del PSOE gallego. Una de esas empresas de su entorno, favorecidas por contratos amigos,  Movexvial, había sido casualmente la promotora del polémico complejo de apartamentos conocido como “Villa PSOE”, construido a veinte metros del mar en la Isla de Arosa.

Blanco es propietario de un ático en ese edificio y son vecinos suyos Gaspar Zarrías, entonces vicepresidente de la Junta de Andalucía, Ricardo Varela, entonces consejero de Trabajo de la Xunta, y Manuel Vázquez, entonces consejero de Medio Ambiente  de la Xunta y hoy jefe de los socialistas gallegos, entre otros dirigentes del PSOE. Este Vázquez es el de la “obra menor” en su casa, sin licencia. La construcción de “Villa PSOE” es polémica porque, según las denuncias presentadas, se alzó en suelo urbano no consolidado y vulnerando la Ley de Costas nacional, que exige al menos 100 metros de distancia a la playa, y la Ley del Litoral gallega, que exige 500 metros. No entro en el fondo de la cuestión, pero cuento lo que leo.

La espina que tiene clavada Blanco contra Feijóo probablemente tenga que ver con el hecho de que él fue director de la campaña de Touriño que perdió las elecciones mientras Feijóo las ganó. Y acaso fuese el propio Blanco el que aconsejó aquella enormidad de Zapatero en un mitin: “Votar a Touriño en estas elecciones autonómicas es como votarme a mí en las generales”. Nada que decir; ya vimos lo que pasó. Los electores gallegos entendieron el mensaje.

Pero por más que se esfuercen Zapatero y Blanco inevitablemente el 22-M es percibido por los ciudadanos como un juicio en las urnas a la política global de Zapatero. Será la primera vez desde la gran mentira de las elecciones generales de 2008, en las que el candidato a la reelección negó la crisis y llamó “antipatriotas” a quienes la anunciaban, en que los españoles tendrán la oportunidad de castigar democráticamente a Zapatero por aquella mentira y, de paso, por tantas otras. Y por las improvisaciones, los despropósitos, las prohibiciones y los camelos.

Comencé con el fusil de Johnny-Zapatero y no es inoportuna una referencia al decenio sin la “mili”, el servicio militar obligatorio, aquel periodo de nuestras vidas en que los jóvenes marcábamos el paso fusil al hombro. La supresión de la “mili” fue decisión de un Gobierno de Aznar siendo ministro de Defensa Federico Trillo, jurídico de la Armada en su juventud. La ministra Chacón pecó de mala educación, al tiempo que de sectarismo, al no invitar, ni siquiera mencionar, a quienes habían decidido profesionalizar las Fuerzas Armadas. Tampoco invitó la ministra a los  diputados y senadores de las Comisiones de Defensa de ambas Cámaras. Lo sé bien porque formo parte de la Comisión de Defensa del Senado. Podemos hablar de desprecio al Parlamento en quienes, dentro de él,  nos ocupamos de los temas de la Defensa.

Además, y me parece significativo por taimado, el mensaje que pareció querer dar  la ministra; inoportuno, y muy de ella. (Ya saben: “Todos somos Rubianes”). Una cosa es que la “mili” haya quedado obsoleta en la actual realidad militar supranacional y tecnológica y otra que parezca que la defensa nacional es exclusivamente responsabilidad de los militares. Se trata de un olvido flagrante de la Constitución que en su artículo 30.1 establece: “Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”. Ese derecho, sin desarrollo legislativo desde la supresión del servicio militar, está vedado a los españoles que quisieran ejercerlo y  no de manera profesional sino voluntaria.

Zapatero no hizo la “mili” porque fue excedente de cupo, y varios de sus ministros, por motivos varios, tampoco. Rubalcaba, Chaves y Gabilondo sí “cumplieron  con la Patria”, como entonces se decía; fueron oficiales de complemento; los dos primeros son hijos de militares. Tres presidentes del Gobierno: Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo y Felipe González, también fueron oficiales de complemento. Aznar se libró de la “mili” porque tenía ya descendencia. Rajoy cumplió su servicio militar como soldado en Valencia… Le dedicaron a servicios de limpieza en cuanto supieron que era registrador de la propiedad como ha contado, con humor gallego, alguna vez. Carme Chacón, ante la que los generales se cuadran, recibe novedades y pasa revista a las formaciones, obviamente no hizo la “mili”, pero debería haber conmemorado el décimo aniversario de su supresión no sólo resaltando  las bondades de que no exista sino, a la par, recordando que el servicio militar obligatorio tiene su raíz en la Constitución de 1812 y durante más de dos siglos promovió beneficios evidentes como la integración social y la alfabetización. Hay enjundiosos estudios sobre el tema.

Me malicio que a la ministra se le vio el plumero, con perdón. Ignoró que la “mili” fue suprimida por un Gobierno de Aznar y no invitó a  Federico Trillo, que es en cuyo mandato ministerial se realizó, porque lo que le hubiese gustado a la ministra Chacón es que la decisión la hubiese tomado un Gobierno socialista, el Gobierno de González. Pero resulta que el PSOE se opuso siempre a la profesionalización de las Fuerzas Armadas, que sí figuraba en el Programa Electoral del Partido Popular en 1996. Demasiadas veces los socialistas amagan y no dan. Y a menudo cuando dan, nos da la risa.

En el mitin de Lugo al que me he referido, Blanco pronosticó que “aunque él quiere ir al cielo los ciudadanos mandarán a Rajoy al infierno”. Días antes Zapatero en el Congreso había salido con un “que venga Dios y lo vea” para rebatir los datos económicos que dio el jefe de la oposición. Y aún días antes dijo: “Le pido a Rajoy que hable con Dios y nos diga cómo ha de ser el plan de ahorro energético”. Todas estas invocaciones religiosas por parte de quienes se han declarado lejos del Credo me sorprenden. Más valdría que se ocupasen de preservar la libertad de creencias que recoge la Constitución, ley de leyes que por cierto sólo menciona expresamente a la religión católica.

En este país de las maravillas se hace mofa y se ofende a los católicos, incluso en sus lugares de culto, y no pasa nada. Cosa distinta es que estos valentones no se atreven a llevar su extraño rencor, probablemente inducido, a una mezquita, pongo por caso. Se cagan de miedo. Y ahí está ese mamarracho de Willy Toledo que a falta de lucir sobre los escenarios se ha convertido en complemento salsero de cualquier movida, ya sea contra los presos cubanos o a favor del  “top-less” en las capillas. Fue de los del “no a la guerra” y ahora sigue en lo mismo; al menos no ha cambiado como otros. Hay muchos pájaros del pesebre que no dicen ni pío.

Y vuelvo donde empecé: con el fusil de Zapatero. Esta es una guerra extraña, pero una guerra al fin, aunque la ministra de Asuntos Exteriores haya tenido que repasarse el diccionario de sinónimos aproximados o lejanos y así no emplear la fatídica palabra “guerra” para definir lo que hacemos en Libia. Ahora resulta que todos los tipos y tipejos que eran los grandes amigos de Occidente y que se han paseado por las capitales europeas como Pedro por su casa son unos dictadores. Libia formaba parte de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y ahora se han movilizado las fuerzas aéreas y navales de sus viejos amigos para defender los derechos humanos en aquel país. ¿A favor de quién? ¿Para qué? Porque nadie sabe a ciencia cierta quiénes son y qué futuro quieren para su país los “rebeldes” y qué respaldo real tienen en el pueblo libio.

El Consejo Nacional Libio, reconocido primero por Francia y ya por la Unión Europea como Gobierno legítimo de la nueva Libia, tiene a su frente al exministro de Justicia de Gadafi, Mustafá Abdel Jalil, hasta que empezó la rebelión callejera un fiel colaborador del coronel. El jefe de gobierno es Mahomoud Jabril, presidente de la Junta de Desarrollo Económico con Gadafi. Forman parte de ese Consejo en posiciones destacadas el general Abdel Fatah Yunis, ministro de la impopular cartera de Interior hasta la rebelión, compañero de Gadafi en el golpe de estado de 1969 que derribó al Rey Idris, y Alí al Issawi, exministro de Economía y embajador en la India, cargo que abandonó al sonar los primeros gritos rebeldes. Todos cambiaron de chaqueta a tiempo. ¿Serán aceptados por un pueblo que exige cambios y no sólo cosméticos?

España está en una guerra en la que nuestros F-18 cumplen misiones de combate cada día. Como en los bombardeos de 1999 en Yugoslavia, en tiempos de Felipe González. Aviones F-18 españoles fueron los primeros en bombardear Belgrado el 24 de marzo de 1999. Nada que ver con la presencia española en Irak; llegamos ya cuando la ONU había considerado la guerra terminada y en su Resolución 1511 pedía al concierto de las naciones fuerzas suficientes para la reconstrucción, seguridad y estabilidad de Irak. Más de medio centenar de países respondieron, entre ellos España.

En Libia, que por cierto es oficialmente una República Socialista, podemos encontrarnos a la vuelta de la esquina con la necesidad de operaciones terrestres si la situación sobre el terreno se enquista. La exclusión aérea decidida por la ONU ha incluido ataques a objetivos en tierra como columnas de blindados y emplazamientos artilleros pero siguen operativas baterías antiaéreas y, pese a que parecía que la fuerza aérea de Gadafi estaba desmantelada, los “Mirages 2000” franceses derribaron un cazabombardero libio. Hasta el rabo todo es toro. Hay que cruzar los dedos para que la guerra sin nombre de Zapatero salga bien, en beneficio de todos.

Mientras, nuestro pacifista sonriente actúa como si su fusil fuese una escopeta de feria, y nuestros aviones de combate y buques de la Armada fuesen pajaritas o barquitos de papel. Pero no es un juego de guerra sino una guerra real, la llamen como quieran o no la llamen de ninguna manera Zapatero, Trinidad Jiménez y Carme Chacón, la generalísima que no hizo la “mili”.

 PD.- Vicepresidente Rubalcaba, al que TVE llama ya “Presidente”, qué lapsus: No pocos piensan que sin ti no hubiese sido nada lo del Bar Faisán y recuerdan lo del GAL en tiempos de González. Y esa no es una canción de Amaral. Sin ti quien no es nada, o menos que nada, es el propio Zapatero. Eres la última carta. Marcada. Y sigues sin responder en el Congreso de los Diputados; haz gracietas miércoles tras miércoles aunque ello sea una burla al Parlamento y al pueblo que representa. Serás jaleado por los palmeros en los mítines del PSOE. Acaso eso te compensa. 

Anuncios

8 comentarios to “El fusil de Zapatero en la guerra inexistente”

  1. R.D.O. Says:

    Tras la penúltima de las renuncias de Zapatero a uno de sus supuestos principios de origen y vida, que se concreta en su decisión de entrar en la guerra de Libia, me pregunto que pensará de si mismo cuando cada mañana se enfrente al espejo. ¿Se creerá sus propias mentiras?¿se llevará las manos a la cabeza horrorizado de lo que es?…Sinceramente no lo se. Y la posible y certera respuesta tampoco me quita el sueño. Si me inquieta, en cambio, el hecho probable de que aún haya no pocos españoles que no tengan calado todavía a este pacotilla de Presidente.
    Senador, una vez más, enhorabuena por tu Blog.

  2. centrados en tí Says:

    le recomiendo que vea quien fue el que grito en el congreso contra zp.
    ovbiamente un concejal de IU en concreto de mi pueblo, ALpedrete

  3. Basilio Leal T. Says:

    Zapatero está acabado y la sensación que da es la de un náufrago agarrado a un resto del naufragio que en este caso es Rubalcaba. Cuanto más se hunde Rubalcaba más cerca está Zapatero de ahogarse. El Faisán ha cazado a Rubalcaba, que fue en su día el ministro del Gal y de la corrupción del felipismo. Nominando como sucesor a un mentiroso como Rubalcaba el PSOE no va a salir a una orilla. Además si se produce el hundimiento electoral de 2012 TODOS los que rodean a Zapatero caerán con él. Todos son responsables de negar la crisis, de crispar, mde romper los consensos, de demonizar a la oposición. Todos ellos son Zapatero. Van a caer en un pozo de porquería, y la regeneración del PSOE no puede llegar de su mano. El PSOE cambiará y se renovará con otros nombres pasando un largo desierto en la oposición, y éste será el precio que pagará por los errores y los disparates y las mentiras de Zapatero que todos aceptaron y que ahora quieren alejar porque ven que les hunden. El PSOE es el único partido que ha escondido electoralmente a su jefe estando en el poder. Tome nota todo el mundo.

  4. hugo Says:

    Juan , cuanta razón tienes en todo lo que dices . Me gusta especialmente lo que se refiere a esta extraña guerra en la que participamos contea Gadafi , que hasta hace poco era un gran amigo . Esta mañana he oido algo inquietante al respecto : se habla ya de la presencia de Hamas y de islamistas radicales mezclados o dominando la lucha del pueblo libio al que estamos defendiendo . No me gusta la guerra de Zapatero

  5. JM Says:

    Buenos dias ILUSTRE.
    …y entonces pepelu dijo “yo fusili a la putanesca”… a lo que replico Merkell, que no Jose Luis que va de GUERA te enteras de GURUERRA… contra el Gadafi… que hay que poner aviones.
    AHHHHH !!! pues si tenemos varios F 18S pero solo disara uno porque como solo tenemos una tarjeta informatica de diaparo ¡ pue eso!, vale que te traigas un par y los ponemos de observadores dijo Merkel.
    Ah! y unos barcos que se vigilen la playa que esta la bandera roja, ¿vale? ¡VALE! DIJO PEPELU……………… y a ello, pero no se quedo muy convencido el preferia “Fusili a la putanesca”, por eso del amigo Berlusconi. Y ningun comentario mas sobre este individuo.
    AH! Blanquito, va como una bola de billar de una banda a otra, que le echan al de los fusilis putanesca y ¿ donde va a ir? mira que si viene Mariano y le jode el atico…., Joe! Mariano que es galleguiño que el atico es para poner unas patacas para el pulpiño…………..
    Joe que tropa, que tropa, POR FAVOR QUE PRESENTEN A FELIPE, ES MENOS VERGONZOSO……………………………………………
    GRACIAS JUAN.

  6. Una feminista Says:

    Senador, como siempre, leer su blog me despierta como mínimo dos procesos: el del aprendizaje y el del análisis crítico de cualquier tema por el que usted discurre: la guerra en Libia, la marca PSOE, “a comandita de Blanquiño” o “Villa PSOE”, la conmemoración de la supresión de la “mili”…, vaya mi comentario sobre esa “guerra extraña, pero una guerra al fin”.
    Me encantaría saber si la enérgica decisión de Zapatero de participar en esta guerra de Libia se ha debido a que le ha conmovido su milenaria historia vinculada al devenir del Mediterráneo, los Fenicios, los Cartagineses o los Romanos, el imperio Otomano, los Italianos desde 1912, y su emancipación por los aliados al concluir la segunda guerra mundial, convirtiéndose en el Reino de Libia gobernado por Sidi Idris, Emir de Cirenaica, y derrocado por Al Gadaffi, en el poder hasta el día de hoy. O ZP no ha tenido ninguna duda, por el hecho de que somos el tercer socio de Libia, solo por detrás de Italia y Alemania.
    Libia, manejada con mano de hierro desde hace 42 años por el coronel Muamar Al Gaddafi, presenta un conflicto multifacético que no hace prever un desenlace rápido ni sencillo. Y me gustaría saber si nuestra carta de presentación, cuando termine la contienda, será la bandera de la “Alianza de Civilizaciones”, la que porte Obama, como ideal de nuestro insigne Presidente, o la que decidan Alemania y Francia, por aquello de que nos unen los intereses geopolíticos y económicos.
    Pero sinceramente, lo que más me interesa saber es, ¡¡¡cuanto nos queda de gobierno marca PSOE!!!
    En fin, si en su próximo post, me despeja la última cuestión, las demás las doy por olvidadas.

  7. F. Azancot Says:

    No. Zapatero, ni tan siquiera es semejante a Johnny. Los separa la experiencia de una guerra que no es cosa a despreciar. Zapatero no sabe lo que es un conflicto bélico. Tampoco lo que es un fusil, ya que fue excedente de cupo. Por tanto se muestra distinto y distante a Joe Bonham. ZP no es un muerto viviente, sino más bien un viviente muerto a la realidad. Y para colmo, está claro que su difunto abuelo no le dejó en herencia ni una pizca de espíritu castrense. Él no ha ido a la guerra, ha enviado a otros. Muchos de ellos no han regresado. Pero tengo la impresión de que poco o nada le importa. Pasado el sofocón del correspondiente funeral, el vivo al bollo y el muerto al hoyo. Un pacifista nunca mata. Más vale morir que matar. Sumido en el pensamiento Alicia, según la interesante versión del filosofo Gustavo Bueno, es incapaz de reconocer la realidad de la sangre derramada por la Patria. De ahí su reticencia a la concesión de la medalla militar con distintivo rojo. Sus muertos no lo son en combate, sino en misión humanitaria. Porque él, como consumado pacifista, cree en el Género Humano, ese todo amorfo en el que la persona pierde toda seña individual. También tiene fe en la alianza de civilizaciones, si bien no conoce a ciencia cierta en qué consiste. Puede que en destruir aquella a la que pertenece por eso de la contracultura y el desconstructivismo.
    Sin embargo, su antecedente “make the love, stop the war” no le ha hecho dudar a la hora de decidir la acción militar sobre Libia y frente al hasta poco amigo Gadafi, el “civilizado aliado” de la otra orilla. Y el llamado Ejercito Español, sin más planificación previa, se ha puesto a las órdenes de su inefable “comandanta en jefa” Carma Chacón, y ha enviado sus F18, su submarino, y no sé si una fragata. Ya se sabe: “Capitán, mande firmes…” Por cierto, si la cara es el espejo del alma, tiemblo cada vez que veo, arropando a su jefa, a ese general de aviación que ejerce las funciones de JEME. En fin, habría mucho que hablar sobre el actual ejercito profesional, muy cercano a una fuerza mercenaria que suele obedecer al que mejor paga. Ello sin contar la deserción que se está produciendo en la Academia General Militar. Con un ejercito sin oficialidad suficiente y adecuada, y con una tropa diezmada por la falta de aspirantes, la indefensión está asegurada. El tema sobrepasa estas líneas apresuradas.
    Otro sí y termino. Ando preocupado ante la actitud que viene adoptando Rajoy frente la que está cayendo sobre España. Echo de menos la respuesta contundente y convincente ante tanta patraña. Ojo con el deslumbramiento de las encuestas. Tengo la impresión de que se está arriesgando demasiado para captar el voto indeciso o de izquierda indefinida. Particularmente, porque puede que lo sea a costa del voto seguro de aquellos que “inasequibles a desaliento” han venido, convocatoria tras convocatoria, apoyando al PP. Según aprecio, al menos en estas tierras del sur, donde tanto se ha aguantado la prepotencia socialista, la desilusión comienza a hacer estragos. Y eso no es bueno ni recomendable. Un nuevo cuatrienio bajo la férula zapatera puede ser fatal para España. Así que, “aviso a los navegantes”.
    Gracias por despertar en mí a través de tus artículos una inquietud que andaba dormida. Te admira. Fernando Azancot

  8. WWW.INFOCONTINENTAL.COM Says:

    Muy buen artículo gracias.
    Debemos informar a la gente de lo que esta pasando.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: