Blanco, conversación en la gasolinera

by

Nada que ver con “Conversación en la catedral” del admirado Mario Vargas Llosa. Y prosigo con literatura. En una novela de John Le Carré el agente Smiley aconseja a cierto personaje que celebre una cita crucial en un coche. “Te cercioras de que esté limpio”, le dice. Naturalmente esa limpieza nada tenía que ver con el aseo personal sino con la ausencia de micrófonos. La saga “El Padrino”, de Mario Puzo, está plagada de episodios turbios que encuentran su escenario en el interior de vehículos, lugar discreto, confortable, propicio a las confidencias y a las complicidades. Graham Greene, otro maestro del género, ponía en boca de uno de sus personajes, refiriéndose a un proceso judicial: “Cuando empieza se va desentrañando, desnudándose, y como en las cajas chinas o las matriuskas  encajan las piezas una dentro de otra”.

Supongo que el ministro de Fomento, don José Blanco -no caeré en la tentación del apelativo cariñoso de “Pepiño” y así no se me enfadará la sutil Elena Valenciano-, habrá leído a Le Carré, a Greene o a Puzo y, probablemente por su afición a estas lecturas, se le ocurrió citar en su coche oficial, en la gasolinera de Guitiriz, al industrial Jorge Dorribo, investigado ya entonces. Y precisamente el discreto encuentro se produjo un día en el que iban a almorzar juntos con un grupo de empresarios. Algunas de las tramas de John Le Carré  tienen que ver con los manejos de las industrias farmacéuticas, y Dorribo es empresario farmacéutico, dueño de Laboratorios Nupel, pero la similitud es pura coincidencia.

Que un ministro se reúna con un empresario es normal, que lo haga en su vehículo oficial y no en su despacho es chocante, que el interlocutor del ministro diga que le entregó 400.000 euros en comisiones por hacer de conseguidor y que explique a la juez, con pelos y señales, su conversación sobre ruedas, y que Blanco le dijese “Si eres bueno conmigo yo seré bueno contigo” es más que preocupante porque, de demostrarse, sería un grave delito. La juez Estela San José debe tenerlo claro porque consultará a la Sala Segunda del Tribunal Supremo ya que Blanco es aforado. Es la llamada “Operación Campeón”.

Inmediatamente de airearse el escándalo el diputado autonómico del BNG y exconsejero de Industria del bipartito social-nacionalista Fernando Blanco, y el diputado autonómico del PP Pablo Cobián dimitieron. El afiliado del PP no tenía responsabilidades ejecutivas concordantes con los intereses de Dorribo, pero el exconsejero de Industria sí las había tenido. Los dos dimitieron; ellos sabrán por qué. Blanco lo negó todo y dijo tajante: “ni hay caso ni lo habrá”.  Pero esa  rotundidad coincide exactamente en sus términos con lo que proclamó Felipe González sobre la existencia de los GAL, siendo Rubalcaba portavoz del Gobierno. Y claro que hubo caso. Que se lo digan al entonces ministro Barrionuevo al que una tropa de compañeros de partido acompañaron en la hora de su ingreso en prisión; entre aquellos palmeros estaba Rubalcaba.

El ministro Blanco acusa al PP de la filtración pero lo cierto es que el sumario lo instruye la juez San José y matar al mensajero, en este caso “El Mundo”, es un recurso muy barato. Anunció Blanco que se querellaría contra Dorribo, pero  no lo ha hecho. Su único movimiento ha sido pedir que se levante el secreto del sumario totalmente o en parte, y eso ocurrirá en breve. Y no sé si le vendrá bien. El ministro aseguró que el empresario Dorribo no se benefició del auxilio de influencias que le pedía porque no había recibido un euro de dinero público. Y mintió. Las subvenciones documentadas que el Gobierno socialista concedio al empresario Dorribo suman 1.453.000 euros en 2009 y 992.942 euros en 2011. Por otra parte, las subvenciones no documentadas, o sea opacas, pero que el empresario Dorribo declaró ante la juez, se cifran en 2,9 millones de euros en 2011 y de 467.267 euros en 2012.

Subvenciones por 2,9 millones de euros las recibió del Banco Europeo de Inversión (BEI) cuya vicepresidenta es, casualmente, la ex ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, a la que propone ahora Zapatero, de salida, como presidenta del BEI. Además, las empresas de Dorribo tenían deudas con la Administración cuando les fueron concedidas las subvenciones, y en ningún caso la Administración pública puede tramitar ayudas a empresas que le deban dinero

Blanco siempre ha exigido la dimisión a todo político implicado, incluso sospechoso, y debería ser coherente y asumir sus responsabilidades. Ahora sencillamente proclama su inocencia y sigue siendo ministro y es candidato en las próximas elecciones generales. Rubalcaba le mantiene y les dice públicamente a sus padres que su hijo Pepiño es honrado. No sé si ese detalle fue cursi o sólo ridículo pero, en todo caso, está en consonancia con esa no menos ridícula foto de campaña del niño Rubalcaba, en el entonces elitista colegio del Pilar, junto a Gento.

Blanco no las debe tener todas consigo porque ha fichado para su defensa en la acusación de cobro de 400.000 euros de comisiones a Gonzalo Martínez-Fresneda, que también es defensor del juez Baltasar Garzón, suspendido de funciones por el Consejo General del Poder Judicial, en una de las dos causas que tiene abiertas. Este abogado es un penalista prestigioso, con honorarios muy altos; espero que al final no los paguemos, de una manera u otra, los contribuyentes.

El ministro ha fichado al abogado tras saberse que Jorge Dorribo declaró a la juez, y lo ha señalado su letrado Ignacio Peláez, que tiene pruebas de la implicación de todos aquellos a los que él acusa, porque las cantidades y destinatarios de las supuestas comisiones por tráfico de influencias figuran en una contabilidad que conserva, y los datos son comprobables.  

Para que el caso nos suene más a Le Carré, a Greene y a Puzo resulta que unos desconocidos, pero muy profesionales puesto que no forzaron puertas y no dejaron huellas, asaltaron de madrugada los despachos de dos de los administradores concursales encargados por la juez de la auditorías de las empresas de Dorribo, robando ordenadores y abundante documentación precisamente referida al caso. El despacho del tercer administrador concursal también sufrió un intento de robo pero este profesional había abandonado hacía tiempo ese local y mantenía la oficina en su domicilio. Para darle más carácter de novela negra al asunto, la juez Estela San José ha sido objeto de seguimientos; se ha publicado que en una ocasión se encaró con los ocupantes del vehículo que seguía al suyo y, al parecer, ese vehículo tenía las matrículas dobladas y se sospecha que pudiera pertenecer a un servicio de información del Estado. El Consejo General del Poder Judicial declaró que el asalto a los despachos y el  seguimiento constituyen “hechos muy graves que atacan la independencia judicial”. Desde medios jurídicos se aseguró que el órgano de gobierno de los jueces “se dirigirá a la juez para saber si se siente perturbada en su independencia, y se preguntará al Ministerio del Interior para confirmar los hechos”. Esta última consulta tendrá improbable resultado satisfactorio. En menor medida Greene y Le Carré y más ampliamente Puzo han dedicado páginas a contarnos la eficacia del pacto de silencio del clan de los Corleone.   

Y es que no hay nada nuevo bajo el sol. Tras el terrible 11-M el locutorio de Jamal Zougam, acusado de ser uno de los autores del cruento atentado, también fue asaltado en una madrugada de finales de marzo (la noticia se publicó el 1 de abril de 2004), rompiendo los ladrones los precintos judiciales; se llevaron diversos teléfonos móviles, y  no olvidemos que un teléfono móvil fue el hilo que llevó al descubrimiento de los terroristas islámicos.  Y cómo no recordar la manipulación de pruebas en el “caso Faisán”, con el misterioso borrado de la cinta con la grabación policial en las partes en que, precisamente, aparecía el funcionario que entró en el famoso bar para pasar un teléfono a Joseba Elosúa por el que le avisaron de que si pasaba a Francia sería detenido. En aquella ocasión, y también rompiendo los precintos judiciales, unos desconocidos entraron de madrugada en el “Faisán” probablemente para manipular o retirar algún dispositivo electrónico instalado en el interior del bar. ¿Es creíble que unos ladrones convencionales rompan precintos judiciales y, además, en busca de materiales concretos? ¿Qué personaje aparece al fondo -no quiero aventurar en qué condicion- en todas estas actividades? Alfredo Pérez Rubalcaba.

Debemos defender, y yo la defiendo, la presunción de inocencia de todos los ciudadanos ante cualquier acusación porque de otra manera estaríamos prejuzgando lo que sólo los tribunales deben juzgar, pero es imposible apuntarse al “buenismo” de eludir las comparaciones. Blanco no se tomó esa molestia en casos anteriores referidos a personas de las que ideológicamente discrepaba. Coincidía con él en las crucifixiones prematuras de los adversarios políticos su colega el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que se ha apresurado a declarar que las acusaciones del empresario Dorribo a Blanco no tienen credibilidad porque “es un delincuente”; en todo caso hay que decirle a este pintoresco ministro de Justicia que también lo era cuando Blanco se entrevistó con él en la gasolinera. Y, además, estas sutilezas no se tuvieron en cuenta en el caso, por ejemplo, de los célebres trajes de Francisco Camps en el que se le dio toda la credibilidad del mundo al sastre José Tomás, que tiene nombre de torero y pinta de monosabio, y había sido expulsado de la empresa en la que trabajaba por irregularidades contables. Lo de los trajes, de probarse, estaría, en todo caso, penado con una multa, y las acusaciones a Blanco suponen presuntos delitos contemplados de pleno en el Código Penal.

Carme Chacón, una peculiar ministra de Defensa que no demuestra creer en España, vistió aquella camiseta del “todos somos Rubianes” (q.e.p.d.), ha metido pertinazmente la pata en asuntos del protocolo militar, olvida de vez en cuando el “Viva España” al final de los actos castrenses, es partidaria del incumplimiento de las sentencia del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo, y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sobre la llamada “inmersión lingüística”, y, en suma, ha sido la peor responsable de los Ejércitos desde que se reinstauró la democracia (y ganar ese título no era fácil porque ha habido algunos antecedentes desastrosos) ha cometido la imprudencia de declarar que “la alternativa del PP es el enchufismo” porque Fernando Manzano, presidente dela Asambleade Extremadura, ha conrratado a un primo suyo como chófer.

Y ahora otra bomba, que por algo la ministra también es la jefa política de la Artillería, porque Carme Chacón, a cuento de lo del chófer, añadió: “La excusa es que puede escuchar conversaciones delicadas, y me pregunto qué tipo de conversaciones mantiene para que no las pueda oír un chófer“. Me inquieta que la ministra de Defensa de España no mantenga conversaciones telefónicas delicadas, algunas inevitablemente desde su vehículo oficial y, sobre todo, que no le preocupe quién pueda escucharlas. Yo, en mi humildad, nunca hablaba con ministros de otras naciones ni dependían de mí asuntos estratégicos, pero me resultaba incómodo que el chófer y el escolta escucharan mis conversaciones; más por su presumible incomodidad que por la mía. Se supone que quien encabeza la Defensa nacional hablará telefónicamente, y de improviso, de asuntos que no sean cómo va su hijito Miquel en el cole, si tiene a punto su mansión en Playa Cosón, República Dominicana, o si un pariente se ha torcido un tobillo. Ya sabemos que Rubalcaba lo escucha todo de todos, pero eso no debería tranquilizar a la ministra, si aspira, además, a sucederle como secretaria general del PSOE.

Que la ministra Chacón, miembro del PSOE, el partido de Juan Guerra, de Manuel Chaves, de Bibiana Aído, etcétera, se atreva a hablar de “enchufismo” me resulta desvergonzado; debo decirlo así y lo digo. Que el presidente de la Asamblea de Extremadura, con un contrato eventual de esa categoría laboral, haya fichado como chófer a un primo suyo que, por cierto, tiene veinte años de oficio a la espalda, no me rechina. Puede ser poco estético pero nada más. Ya han salido al quite diez o doce alcaldes de municipios extremeños enumerando, con nombres y apellidos, nombramientos de hermanos, cuñados, primos y demás familiares de regidores socialistas para cargos en los que se hubiesen precisado titulaciones o conocimientos que los favorecidos por el generoso dedo familiar no tenían ni de lejos. Y eso si me rechina.

La amnesia política es mala y más cuando es torticera y sectaria, y es el caso de la amnesia de Chacón.  Juan Guerra ocupó un despacho en el Gobierno Civil de Sevilla sin ostentar cargo oficial alguno, y lo utilizaba como cuartel general de sus influencias; se lo consentían porque era hermano del Vicepresidente del Gobierno. No hay que decir que al henmano, que así lo pronunciaba  él, no le enjoyaban conocimientos ni sabidurías singulares. Manuel Chaves ha sido una oficina de colocaciones familiares en los más diversos niveles de la Administración Autonómica y aledaños. No creo que al primo del presidente de la Asamblea de Extremadura, por ejemplo, le vayan a favorecer, premiando la conducción correcta de su vehículo, con una subvención de 10 millones de euros como a Matsa, la empresa de la que era apoderada la hija del entonces presidente de la Junta de Andalucía, cuyas subvenciones se decidieron en un Consejo de Gobierno presidido por Chaves, contraviniendo la Ley que le obligaba a inhibirse. Ya Vicepresidente tercero del Gobierno, Chaves no recordaba este asunto ni el cargo de su hija, otra vez la amnesia, cuando saltó el escándalo y llegó al Congreso de los Diputados.

No menos escandaloso fue el nombramiento del novio de la entonces ministra Bibiana Aído como Delegado de la Junta de Andalucía en Madrid. El nombramiento lo hizo el entonces consejero de Presidencia de la Junta, Gaspar Zarrías. Poco después, Zarrías, al que vi votar hace años en el Senado con pies y manos por aquello de echar un cable al compañero ausente, fue nombrado Secretario de Estado en el Ministerio de Chaves y, ya  en Madrid, Bibiana Aído colocó a la esposa de su benefactor Zarrias en el Instituto de la Mujer dependiente de su Ministerio. Cambio de cromos. Y podría seguir con muchos ejemplos que sí me rechinan. Ninguno de ellos se referiría a un modesto contrato eventual de chófer, que es de libre designación, para un profesional con veinte años de oficio por muy primo que sea de su jefe. Oiga, Carme Chacón, ministra pronto desministrada, déjese de denunciar supuestos “enchufismos” ajenos, mírese en el espejo de su partido, y hable con rigor, aunque sólo sea en honor del colectivo militar que tiene bajo su responsabilidad. Y desde luego no puedo evitar un cierto temblor cuando imagino a esta señora de candidata a la Presidencia del Gobierno de España. No sucederá porque espero, por el bien de nuestra democracia, que el PSOE, en el frío de la oposición, se renueve en profundidad y deje de hacer botaratadas. Y la candidatura de Carme Chacón a la Presidencia del Gobierno sería la madre de todas las botaratadas del mundo mundial.

Mientras todo esto ocurre, Rubalcaba continúa tratando de convencernos a los españoles de que si ganase las elecciones haría lo que no ha hecho en casi ocho años como empingorotado dirigente del PSOE que volvió a ser ministro y llegó a Vicepresidente del Gobierno. Como si fuese otro Rubalcaba, España otro país, y los españoles en lugar de “justos y benéficos”, como querían los doceañistas gaditanos, fuésemos tontos y, además, confiados, en una España como la ciudad de “Los intereses creados” de Benavente, y para bien de este hombre providencial nos fuésemos a dejar engañar de nuevo el próximo 20 de noviembre. En cuanto a Blanco, en el camino hacia la austeridad más férrea para evitar caer en el precipicio que nos anuncia Durao Barroso, acaso está siendo un precursor. Para ahorrar dineros podrían cerrarse los despachos y los ministros tendrían que tratar sus asuntos, privados y públicos, en las gasolineras. Sólo quedaría saber si la política sería de 95 o de 98 octanos. Blanco, eres un campeón.

Anuncios

10 comentarios to “Blanco, conversación en la gasolinera”

  1. MDA Says:

    Enhorabuena Sr Van-Halen por esta magnífica narración de los hechos sobre el caso Blanco. Niega el ministro que haya “caso” pero es obvio que lo hay. Vaya si lo hay!!. El asalto a los despachos que se cita añade al asunto un plus digno del mejor argumento para una interesante película. Además el hecho de que el ministro, en contra de lo que anunció públicamente, aún no se haya querellado contra quien le acusó en sede judicial ni contra el medio de comunicación que difundió tal acusación, sumado al hecho de los asaltos, induce a pensar que lo prioritario en todo el asunto es no dejar cabos sueltos que puedan perjudicar al acusado y sospechoso ministro Blanco. Lo dicho, hay caso y está abierto. Debe dimitir.

  2. El Navegante Says:

    Muy bien, perfecta la exposición y, como siempre la bien documentada información acerca de los hechos. Todos los personajes que nombras espero sean de triste recuerdo para el futuro de este pais, pero algunos no solo deberian quedar como recuerdo triste, sino como claro exponente de lo que no debe ser un gobierno formado por este tipo de personajes y algunos de ellos responder ante la JusticIa.
    Las comparaciones con relatos mafiosos me parecen de lo más acertadas, pero cuidado, cuando tales personajes se sienten acosados, pueden ser capaces de las mayores villanias o, en el caso de algunos ministros, traición a la patria.
    Estoy seguro de que Blanco caerá por su propio peso, si la justicia es capaz de seguir con la investigación, a pesar de las trabas que indicas se están poniendo acerca de este caso.
    Lo que me preocupa de verdad es el personaje Rubalcaba, capaz por si mismo de organizar lo que sea y “como sea”, emulando palabras de Zapatero, con tal de lograr sus propositos. Y me refiero concretamente a sus relaciones con la banda terrorista y los planes que tiene preparados para lograr unas declaraciones “buenistas” de los asesinos, dos o tres dias antes de las elecciones. Los españoles no debemos conformarnos con tales posibles declaraciones, si no es con una entrega incondicional de las armas.
    Esta mañana he oido al ex-consejero Jordi Sevilla declarar que la solución a los temas importantes del pais, sea los económicos u otros de índole nacional, debe ser consensuados o acordados con el partido mayoritario de la oposición …… a buenas horas mangas verdes. Este goberno jamás lo ha querido cuando ha estado en el poder, o ¿es que ya nos hemos olvidado del “cordon sanitario” que si acordaron con otros partidos en contra del PP?.
    Escritos como este que has publicado, deberian estar en las primeras páginas de los medios de comunicación más importantes del pais. Que se sepa que clase de gobierno hemos estado soportando.
    De Carme Chacón y del ministro de Justicia mejor prefiero no opinar. ¡que verguenza!
    Sigue así Juan. Un fuerte abrazo.

  3. JM Says:

    Buenos dias ILUSTRE.
    Mas de lo mismo, de los gobiernos del psoe, siempre pasa lo mismo, amiguismo, enchufismo, reparto, golfeo y no es una opinion solo hay que ir a las hemerotecas ó registros judiciales y todos los que tu enumeras y muchos mas se lo han repartido. De antiguo es conocida la frase que yo ya me yayo solo.
    Habria que conocer la circunstancia de si el chofer y el escolta estaban tambien dentro con Dorribo, ya se sabra en el juzgado. Si estaban dentro ningun problema pues los familiares de estos seguro que disfrutan de “algo” como dice Jose Mota. Aunque lo mas probable es que el escolta estuviera fuera y el chofer tomando un cafe en la tienda de la gasolinera ó comprando unos chiclets. Y ¿¿porque en el coche ?? Pues porque tiene inhibidores de frecuencias que impedirian cualquier grabacion externa. De ahi que diga “NI HAY CASO NI LO HABRA”
    Claro que otra cosa son las conversaciones telefonicas con Dorribo y su primo que al parecer si estan grabadas, mas
    que nada por seguridad personal.
    tAMBIEN HABRIA QUE PREGUNTAR SI LOS ESTUPENDOS TRAJES DE QUE DISFRUTA EL SR.MINISTRO, AL PARECER COSIDOS POR EL SASTRE REAL, LOS HA PAGADO DE SU BOLSILLO O DEL PRESUPUESTO DEL MINISTERIO.
    La verdad no se porque nos extrañamos de estas cosas, es mas de lo mismo y siempre asi.
    Gracias Juan

  4. Jacobo Rodríguez Says:

    El repaso, certero y minucioso, de los modos de actuación de nuestros dirigentes no puede conseguir otra cosa que la depresión más absoluta. La depresión ante un Gobieno con unos ministros que deshonran un puesto que ha tenido representantes importantes y prestigiosos a lo largo de los años. Aunque, reconozcamoslo, para encontralos verdaderamente interesantes hay que acudir a los libros de Historia y no a la memoria de los vivos. En todo caso, ningún Gbierno, ni siquiera el de González, ha desprestigiado tanto la figura del ministro, la imagen de España y las bases de nuestro sistema político, como el actual. Y no es una cuestión ideológica, es, sencillamente, una cuestión de lógica, de ideas, de coorencia y sentido común, cuestiones ausentes en nuestro Gobierno y en muchos de nuestros Estados-Autonomías que olvidan formas parte de un todo llamado España. Cuestiones importantes que bien podrían debatirse en un bar o en una gasolineroa, pero que podrían plantearse en el Consejo de ministros por peregrino que suene a día de hoy. SI el rumbo no se modifica, podemos haber asistido este´12 de octubre al último desfile militare n el día de la Virgen del pilar, patrona de España, pues no quedará ni España, ni Ejército ni, por supuesto, patrona religiosa.

  5. Maleni Says:

    A Pepiño Blanco le han pillado con las manos en la masa, es decir en la gasolina. Sus amigos han sido los grandes beneficiados de las obras públicas en Galicia, y aquí todos lo sabíamos. Dorribo aportó para la casa de Blanco en Arosa, aportó para las campañas del PSOE, aportó para las empresas del primo de Blanco y aportó para Blanco, y a los gallegos no nos lo tiene que contar nadie porque lo sabíamos. Es bueno que ahora lo sepa todo el mundo. Señor Van Halen: escribe usted muy clarito y muy bien. Su blog es una delicia, lo sigo desde hace meses y siempre aprendo algo. Siga así, y no se corte porque leer verdades es lo que nos hace ciudadanos libres y lo que diferencia a ustedes los del PP de los del PSOE o de los del Bloque.

  6. Artur Menos Says:

    Me pregunto qué harán todos estos “blanquiños” a partir del 20 de noviembre. Claro que no es difícil imaginarlo: gastarse alegremente lo que han afanado, cobrar sus “jubilaciones” millonarias como ex-ministros y, además cobrar sus sueldos de diputados… Es una vergüenza para España que pasen a la historia, aunque sea a la pequeña historia, como ministros personajes como Pajín, Aído, Maleni Alvárez, Corbacho, y el mismísimo Blanco. !Que carrerón¡ De conserje en su pueblo y chico de las fotocopias en la sede del PSOE a todopoderoso ministro nada menos que de Fomento. Se revolverán en sus tumbas los preclaros ministros de Fomento de la Monarquía desde Isabel II a la República. Nunca dejaremos de recordar a Zapatero por sus errores… Pero, mientras, Blanco y sus amigos trabajando en las gasolineras…

  7. Rosa Valiente Says:

    De manera clandestina en una gasolinera gallega, dentro de un coche oficial a Pepiño lo han pescado reunido con un sirvenguenza vendiendo favores políticos a cambio de importantes sumas de dinero… Pero… ¿De dónde a salido esa información? Unos dicen que directamente de Ferraz, otros que, aunque el del transplante capilar es muy capaz, es más un asunto económico que político, no tanto de egos dolidos, como de intereses económicos a muy alto nivel. Parece que alguien no deseaba que Pepiño se forrara vendiendo AENA y Loterías del Estado, porque en esa operación el Ministro de Fomento se forraba. Mientras, el pobre Pepiño se creía indestructible, pero cuando le han atizado un buen golpe en el higado en el momento adecuado se ha terminado el asunto y su carrera política. Así que el todopoderoso Ministro de Fomento no va a conseguir el botín, la criatura tendrá un cabreo considerable, porque aunque ya es rico, se queda sin ser inmensamente rico. No ha estado rápido, se ha confiado y una filtración le ha dejado K.O. Ahora lo tiene crudo, tiene que manejar los tiempos y las fuentes de información para intentar no ir a parar delante de un juez. Un post muy actual y maginifico su análisis de la situación, sr. Van-Halen.

  8. Adolfo L. Says:

    Pasan los días y el socialista más feliz es precisamente Pepe Blanco que con unas cosas y con otras ha visto diluirse su “caso”. Se habló de la Conferencia supuestamente de paz, del comunicado de ETA, que es otra trampa, pero no se habla de las comisiones de Blanco ni siquiera de los ERES de Andalucía ni de Mercasevilla, aunque en los tres temas ha habido novedades judiciales y los casos siguen, sin prisas y sin pausas. Pero no les interesa ni a Blanco, ni a Rubalcaba ni al PSOE que se hable de estos asuntos tan espinosos. Hasta en eso ETA ha hecho un favor al Gobierno socialista. He leido que a Rubalcaba le interesaba que el comunicado tramposo de los encapuchados se produjese más cerca de las elecciones, pero el fiasco de la Conferencia de San Sebastián lo adelantó, con lo que el “efecto electoral” será mínimo. La gente ya tiene desde hace tiempo “descontada” la amenaza de ETA. Por más de Rubalcaba repita que ha sido el ministro que más ha hecho contra ETA nadie puede creérselo. Dejó en la calle a De Juana “por motivos humanitarios” (¿y sus asesinados qué?), a otro etarra le liberó “para cuidar a su madre” a la que ni siquiera visitó, trampeó para la autorización de Bildu, excarceló a decenas de etarras. Ha “triunfado” en su lucha contra ETA poque les ha puesto una alfombra en el camino. Así no se vence a un adversario, se entrega uno a él. Y mientras ninguneando a las víctimas…Enhorabuena Van Halen. Siga así.

  9. Una femnista Says:

    ¡Y a mí que me gusta lo de la gasolinera!
    Vamos a ver. Si yo fuera Le Carré, y mi protagonista un Ministro de Justicia español, el encuentro tendría que haber sido en una cacería. Si la historia me encajara más con un ministro del Interior, por ejemplo Rubalcaba, lo situaría sin problemas en cualquier lugar atractivo para la novela, que diera “juego”, por ejemplo en la espectacular sala VIP del Bernabéu, porque como luego se destruirían todas las grabaciones, al portero que les vio entrar, le nombrarían Jefe de Investigación Espacial, o de Microbiología… (porque “el poder” puede mucho), y a los guardias de seguridad les ficharían para trabajar en el CSIC, sería verosímil la elección de cualquier sitio. Pero si se tratara de un Ministro de Fomento ¡Es perfecto! ¡Encaja todo! ¿Es que no nos acordamos ya del estilo de Magdalena Álvarez?… Un Ministro o Ministra de Fomento Socialista, tiene un “savoir faire” especial que coloca una gasolinera como marco perfecto para una conversación privada: está situada en una carretera (responsabilidad de su ramo), su diseño y decoración se centran en llamar suficientemente la atención, y aunque principalmente venden “gasofa”, tienes ¡hasta CDs de Chiquito de la Calzada!
    Si ya pensamos en el personaje, Pepiño Blanco, el coche es idóneo. Hay un elemento que muchos españolitos consideran de lo más importante y representativo de si mismos: su coche. Así que ¿donde podía tener nuestro D. José una conversación de negocios?, pues ahí donde se ve su estatus, su nivel, su clase, su capacidad, su previsión, su prudencia… y ¡su altura!: ¡en su coche!
    Lo dicho, a mí que me gusta lo de la gasolinera ¡y lo del coche!

  10. Francisco Javier Ruiz Hernandez Says:

    Me cuesta terminar sus escritos, debido a la exagerada redundancia que utiliza, pero si estoy de acuerdo.
    Todos los políticos deberían aceptar el cumplimiento integro de las condenas que a su vez deberían ser mucho mas duras.
    Nunca deberían salir de prisión sin haber devuelto lo robado etc. Etc.
    Suerte que el PP al tener mayoría absoluta , va a cambiar el Código Penal , para demostrarnos a todos que nadie esta por encima de la Ley.
    Viviremos unos tiempos mejores con la luz que nos trae la derecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: