Pinochalcaba y la niña de “El Exorcista”

by

Seguí el debate televisivo entre Rubalcaba y Rajoy, el único gran debate de la campaña. No era un debate abierto sino un debate encorsetado. Lo moderó el incombustible (en estos menesteres) Manuel Campo Vidal, viejo felipista, actual presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes  de Televisión, institución de la que, por cierto, fui académico fundador aunque por no sé qué extrañas razones acabo de comprobar en Internet que mi nombre ha desaparecido del elenco. Dos árbitros de baloncesto cronometraron al segundo los tiempos de intervención de esos cien minutos; demasié. El manejo de un cronómetro no precisa singulares habilidades. El costo: 550.000 euros (91,5 millones de pesetas), 18.000 de ellos destinados al catering; también demasié. ¿Cifras hinchadas? Por ahí se dice que en un 40%. La Academia debe haber cuadrado sus cuentas gracias al debate. El españolito de a pie no digiere ese gasto en tiempos de crisis y precisamente para un debate en el que los contendientes iban a proponer soluciones para salir de ella. Podíamos haber empezado por ahorrar en ese capítulo. Mal comienzo. Pero como diría el primo de Blanco, “el negocio es el negocio”.

El formato de este tipo de debates en España nunca me ha gustado; prefiero el formato europeo o el americano: más frescos, más intensos, más naturales. Con libertad de temas. Seria más eficaz si lo que se pretende es que los electores despejen sus hipotéticas dudas, aunque no tengo claro si un debate así sirve para eso. Con un debate pactado al milímetro es inevitable que queden fuera asuntos que preocupan a los ciudadanos.

Según prácticamente todas las encuestas Rajoy venció ampliamente. Desde las máximas diferencias: 43 puntos en “La Gaceta” y 26 puntos en ABC, hasta los 5 puntos de “El País”. Aparte de las encuestas globales, los sondeos de opinión entre los votantes socialistas (sólo convenció al 44%) también consideraron vencedor a Rajoy. Y el propio Rubalcaba, que se ha pasado años asegurando que el PP no tiene programa alternativo, ocupó gran parte del debate tratando de sembrar dudas sobre ese programa que cuenta muchas páginas (él se refirió varias veces a una página que hacía la número 116). Ya al inicio del debate Rubalcaba se autonombró jefe de la oposición, y hasta ese papel lo hizo mal. Rajoy estuvo siempre en Presidente del Gobierno. El 71,5% de los encuestados “vieron” a Rajoy como Presidente. Por encima de la adscripción política de cada televidente, ambas cosas fueron visibles para todos.

Las únicas propuestas de Rubalcaba para salir de la crisis económica fueron de traca: pedir a Europa una moratoria de dos años para que España llegue al equilibrio presupuestario (ya ha desmentido esa posibilidad la vicepresidenta Salgado), pedir al Banco Central Europeo que vuelva a bajar los tipos de interés, gastar más dinero público, y hacer que los ricos paguen los platos que los socialistas han roto, además de apretar las clavijas fiscales a los Bancos. Demasiado bonito para ser verdad. Claro que diciéndolo Rubalcaba no podía ser verdad. Habló de pedir  un “favor” a Europa el día en que desde Bruselas se nos amenazaba con una multa de hasta mil millones de euros por nuestro vergonzoso índice de paro y por no hacer nada para remediarlo. Y creer que el Banco Central Europeo va a hacer lo que le dicte Rubalcaba es otro sueño. Seguramente en la Comisión Europea se habrán reído mucho con esas ocurrencias. La risa es una terapia y acaso lo hayan agradecido con lo que está cayendo. En todo caso, son dos medidas “para salir de la crisis” que no dependen del Gobierno español.

El candidato socialista, si fuese Presidente, vamos a darle al hombre el gusto de esa suposición, sólo tiene en su mano sus otras propuestas: gastar más y más dinero público, que es precisamente lo que nos ha llevado al desastre, y hacer de Curro Jiménez, o sea: quitar el dinero a los ricos para dárselo a los pobres, que es otra falacia; no pasa de un brindis demagógico que naturalmente en sus años de vicejefe a Rubalcaba no se le ocurrió proponer. Por no hablar del invento de las SICAV. Justo su Gobierno ha hecho lo contrario; ha favorecido a los Bancos y no ha conseguido potenciar el crédito. Y lo primero que nos debe aclarar el candidato es qué entiende él por “ricos”.

Lo relevante no es que Rajoy ganase el debate, que era previsible, sino constatar, una vez más, que lo que mejor hace Rubalcaba es mentir. Como en sus mejores tiempos; es incorregible porque se encuentra bien en ese papel. Hace tiempo le rebauticé como Pinochalcaba. No hizo otra cosa: mintió sobre las pensiones, las prestaciones de desempleo, la Educación, la Sanidad… Su estrategia no fue otra que sembrar dudas sobre el programa electoral de Rajoy; no por lo que Rajoy anuncia que hará sino por  lo que Rubalcaba adivina (como si fuese Rappel) que va a hacer. Los campeones en ocultamientos fueron los programas del PSOE en 2004  y en 2008. No se dijo nada sobre la “memoria histórica”, sobre el aborto considerado como un derecho, sobre la bajada de sueldos a los funcionarios o sobre la congelación de las pensiones, entre tantas otras cosas. Sin embargo, los socialistas prometieron pleno empleo. Y sabemos como cumplieron esa promesa electoral.

El debate nos presentó a un Rubalcaba  en estado puro: mentiroso, insidioso, y, además, torticero y faltón, que  no mencionó ni una vez al PSOE ni a Zapatero. Como si llegase a la candidatura desde el limbo. Por eso Rajoy, con retranca gallega, le llamó un par de veces “Rodríguez…Pérez Rubalcaba”. ¿Cómo es posible que este hombre pueda confiar en la amnesia de millones de españoles? Fue el Vicepresidente del paro galopante, de la negociación-trampa de ETA, del “caso Faisán”, de la utilización partidista de la Policía, por no insistir en que también fue ministro en los  Gobiernos de Felipe González, los de Filesa, el GAL y la corrupción generalizada.

La frase del debate que más me quemó en las cansadas meninges, por su crudeza pero también por su verdad, fue: “No se confunda, yo no soy como usted” que le espetó Rajoy a Rubalcaba mirándole a los ojos. Tampoco fue menor la afirmación: “Conociéndole, no me sorprende” ante una de las insidias del candidato socialista. Y se vio que Rajoy no es como Rubalcaba. El maestro Martín Ferrand escribió tras el mitin de Dos Hermanas que “a los caballeros de la política ya no se les conoce en la mesa y en el juego, sino en los mítines”. Podría añadirse: “y en los debates”. Rubalcaba se mostró nervioso, sobreactuado, y a veces crispado, probablemente porque no conseguía que sus provocaciones rompieran la tranquilidad de Rajoy. Interrumpió en varias ocasiones sin que el moderador dijese ni pío. No sé si estaba pactado, pero en un debate cronometrado al segundo es complicado atribuir a uno u a otro contendiente las interrupciones, que siempre dan lugar a un guirigay.

Es de general conocimiento que  el manual socialista para participantes en tertulias y debates incluye auxiliar las ideas propias, las haya o no, con la permanente interrupción chillona y crispada de las ideas ajenas con alguna consideración falaz, de modo que se rompa el hilo argumental del adversario, se embarulle todo y por esa vía se enmascare la verdad. Y no sólo siguen el manual los candidatos o los socialistas de carné, también lo hacen esos palmeros que a  menudo se autodefinen como “independientes” pero que no engañan a nadie porque en las tertulias se convierten, contra viento y marea, en defensores de lo indefendible. Seguro que los lectores podrán poner nombres y apellidos a la práctica de esas técnicas en las tertulias radiofónicas y televisivas.

Nada tienen que ver los debates de Rajoy y Zapatero en febrero de 2008 con éste de 2011. En menos de cuatro años se ha producido el abismo de los millones de parados, de las ocurrencias del Ejecutivo, de la gravedad de la crisis institucional y de valores, de la insistencia en el enfrentamiento de los españoles, todo debido a la ineficacia y a la ceguera del Gobierno. Y al fondo los 338 puntos básicos que ha crecido la prima de riesgo de España desde entonces. En febrero y marzo de 2008, cuando se produjeron los anteriores debates electorales entre Rajoy y Zapatero, la diferencia que teníamos con el bono alemán era de 43 puntos y hoy es de 381. Multiplíquese por los miles de millones que hay que financiar.

Europa era el telón de fondo del debate. Y el coso europeo tiene a Merkel y a Sarkozy como primeros espadas. Serán, guste o no y en una u otra medida, los “cuidadores” y los “vigilantes” de lo que vaya a pasar en nuestra economía en los próximos meses. Los países “tocados”, y no digamos los “hundidos”,  bailan a su música. Por eso no resulta creíble la música de Rubalcaba que ya he contado. Desentona. Para él la austeridad hay que ralentizarla, el empleo público es la solución del paro, y hay que pedir ala Comisión Europeamás tiempo, hasta 2015, para resolver nuestros problemas. Eso le cuadraría a Cayo Lara, que no tiene posibilidades de gobernar y acaba de declarar que “el capitalismo es incompatible con la democracia” (¡un comunista, menudo tradición democrática!), pero no le cuadra a alguien que aspire en serio a formar Gobierno. Frente a ello, Rajoy insistió una y otra vez en la austeridad y en el recorte del gasto, en el apoyo a los emprendedores, y en el equilibrio presupuestario. Mientras, Rubalcaba se empeñaba en convencernos de que iba a hacer lo que como ministro y vicepresidente no hizo, pero aún con más gasto. Esgrimió el fantasma de las privatizaciones mientras su Gobierno socialista ha puesto a la venta AENA y Loterías… España necesita profundas reformas, y  no sólo económicas,  y deben ser creíbles, posibles, rigurosas y no contradictorias. Y la solución del problema nunca podrá traerla quien lo creó.

Además, en 2008 Zapatero salía a ganar, era el favorito en las encuestas de las elecciones de marzo, y Rubalcaba acudió al debate del pasado día 7 como el heredero de un lastre, ocultando no sólo a Zapatero sino a su propio pasado. Como un reptil, con perdón, que hubiese cambiado de piel. Zapatero salía al campo de fuego con 15 puntos por debajo de su oponente, según las encuestas, para arañar votos a ese 30% de indecisos de que hablan los sondeos, que yo no creo que existan a estas alturas, y, sobre todo, con la mirada puesta en su futuro en el PSOE. Iba más como quien va a una comparecencia previa al Congreso Federal que inmediatamente convocarán. Los principales destinatarios de sus mensajes eran  los suyos.

No es ningún secreto, y lo saben quienes hablan con dirigentes socialistas regionales y locales, que las espadas en el PSOE están prestas, ni siquiera envainadas, desde el desastre electoral del pasado 22 de mayo, precisamente a la espera de lo que ocurriese en las elecciones generales de marzo del 2012. Zapatero consiguió acallar el cabreo y los movimientos orogénicos internos que se amasaban pidiendo árnica un año. Luego  las generales se adelantaron y  van a tener que esperar menos las espadas para blandirse. Por eso apostaría a que Rubalcaba no se hará con el PSOE tras su derrota si se produce con la amplitud que anuncian las encuestas, o sea con menos escaños de los que consiguió Almunia en las elecciones de 2000. Aquella misma noche electoral el candidato socialista dimitió.

No sé si ocupará Rubalcaba su escaño, si dejará la política o intentará cocinar un Congreso Federal a su medida porque en cuestión de dedazos y maniobras es un experto. Tan hábil que consiguió ser candidato sin “primarias” y líder sin Congreso. Creo que una segunda experiencia similar y tras ser un candidato perdedor no le será fácil. En la oposición hace mucho frío, y si el resultado electoral se acerca a las previsiones, el número de políticos socialistas descabalgados en las provincias será enorme y probablemente buscarán un rostro nuevo. Además a Rubalcaba no le acompaña la edad para esperar un santo advenimiento político dentro de ocho años.   

Insisto: si las previsiones se cumplen, y yo creo que se cumplirán y acaso en mayor amplitud (contemplé muy de cerca en 1982 cómo se disolvía UCD cual un azucarillo, aunque no es ni  mucho menos el mismo caso) el PSOE necesitará  una renovación, un cambio aún más profundo que el que valientemente acometió González tras su fracaso en el XXVIII Congreso, de 1979, y su recuperación en olor de santidad en el casi inmediato Congreso Extraordinario. Apostaría a que los jóvenes socialistas no saben dónde está Suresnes, sede del XXVI Congreso, de 1974, que aupó a González.  Llegué a comer con Rodolfo Llopis, el líder histórico, en 1975, y  traté a Felipe González en 1976 cuando escribí un fascículo dedicado a él enla Colección“Los líderes”, que dirigí.  Conozco aquel tránsito del viejo al nuevo PSOE con alguna cercanía. El PSOE o se renueva en profundidad o se rompe.

Como recordatorio, tras el debate, he aquí dos definiciones del socialismo debidas a dos personajes políticos, los dos ingleses y ocupantes los dos del número 10 de Downing Street. Margaret Thatcher: “El socialismo dura hasta que se les acaba el dinero de otros”. Y Winston Churchill: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, el evangelio de la envidia, y su virtud es el reparto igualitario de la miseria”. Nada más y nada menos.

Y otro recordatorio. Zapatero declaró: “No acudamos al 20 de noviembre pensando en el paro; no perdamos la perspectiva”. Este hombre no está en el mundo, ni siquiera en una hamaca mirando pasar las nubes. No tiene la mirada en las nubes; él está en las nubes. Que diga, mirándoles a los ojos, que se olviden del paro a los cinco millones de parados y al millón y medio de familias que tienen a todos sus miembros en el paro. Zapatero debe hacérselo mirar.

El debate es ya historia. Estas vísperas pasan deprisa. En uno de los debates de hace cuatro años Rajoy se despidió poniendo sobre la mesa, como ejemplo, a una niña, la célebre “niña de Rajoy”, y por ello los socialistas hicieron chistes y chirigotas. Este año Rajoy ha puesto sobre la mesa a Zapatero, o sea a la cruel realidad de la gestión socialista. Y era un arma imbatible. Rubalcaba, sin percatarse, porque los espectros no ocupan lugar, tuvo sobre la mesa, junto al programa del PP, el peso muerto de Zapatero, su jefe. Y Zapatero no era como aquella niña inocente del Rajoy de 2008; era el peso del pasado que acusa. En todo caso era un peso diabólico, letal, como de niña de “El exorcista”.  

PD.- Me sorprende comprobar en todas las encuestas que en este país hay todavía, más o menos, un 30% de electores pertinaces en el error que han decidido votar al PSOE, el partido que  ha arruinado a España las dos veces que ha ocupado el Gobierno. Lo hizo con González dejando el país en la ruina y con más de un 20 % de paro; lo ha hecho con Zapatero también arruinando a España y también con más de un 20% de paro: cinco millones de parados como balance. Respeto, obviamente, la opción, pero me produce cierta tristeza. Queda un gran suelo de voto ideológico ciego, de ciudadanos que votan se haga lo que se haga y sufran los millones de españoles que sufran.  Escribió Eduardo Marquina en su magnífica  obra “En Flandes se ha puesto en sol”: “España y yo somos así, señora”. Pues eso.

Anuncios

11 comentarios to “Pinochalcaba y la niña de “El Exorcista””

  1. francisco javier ruiz hernandez Says:

    Vaya parrafada, para explicarnos que los dos candidatos son malos con avaricia. El nuevo gobierno que salga de las elecciones se plegará sin duda a los designios del Banco Europeo, y solamente creará más desempleo, y sobre todo mas desigualdades sociales.Por eso la gente vota a la izquierda a pesar de los resultados finales, la derecha no representa más que a los oligarcas y los banqueros, ahhh y a los que se creen la falacia de las clases medias.

  2. Marcelo Suárez Estéban Says:

    Menuda empanada mental tiene el tal Francisco Javier Ruiz Hernández. Negar el peso de las clases medias es negar la realidad. Creo que a este señor le faltan lecturas. Cuando dice que la derecha representa a los oligarcas ¿se refiere a Bono, a Blanco, a Boyer, a Garmendia, a Chacón y a Felipe González? Es un comentario claramente partidista, un sueño, y sobre todo se nota que responde a consignas porque escribe que “la gente vota a la izquierda a pesar de los resultados finales”. No se entiende. Si el resultado final es que gana abrumadoramente el PP, que es una derecha democrática y no una derecha extrema ¿cómo se puede sostener que “la gente vota a la izquierda? Y en España quien ha creado más desempleo, más desigualdades y ha recortado los derechos sociales ha sido el PSOE. Que se lo digan a los pensionistas y a los funcionarios. Y no es la primera vez puesto que el PSOE llevó a España a la ruina y al desprestigio internacional (el GAL, la corrupción generalizada) ya entre 1982 y 1996. Entonces se alcanzó el 22% de paro, como ahora. El Partido Popular, esa “derecha” a la que denigra el señor Ruíz, dejó el paro en un 10 % y garantizó la revalorización de las pensiones por Ley. Ya está bien de mentiras porque la gente no es tonta. Van Halen tiene toda la razón. Y este señor debería hacérselo mirar. Tampoco entiendo que de la lectura de este post saque como conclusión que los dos candidatos son malos. Queda claro que uno de ellos es un tramposo sin ideas nuevas y el otro será un buen presidente del Gobierno.

  3. Francisco Javier Ruiz Hernandez Says:

    Solo existen dos clases sociales, los que tienen recursos propios, y los que necesitan recursos ajenos , dentro de estos últimos están las mal llamadas clases medias, proletarios, comercios etc. Después de las elecciones, todo volverá a su ser , que no es otro que el gobierno de los llamados mercados, o sea la clase dominante que posee los recursos. Y estos políticos recibirán su palmadita

  4. El Navegante Says:

    Estimado Juan:
    Como siempre, tu exposición de los hechos es magnifica y determinante de los distintos asspectos de la situación pre-electoral.
    Lo que más me preocupa de este ambiente es la percepción que tienen algunos de la situación actual, que parece ser bastante sesgada, a la izquierda claro. Solo hay que ver el comentario del Sr. Fco. Javier Hernandez. Personas como esa me causan pasmo y al tiempo sobresalto ya que son un claro exponente de lo que nos puede esperar a los de la clase media, que esas personas confunden con burgueses. Mira que poner en el mismo encuadre a los proletarios y los comercios … ¿Que harian estos grandes pensadores si no existiesen los mercados, los empresarios y los inversoares y solo los gobiernos al estilo socialista?. ¿Acaso es que no entienden tampoco a las personas de gran relieve que mencionas en tu columna, como son Margaret Thatcher y W. Churchill en sus acertadas aseveraciones, basadas en su experiencia y en la realidad de lo que ocurre, casi siempre, en los regímenes socialistas?.
    Pero sabemos que este tipo de “pensadores” creen tener siempre la razón y es dificil conversar con ellos, son los que van a salir a “ganar la calle” en cuanto se sepa lo que, hoy mismo, vamos a votar la mayor parte de los españoles, que aún conservamos el sentido común y práctico de la realidad.
    El horizonte está lleno de nubarrones, serán esos que quizás vea Zp desde su hamaca; pero nuestra embarcación va a poner proa a ese temporal con la mano firme en el timón. Eso al menos es lo que espero.
    Sigue así con tus comentarios y exposiciones que siempre arrojan luz sobre los temas actuales.

  5. El Navegante Says:

    Siento el haber mencionado mal a uno de tus comentaristas. Me refería al Sr. Fco. Javier Ruiz Hernandez.
    Perdón por la confusión.

  6. Fernando Azancot Says:

    He demorado en demasía la lectura de tu impecable descripción y comentario del debate por antonomasia, y estoy de acuerdo con tu juicio. Quiere decirse que leo y opino bajo la lluvia pertinaz de este 20 N, del que tanto se espera, y que tantos recuerdos arrastra a mi memoria. Como supongo que la mayoría de españoles conscientes de la situación, aguardo impaciente resultados bajo la sospecha pesimista que nace de un descenso en el porcentaje de participación, circunstancia que por lo común – y Dios quiera que me equivoque – suele favorecer a la izquierda. Y no es porque yo me considere “anti nada” – no quiero tapones que impidan la oxigenación de mis ideas -, sino por cuanto la crítica situación por la que atravesamos exige un cambio que impacte psicológicamente sobre las mentalidades pesimistas y dominantes del aquí y ahora, pues creo que en economía – de momento, y aunque no me guste, en un orden prioritario de problemas, el económico es el número uno – no se cumple el refrán que advierte de como un pesimista es como un optimista pero bien informado.
    Pero más allá de los debates, de los enfrentamientos mitineros, de las demagogias y de las mentiras, ha golpeado mi cerebro la frase que adjudicas al prócer comunista, de Argamasilla de Alba y románico nombre: “el capitalismo es incompatible con la democracia”, que supongo referida a la calificada como “popular”, tan desacreditada después de la caída del muro de Berlin. Sin embargo, en esa frase late un fondo preocupante que debiera obligarnos a la meditación. Consistiría en cuál pueda ser la alternativa al doble derrumbamiento que hemos conocido los contemporáneos: el del marxismo ha poco, y el del capitalismo en el tiempo que corre. Y con ello, la decadencia de sus respectivas superestructuras políticas.
    Pero este entretenimiento para el espíritu, como dices en el caso de los cronometradores de baloncesto en el debate, es “demasié”.

  7. OPCH Says:

    Después de la jornada electoral celebrada ayer no parece que haya muchos españoles que piensen lo que afirmaba el comentarista de líneas arriba “francisco javier ruiz hernandez”. Muy al contrario. Una inmensa mayoría piensa que había un gran candidato, Mariano Rajoy, y que ha habido un pésimo candidato, Rubalcaba, y un peor presidente del gobierno, Zapatero.

  8. Francisco Javier Ruiz Hernandez Says:

    Si se hubiese presentado como presidente del gobierno, y por el partido de la oposición, cualquier persona, hubiera tenido el mismo resultado. Los mercados han hechado abajo varios gobiernos europeos de distinto signo.
    Así que haceroslo mirar, para la próxima consulta electoral.
    Yo no soy un troll, solo se que en Madrid con el gobierno del pp, y particularmente en puente de Vallecas, no existe la tranquilidad de andar por sus bulevares , copados por yonkis de todas las nacionalidades. Están desapareciendo los comercios regentados por los españoles , que ceden su espacios a comercios chinos de toda índole, con lo que significa para los puestos de trabajo. No se exige a multinacionales y bares de emigrantes que cumplan con los mínimos necesarios, a saber salida de humos por cubierta. Con lo que condenan a los establecímientos. Con Licencia, a verselas con una competencia desleal, que puede tirar los precios al carecer de inversión. Esto generara el cierre de los establecimientos legales. El distrito presenta un aspecto de abandono y suciedad. Daros un paseo y luego me lo contáis.
    En general el gobierno del pp. Ha dejado mucho que desear. Y para colmo la Sra. Eva duran conocedora de estos asuntos, prefiere quedarse quietecita , pensando que a Ella no le pueden salpicar las corruptelas de la concesiones de licencias, creyendo que nadie va a invertir su dinero en llevarla a los tribunales. Conocedora que este es un distrito realmente pobre. Aunque se va a llevar una sorpresa. Perdonar que haya introducido un asunto personal , en una página de loas a vuestro presidente , el cual esta por ver si es el de todos. Un saludo y enhorabuena.
    “lo que se gana en unas elecciones, se puede perder en los tribunales”. . Esto es lo mejor del estado de derecho.

  9. Marcelo Suárez Estéban Says:

    Hace mucho que no doy clases pero la empanada mental de don Francisco Javier Ruíz Hernánez, reiterada en tres ocasiones en este post, me mueve a dar alguna opinión. Su descalificación de las clases medias es sobrecogedora por ignorante. No voy a insistir en las decenas de miles de páginas publicadas sobre las clases medias que este señor se carga porque le viene en gana. Su último comentario es aún más curioso. Porque debe ser un maestro demoscópico asegura que cualquiera hubiese ganado las elecciones desde la oposición, Pero resulta que los mercados no votan, votan los ciudadanos. Y me permito una pequeña corrección; el verbo “echar” es sin “h”. Pone como ejemplo de desidia de la Comunidad de Madrid, o eso parece, el Distrito madrileño de Puente de Vallecas, pero la seguridad y la inmigración son políticas del Gobierno de la Nación, no dependen de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento sólo tangencialmente. El distrito madrileño de Puente de Vallecas es el único de los 21 distritos municipales en que el PSOE ha conseguido más votos que el Partido Popular. El único. No me extraña su curioso modo de entender la realidad. Tambièn le recuerdo que 177 de los 179 municipios madrileños han votado mayoritariamente al Partido Popular. En sólo 2 ha ganado el PSOE, con un total de poco más de 2.000 habitantes entre los dos. Quisiera saber qué rara cosa quiere decir don Francisco Javier cuando ¿amenaza? “lo que se gana en unas elecciones se puede perder en los tribunales”. ¿Va a llevar a los Tribunales a los once millones de votantes del Partido Popular por haber ganado con sus votos unas elecciones? Veo, al menos, que la izquierda ha cambiado para bien. El 6 de octubre de 1934 después de ganar las elecciones el centro-derecha en la España de la II República, socialistas, comunistas y sindicalistas dieron un golpe de Estado contra el Gobierno legítimo en Asturias y bastantes ciudades y pueblos de otras regiones. Hubo sólo en Asturias más de dos mil muertos. Y que conste que condeno igual el golpe de 1936, después de las elecciones amañadas de febrero del mes de febrero de aquel año que ganó fraudulentamente el Frente Popular (léase el libro de los papeles robados de Alcalá Zamora, recién aparecido). Menos mal que contra quienes ganan las elecciones se ha pasado de las armas a la amenaza de ¿los tribunales?.Vamos mejorando En todo caso: ¿Ganar elecciones limpias es un delito? No encuentro la figura delictiva en los Códigos.

  10. Francisco Javier Ruiz Hernandez Says:

    Don Marcelo , ya me chirriaba el verbo echar, disculpe pero escribo con un iPhone
    La limpieza viaria, las licencias de apertura de locales y otras, la seguridad ciudadana a través de la policía municipal etc . Son competencias municipales. Son incontables los políticos que han perdido su “puesto”, por intervención de los tribunales de Justicia. Solo recordare al Sr. Camps…..
    No soy de izquierdas, ni siquiera del PSOE , soy un ciudadano que necesita de recursos ajenos, para vivir el día a día.
    Estadísticamente los que generan mas golpes de estado, son los mal llamados de derechas y los que ostentan los recursos, o tienen la propiedad de los mismos.
    Pero Vd. Como profesor ya lo sabe.
    Un saludo

  11. Carlos Says:

    Hace mucho que no doy clases pero la empanada mental de don Francisco Javier Ruíz Hernánez, reiterada en tres ocasiones en este post, me mueve a dar alguna opinión. Su descalificación de las clases medias es sobrecogedora por ignorante. No voy a insistir en las decenas de miles de páginas publicadas sobre las clases medias que este señor se carga porque le viene en gana. Su último comentario es aún más curioso. Porque debe ser un maestro demoscópico asegura que cualquiera hubiese ganado las elecciones desde la oposición, Pero resulta que los mercados no votan, votan los ciudadanos. Y me permito una pequeña corrección; el verbo “echar” es sin “h”. Pone como ejemplo de desidia de la Comunidad de Madrid, o eso parece, el Distrito madrileño de Puente de Vallecas, pero la seguridad y la inmigración son políticas del Gobierno de la Nación, no dependen de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento sólo tangencialmente. El distrito madrileño de Puente de Vallecas es el único de los 21 distritos municipales en que el PSOE ha conseguido más votos que el Partido Popular. El único. No me extraña su curioso modo de entender la realidad. Tambièn le recuerdo que 177 de los 179 municipios madrileños han votado mayoritariamente al Partido Popular. En sólo 2 ha ganado el PSOE, con un total de poco más de 2.000 habitantes entre los dos. Quisiera saber qué rara cosa quiere decir don Francisco Javier cuando ¿amenaza? “lo que se gana en unas elecciones se puede perder en los tribunales”. ¿Va a llevar a los Tribunales a los once millones de votantes del Partido Popular por haber ganado con sus votos unas elecciones? Veo, al menos, que la izquierda ha cambiado para bien. El 6 de octubre de 1934 después de ganar las elecciones el centro-derecha en la España de la II República, socialistas, comunistas y sindicalistas dieron un golpe de Estado contra el Gobierno legítimo en Asturias y bastantes ciudades y pueblos de otras regiones. Hubo sólo en Asturias más de dos mil muertos. Y que conste que condeno igual el golpe de 1936, después de las elecciones amañadas de febrero del mes de febrero de aquel año que ganó fraudulentamente el Frente Popular (léase el libro de los papeles robados de Alcalá Zamora, recién aparecido). Menos mal que contra quienes ganan las elecciones se ha pasado de las armas a la amenaza de ¿los tribunales?.Vamos mejorando En todo caso: ¿Ganar elecciones limpias es un delito? No encuentro la figura delictiva en los Códigos.Don Marcelo , ya me chirriaba el verbo echar, disculpe pero escribo con un iPhone
    La limpieza viaria, las licencias de apertura de locales y otras, la seguridad ciudadana a través de la policía municipal etc . Son competencias municipales. Son incontables los políticos que han perdido su “puesto”, por intervención de los tribunales de Justicia. Solo recordare al Sr. Camps…..
    No soy de izquierdas, ni siquiera del PSOE , soy un ciudadano que necesita de recursos ajenos, para vivir el día a día.
    Estadísticamente los que generan mas golpes de estado, son los mal llamados de derechas y los que ostentan los recursos, o tienen la propiedad de los mismos.
    Pero Vd. Como profesor ya lo sabe.
    Un saludo.
    Lo relevante no es que Rajoy ganase el debate, que era previsible, sino constatar, una vez más, que lo que mejor hace Rubalcaba es mentir. Como en sus mejores tiempos; es incorregible porque se encuentra bien en ese papel. Hace tiempo le rebauticé como Pinochalcaba. No hizo otra cosa: mintió sobre las pensiones, las prestaciones de desempleo, la Educación, la Sanidad… Su estrategia no fue otra que sembrar dudas sobre el programa electoral de Rajoy; no por lo que Rajoy anuncia que hará sino por lo que Rubalcaba adivina (como si fuese Rappel) que va a hacer. Los campeones en ocultamientos fueron los programas del PSOE en 2004 y en 2008. No se dijo nada sobre la “memoria histórica”, sobre el aborto considerado como un derecho, sobre la bajada de sueldos a los funcionarios o sobre la congelación de las pensiones, entre tantas otras cosas. Sin embargo, los socialistas prometieron pleno empleo. Y sabemos como cumplieron esa promesa electoral.

    El debate nos presentó a un Rubalcaba en estado puro: mentiroso, insidioso, y, además, torticero y faltón, que no mencionó ni una vez al PSOE ni a Zapatero. Como si llegase a la candidatura desde el limbo. Por eso Rajoy, con retranca gallega, le llamó un par de veces “Rodríguez…Pérez Rubalcaba”. ¿Cómo es posible que este hombre pueda confiar en la amnesia de millones de españoles? Fue el Vicepresidente del paro galopante, de la negociación-trampa de ETA, del “caso Faisán”, de la utilización partidista de la Policía, por no insistir en que también fue ministro en los Gobiernos de Felipe González, los de Filesa, el GAL y la corrupción generalizada.

    La frase del debate que más me quemó en las cansadas meninges, por su crudeza pero también por su verdad, fue: “No se confunda, yo no soy como usted” que le espetó Rajoy a Rubalcaba mirándole a los ojos. Tampoco fue menor la afirmación: “Conociéndole, no me sorprende” ante una de las insidias del candidato socialista. Y se vio que Rajoy no es como Rubalcaba. El maestro Martín Ferrand escribió tras el mitin de Dos Hermanas que “a los caballeros de la política ya no se les conoce en la mesa y en el juego, sino en los mítines”. Podría añadirse: “y en los debates”. Rubalcaba se mostró nervioso, sobreactuado, y a veces crispado, probablemente porque no conseguía que sus provocaciones rompieran la tranquilidad de Rajoy. Interrumpió en varias ocasiones sin que el moderador dijese ni pío. No sé si estaba pactado, pero en un debate cronometrado al segundo es complicado atribuir a uno u a otro contendiente las interrupciones, que siempre dan lugar a un guirigay.

    Es de general conocimiento que el manual socialista para participantes en tertulias y debates incluye auxiliar las ideas propias, las haya o no, con la permanente interrupción chillona y crispada de las ideas ajenas con alguna consideración falaz, de modo que se rompa el hilo argumental del adversario, se embarulle todo y por esa vía se enmascare la verdad. Y no sólo siguen el manual los candidatos o los socialistas de carné, también lo hacen esos palmeros que a menudo se autodefinen como “independientes” pero que no engañan a nadie porque en las tertulias se convierten, contra viento y marea, en defensores de lo indefendible. Seguro que los lectores podrán poner nombres y apellidos a la práctica de esas técnicas en las tertulias radiofónicas y televisivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: