¡Arriba parias de la tierra!

by

¡Arriba parias de la tierra! ¡En pie famélica legión!  El XXXVIII Congreso Federal del PSOE en Sevilla se cerró con el canto de “La Internacional”, puño en alto, cuyos primeros versos inician estas líneas. Al tiempo que la televisión mostraba el fervor de los asistentes al Congreso con sus puños cerrados, su incitación a los parias de la tierra, y la invocación a la legión famélica, qué antiguo todo, me llegó uno de esos curiosos correos que se reciben pidiendo su reenvío. En él aparecía Felipe González en la cubierta de un lujoso yate recibiendo una ración de crema bronceadora de manos de una atractiva señorita desconocida. A quien se reconocía en el reportaje gráfico era a Felipe. Nada que ver con los parias de la tierra y la famélica legión. ¿Y quién no recuerda el lujoso casoplón de ese lince de los negocios, el compañero Miguel Boyer, conocido como “Villa Meona”? Otro millonario de muchos millones. Y andarán por ahí imágenes del camarada  Teodulfo Lagunero, mecenas del PCE, el amigo millonario de Carrillo, que pasó desde Francia al líder comunista,  entonces clandestino, en su imponente “Mercedes”. En todas partes cuecen habas, los millones no se cohíben con las ideologías, unas u otras, y eso de los parias de la tierra y las famélicas legiones llegando a la fervorosa entonación desde hoteles de cinco estrellas y restaurantes de cinco tenedores es un tanto chocante y tiene un regusto pretérito como el rigodón o los saraos en las mansiones de postín del siglo XIX o principios del XX.

Lo que me ha hecho feliz del Congreso Federal del PSOE, con perdón, es que ha ganado el Real Madrid y ha perdido el Club de Fútbol Barcelona. Rubalcaba es madridista y Chacón del barça. Olé. Por lo demás, lo que ha trascendido del cónclave sevillano, por las declaraciones públicas, es que los socialistas van a ponerse tiesos con la Santa Sede, revisando el Concordato vigente (confunden la España aconfesional de la Constitución con una España laica), se acercarán al llamado, y desnaturalizado, movimiento del 15- M (digo yo que será por lo de los parias de la tierra reducidos a la Puerta del Sol), pondrán coto a los ricos y banqueros (ya lo está haciendo el Gobierno de Rajoy). Los dos primeros de estos asuntos no mueven grandes inquietudes en la sociedad. Y poco más. Tras su apretada victoria el discurso de Rubalcaba fue breve y de trámite. No citó a los cinco millones y medio de parados, nada de considerarse responsable de nada en la parte que pueda corresponderle, ni una autocrítica, ni un análisis de la derrota electoral, y la afirmación más importante: Cambiar el PSOE para que sea el PSOE que me recuerda la célebre contradicción aparente de El Gatopardo de Lampedusa:  Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie. Poco puede cambiar el rumbo y menos el buque con un capitán al timón que viene de atrás. El informe sobre la gestión de la etapa de Zapatero fue aclamado y aprobado por más del 90% de los votos del Congreso, y eso lo dice todo. Para esos delegados la gestión de Zapatero fue magnífica, les parecen pocos los parados y entienden comprensible el desprestigio internacional de España y asumible el despilfarro.

Creo que el Congreso Federal del PSOE no sólo se ha cerrado en falso; se había abierto en falso. Las prisas en su convocatoria, encaminadas probablemente a impedir más candidaturas, y la coincidencia “zapaterista” entre Rubalcaba y Chacón quitaban mordiente al cónclave. El triunfo de Rubalcaba fue pírrico. Esos 22 votos que le dieron la victoria sobre Chacón dividen al partido en dos, aunque se hable de unidad. Y no se puede invocar comparativamente que en 2000 Zapatero ganó por 9 votos y cuatro años después alcanzó la presidencia del Gobierno, porque ninguna encuesta anunciaba aquel triunfo y contaron no poco en la victoria los atentados, la segunda guerra de Irak, y la manifiesta manipulación de entonces. Los 22 votos de Sevilla en 2012 no son los 9 votos de Madrid en 2000, y eso lo saben en Ferraz y lo sabemos todos.

Desde fuera del socialismo, y obviamente es mi caso, Rubalcaba era una opción más sólida; garantizaba más lo que desde el 22 de mayo y el 20 de noviembre preocupa a los socialistas: la ubicación de quienes han perdido posiciones, que significa perder poder territorial. En cierto modo los partidos políticos, cuyo importante papel recoge la Constitución, son como grandes empresas con sus Consejos de Administración y sus altos ejecutivos que, de arriba abajo, llegan a los mandos intermedios y a los empleados.

Esos consejeros y altos ejecutivos “empresariales” de los partidos no están sólo en sus órganos máximos, ocupan escaños en el Congreso de los Diputados y en el Senado, las presidencias, gobiernos y aparatos autonómicos, las presidencias y organigramas de las diputaciones, las alcaldías y ayuntamientos desde los municipios importantes a los medios y de menor población. Ese poder se ha esfumado en su inmensa mayoría para los socialistas en las dos últimas citas electorales. Y el temor es que se esfume también en Andalucía el próximo 25 de marzo. Son muchos miles los socialistas con cargo hasta el 22 de mayo y el 20 de noviembre que ahora no lo tienen, y no pocos de ellos sin más oficio que la política. La situación genera un “efecto defensivo” y es sorprendente, y materia para estudiosos, que las votaciones en el Congreso de Sevilla hayan sido tan ajustadas.

Rubalcaba aparecía, a priori, como mejor garante de que las maltrechas “acciones” de ese PSOE “empresa” no sufrieran aún más deterioro en su cotización. Rubalcaba tiene historia (para bien y para mal), colmillo retorcido, es correoso y procurará caer en las menos trampas posibles. Además, contaba con un equipo más profesional, más audaz, y más habilidoso en la captación de votos. Por el contrario, Chacón daba la impresión de ser una candidata prefabricada, un producto de mercadotecnia, con ideas variables según la ocasión (hasta recordó sus orígenes andaluces y pasó de Carme a Carmen durante su campaña por la secretaría general), algo así como aquellos principios de la anécdota de Groucho Marx. Sus equipos eran más bisoños o más ingenuos, o ambas cosas. Llegó a Sevilla por la puerta grande, como segura ganadora, eso creía, y salió por la puerta de toriles. Que consiguiese acercarse tanto a Rubalcaba, a quien apoyaban González, Guerra, Chaves, Blanco, Bono…es una vía de estudio para los “socialistólogos” y una prueba de la desorientación del PSOE en un momento crítico. Unos más que otros, todos buscaban un árbol para ahorcarse.

Del Congreso de 2000 suele recordarse que Zapatero consiguió 9 votos más que Bono: 414 contra 405. Pero entonces optaban cuatro candidatos a la secretaría general.  Matilde Fernández se alzó con 109 votos y Rosa Díez sólo con 65. Aquel ridículo de Díez desembocaría, probablemente por despecho, entre otros motivos, en la fundación de UPyD, que no es ni carne ni pescado. En Sevilla ha sido otro el escenario: dos candidaturas a cara de perro. A Chacón la apoyaban pesos pesados, la mayoría destronados ya en sus territorios, pero trata de aparecer ahora como víctima del aparato del partido pese a que ella hasta ahora era aparato del partido, y nadie olvida que en su momento fue la elegida por Zapatero para la candidatura presidencial de noviembre, riesgo que el colmillo retorcido de Rubalcaba diluyó con la colaboración de Patxi López que amenazó entonces con exigir un Congreso Extraordinario. Rubalcaba le premia ahora con una secretaría de Relaciones Políticas, más virtual que real. Existiendo una vicesecretaría general, una secretaría de Organización, incluso una secretaría de Relaciones Institucionales, Políticas y Autonómicas, nadie sabe de qué se ocupará la secretaría que recibe López, al que muchos dan como el hombre del futuro que ha imaginado Rubalcaba. Rarezas de la política.

En Sevilla  junto a Chacón hubo más perdedores: Zapatero, no decantado públicamente pero con obvia preferencia por la catalana y con cuentas pendientes con Rubalcaba; Griñán, nombrado presidente nominal del partido para salvarle la cara y adornarle con una medalla ante las elecciones andaluzas; y Tomás Gómez, que una vez más demuestra sus nulas dotes de futurólogo; no acierta ni cuando él se anuncia “invictus” ni cuando apuesta por otro. Y junto a Rubalcaba ganó el pasado más rancio: la famélica legión de González y Guerra. Y Patxi López, un “lehendakari” cada vez más en la cuerda floja; Trinidad Jiménez, la hábil lanzadera de Zapatero en el Congreso de 2000; Elena Valenciano, que dirigió la peor campaña electoral del PSOE, convertida en vicesecretaria general, y Oscar López, nombrado secretario de Organización, que es el jefe de los socialistas en Castilla y León, para ellos históricamente territorio comanche. 

El hecho de que quien perdió más de cuatro millones de votos socialistas el 20 de noviembre y recogió los peores resultados del partido en toda la historia democrática sea el “nuevo” líder de futuro del PSOE evidencia dos cosas. 1ª. Que no se va a afrontar la refundación que el PSOE necesita. 2ª. Que el Congreso se ha cerrado en falso y no debe descartarse un Congreso Extraordinario antes de 2015, y en todo caso son seguras unas primarias moviditas a la hora de elegir la candidatura a la presidencia del Gobierno. Chacón anunció que optará y Rubalcaba negó su comparecencia en esas primarias. Con una Chacón derrotada y un Rubalcaba crecido no puede asegurarse el futuro a tres años vista. Sobre todo porque Rubalcaba casi siempre hace lo contrario de lo que anuncia.

El nuevo secretario general conformó una Comisión Ejecutiva de leales, con cuarenta miembros, de ellos sólo tres procedentes de los apoyos de Chacón y esos por motivos de compensación territorial. Sin embargo, Rubalcaba habló de integración y de equipo de unidad. La candidata derrotada prefirió quedarse fuera y así no comprometerse con la gestión de Rubalcaba y el modelo de PSOE que diseñe. Con el trato a los partidarios de Chacón fueron críticos en sus primeras declaraciones Belloch, Barreda y, más directo, Tomás Gómez, que hubiesen figurado en la Ejecutiva de triunfar la candidata catalana. Gómez, tras conocer la composición del máximo órgano de su partido, sentenció: Este es el concepto que tiene Rubalcaba de la integración, que dicho sea de paso es el concepto que el propio Gómez empleó contra los partidarios de Trinidad Jiménez en las primarias madrileñas; los laminó. Luego todos matizaron y sus declaraciones se moderaron. El jefe es el jefe. Ya lo dijo Bono: Los que han perdido tienen que someterse; es lo que hizo él en 2000.

Carmen Chacón ha optado por apartarse de la primera línea pensando en las primarias, o no. Se queda en su escaño, no quiere ejercer cargos en el partido y tampoco en el Grupo Parlamentario; como ex–miembro de la Ejecutiva pertenecerá al Comité Federal; pasará de una sobreactuación, de una presencia diaria en los medios, a un segundo plano. La travesía del desierto de Chacón no será fácil ni cómoda y menos conociendo las artes de Rubalcaba que no le dará nunca la espalda. Mientras, los partidarios de Chacón estarán en retirada en sus territorios, acoquinados, y ahora afrontarán un inmediato proceso de congresos regionales que Rubalcaba aprovechará para quitarse lastre. Hace tiempo que hay operaciones renovadoras  en algunas regiones, o sea para moverles la silla a sus dirigentes. Es el caso del peligro que corre la silla de Gómez en Madrid. Con todo, es más que probable que sea trabajoso para la candidata derrotada recomponer viejos equipos en una singladura que concluirá después de tres largos años. Y a eso habrá que sumar que Chacón pasará un periodo más o menos largo de decepción. Ella no está hecha de la misma pasta que Rubalcaba. No es incolora, inodora e insípida ni tiene la sangre fría. Acaso en ello confían el vencedor del Congreso y su equipo.

Pero lo cierto es que Rubalcaba y quienes ha elegido para acompañarle en Ferraz son perdedores acreditados. Pero también lo es Chacón, perdedora apoteósica en Cataluña. Resulta obvio que el futuro del socialismo demanda otras fórmulas, otros nombres. En el Congreso de Sevilla no se han planteado soluciones a la situación del país, no se han contrastado ideas, no se ha hecho autocrítica, no ha habido sino una pelea por el poder. Y con un resultado tan ajustado los socialistas salen de su apresurado cónclave divididos y la invocación a la unidad es sólo fachada, apariencia, disfraz. Un asistente al Congreso partidario de Chacón declaró que el hecho de que Rubalcaba ganase en Sevilla es como si el Congreso de Suresnes de 1974 lo hubiese ganado el pasado, Rodolfo Llopis, en lugar de ganarlo el futuro, Felipe González. Tal cual. Y los parias de la tierra, en un paisaje de puños en alto, siempre arriba, arriba, y la famélica legión siempre en pié, en pié.   

Anuncios

8 comentarios to “¡Arriba parias de la tierra!”

  1. RDO Says:

    Ensalzar a un perdedor resulta,al menos, chocante. Rubalcaba viene de perder, y de qué manera, unas elecciones generales con el peor resultado electoral de la historia del PSOE. Verle triunfador en el Congreso Federal del pasado fin de semana, jaleado por los suyos, da alcance de como anda el partido mayoritario de la oposición. Y el resultado de la votación, victoria de Rubalcaba por tan solo 22 votos, también. El despiste de los delegados, más pendientes de lecturas en clave personal interesada e interna de cada uno de ellos que de procurar establecer las bases de un PSOE actualizado y capaz de responder a las demandas de los ciudadanos, y por otro lado, la división del partido en dos mitades iguales no hacen augurar, precisamente, aguas internas tranquilas.
    Sr Van Halen, mi felicitación por este magnífico análisis de lo que sucedió en Sevilla. Es un derroche de ingenio y lapidarias frases. Enhorabuena!!

  2. Hugo Says:

    Muy bueno el análisis del congreso del PSOE y de la victoria de Rubalcaba. Vaya regeneración y que futuro tienen

  3. el navegante Says:

    Análisis estupendo y pormenorizado de la situación del famoso Congreso. Digo famoso por que nos lo han puesto en la TVE de desayuno, comida, merienda y cena. ¡Vaya hastío!. parecía lo más importante de lo que estaba sucediendo en este pais.
    Lo de los puños en alto siempre me ha hecho gracia. ¿como puede gustarle a alguien que le saluden con un gesto de agresión? ¿y lo de las banderas republicanas? ¿acaso no fueron ellos – los antiguos del PSOE – los que ayudaron a la caida de la segunda República?
    Y como bien dices al principio de tu análisis, los parias y famélicos son los que han ido dejando a lo largo del camino, permaneciendo ellos en la opulencia y el despilfarro más descarado.
    Quiero pensar, a este respecto, que todas las tropelias cometidas en Andalucia, van a ser analizadas y perseguidas por la Justicia hasta su total esclarecimiento. Hay muchos responsables que se han beneficiado del desastre andaluz, si, pero los que no deben zafarse de ninguna manera son los cabecillas de la trama, o sea, los Srs. Chaves y Griñan.
    Enhorabuena por tu artículo, que siempre arroja luz; muy necesaria para la comprensión, a veces, de lo incomprensible.

  4. belen L. Feraldo Says:

    Tiene razón El Navegante, al que sigo y cuyos comentarios son siempre inteligentes y ponderados. Más inteligencia y ponderación y menos demagogias y zafiedad es lo que hacen falta en la política española. Espero mucho de la Justicia en la investigación de las numerosas tramas andaluzas crecidas al calor de la corrupción de lo que era un “régimen” de treinta años. Ya ha hecho explosión el PSOE andaluz y a sólo unos días del cacareado Congreso. En el PSOE todo ha sido falso a lo largo de su historia, ya se cargó la República porque no era “su” República, como dice El Navegante, y ahora nos abruma y cansa con sus banderitas republicanas a las que ya han añadido una estrella de cinco puntas sobre la franja amarilla, como si fuese de China comunista o de Vietnam… ¿Es que esas banderas no son ilegales y preconstitucionales? Las que no son preconstitucionales son las que llevan el águila de San Juan, escudo que fue legal hasta 1981, tres años después de la Constitución…, y sobre el que juraron los diputados y senadores de la primera legislatura, incluidos Felipe González y Santiago Carrillo, cosa que parece se ha olvidado. Y así pasa con todo en lo que dice el PSOE y en general la izquierda: es mentira. Gracias Van Halen y por favor siga así. Siempre aprendo algo cuando le leo,

  5. Bvenida Says:

    Como votante del Partido Popular me confieso satisfecho con el resultado de ese simulacro de Congreso que han celebrado los socialistas.Como dice Van Halen “En el Congreso de Sevilla no se han planteado soluciones a la situación del país, no se han contrastado ideas, no se ha hecho autocrítica, no ha habido sino una pelea por el poder”. Este hecho, sin duda, pasará factura al socialismo español que tardará en levantar cabeza.Es un partido bloqueado, noqueado por la realidad.

  6. L. Diaz Says:

    Su post es un riguroso análisis del reciente Congreso Federal del PSOE. No he votado nunca al PP pero creo que el 25 de marzo lo votaré, porque soy andaluz y lo que está ocurriendo desde hace muchos años aquí me da vergüenza y como a mí a muchos andaluces. Y además el PSOE nunca ha sabido sacar consecuencias de sus derrotas, y siempre lanza balones fuera y echa la culpa a otros. No es partidario de reconocer errores y eso es muy malo. El Congreso del PSOE ha sido una pantomima porque Rubalcaba no puede ser el futuro porque tiene muchos muertos políticos y muchas mentiras en el camino. Han sido incapaces de buscar un recambio fiable, nuevo y que ilusione y lo van a pagar durante muchos años de oposición. Tiene usted razón y lo que han buscado en Rubalcaba es salvar los restos de un naufragio que tienen bien merecido. Pan para hoy y hambre para mañana. Y yo me alegro porque a ver si asi aprenden y se renuevan.

  7. Guerrero Says:

    Menudos parias, enriquecidos y corruptos como Blanco, los consejeros de Griñán y los hijos de Chaves. Nadie puede hacer otra cosa que reirse cuando cantan la Internacional con el puño en alto y tiene razón el Navegante en lo que dice, es un gesto de agresión y un saludo amenazante. Todo eso huele a naftalina, y Rubalcaba el nuevo viejo jefe más aún.

  8. Fernando Azancot Says:

    Lucía el cielo sobre Sevilla con ese azul nítido que facilita e intensifica la penetración de la luz sobre la ciudad; luz que en el invierno alcanza una luminosidad casi irresistible. Más allá de la muralla que ayer la circundara, a la otra orilla del río, sobre la apacible ribera en la que, tiempo ha, se alzara la Cartuja de Santa María de la Cueva, hoy lo hace un impresionante complejo hotelero, compuesto por tres edificios circulares, rodeados de amenos jardines, que bajo la denominación de Hotel Barceló Renacimiento, luce soberbio su categoría de cinco estrellas. Al amparo de sus inmejorables instalaciones, se ha celebrado el XXXVIII Congreso Federal del PSOE. A su convocatoria ha acudido lo más granado de su militancia, caracterizada por tenerse, himnicamente, por parias de la tierra y hasta por famélica legión. No deja de ser impresionante, por increíble, que el anacrónico himno actúe como resumen de un supuesto quehacer de cara a un mañana, fraguado al amparo confortable de un cinco estrellas. Y ahí radica el problema, en esa apuesta hecha cara al futuro, pero conformada con antiguallas y meras intenciones. Nuestro ilustre e inteligente comentarista, el Sr. Van Halen, resume el mensaje en un tríptico para colgar donde apetezca al lector: ataque al hecho católico mediante la revisión del concordato vigente con la Santa Sede; acercamiento a los indignados, no se sabe ni se dice si se trata de los causados por su indigencia gestora – cinco millones y pico de parados -, o cualesquiera otros vociferantes por calles y plazas, incluidos los “tontos útiles” y demás engañados por la parafernalia al uso, alzada en la conocida pregunta: ¿Libertad y Orden, para qué?; finalmente, para rematar, ataque al desenfreno de los ricos y de los banqueros, otra vaguedad que clama frente a la negligencia de quienes han gobernado hasta ayer mismo. Eso, al parecer es cuanto ha trascendido. Como telón de fondo, ha funcionado la rubalquiana consigna: frente a la reforma laboral del Gobierno PP, no hay más alternativa que lanzarse a la calle al modo en que se hizo cuando la patraña de Irak.
    Es decir, todo menos examen de conciencia y dolor de corazón por lo hecho durante dos legislaturas, que ha dejado a este país, antes llamado España, al borde del abismo, si no ya en él sumido. La “famélica” Chacón, no ha perdido el tiempo, y a todo correr, ya se ha puesto en Barcelona tras la consiguiente pancarta. Aunque eso sí, toda modosita ella, no ha querido hacer declaraciones sobre la marcha. ¿Para qué?
    Como corolario del espectáculo, podríamos deducir que donde no hay clarividencia la conciencia falla, y donde la conciencia adolece de esclerosis, la crítica se hace si no imposible, sí difícil. En consecuencia, no vemos en el presente sino pasado.
    Porque el pasado ha gravitado como una losa entre los congresistas. Un pasado al que cada cual quiere agarrarse para que no se modifique, al menos en los que éste atañe al interés individual, que se traduce por lo general en cargo o mamandurria que no se quiere abandonar por nada del mundo. De ahí el inmediato rifirrafe organizado ante las cercanas elecciones andaluzas entre los partidarios de la Chacón frente a los de Rubalcaba. Todos quieren aparecer en el mejor puesto posible de la correspondiente lista electoral, porque temen la debacle que para muchos significa descender a la condición de “paria”, originada no por el nacimiento en una determinada casta, sino por no conocer otra profesión que la política. Esto es la descomposición. Un barco que naufraga y se hunde.
    Así que gritemos todos unidos, aunque solo sea por un instante: “Arriba parias de la tierra…”
    Glu, glu, glu…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: