El fracaso de La Pepa y el millonario amnésico

by

Se acaba de celebrar  el segundo centenario de la Constitución de Cádiz, La Pepa, promulgada el día de San José de 1812. He leído no pocas cosas curiosas en torno a esta conmemoración. Se ha recordado a las Cortes gaditanas a veces exagerando hasta el ditirambo sus indudables luces y olvidando o minimizando sus innegables sombras. Algo parecido ha ocurrido con la Constitución. Una de las más altas autoridades del Estado dijo en un acto rememorativo que las Constituciones de 1812 y de 1978 tenían en común que ambas nacieron del consenso. No fue así. La Pepa fracasó de hecho en su tiempo, entre otras cosas, porque fue una Constitución de unos sobre otros. En el Oratorio de San Felipe Neri eran más los diputados liberales que los absolutistas, pero la representatividad real de aquellas Cortes no existía.

A pesar de que formalmente “los españoles de ambos hemisferios” tenían representación en las Cortes, en las circunscripciones y distritos peninsulares, y no digamos en los ultramarinos,  por su lejanía unos y porque no pocos de los otros estaban en poder de las tropas francesas en el Reino títere de José I Bonaparte, se atribuyeron muchos escaños a diputados “suplentes” que eran oriundos de esos lugares pero residenciados en Cádiz. Esos diputados eran numerosos y mayoritariamente pertenecían a las clases altas e ilustradas, porque a Cádiz llegaban como refugiados quienes tenían medios para huir de la España ocupada e instalarse en aquella ciudad libre aunque sitiada. El pueblo llano se quedó en sus lugares de residencia, bien transigiendo con los franceses aunque sólo fuese en apariencia, bien formando parte de las guerrillas.

Los diputados de Cádiz no pertenecían a las clases populares. Eran intelectuales, altos funcionarios, profesionales liberales, militares y, sobre todo, eclesiásticos, y muchos de estos de ideología liberal. Pero entonces los que podríamos llamar “sectores populares” (campesinos y menestrales) suponían cerca del 90% de la población española y, pese a ello, no tuvieron representación alguna en aquellas Cortes, de modo que la “sociedad real” no figuraba en los escaños del Oratorio de San Felipe Neri. Sin embargo, los aristócratas, por ejemplo, estaban sobredimensionados en las Cortes en relación con su peso numérico en la sociedad de aquel tiempo. El artículo 92 señalaba que para ser elegido diputado se requería “tener una renta anual proporcionada, procedente de bienes propios”,  y en el artículo siguiente, el 93, se aplazaba para más adelante el señalamiento de “la cuota de esa renta y la calidad de los bienes”. Era una limitación a la representación popular.

En cuanto a su número, los diputados presentes en las sesiones de Cádiz fueron variando entre 1810 y 1814.  A la apertura de las Cortes, 24 de septiembre de 1810, asistieron 104 diputados, de los que 47 eran “suplentes”. La Constitución fue firmada en su promulgación, el histórico 19 de marzo de 1812, por 184 diputados. La cifra máxima de diputados asistentes puede estimarse en 296, y  el número óptimo de 308 diputados, de todas las circunscripciones y distritos de los dos hemisferios, no se alcanzó nunca. Cuando se disolvieron las Cortes en 1814, ya en Madrid, había 223 diputados.

El fracaso que supuso que aquella Constitución fuese efímera se debió a que estaba elaborada por gentes ilustradas, muy superiores en número de diputados a los reaccionarios o absolutistas, y acaso por ello no fue una Constitución de consenso. Ni siquiera se buscó que lo fuese. Si se añade el hecho de que los diputados carecían de representatividad real, la situación resultaría insostenible una vez superadas las condiciones excepcionales de ocupación del país en que se forjó.

Los liberales trataron de contentar a los reaccionarios o absolutistas con algunas concesiones, como la férrea confesionalidad de la Nación. En el artículo 12 de aquella Constitución se proclamaba: “La religión de la Nación española es y será perpetuamente la Católica, Apostólica, Romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra”. Pero esta solemne expresión de confesionalidad nada menos que “perpetua” no se debió al enorme número de diputados eclesiásticos, por cierto la mayoría de ellos liberales, sino a un intento de desactivar los recelos de buena parte del pueblo que temía una revolución radical, hija de la Revolución Francesa tan cercana en el tiempo.  Los diputados de Cádiz estaban alzando un edificio constitucional  avanzado desde nuestra perspectiva pero que chocaba con las cautelas y carencias del pueblo que no quería superar el viejo régimen. Un pueblo capaz de gritar al regreso de Fernando VII en 1814 “muera la libertad y vivan las cadenas” se avenía mal con los avances aunque supusiesen reconocimientos de sus derechos.

Martin Hume, el historiador inglés tan conocedor de la realidad de la época, escribe:  “Los teóricos de Cádiz, en medio de una Babel de elocuencia, dieron a España una Constitución completamente extraña a los ideales y a la tradición española, y reformaron en el papel de arriba abajo, toda la vida del país”. Y “con la guerra desencadenada en la mayor parte de la Península, los 184 diputados, en su mayoría intrusos, que se habían nombrado a sí mismos, no eran en ningún sentido representantes del pueblo, y la Constitución de Cádiz constituía un desafío al Rey y al pueblo”.

Con estos antecedentes y en ese clima nacional no puede extrañarnos el llamado “Manifiesto de los Persas” que un grupo de 69 diputados, encabezados por Bernando Mozo de Rosales, entregó a Fernando VII, en cuyo nombre se había elaborado la Constitución, a su regreso a España en 1814 desde su exilio dorado de Valençay, en el castillo de Talleyrand.  A aquella estancia francesa de Fernando VII se la consideró en España un cautiverio mientras el Rey caía repetidamente en la indignidad de felicitar a Napoleón por sus victorias en España. El Rey felón ya lo era. Los diputados disidentes, representados por los llamados Persas, se sentían perseguidos por su oposición a los postulados liberales  y en su Manifiesto pedían al Rey el retorno al poder absoluto y la disolución de las Cortes. El alegato lleva fecha de 12 de abril y el 5 de mayo decretó el Rey la derogación de la Constitución y la disolución de las Cortes con la anulación de todo lo legislado por ellas. Fernando VII dio un auténtico golpe de estado y no cabe duda alguna de que los Persas se movieron alentados por el monarca, que hizo visible su gratitud otorgando a Mozo de Rosales el  marquesado de Mataflorida. Luego sería ministro de Gracia y Justicia. 

Si no hubiese existido un caldo de cultivo natural en la mayoría de la Nación, Fernando VII, que pasó se ser considerado por muchos El Deseado a ser  indeseable para otros muchos, no se hubiese atrevido a derogar la Constitución en 1814. Su decisión no produjo ningún movimiento relevante militar o civil a favor del texto gaditano. Sería tres años después, en 1817, cuando comenzarían las conspiraciones, que acabarían en fracasos, y que habrían de desembocar en el triunfo de la llamada revolución de Riego en Cabezas de San Juan, en 1820, y con el obligado juramento de la Constitución de Cádiz por el Rey.

La vigencia de la Constitución no había llegado a dos años y dos meses, y nunca fue realmente efectiva en medio de un país en guerra. Estuvo de nuevo vigente en el trienio liberal de 1820 a 1823. Desde el triunfo de Riego en 1820 el Rey se ocupó de violar su juramento hasta que consiguió la ayuda de los Cien Mil Hijos de San Luis, el ejército realista francés que le devolvió el poder absoluto en 1823.

La Pepa estuvo también vigente brevemente en 1836,  durante un Gobierno progresista, mientras se preparaba la Constitución de 1837. Pese a su corta vigencia su influencia fue grande en varias Constituciones europeas (la del Reino de las Dos Sicilias estaba calcada de La Pepa) y en las de naciones americanas que iban alcanzando su independencia. A su vez la nuestra de 1812 tiene visibles influencias de la Constitución francesa de 1791 y de la Constitución norteamericana de 1787.

La celebración de este bicentenario de nuestra primera Constitución -la de Bayona de 1808 fue una mera Carta otorgada- coincide con el recrudecimiento, desde algunos sectores sobre todo nacionalistas, de los ataques a la vigente Carta Magna de 1978, la primera  consensuada de nuestra Historia. La soberanía nacional residenciada en el pueblo, el sufragio universal masculino, la división de poderes, el reconocimiento de derechos fundamentales del ciudadano, como la libertad de expresión y prensa, y la enseñanza primaria pública y obligatoria,  la igualdad ante la Ley con la supresión de los privilegios estamentales, la abolición de la Inquisición, el final de los Señoríos jurisdiccionales… fueron logros de la Constitución de Cádiz. Reconoció derechos hasta entonces etéreos o sencillamente negados. Aunque no tiene Título ni Capitulo referido expresamente a derechos, éstos aparecen rociando su articulado.

Es curioso para nuestra visión de hoy, pero no de su tiempo, que no se refiera a las mujeres; sólo en el artículo 22, aparece la palabra “mujer”, tangencialmente, al hablar del derecho de ciudadanía. La Pepa supuso, aunque fuese cercenada muy pronto, el final del Antiguo Régimen, el acceso a un sistema liberal, y una especie de refundación de la Nación española. Si tenemos en cuanta su legado y no su permanencia efectiva, no fracasó.

El extenso discurso preliminar de la Constitución, debido casi en exclusiva a la pluma de Agustín Arguelles, es una pieza magnífica. Mientras la redacción del texto articulado es farragosa, prolija, y poco brillante por sus altibajos de estilo, las páginas preliminares alcanzan gran altura. Como compendio del pensamiento liberal y constitucional es más notable que la propia Constitución.

Y una referencia familiar. Por defender aquella Constitución estuvo dos veces a punto de ser fusilado, padeció la cárcel y el exilio, luchó y conspiró el Juan Van Halen general y aventurero del siglo XIX. Para el historiador José Luis Comellas, autor de “Los primeros pronunciamientos en España”, fue “el conspirador más típico de la época”.

Por aquella Constitución murieron muchos españoles de aquel turbulento tiempo en contra del absolutismo y en defensa de la libertad. El fracaso efectivo en su tiempo del rompedor texto de Cádiz tuvo que ver con el hecho de que se adelantó a su época en una España torpe, gris, servil y con muchos españoles que, como denunciaría después en verso Antonio Machado, usaban a menudo la cabeza para embestir y no para pensar. Su intención y sus repercusiones posteriores merecen sobradamente que se  haya celebrado el  segundo centenario de La Pepa con relieve y dignidad, ahora que tenemos un Gobierno sensato que está lejos de querer pasar una goma de  borrar por la Historia, y que como en aquel tiempo le ha tocado afrontar reformas ineludibles aunque, como entonces, los cerriles no las quieran entender. El reconocimiento de los inicios constitucionales en España es también un homenaje a nuestra Constitución de 1978. 

Como aprendiz de bibliófilo, o bibliófilo aficionado, anoto con satisfacción que las consultas de la Constitución de Cádiz las hago en un ejemplar de su primera edición: “Cádiz, en la Imprenta Real, 1812”, adquirido hace ya muchos años  en una librería de lance de París.

Y sin salir de Andalucía, pasando de Cádiz a Córdoba, me produce cierto morbo político-histórico referirme a  Felipe González Márquez, ex-presidente del Gobierno, político hábil, millonario de muchos millones, estrecho colaborador del magnate mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según la lista de Forbes, consejero de multinacionales, habitual en la prensa rosa. Este personaje, curioso por más de un motivo, ha dicho en Córdoba, en un mitin en el que acompañaba a Rubalcaba y a Griñán, qué trío, algo parecido a que en el Partido Popular había que buscar con un candil (como Diógenes buscaba a un hombre honesto, digo yo), para encontrar un político honrado. Lo he escuchado en su propia voz pocas horas antes de escribir este post. Para González la amnesia es una enfermedad habitual desde que los votos le llevaron al dorado ostracismo del que goza.

El González de yates y fiestas de papel cuché de hogaño ha olvidado al González de antaño, el de sus últimas legislaturas como gobernante. Colocó a España no sólo en un paro superior al 20%, sin crear un solo puesto de trabajo nuevo en trece años, sino que consiguió estar en la Champions League (éste sí) de la corrupción generalizada. Desde el Director General de la Guardia Civil al Gobernador del Banco de España, desde tres presidentes autonómicos a la Presidenta de la Cruz Roja, desde la Directora General del B.O.E. a los de Filesa… Por no referirme a la guerra sucia. ¿Habrá olvidado también González esas entrañables fotos despidiendo a sus ministros a la puerta de la cárcel?  Hay que tener cuajo para que ahora públicamente se erija en árbitro de la honestidad.

En 1976 pasé bastantes horas con Felipe González, aún a la cabeza de un PSOE no legalizado, cuando usaba el nombre de guerra de Isidoro. Le dediqué el primer fascículo de la colección “Los Líderes” que dirigí. Quedé convencido de que sería presidente del Gobierno; era un pragmático y ya se veía.  Pocos años después convirtió a un PSOE envuelto en los tics de la preguerra en un PSOE conectado con una España distinta, la de las clases medias. Liquidó el marxismo de sus señas de identidad y cambió la imagen hacia un socialismo renovado. Su primer acto como presidente del Gobierno fue asistir a una misa en la División Acorazada Brunete. Menudo cambio.

González cosechó en 1982 más votos que nadie hasta entonces, pero con los años su   Gobierno se convirtió en un régimen; trece años son muchos. Y treinta años de régimen andaluz del PSOE son más. Desde la preautonomía andaluza en 1978 hasta estas elecciones de 2012 han sido socialistas los sucesivos presidentes de la Junta de Andalucía: Fernández Viagas, Escuredo, Rodríguez de la Borbolla, Chaves y Griñán. Dos generaciones de andaluces -siguiendo el cómputo orteguiano- no han conocido otro color político en su Gobierno. Y ahora Felipe González Márquez, el hoy multimillonario que gobernó España no mucho después de ser el clandestino Isidoro, pide a los andaluces que prolonguen ese régimen unos años más y les condena a seguir estando en el furgón de cola de las Comunidades Autónomas. ¿Hay alguien que se apunte?

El trío del mitin cordobés parece un aquelarre. Cosa de brujas y magias; de invocaciones al pasado. Griñán el de los EREs. Rubalcaba el del Faisán. González el de la X. Sólo nos falta convocar a las brujas y a ver si nos resucitan a Sergio Leone para que haga una peli en la línea de su celebre “El bueno, el feo y el malo”. Busquen las ovejas y sus parejas.

PD.- Ya hay resultados de las elecciones andaluzas y asturianas. El Partido Popular ha ganado en Andalucía  con tres escaños de diferencia: 5o escaños frente a 47 del PSOE. Izquierda Unida ha conseguido 12 escaños, subiendo 6.  Es obvio que los andaluces se han apuntado a un giro a la izquierda, porque la única posibilidad de que gobierne Griñán es hacerlo con Izquierda Unida. Y es lo que va a ocurrir, con lo que supondrá. Siempre he creido, y he escrito, que la corrupción en España no mueve votos. Despúes de la champions league de la corrupción del periodo González, Aznar en 1996 sólo consiguió 300.000 votos más que el PSOE. El Partido Popular y las encuestas habían confiado en la racionalidad, y no se han cumplido las previsiones. Arenas ha ganado a Griñán por menos de cuarenta mil votos, y no ha mantenido el porcentaje de sufragios de las generales. El PSOE ha superado su porcentaje en las generales. Y en Asturias todo ha quedado, a efectos de Gobierno, más o menos como estaba. El Foro y el Partido Popular podrán gobernar con un escaño más que la unión PSOE-Izquierda Unida. La irrupción de UPyD en Asturias con sólo un escaño y su no entrada en el Parlamento Andaluz rompe las expectativas de crecimiento de la formación de Rosa Díaz, a la que he augurado más de una vez un estancamiento. Ahora queda ver qué ocurre, y esperar al recuento del voto emigrante en Asturias que, por lo ajustado del último escaño del Foro, podría pasar al PSOE, en cuyo caso UPyD decidiria.

Anuncios

10 comentarios to “El fracaso de La Pepa y el millonario amnésico”

  1. Fernando Azancot Says:

    El inicio de tu análisis es antológico: “Se acaba de celebrar el segundo centenario de la Constitución de Cádiz”, escribes. Y llevas toda la razón, que bien parece como si, mirándose en un espejo, “La Pepa” hubiera decidido festejar, “per se”, su nacimiento sin contar con los ciudadanos – pueblo guerrillero antes del parto constitucional -, ni con la historia aunque sí con el aplauso de esa minoría, supuestamente ilustrada y políticamente correcta, que decidió sumarse a la efemérides, pues aseguro que viviendo tan cerca de Cádiz, apenas me he enterado de otra cosa que no fueran los sonoros aplausos de los contados asistentes al Oratorio de San Felipe Neri – que parecían querer compensar los disgustos familiares a que tienen sometido al monarca en los últimos tiempos “los chicos de la prensa” -, a los que se ha sumado el inevitable patrocinio de “El Corte Inglés”, figurado sobre la “progre” imagen publicitaria, y alguna que otra insufrible pantomima televisada sin categoría siquiera para actuar como chirigota en los famosos carnavales de la tacita de plata.
    Así que, admirado maestro, tu rigoroso análisis histórico ha venido a llenar el vacío que “el evento” – estoy seguro que así lo denominarán sus cúrsiles jaleadores – había dejado en mis entendederas. Especialmente interesante lo que se refiere a la falta de representatividad de muchos de los padres constitucionales, traducible en el manifiesto divorcio entre estos y sus pretendidamente representados. Y pienso si, a partir de aquel ensayo – una minoría que, arrogándose una representación que no tiene, decide regular la vida del individuo para hacerlo más libre, igual y fraterno -, este divorcio no se ha mostrado como una constante histórica de España. Tenemos que recurrir a la Constitución de 1.978 – todavía vigente aunque presentando ya los primeros síntomas de crisis -, para hallar un periodo que pueda calificarse de medianamente estable. A partir de 1.812, la historia de España estuvo salpicada de pronunciamientos, sublevaciones, cuartelazos, separatismos, y lo más terrible: guerras civiles entre los pretendidamente libres y fraternos.
    ¿Qué falla?, sería el interrogante que nos debería interpelar a la vista de las vicisitudes de “La Pepa” y su descendencia: ¿quizás la Razón ilustrada, originaria, fundante y subyacente al proceso liberador?. Razón a la que califiqué como “deificada”, y que el también lector de este blog, Sr. Burillo, corrige para tenerla por “irracional” a la vista de la terrorífica guillotina – ese humano invento de la Revolución, capaz de mitigar el dolor de los condenados – y su inmediata consecuencia reaccionaria y regresiva. Es admisible su advertencia. La “razón irracional”, aquella cuyo sueño produce monstruos. O la quijotesca “razón de la sinrazón que a mi razón se hace…”, causa de los desvaríos amorosos del sin par caballero. O puede que aquellas que padece el corazón y que la razón no comprende.
    A título personal respondo que, seguramente, habría que lanzarse a la búsqueda de la Verdad perdida, pero a sabiendas de que nunca la hallaremos, para reconstruir desde la humildad de quien reconoce el misterio que lo trasciende, la dignidad en que se asienta el auténtico ser libre. Ello exige una razón sublimada por la fe.
    Espero con ansiedad el prometido análisis de las elecciones andaluzas. También las asturianas aunque en menor medida.
    En cuanto al “trio de la bencina” qué decir que no se sepa. La caradura alcanza cotas insospechadas en el quehacer político de estos socialistas que nos deparó Suresnes. Si no que se lo pregunten a Rodolfo Llopis. Respecto a “Isidoro”, algo debía saber el ya fallecido Coronel San Martín.

  2. Un boticario Says:

    Querido Maestro:
    Resulta gratificante leer sus comentarios críticos sobre las Cortes de Cádiz que se apartan de la nube de incienso que suele caracterizar este tipo de aniversarios. Aquello, si no fue una merienda de negros, poco le falta; como muy bien se refleja en el texto y en las crónicas políticas de la época. Por ciento, a lo que sí dio lugar la Constitución de Cádiz es a las primeras crónicas políticas que se conocen en nuestro país, en una forma distinta a la que conocemos en la actualidad.
    Los primeros cronistas daban a conocer los hechos que sucedían en las Cortes de una forma subjetiva, interpretaban la realidad, y así la ofrecían a una considerable audiencia, quizá comparativamente mayor que la actual. Es la época de Francisco Sánchez Barbero, que publicaba sus crónicas en el periódico “El Conciso”, que por cierto ha vuelto a publicarse coincidiendo con el bicentenario de la Constitución de Cádiz. Y también, muchos años después las crónicas de Benito Pérez Galdós al que sucedieron Azorín, José Pla, Julio Camba, Wenceslao Fernández Florez y Luis Carandell, de quien se decía que cuando contaba algo contra alguien, ese alguien salía beneficiado, dando muestra así de su enorme generosidad intelectual.
    Lamentablemente hoy en día, la crónica parlamentaria interesa más a los diputados en Cortes que al resto de la opinión pública. La crónica tiene una vida efímera; lo que cuenta y lo que permanecerá para la historia son las anécdotas y, dentro de ellas, las que tengan un componente más intemporal y humorístico. Y aquí me quedo en mi comentario esperando que alguien pueda ahora hacernos desternillar de risa, como ocurrió en otros tiempos, en esta España que los gobiernos socialistas han desprovisto de sentido del humor, que será muy difícil de recuperar con la que está cayendo.

  3. MDA Says:

    Felicidades Van Halen por tan magnífico análisis y gracias por ilustrarnos y deleitarnos con este delicioso paseo por un pedacito de la Historia de España a través de su presente texto “El fracaso de la Pepa y el millonario amnésico”.
    Asomarse a la ventana que supone su blog es siempre una experiencia intelectualmente enriquecedora, tanto cuando escribe sobre la Historia de España como cuando lo hace sobre el pasado inmediato y el presente de este país.

  4. Matilde Says:

    Es una vergüenza para España que aunque haya perdido las elecciones el PSOE con Griñán, que ha cerrado los ojos ante la corrupción generalizada, vaya a gobernar en Andalucía, y aún lo es más que tenga que hacerlo con Izquierda Unida que ha presentado unas exigencias de locos para doblegar al PSOE si quiere gobernar, y claro que quiere. Lo que pide Izquierda Unida no está en la realidad. Europa perderá la confianza en nuestro país porque si una Comunidad tan extensa y con tanto peso en el PIB como es Andalucía juega a la insumisión económica no habrá ningún futuro y Europa nos dará la espalda en unos momentos delicadísimos en que necesitaríamos credibilidad internacional. Y en Bruselas se reirán, o llorarán, que todo puede ocurrir, cuando les digan que, además, el Gobierno socialista de Sevilla será posible con el voto decisivo de los comunistas que en Europa sólo son una pesadilla del pasado. Si se lleva a efecto la insumisión economica que Cayo Lara pide a Griñán -entre otros disparates- a cambio de apoyarle, Rajoy debería activar el artículo 155 de la Constitución que para eso está. Dejémonos de cobardía, cuando una Comunidad se convierte en “rebelde”, se deja temporalmente sin efecto su autogobierno, como señala la Constitución. Otras Comunidades con sus actos han entrado de lleno desde hace años en lo que previene ese artículo constitucional pero la cobardía de los Gobiernos de la Nación les ha llevado a mirar para otro lado. ¡Basta ya! En estos momentos en que jugamos al todo o nada no está el país para paños calientes. De lo que el Gobierno de Rajoy no haga hoy nos tocará arrepentirnos a todos mañana. Y no se puede emplear el argumento de que ha sido el resultado de unas elecciones democráticas, porque Hitler también ganó unas elecciones y ya sabemos a dónde llevó a Alemania. Andalucía ha respondido como una sociedad subvencionada que se ha mirado el ombligo y ha votado en defensa de unos intereses abominables como el PER que pagamos todos los españoles de nuestros impuestos para que yo, por ejemplo, haya escuchado en un pueblo andaluz decir a un mozarrón “yo trabajo en el PER”, y la mayoria de los electores no ha tenido en cuenta ni la corrupción ni el pésimo Gobierno de los más de treinta años socialistas que no han sido capaces de sacar a Andalucía del furgón de cola de España. Los dirigentes socialistas de Andalucía se han limitado a repartir sueldos y prebendas, a cambio de aprovecharse ellos del dinero público sabiendo que no dirían ni pío los que viven del cuento. Mientras se hundían ellos, con su pan se lo comían, pero cuando un locoide como Cayo Lara va a condicionar, con viejísimas fórmulas que han demostrado su ineficacia en el mundo, nada menos que el Gobierno de una región que influye decisivamente por su población, extensión y peso económico en la economia nacional , son palabras mayores y el Gobierno tiene el deber de intervenir con la Constitución en la mano.

  5. José Javier Says:

    Su análisis sobre las “sombras” de la Papa es muy ajustado a la realidad y contrasta con toda la “hagiografía que se ha escrito con ocasión de su aniversario, y coincido con el comentario de Fernando Azancot que acierta como siempre. Estoy de acuerdo en que lo importante de aquella Constitución fue su “refundación del Estado” al incorporar el concepto de soberanía popular y al reconocer la separación de poderes y, entre otros derechos, la libertad de imprenta. Ya había supuesto un avance el Estatuto de Bayona, debido a José I, en el que intervinieron relevantes juristas españoles y franceses, pero aquella era una “Carta otorgada”, aunque no fuese más representativa, en sentido real, la Constitución gaditana. Por lo menos formalmente lo intentó. Gracias por sus juicios sobre la actualidad, siempre ponderados, y por su conocimiento de la historia que derrama en su blog, señor Van Halen.

  6. Bvda Says:

    Pasados varios días desde la celebración de las elecciones autonómicas andaluzas, no salgo de mi asombro por el poso, sobre el resultado, que ha quedado en los ciudadanos. Y es que en ellas el ganador (PP) se lee como el perdedor; y el perdedor( PSOE) se lee a sí mismo como ganador. Incluso algunos medios de comunicación han llegado a afirmar que “Arenas pierde en Andalucía”. Falso de toda falsedad. A Arenas siempre le podrá quedar el gustillo de haber sacado más votos, y por lo tanto haber vencido, a su contrincante Griñán.
    En otro orden de cosas, como contribuyente cuyo dinero, en parte, se destina al pago del dichoso PER abogo por su inmediata supresión.
    Gracias Van Halen por tu magnífica lección sobre La Pepa.

  7. Observador Says:

    Tiene razón Bvda. Cuando pierde el PSOE y puede formar mayorias con IU no tiene empaño alguno en proclamar que ha ganado las elecciones. Y cuando gana el PP pero no consigue mayorias absolutas la izquierda dice que ha perdido. Da por hecho que IU es el criado que está dispuesto a servir al PSOE cuando lo necesita. Pero por ejemplo en Andalucía la campaña de IU contra el corrupto PSOE andaluz fue durísima, y sin embargo ahora bajará sus humos de “verdadera izquierda” y de acusar al PP y al PSOE de ser “lo mismo” para gobernar con el PSOE con las migajas que le de. Hay que repetir que el PP ha ganado por primera vez las elecciones en Abdalúcía que con la realidad subvencionada de aquella Comunidad era dificilísimo, Y me temo que las encuestas se las hayan creido muchos votantes del PP que confiándose no hayan ido a votar, Es una pena porque la continuidad de un Gobierno de izquierdas allí y con el radicalismo inevitable que aportará IU hará a aquella bendita tierra ingobernable y lesionará la credibibilidad de España.

  8. JM Says:

    Buenos dias Ilustre.
    Voy tardio en el blog debido al desorden vacacional del corralito, pero ya estoy por aqui.
    Me he mirado estos dias “La Pepa”, maxime cuando mi tatatara estuvo ahí haciendo, sufriendo y padeciendo, como buen Liberal de todo le,pasó, Comunero como >Florez fué perseguido, huido y agasajado, depediedo del momento. Ya entonces te nombraban cosas para callarte y tenerte mas vigilado ó controlado. Bien dices que fué la clase ilustrada la que la propició, con dejadez del pueblo liso y llano la Pepa, fue perseguida por todos y los cientos de miles de hijos de S Luis ó vaya usted a saber, mas el rey, mas casi todos.
    En el 78 nos hicimos la nuestra, que yo mas entiendo como un pacto de NO AGRESION, por parte de casi todos los postguerristas y que de un modo ú otro trataban de confeccionar un reglamento de juego para el siguiente partido. Como todos los partidos tienen un tiempo maximo de juego entiendo que la 78, adolece de grandes lagunas ciertamente mejorables y falta de actualización a los tiempos actuales. El estado de las Autonomias ya no cabe en el presupuesto, ademas de que estan todo el dia protestando y haciendo politicas de AGRESION SEPARATISTA, se deberia plantantear cambios. Economicamente es inviable y el Nepotismo se multiplica por 17. Queda bonito esto de tener una Constitución en la que se le dice a cada uno lo que tiene que hacer en su sitio, pero el me lo paso por los forros es mas que habitual. Al igual que la Pepa no gustó aunque fue util, ahora quiza se deberia hacer la del tiempo nuevo, aunque seria dificil poner a todos de acuerdo, casi mejor algun retoque y no menealla
    mas.
    Felipe un nuevo y gran rico mas y de antes del ladrillazo, personaje de revista corazon, para poco ha quedado, fué util en su dia pero ya sentó las bases en su partido para la “medra” y el golfeo. Un muy buen amigo suyo Venezolano para mas señas, ha comprado un par de pisos de esos de 2.000.000 de euros en Serrano para tenerle cerca. Ya se ve que los suyos han aprendido bien, pero que muy bien, seria la hora de preguntarse . ¿Y el dinero donde está.
    Gracias Juan.

  9. Arnedo Says:

    No sé cómo se atreve Rubalcaba a criticar algo después de ser el mandamás de todos los desmanes que los socialistas han hecho en España. Rajoy ha decidido más mediads en 100 días que estos inutiles socialistas en siete años y ahora quieren que se resuelva todo a paso de carga. Se quejan de que se proponga una aminstía fiscal (ellos hicieron dos) para no subir el IVA, se quejan de que suba temporalmente el IRPF, pero no dicen que dejaron una deuda superior en más de 20.000 millones a la que declararon a los españoles y a la UE (y eso es muy grave porque mintieron) y que ellos sólo decidieron “temporalmente” prestaciones como los euros por niño nacido que quitaron en cuanto pudieron, ni dicen que el plan E supuso miles de millones para obras inútiles e improvisadas que no crearon empleo y que por los plazos tan urgentes se dieron a dedo a amiguetes…Con aque dinero se hubiese podido no congelar las pensiones. Y aun estamos esperando que Rubalcaba nos explique su fórmula para crear empleo que en la campaña electoral dijo que tenía. Rubalcaba es un desvergonzado y un mentiroso, y debe pensar que los españoles somos tontos, aunque la mayorìa de los andaluces parece que sí lo son, y no imaginan lo que se les viene encima, si el PSOE sólo era malo, unido a los comunistas no quiero ni pensarlo…

  10. angeles Says:

    ANGELES

    ANDALUCIA

    IU Y EL PSOE ESTÁN INMERSOS EN UNA ATMÓSFERA DE INCONTROLADO TRANSFORMISMO. CON SU TÍPICA REVOLUCIÓN, DE NINGÚN MODO SILENCIOSA, SE NIEGAN A SUSPENDER LA MEDIOCRIDAD DEL TAIMADO BI-PARTIDISMO Y DE LOS INTERESES PROVINCIANOS ANDALUCES QUE CARACTERIZAN LA GESTIÓN CULTURAL EN LA ESPAÑA DE HOY.

    HAY ALGO QUE DETECTAMOS EN ESA ATMÓSFERA DE TRANQUILA EXCITACIÓN:
    QUE SIEMPRE, ANTE LAS CÁMARAS DE TV, SE CREA UN AMBIENTE DE VÍSPERA NUPCIAL Y ESTOS MACHOS IBÉRICOS NUESTROS TIENEN MIEDO A AMARICONARSE

    Y ES QUE AMBOS SUSPENDEN LAS HOSTILIDADES PARA PONERSE GUAPOS, ANTE LA FOTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: