La amnesia y el virtuosismo de la tensión

by

La que podríamos llamar amnesia selectiva se ceba últimamente en los políticos. Rubalcaba en un reciente debate de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso de los Diputados dijo que el Gobierno saliente ya explicó en su día cumplidamente a quienes formarían el Gobierno entrante que había un desfase en el déficit. Era nada menos que de 27.000 millones de euros, que son  casi cuatro billones -con “b”- de pesetas; para que nos entendamos. Pero realmente Rubalcaba  ocultó a Rajoy esa mala noticia Padece amnesia.

Resulta que esas mismas cifras de déficit, desviado al alza en más de dos puntos y medio, los socialistas la elevaron también a la Unión Europea, y eso suponía una falsedad similar a la de Grecia, y ya vimos lo qué allí ocurrió. Más amnesia.

Además, el Gobierno de Zapatero, en el que Rubalcaba era factótum, había engañado a los españoles de forma continuada sobre el déficit. Algunos ejemplos: Diecisiete días  antes de las elecciones, el 3 de noviembre de 2011, Valeriano Gómez, ministro de Trabajo, dijo: “Nuestro sistema todavía es solvente, sólido, y capaz de proporcionar superávit”. Nueve días antes de las elecciones, el 11 de noviembre de 2011, José Blanco, ministro de Fomento, aseguró: “Al final de año cumpliremos con nuestros objetivos de déficit”. Elena Salgado, entonces vicepresidenta económica del Gobierno, declaró el 18 de noviembre de 2011, dos días antes de las elecciones: “Tenemos márgenes en algunas partidas presupuestarias que van a permitir cumplir con comodidad la cifra de déficit para todo 2011”.  Y el 28 de noviembre de 2011, ya tras la victoria electoral del Partido Popular, insistió: “No parece razonable  que un Gobierno en funciones adopte medidas adicionales, sobre todo cuando vamos a cumplir ese objetivo de déficit”. Otra vez la amnesia.

Esta última aseveración se producía ya en el periodo de transición entre el Gobierno socialista y el Gobierno popular, cuando desde Europa se consideraba que ese intermedio era demasiado prolongado y demandaba medidas. La responsable económica del Gobierno saliente aseguraba que no había motivo de alarma porque “vamos a cumplir ese objetivo de déficit”. Todos ellos mentían, y las hemerotecas ponen en su sitio la nueva mentira de Rubalcaba, un mentiroso compulsivo, producida nada menos que en el Congreso de los Diputados, ante la representación de la soberanía nacional. En cualquier país democrático serio un jefe de la oposición se vería forzado a dimitir por una cosa así. Después de estas pruebas documentales, recogidas en videos, radios y prensa, repetir que Rajoy incumple sus promesas electorales porque quiere es una indecencia política. Sin el déficit oculto del PSOE no hubiesen sido necesarios ajustes duros y el nuevo Gobierno no hubiese tenido que hacer cosas que ningún Gobierno quiere hacer. El propio Gobierno Zapatero-Rubalcaba prefirió mentir a tomar las medidas que eran necesarias.

En esta apoteosis de la amnesia selectiva, otra sonora política que padece ese mal es Elena Valenciano, hija y nieta de celebrados médicos que acaso por ello podía haberse interesado por esa enfermedad. La número dos de Rubalcaba tiene cierta fijación con Esperanza Aguirre, y hay que decir que no es la única socialista que sigue ese rollo; otros dirigentes socialistas también lo siguen. Elena Valenciano ha dicho que la presidenta de la Comunidad de Madrid tiene un “pensamiento del barrio de Salamanca”. Más amnesia. ¿Quiere esta prócer que le recuerde los ilustres socialistas que viven en ese barrio madrileño? Ahí le va un nombre: Felipe González Márquez. ¿Le suena? Y no pocos más tienen su residencia en municipios madrileños a los que la provocadora Elena Valenciano atribuiría similar marchamo despectivo: Las Rozas, Majadahonda, Pozuelo…

Pero lo relevante es que la amnesia de Elena Valenciano la afecta directamente ya que parece olvidar que vivió en un palacete, con jardín, en la calle General Oraa, una dependencia de la entonces Dirección General de Sanidad en la que su padre, el doctor Luis Valenciano Clavel, tenía pabellón oficial por su destino como alto cargo de la Administración Sanitaria. Pese a la campaña socialista que sufrió su padre cuando ella tenía 21 años, siguió militando en el PSOE en el que por lo visto había ingresado a los 17. De aquella vivienda -¿pensamiento del barrio de Salamanca?- fue expulsado su padre, un caballero, cuando el PSOE ganó las elecciones en 1982.

Luis Valenciano Clavel fue perseguido durante meses por los socialistas, comandados por Alfonso Guerra y Ciriaco de Vicente, el primero un superviviente político y el segundo un tipo felizmente olvidado, de una manera irresponsable, despiadada y vergonzosa a raíz del terremoto provocado por el llamado “síndrome tóxico” o “caso de la colza”, lamentable asunto del que los más jóvenes no habrán oído hablar.

Un PSOE que ya acariciaba el poder que pronto obtendría contundentemente en las urnas, colocó en su punto de mira a una UCD premuerta aprovechando la tragedia que supuso  el “caso de la colza” y una de sus principales dianas fue el doctor Valenciano, un científico intachable. Es de suponer que su hija Elena, como toda la familia, sufriría por aquel cruel acoso que no conoció el respiro: asesino, corrupto, mentiroso, incapaz, cómplice,  etcétera…  Si hubiese sido por el PSOE el ilustre científico tentado por la política -fue Director General y Subsecretario de Sanidad- hubiese acabado en la cárcel. Basta acudir al auxilio de las hemerotecas. Cuando  ganó el PSOE las elecciones, el respetado virólogo fue condenado al pasillo y no se le dio ni una mesa de trabajo, ofendiendo así su alta cualificación profesional, indiscutible menos para los inquisidores socialistas. La feroz campaña contra Luis Valenciano Claver la vivió su hija Elena. Padece amnesia.

Elena Valenciano, premiada con un ascenso político tras su pésima dirección de la campaña electoral del candidato Rubalcaba, es intelectualmente roma, políticamente irrelevante y éticamente dudosa. La fundación que preside, “Mujeres”, recibió desde la llegada de Zapatero a Moncloa cerca de quince millones de euros en subvenciones, la mayoría de ellas del Gobierno central, y, por otra parte, la Administración Tributaria procedió a tramitar varios embargos contra empresas del matrimonio Udaeta-Valenciano por morosidad fiscal tras no ser atendidos los avisos preceptivos. También la amnesia.

En medio de estos y de otros ataques de amnesia selectiva entre nuestros políticos,  Rajoy continúa con sus medidas no siempre entendidas, no siempre bien explicadas pero necesarias. No se trata de agradar bobaliconamente al respetable público, como en un espectáculo, sino de cumplir de la mejor manera, y no será nunca suficientemente buena, el camino para el que la mayoría de los ciudadanos dieron su voto al Partido Popular tras el fiasco, envuelto en despilfarro y falsedades, de los Gobiernos socialistas. Y la mayoría absoluta obliga absolutamente.

Desde la aprobación de la Constitución en España ha habido cuatro mayorías absolutas: la que llevó a la Moncloa a Felipe González en 1982, con 202 diputados del PSOE, que revalidó en 1986 con 184. En aquellas dos elecciones una coalición liderada por AP y encabezada por Manuel Fraga consiguió 107 y 105 diputados. José María Aznar, al frente del Partido Popular, logró 183 diputados en 2000 frente a los 125 del PSOE de Joaquín Almunia. En 2011 Mariano Rajoy volvió a sumar mayoría absoluta con 186 diputados mientras Alfredo Pérez Rubalcaba se quedó en 110 diputados. En el resto de las elecciones generales UCD, PSOE y Partido Popular tuvieron que gobernar en minoría. En las elecciones del pasado 20 de noviembre el Partido Popular ganó 32 escaños en relación con las de 2008, y el PSOE perdió 59. El Partido Popular llegó a su máxima representación desde las primeras elecciones y el PSOE a los peores resultados de su historia.

El Partido Popular tiene un 44,6% de apoyos y el PSOE un 28,7%. Está muy claro que ese porcentaje ha de pesar sobre cualquier iniciativa que ambos partidos tomen; una oposición socialista que ha perdido 59 escaños y 15 puntos porcentuales en relación a 2008 no puede aspirar a más peso del que en realidad tiene. Esa evidencia le ha llevado a la penosa estrategia de mover la movilización callejera; inútil. Otra vez el virtuosismo de la tensión. Siempre serán más los ciudadanos que se quedan en sus casas, y votan, que los que se movilizan.

Viene todo esto a cuento del revuelo que interesadamente se ha provocado en la izquierda por la decisión del Gobierno de Rajoy de reafirmar  por un Decreto-Ley lo que ya se recogía en una disposición transitoria de la Ley de 2006: que si no se produce consenso para conseguir dos tercios de los votos para la designación de consejeros y presidente de RTVE bastará con la mayoría absoluta de las Cámaras. El bloqueo se ha producido. El PSOE ha llamado a esto “golpe institucional”. Una machada. La acogida dada al Decreto-Ley ha sido tan distinta en unos y en otros que el pasado sábado 21, el día después del Consejo de Ministros en que se aprobó, un diario madrileño tituló en portada “El Partido Popular rompe el consenso sobre RTVE para imponer el presidente” (“El País”)  mientras otro, también en portada, proclamaba. “Rajoy no pactará el director de RTVE tras el boicot del PSOE” (“La Razón”). “Así es si así os parece”, que dejó escrito Pirandello.

Los nombramientos de los dos presidentes de RTVE en la etapa de Zapatero, Luis Fernández y Alberto Oliart,  surgieron, en efecto, de un consenso entre PSOE y Partido Popular pero los dos nombres fueron propuestos por el PSOE, el partido entonces mayoritario. Ambos resultaron ser un fiasco y según no pocos colocaron a RTVE en una de las cotas más altas de dependencia partidista  que se habían conocido. Oliart sin aviso tiró la toalla, y desde entonces anda la radiotelevisión pública desnortada, bloqueada, y, lo más importante, sin posibilidad de gestionar una etapa que debe caracterizarse por la férrea austeridad.

Lo lógico hubiese sido que ahora el candidato aceptado fuese propuesto por el Partido Popular que es el mayoritario, y con mayoría absoluta, pero los nombres puestos sobre la mesa por el partido de Rajoy no fueron aceptados por Rubalcaba. Rompió la baraja. Y se inició una manipulación bastante burda: el PSOE supone pluralismo y el Partido Popular es sinónimo de mensaje único. Pero lo que recuerda el personal es el episodio escandaloso de la sobreimpresión de las siglas “PSOE” en la repetición de los goles de Butragueño en el partido España-Dinamarca (Mundial de Fútbol de 1986). Telediario 2, 19 de junio de 1986. Aquello sucedió en los Servicios Informativos de la televisión pública en la época de Felipe González. Y es sólo un ejemplo.

El actual responsable de los Servicios Informativos es un conocido y eficaz profesional socialista y venía siendo opinión común que desde las elecciones se había asumido en RTVE un partidismo hasta el bochorno. Rubalcaba, porque así le vino en gana, aplazó hasta junio cualquier acuerdo con el Partido Popular para nombrar un nuevo presidente de la Corporación, y utilizó ese aplazamiento en momentos informativos sensibles: la huelga general, el Congreso de su partido en Sevilla, y la campaña de las elecciones andaluzas. Con una paciencia franciscana que muchos no entendían, Rajoy se avino. El PSOE apuntalaba su boicot a los consensos pese a los requerimientos del Partido Popular; luego señaló como fecha para llegar a acuerdos la Semana Santa; pasó y nada. Era demasiado. Cinco meses después de las elecciones generales nadie podía entender los continuados sesgos informativos en favor del PSOE y en detrimento del Gobierno. Nada de neutralidad. El nuevo Decreto-Ley rebaja, además, el número de consejeros de 12 a 9 y sustituye los sueldos (cada consejero cobraba 110.000 euros anuales y el presidente el doble) por el sistema de dietas por asistencia. Supongo que esto tampoco habrá gustado al PSOE. Como no habrá gustado a los Sindicatos dejar de contar con sus dos representantes en el Consejo, cuya presencia resultaba objetivamente injustificable. Los Sindicatos tienen su papel constitucional, muy respetable, pero no son partidos políticos.

Que hable el PSOE de “golpe institucional” es una manipulación además de un cinismo. El virtuosismo de la tensión. El “golpe” es mantener a los directivos socialistas en una televisión pública al servicio de quienes perdieron las elecciones por la libérrima voluntad de los españoles.  La falta de ecuanimidad en la valoración y tratamiento de los contenidos era un escándalo que no sólo comentaban los votantes del Partido Popular. El Gobierno está legitimado para gobernar y cuenta con una mayoría absoluta en las Cámaras que ha recibido precisamente para arreglar los desaguisados del Gobierno de Zapatero-Rubalcaba que nos han llevado a donde estamos. Era una desmesura que la RTVE que pagamos todos con nuestros impuestos no fuese neutra y se constituyese en una máquina socialista para poner palos en las ruedas de las duras reformas auspiciadas por el Gobierno.

La ventaja de las mayorías absolutas en tiempos de crisis es que permiten a los Gobiernos tomar medidas cuando son necesarias, aunque no les guste tomarlas y aunque sean impopulares. No queda margen para el chalaneo ni para los pescadores en río revuelto. O salimos de la crisis con firmeza y rigor o nos hundimos todos. Quedó atrás el tiempo de las mentiras, de negar la evidencia de la crisis, de la “champions league” de nuestra economía y de los “brotes verdes”. Rajoy ha dicho sencillamente que no hay dinero, y quienes lo despilfarraron se enfadan. Sólo falta que, además de molestarse cuando se habla de la herencia recibida, estemos obligados a comulgar con las ruedas de molino de ésta televisión pública que no conecta con la mayoría de los ciudadanos y no es neutral.

La televisión pública debe ser del Estado no del Gobierno pero tampoco de la oposición.  Iñaki Gabilondo, el que aconsejó a Zapatero ante un micrófono indiscreto: “hay que crear tensión”, ha recibido el Decreto-Ley afirmando que “se acabó el tiempo de la dignidad recuperada en RTVE”. Anda, Iñaki, sírvenos otra de tensión.

PD.- Cada vez me sorprenden más algunos tratamientos periodísticos. Debo ser un carroza de este oficio. Resulta que un diario serio titulaba a cuatro columnas: “Rajoy recibió en secreto en Moncloa a Carlos Slim antes de viajar a México”.  Slim es un magnate mexicano, uno de los hombres más ricos del mundo, del que se ha destacado su amistosa relación con el ex-presidente Felipe González. Hasta aquí todo normal, salvo el titular periodístico. Que un presidente de Gobierno reciba en su despacho oficial a quien quiera no supone un encuentro secreto; es pura normalidad que deja el rastro natural de cualquier audiencia. Lo que resultaría chocante es que lo recibiese en una gasolinera. La intención de hacer extraño lo normal es una desmesura. Por lo menos.

 

 

 

 

Anuncios

11 comentarios to “La amnesia y el virtuosismo de la tensión”

  1. OPCH Says:

    Sin duda alguna la mentira se utiliza por los socialistas como instrumento básico de estrategia política. Mentira, tras mentira, tras mentira para tratar de salir airosos de cualquier situación. No importa cuántas. Lo importante es el momento puntual. Para después, ahí está la amnesia y su capacidad para hacerla valer. Una vergüenza. La amnesia debe ser, por tanto, combatida. Y este blog es un extraordinario ejemplo de cómo debe darse esa batalla.
    Gracias Van Halen por ello.

  2. Matilde Says:

    Interesante y documentado post, señor Van Halen. Y no se extrañe de que Rubalcaba quiera tensión, porque no puede hacer otra cosa para intentar sacar la cabeza. Está cuestionado en su partido, ganó el congreso por 22 votos, está perdiendo los congresos regionales, y tiene el triste record de haber consegido el peor resultado de la historia del PSOE. Sólo le queda la calle, pero la calle movilizada y además con cifras de concurrencia falseadas, no es el votante. La mayoría de la gente se queda en casa y no atiende a las llamadas de socialistas fracasados que dejaron arruinada a España y de sindicatos que ahora empiezan a perder subvenciones y que se movilizan por sus intereses y no por los trabajadores. Durante el desgobierno de Zapatero no se movieron ni un paso en defenda de los parados mientras crecían y crecían. Ahora los socialistas y los sindicatos quieren que Rajoy arregle la ruina que crearon en unos meses. Los españoles dieron la espalda al PSOE en las urnas y, tiene razón Rajoy, Rubalcaba si tuviese vergüenza se callaria y arrimaría el hombro. Pero no tienen vergüenza.

  3. Observador Says:

    A Rubalcaba le interesa que todos tengamos amnesia sobre todo para que olvidemos que él es co-responsable de la ruina de los españoles.No entiendo ni creo que entienda la generalidad de los ciudadanos que este hombre tenga la cara dura de presentarse como el salvador de todos y el generador futuro de empleo, claro que después de ver a Valeriano Gómez, el ministro del paro, en la manifestación del 1º de mayo contra la reforma laboral cuya primera fase la hizo él y por eso los sindicatos subvencionados le montaron una huelga general “amiga” y “blanda” a Zapatero, me lo creo todo. Estos socialistas son un atajo de sinvergüenzas que deberían no salir de casa por dignidad, pero es que no tienen ni la más mínima. Gracias por su inteligente comentario.

  4. Jacobo Rodríguez Says:

    Ante la amnesia, lo mejor, sin duda, es recuperar los datos y la documentación que prueban los hecho descritos en este post. Aunque me parece que el problema no es la amnesia, sino todo lo contrario. El problema de Rubalcaba, Valenciano y tantos otros es un exceso de memoria que les hace ser más virulentos en sus opiniones y actuaciones, aun sabiendo que carece de razón, para ser los únicos que conservan la memoria y tratar de que los demás sí padezcamos de amnesia. parece que esa es la estrategia del PSOE. Tratar de que todos olviden la verdad y suplantarla con sus aseveraciones. por suerte, tenemos las hemerotecas y la documentación de la época.
    Y lo mismo ocurre con RTVE, conviene quebrar el acuerdo, hablar de manipulación y así, más adelante, podrán decir que desde esa manipulación han estropeado la televisión pública convirtiéndola en un órgano el gobierno. Todo tiene un por qué, no cabe duda.
    Por suerte ya no están en el Gobierno y ahora las mentiras y manipulaciones solo viene desde una oposición muy debilitada. Esperemos que las medidas consigan reflotar España en menos de 4 años, no vaya a ser que vuelvan a la Moncloa y nos arruinen de nuevo en menos que canta un gallo.

  5. hugo Says:

    Es realmente vergonzoso el engaño de ilutres próceres socialistas sobre el cumplimiento del déficit . Habrá que ver las consecuencias que tiene el engaño , además de a los españoles , a la Unión Europea sobre el cumplimiento del déficit . Confío que la acción emprendida por Manos Limpias sirva para algo

  6. Fernando Azancot Says:

    Vaya por delante mi admiración ante este artículo donde la documentación, el rigor y el buen hacer literario se han dado la mano. Su contenido y desarrollo son impecables, y espero que mi comentario esté imbuido de semejantes virtudes, si bien no al nivel de maestría que corresponde a tu persona. Espero que esta máquina cibernética no me haga otra jugada y se trague mi glosa antes de darla a luz.
    En primer lugar creo, mi buen amigo, que el problema de la amnesia es patología que ha hecho nido en la mayoría de los españoles, por no decir en todos y parecer exagerado. Esta sociedad ha olvidado de dónde venimos y su porqué. Ello ha dado paso al “cuéntame como pasó”, tal si aquello hubiera ocurrido al margen de la existencia de cuantos lo vivimos, que todavía somos muchos, y de los que no, apenas saben sino lo que se les han contado previa la manipulación conveniente, es decir poco o nada. Se ha hecho borrón y cuenta nueva de un hecho fundante – trágico, dramático, terrible, y todo lo que se quiera – del que arranca la inmediata historia de este país antes llamado España: la Guerra Civil con su secuela de vencedores y vencidos militarmente, y de una dictadura consiguiente que sin embargo propicia el salto hacia una democracia de corte liberal desde su propio cuerpo legal fundamental – de la ley a la ley -; proceso en el que intervienen de manera destacada las tres instituciones sobre las que se asentó el llamado “Régimen anterior”: el Ejercito, la Iglesia y el Movimiento Nacional. El primero puesto al día gracias a las relaciones internacionales, singularmente las mantenidas con las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos de América. La segunda, escorada hacia la izquierda en el “aggiornamento” post conciliar. Y el tercero, transformado desde la conciencia de partido único al intento no consumado del “contraste de pareceres y la concurrencia de criterios”. Digo “no consumado” donde quizás pudiera aventurar que consumado de otro modo. Uno prestó el control del proceso; la otra, colaboró en el transigir y admitir una izquierda previamente “desdemonizada”; finalmente, el último, engrasó su maquinaria política para sacar adelante un referéndum para la Ley de Reforma Política que la oposición al Régimen o bien rechazaba o bien para la que predicaban la abstención los más precavidos.
    En consecuencia, la amnesia no es sólo “selectiva”, sino también colectiva, e incluso a la hora de dar por amortizados los respectivos currículos individuales, especialmente los políticos sean de derechas o de izquierdas. Borrada o “reseteada” la memoria inmediata, y manipulada la mediata, la mentira y el cinismo se han apoderado de una clase política ahormada por la partitocracia y sufragánea del respectivo partido. Sus efectos en el aquí y ahora: la agresividad de una izquierda vencida en las urnas que, sin memoria del ayer y sus consecuencias, se lanza a tomar la calle en connivencia con unos sindicatos más políticos que de clase y en medio de una crisis económica galopante que parece no hallar el fondo del pozo. Es decir,hablando revolucionariamente, zapoteando en un buen caldo de cultivo.
    Y Rajoy, pasándolas canutas. Al parecer, sin otro camino que si no mentir, sí desdecirse de sus contundentes promesas electorales y perder, tras cada Consejo de Ministros, apoyo popular y posibles votantes a destajo.
    Frente a sus necesarias reformas – en las que echo de menos la eliminación de cualquier subvención, la privatización de empresas públicas, incluidas todas las televisiones, y la entrada a saco del gasto inútil de autonomías, diputaciones y ayuntamientos -, bulle la calle alentada y calentada convenientemente. Y para colmo ese frente torvo y amenazador que componen las autonomías “rebeldes”, incluido ese melón sin calar que nos hemos ganado a pulso los andaluces.
    Mientras, Europa exigiendo mucho, pero apoyando poco. Y la América hispana, iniciando un nuevo movimiento insurgente. Zapatero, hibernando en el Consejo de Estado con una buena dotación económica. Y Rubalcaba de jefe de la “leal” oposición.
    Y ¡Viva la Pepa!.

  7. JM Says:

    Buenos dias Ilustre.
    Una vez mas nos ilustras con tus doctos post, abundados a mas por mis antecesores en la fila.
    Es muy traida la frase “de padres rojos hijos fachas y viceversa”, aunque diria que la medianez de esta gente al no ver una salida dentro de las filas paternas opta por pasarse a otro bando donde haya mas oportunidades. Las ideas solo valen para los comentarios en la prensa, luego esta lo de medrar que es otra cosa. Son muchos mis conocidos del Frente de Juventudes que me encontré militando el el psoe al poco de su reaparición publica, quiza el mediocre falangista Gonzalez se llevó unos pocos. Eso si estaban todos colocados en puestos donde se llevaban su panoja mensual mas los añadidos. Es lo que despues se llamó “recursos humanos” nunca mas humanos.
    Y serguira pasando.
    Seguro que recuerdas la anecdota de las dos cartas que dejaba el presidente saliente al entrante, por si tenia problemas graves. La primera decia, echame a mi (al pasado) la culpa de todo y se te arreglaran las cosas. La segunda simplemente decia, si no se arreglan las cosas escribe unas cartas como éstas. Quiza Rubalcaba lo ignoró entre otras cosas porque no ganó las elecciones, entonces debió haber leido la segunda, escribir dos cartas y dejar paso a Chacón. Como se ha quedado y no tiene soporte de ningun tipo para la accion politica, solo le queda la “revuelta popular” en todos los terrenos para al menos que le saquen en las TVs. Da pena verle en el escandaloso lamento permanente de que todo lo que se hace el Gobierno está mal y el el mas guapo.
    Gracias Juan.

  8. El niño Says:

    Mas que un comentario una pregunta. ¿Porqué tanta prisa en modificar el nombramiento del Presidente y Consejeros de RTVE, si han pasado quince días y no se ha nombrado a nadie. ¿A que espera Rajoy?

  9. Bvda Says:

    La falta de consenso no puede, en ningún caso, justificar que el nuevo gobierno se demore más en proceder a los nuevos nombramientos de RTVE. Se ha intentando, sin éxito, ese consenso hasta hacernos caer en la desesperación. Ya es hora, pues, de poner punto final. El acuerdo no es posible y la falta de nuevas designaciones sólo favorece al PSOE que manipula como cuando gobernaba los contenidos del ente público. Es hora de decir basta!! Nombramientos YA!

  10. Manuel P. Says:

    Para El niño y Bvda: El Real Decreto para cambiar el sistema de mayorías que posibilitarán el nombramiento de la cúpula de RTVE debe ser convalidado en el Congreso de los Diputados, y como el último Pleno fue de Presupuestos, y una semana reglamentariamente no hubo Pleno, y el próximo Pleno también será de Presupuestos, ese Real Decreto no podrá votarse en el Congreso hasta el próximo día 17. Por eso no se ha nombrado al Presidente de la Corporación RTVE pese a que fue decidido hace un par de Consejos de Ministros. Desde luego lo que está ocurriendo en RTVE es una vergüenza. El nuevo Real Decreto emana de una disposición adicional de la Ley de 2006, luego no es nada nuevo ni un “golpe institucional” como dicen mintiendo los socialistas. Por este Real Decreto se suprimen los sueldos de los miembros del Consejo de Administración y la representación en él de los Sindicatos que no tenía razón de ser y era sólo una nueva mamandurría otorgada por Zapatero a quienes le daban “cariño”. Como me lo cuenta un amigo diputado lo cuento para información de El niño y Bvda. Ahora debemos esperar que INMEDIATAMENTE de convalidarse el Real Decreto en el Congreso de los Diputados se nombre de una vez la cúpula de RTVE. Enhorabuena por su magnífico blog, Van Halen.

  11. Rosario de Madrid. Says:

    Me gustan mucho los comentarios de Azancot por su documentación y el interés de sus reflexiones. Cuando no interviene en el blog siento que falta algo. En general todos los comentarios de As de Bastos son muy interesantes y están a gran altura. Los socialistas no nos deben sorprender: acuden a la calle porque no creen en la democracia salvo cuando ganan ellos. Y mira Tomás Gómez atreverse a decir que la izquierda tiene superioridad moral…Qué valor tiene cuando la historia de la izquierda en España y sobre todo del PSOE, el partido de Gómez, es una sucesión de inmoralidades, de crímenes y de golpismo… Estos querrían escribir la Historia a su gusto pero los historiadores ya tienen claro desde hace mucho lo que supuso, por ejemplo, el Frente Popular en España…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: