La resurrección de los comecuras

by

La crisis económica ha llegado a tanto que parece que no hay espacio para otras cuestiones. Eso es lo común en la preocupación de los españoles. Pero, en medio de esta gran convulsión nacional de salida difícil, Rubalcaba se interesa por otros asuntos que para él parecen trascendentales y de atención preferente, como que la Iglesia pague el IBI, cuya repercusión en la economía del país sería mínima según los expertos, unos pocos millones de euros. En Madrid no llegarían a cinco. Mientras, la Iglesia ahorra al Estado más de 20.000 millones de euros anuales por sus múltiples prestaciones a la ciudadanía. Por supuesto, no hay otras confesiones religiosas, instituciones o entidades exentas por Ley del pago del IBI que ni remotamente se le acerquen.

Resulta sorprendente que el primer partido de la oposición, que por cierto cuenta con el menor número de diputados desde las primeras elecciones democráticas, resucite una estrategia que podríamos llamar de “comecuras” en medio de lo que está cayendo. Si se admite que el PSOE ha gobernado en España durante la mayor parte de nuestra historia democrática reciente: de 1982 a 1996 y de 2004 a 2011, lo que es incuestionable, y con la misma certidumbre admitimos que la crisis económica que tan duramente padecemos no ha aparecido en los últimos cinco meses sino que, por acción u omisión del PSOE gobernante, viene de atrás aunque sus consecuencias más graves las estemos sufriendo ahora, parecería lógico que Rubalcaba, que fue hombre todopoderoso en las dos etapas de gobiernos socialistas, dedicase su acción política a proponer soluciones razonables y no voluntaristas para salir de la crisis, a arrimar el hombro, y no a distraer al personal con temas como el del IBI de la Iglesia sobre el que no tomaron  ninguna decisión los gobiernos socialistas de los que él formó parte tan destacada. Pero no ha sido así, y ha optado por dar munición a los comecuras.

Alguien dijo que la Historia de España se ha escrito corriendo delante de los curas o detrás, que aunque es un resumen muy mostrenco no deja de tener su aquél. Para algunos parece que ahora toca correr detrás. Sin embargo, la estrategia de resucitar a los comecuras, los del radicalismo anticlerical, siempre ha estado ahí, presta a ser activada para tapar la debilidad política, la falta de ideas sólidas o la anemia de propuestas. 

Si recurrimos a la Historia, que es un eficaz recurso intelectual, convendremos que a veces una frase sobrevive a su contexto, y a menudo para mal. Esto ocurre con aquella célebre afirmación de Manuel Azaña: “España ha dejado de ser católica”, incluida en su discurso parlamentario del 13 de octubre de 1931 durante el debate constitucional. El discurso es brillante, una pieza oratoria de primera, y va de la Filosofía a la Teología, de la Historia al Derecho. Es una delicia leerlo después de tantos años aunque no se coincida con su fondo o acaso por ello. Pero lo que ha quedado de él es la frase de que España había dejado de ser católica, que suponía, en sentido estricto, una desmesura que trajo graves consecuencias. El propio Azaña se preguntaba en el mismo discurso: “Esta posición mía, la de mi partido, ¿es peligrosa para la República?”. Creo que lo fue.

Azaña fue un escritor excelente, aunque con pocos lectores, que consiguió en 1926 el Premio Nacional de Literatura por su libro “Vida de Juan Valera”, y un político de principios -obviamente los suyos-,  intelectualmente admirable por más de un concepto, pero  la forma de tratar la cuestión religiosa y la falta de tacto en la reforma militar fueron dos acciones de Azaña, que soliviantaron el patio nacional, radicalizaron las posiciones, y según opinión de muchos, aceleraron los enfrentamientos. Esos delicados asuntos hubiesen precisado más tacto, más complicidad con el país real. Otra frase suya que no produjo precisamente tranquilidad se hizo también célebre: “Por encima de la Constitución, está la República y, por encima de la República, la Revolución”. Aunque para él la revolución no fuese sinónimo de violencia sino de cambio profundo.

Lo cierto es que la realidad nacional fue deslizándose hacia el caos, entre la incomprensión creciente de unos y de otros. Basta leer las inteligentes y sinceras  reflexiones -el momento no permitía al entonces Presidente de la República hacerse trampas en un solitario- en el “Cuaderno de La Pobleta”, cuando Azaña era más un prisionero en la vorágine que un Jefe de Estado libre y ejerciente, y se duele reiteradamente de cómo  no le hacen caso ni Largo Caballero ni Negrín, presidentes del Gobierno, ve la guerra perdida con más clarividencia que sus ministros y generales, y se espanta de la deriva extremista del poder republicano que él había ayudado a crear sin intuir su evolución. 

Azaña pasó por muchos tragos amargos. Uno de ellos, y así lo expresa en sus recuerdos, fue enterarse del asesinato en Madrid de Melquiades Álvarez, su amigo y primer mentor político en el Partido Reformista, convertido después en Partido Republicano Liberal Demócrata, efímero Presidente del Congreso de los Diputados suprimido por el golpe de Estado del general  Primo de Rivera, y Decano del Colegio de Abogados de Madrid.

Parece que Rubalcaba al exigir el IBI a la Iglesia vuelve  la vista atrás y para no pocos es como un sucesor de aquel Azaña que certificaba que España había dejado de ser católica. Cada cosa en su estilo y en su tiempo, claro. Ambos personajes tienen alguna nota biográfica común. Azaña estudió en los agustinos de El Escorial, y de esa experiencia nació “El jardín de los frailes”, una novela excelente, y Rubalcaba estudió con los marianistas del Pilar, afamado colegio en cuya escalera se leía, y no sé si se sigue leyendo, la frase del Evangelio de San Juan “La verdad os hará libres”, que probablemente no ha acompañado como lema al político socialista en su larga trayectoria.

Esta cercanía biográfica de Azaña y Rubalcaba, como estudiantes de centros religiosos es la única que encuentro. No, por cierto, la identidad intelectual, la galanura literaria, la coherencia del discurso, el frescor de la expresión, el manejo de las manos durante la pieza oratoria… Esos eran atributos de Azaña de los que carece Rubalcaba. Sus adversarios políticos acusaron a Azaña justa e injustamente, incluso a veces con crueldad, pero no se atrevieron a acusarle de maquiavelismo, ni de ser torticero o mentiroso compulsivo. Los adversarios de Rubalcaba, sí. 

Con la iniciativa de presentar mociones en los Ayuntamientos para exigir el pago del IBI a las propiedades de la Iglesia los socialistas han vuelto a activar el viejo anticlericalismo. Es un giro radical que en las legislaturas anteriores se enmarcó en la llamada “memoria histórica” y al que ahora vuelven merced a esta nueva patochada desde la improvisación demagógica y para que sus alas extremistas alimenten sus fobias. Van, como dice Cayo Lara, a remolque de IU. Las mociones en los Ayuntamientos no sólo son del PSOE sino, sobre todo y en vanguardia, de IU.

En Alcalá de Henares el grupo socialista presentó en el Pleno una moción, que consiguió salir adelante, para que la Iglesia pagase el IBI. Y en Aranjuez fue el grupo de IU quien lo hizo en los mismos términos, y fue rechazada. La coincidencia en las estrategias revela que se trata de una campaña anticlerical dentro de la desesperación del PSOE y de la debilidad interna de Rubalcaba.

La decisión municipal sobre el IBI y la Iglesia es una nadería porque los Ayuntamientos  no pueden vulnerar la Ley y para cumplir lo que decidan sus Plenos, si se manifiestan en favor de esas mociones, tendrían que cambiar varias Leyes, incluso un Convenio entre dos Estados Soberanos: el Reino de España y la Santa Sede, que los gobiernos socialistas no derogaron ni revisaron durante sus más de veinte años en el poder.

La exención del IBI afecta sólo a los edificios eclesiásticos “sin ánimo de lucro”, pero afecta también a locales y fundaciones sindicales, a partidos políticos, a federaciones deportivas, a fundaciones y entidades varias, como Cruz Roja, a representaciones diplomáticas en España, a estaciones de RENFE, a edificios de otras confesiones religiosas, etcétera, y se rige por la Ley de Haciendas Locales y por la Ley de Mecenazgo y Fundaciones. Y en el caso de la Iglesia, además, por los Acuerdos con la Santa Sede. Por otra parte, no existen exenciones en las tasas municipales. La Catedral de Salamanca no paga IBI, pero el Museo del Prado y la SGAE tampoco. Pagan, sin embargo, el resto de las tasas; basura, vados, y las demás.

La exención del IBI a la Iglesia no es privativa de ella y no es un privilegio sino algo que contempla la Ley. No se trata de apoyar privilegios pero tampoco de apuntarse bobaliconamente a una campaña de discriminación. La labor de las parroquias en esta grave crisis económica resulta innegable. Y no digamos de Cáritas. No conozco que ninguna de estas entidades, instituciones y organismos enumerados en el párrafo anterior, salvo la Iglesia, mantengan comedores para necesitados ni tengan servicios asistenciales para indigentes.  ¿Los necesitados van a ir a pedir bocadillos o platos de sopa a la SGAE, a UGT, a CCOO, o a las federaciones deportivas que están exentas por Ley de pagar el IBI?  

El cardenal Rouco Varela ha anunciado que si se cambian las Leyes la Iglesia pagará el IBI en sus propiedades que hoy están exentas de hacerlo, pero ha alertado de que este cumplimiento irá en detrimento de algunas de las acciones sociales que lleva a cabo. En este sentido, ha apuntado que al disminuir los ingresos, acciones como las de Cáritas se verán “mermadas”.

El Presidente de la Conferencia Episcopal Española ha recordado que de esa exención del IBI disfrutan “otras entidades sin ánimo de lucro” y ha citado entre ellas a “sindicatos y partidos políticos”. A este respecto, José Javier Cubillo, secretario general y director de Comunicación de UGT ha aclarado que “UGT sí paga el IBI y las tasas municipales” pero no entra en detalles. ¿Pagan el IBI sus fundaciones y otras entidades “sin ánimo de lucro” ligadas al sindicato? Es obvio que legalmente no tienen que pagarlo. Es como si la Iglesia dijese que paga el IBI de sus tiendas de venta de dulces de los conventos, que naturalmente lo hace. De lo que se trata es de saber si los sindicatos pagan el IBI de sus propiedades y entidades ligadas que por Ley estén exentas de hacerlo. Lo cierto, por ejemplo, es que en Aranjuez no mucho antes de presentarse la moción de IU al Pleno Municipal, el PSOE había solicitado la exención del IBI para su sede local, y con un documento acreditativo de Ferraz. Una incoherencia.  

No concibo la falta de información de los Ayuntamientos que se han dejado embarcar en la demagogia interesada de una campaña basada en privilegios que no existen. Y me duele que en esta trampa haya caído el Ayuntamiento de Alcalá. Leo unas declaraciones de la concejala de Hacienda en la que demuestra desinformación. Dice que otras ciudades, como Zamora, ya lo han hecho, pero allí se trata del local correspondiente a una tienda anexa a la catedral y alquilada por el Cabildo que, por no estar entre las propiedades “sin ánimo de lucro” naturalmente debe pagar el IBI, y el caso de Roma, que cita también la concejala, es similar, ya que pagan los locales que suponen ganancia económica, y eso ocurre ya en España. La concejala ha dicho que “si pedimos un esfuerzo al resto de los vecinos, tal cual está la situación económica, no pueden quedar ellos fuera”. Espero que el Ayuntamiento esté dispuesto a sufragar lo que le podría caerle encima si la Iglesia, con un prelado insólitamente “vetado” por la Corporación Municipal, deja de hacer lo que ahora hace en favor de los alcalaínos necesitados.

Mis amigos de la Corporación de Alcalá, y los alcaldes y concejales de cualesquiera otros Ayuntamientos en los que el Partido Popular  haya votado o vaya a votar a favor de esta exigencia de Rubalcaba, deberían preguntarse por qué los Gobiernos socialistas no cambiaron en más de veinte años las Leyes que ahora deploran, no cambiaron o derogaron los Acuerdos con la Santa Sede, y ni siquiera se plantearon lo que ahora urgen. Yo se lo digo: porque los socialistas (y también IU) lo que tratan es de acusar al Partido Popular de mantener unos supuestos “privilegios de la Iglesia” y así procurarse la simpatía del radicalismo de la izquierda más ultra. Es una trampa. Pero los socialistas nada dicen de las otras innumerables entidades e instituciones que gozan de las mismas exenciones legales en el pago del IBI. Ni, claro, de ellos mismos en lo que legalmente les afecta.

Los socialistas alimentan, resucitándolos, a los comecuras en un ejercicio oportunista de cinismo y amnesia para consumo de radicales propios y despistados ajenos

Anuncios

10 comentarios to “La resurrección de los comecuras”

  1. Observador Says:

    El recurso de la izquierda cuando no tiene nada que decir ni que ofrecer es el anticlericalismo deformando la realidad. Más le valía a Rubalcaba pedir perdón en nombre de su partido por haber arruinado a España dos veces para que el PP arreglase sus errores en 1996 y ahora tras la derrota de noviembre de 2011. Lo malo es que tomar medidas duras aunque necesarias no será entendido por los españoles que somos un pueblo de derechos y no de deberes para el que lo importante son los puentes, las vacaciones, y mirarnos al obligo. Lo contrario que los alemanes que consiguieron la unificación de su país, superar la grave crisis económica que ello supuso, y colocarse a la cabeza económica de Europa. Nosotros en lugar de unificar, separamos, y en lugar de trabajar por salir juntos del atolladero, nos apuntamos a que se apriete el cinturón el vecino pero nosotros nunca, Enhorabuena Van Halen, usted da siempre en el clavo con cultura, conocimiento de la historia y buen castellano.

  2. JM Says:

    Buenas tardes Ilustre.
    Lo del pobre Rubal ya es de revolcarse por el barro, ningun parecido ni lejano con los personajes historicos que refieres, como no tiene ningun protagonismo ni en su propio partido y no debe saber hacer sudokus pues ya ves con la que sale ahora, a esta altura del partido, es para partirse de la risa. Hasta desde las prensas deportivas le has informado exahustivamente de como va lo del IBI segun que tipo de situacion se dé, Fundaciones, ONGS, Partidos, Sindicatos,Embajadas. Hoy desde El Mundo Anson le dice callate y se mas prudente, que ultimamente la estas cagando, que si los curas, que si Maru, vamos que el fantasma de Chacón y del pobre Tomas le persiguen. Empiezo a pensar que Rubal esta mal, deberia ir al Psiquiatra y hacerselo mirar, cada vez se parece mas al Capitan de La Bounty con las bolitas en la mano. Deberia hacer un cursillo con Chaves en Venezuela y aprender que todo se hace por Dios y que Dios le ilumina a expropiar casas palacios y fincas para que sus apostolicos hijos los administren. Y mientras, este con el Comecuras a vueltas. Si la situación no fuera tan seria lo de Rubal es para una serie de Forges-
    Para no ser demasiado crtico y por echarle una mano le paso desde aqui una valiossissima información. ” Rubal El Tiovivo del Corte Ingles de Serrano NO PAGA EL IBI, VAYA VERGÜENZA.
    Gracias Juan-

  3. Madrileña Says:

    En la tercera entrega de EL PADRINO, Raf Vallone que encarna al cardenal Lambertto, quien en una cita con Mikel Corleone-Al Paccino-, le muestra una pequeña piedra que estaba sumergida muchos años atras en una fuente del claustro en que se desarrolla la escena. Golpeándola contra la propia fuente parte la piedra y muestra a su interlocutor como el agua, a pesar del tiempo transcurrido, no ha calado el interior del guijarro.
    Viene a cuento la escena de esta película porque tampoco, a pesar del tiempo trancurrido, calará la cruzada anticlerical de Rubalcaba. Lo mismo que Zapatero echó mano a laLey de la Memoria Histórica para distinguirse ideológicamente y fustigar al PP, Rubalcaba hace lo propio con esa extraña propuesta de que la Iglesia pague el IBI. Presentar a la Iglesia como una institución privilegiada y parasitaria, sin mencionar la inmensa labor social que realiza, y a sabiendas de que será rechazada; demuestra la necesidad que tiene de atraer los focos hacia su persona para ganar notoridad. Al igual que la piedra de la fuente, por muchos años que esté en el agua nunca calará el interior. Con la sociedad hemos topado.

  4. OPCH Says:

    De lo más absurda es esta penúltima ocurrencia de Rubalcaba. Como bien recuerda Van Halen el PSOE ha gobernado un buen número de años este país para haber podido suscitar el debate de las relaciones del Estado español con la Santa Sede o cualquier otro relacionado con la Iglesia, como es el que se trata en este momento del pago del IBI por la Iglesia. Pero no lo hizo. Ahora Rubalcaba y el PSOE, en plagio total a IU, lo plantea a destiempo, cuando ya no tiene la capacidad que sí se posee cuando se es titular del gobierno de la Nación para hacerlo efectivo. Es pues obvio que se trata de mera estrategia. Coincido con Van Halen. Para tapar ineptitudes y disimular la carencia de ideas.
    Felicidades Van Halen y gracias por los datos históricos que incluye este nuevo texto.

  5. Jacobo Rodríguez Says:

    la petición del pago del IBI a la Iglesia católica (curiosamente no a las otras confesiones que gozan de los mismos acuerdos en este tema) es de una desvergüenza difícil de concebir, sobre todo porque, como bien apunta Van Halen, está incluida entre un gran número de asociaciones y lo más increible es que entre ellas se encuentran el PSOE e IU. Por otro lado, la Iglesia (al contrario de lo que ocurre con los partidos políticos y otras asociaciones beneficiadas por la exención ) ganaría mucho más si cobrara todas las ayudas sociales que da al Estado. No lo hará porque su vocación es esa, pero que nadie olvide que la iglesia no solo son los obispos que tanto odian, también es Cáritas o Manos Unidas y toda la gente que puede vivir gracias a ellos. seguramente, mchos de los que consideran que hay que ayudar a los necesitados no se plantean lo que eso supone.
    Por otro lado, cabe decir que Rubalcaba y compañía son creyentes fervorosos que saben lo importante que es la iglesia ay tratan de jugar con su influencia, al precio que sea.
    Por otro lado, creo que Azaña está muy sobrevalorado, desde luego como político, pues fue bastante desastroso y cometió errores fundamentales, pero también como escritor, pues era una medianía sin más. muy bien tratado, para mi de forma incomprensible, por comentarios actuales, pero con una obra de interes literario muy reducido. Otra cosa es el interés histórico y político de sus escritos, pero creo que no se debe confundir una cosa y otra.

  6. Martín-Martín Says:

    Si los socialistas siguen diciendo “no” a todo lo que hace el Gobierno de Rajoy, aprobado por la Unión Europea, Obama y hasta Hollande, el supuesto amigo de Rubalcaba, se condenan a medio plazo a la nada. Porque lo que los socialistas quieren es que fracasen las medidas que se están tomando y que ellos no fueron capaces de tomar por cobardía e ineptitud,y por su obstruccionismo de pega seguiremos dando una imagen bananera de España en el exterior. Que los que crearon esta situación por su ceguera o algo peor no arrimen el hombro para resolverla es una desvergüenza política. Y las cortinas de humo como el IBi de la Iglesia no van ya a engañar a nadie. Los socialistas nos han engañado ya demasiado para que les creamos ni cuando dicen que es de día y estemos viendo el sol.

  7. Un boticario Says:

    Muy admirado escritor y político: Lo de que la iglesia pague el IBI o no lo pague le preocupa mucho menos de lo que nosotros creemos. Yo, por mi parte, me he apresurado a marcar la X en la declaración de la renta, y espero que lo hayan hecho como yo otros católicos algo despegados del magisterio de la Iglesia pero dispuestos a apoyarla en cualquier dificultad. A mí me enseñaron el mismo colegio que a Rubalcaba que la sangre de los mártires, (aunque ahora solo hay mártires de la Hacienda Pública) es semilla de cristianos
    Cuando, en una conferencia de prensa de la época, le preguntaron a Jesucristo si había que pagar impuestos, produjo uno de los titulares más grandes de la historia al pedir un denario para ver la cara del Cesar y decir que había que dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.
    La Iglesia es la organización política más perfecta que se conoce aunque adolezca de determinadas virtudes que ahora se exigen, sin las que no podría manifestarse ningún Partido político en la actualidad. Ojo a esto último porque todas las organizaciones políticas que se han creado caerán – incluidos los partidos demócrata y republicano en EEUU – mientras la Iglesia se prepara tranquilamente para abordar el tercer milenio sin otro final conocido que el Juicio Final. En fin, que a la Iglesia no hace falta que nadie la defienda, porque se defiende sola, y se crece en las dificultades.

  8. Fernando Azancot Says:

    Llegado de tierras levantinas, y camino de las atlánticas orillas de Sanlucar de Barrameda, leo tu último artículo como siempre bien documentado, mejor orientado y excelentemente escrito. En él compruebo que tu bonhomía de poeta, si quieres hasta la ingenuidad – “el poeta siempre es niño, y el historiador anciano” –de quien hecho está a ver la realidad bajo metáforas y metonimias, te lleva a prestar excesiva atención a las últimas patochadas anticlericales del jefe de la leal oposición y hasta, en un gesto de impagable magnanimidad, declararlo sucesor de Azaña, sin que por esto yo crea que el, llamémosle, ilustre alcalino fuera una lumbrera de la política, a juzgar por los hechos, y desde luego mucho menos lustroso de lo que de él se predica en el plano intelectual y literario por los hoy tenidos como políticamente correctos. Yo, tras la lectura de “La Velada en Benicarló” me tengo desde luego como un incorrecto a la hora de juzgarla.
    En resumen, que el tema no da para extenderse mucho como suelo en estas glosas, pues venir a estas horas a ejercitar alguna reflexión sobre la figura del “comecuras”, sin olvidar los “comefrailes” que fueron más numerosos, me llevaría al ejercicio de la investigación folklórica que tanto me divierte. Pero no es este el lugar apropiado, ni tus seguidores tienen por qué soportar mis devaneos.
    Me voy a limitar a aconsejar la lectura – a aquel que no lo haya hecho –, o a la relectura al resto, de la “Introducción a una historia contemporánea del anticlericalismo español”, de Julio Caro Baroja. En su prologo advierte que se trata de una obra sencilla sobre un tema viejo y hoy casi folklórico, escrita por un hombre que ha dedicado al folklore mucha atención a lo largo de su vida.
    Habría pues que preguntarse por qué ahora, con la está cayendo sobre España, se saca de la manga el señor Rubalcaba esta carta añosa y marcada.
    Puede que agotada la ideología socialista a fuer de tanto fracaso, no haya más remedio que entretener al personal con estas cosas.
    Por otra parte, estas manifestaciones surgen de un partido que, en el terreno religioso entre otros, anda sumido en un mar de desconciertos. Así, aludiríamos a la influencia eclesiástica en su génesis, que va desde la corriente “Cristianos por el Socialismo”, pasando por el amparo prestado en su día por más de un jerarca de mitra y báculo, hasta el compromiso personal y político de más de un clérigo secular o regular. Sin ir más lejos, en la misma Sevilla donde resido – ciudad en la que toda confusión tiene asiento -, yo he conocido desde un canónigo nombrado Secretario General Técnico de la Consejería de Hacienda, a un fraile ejerciente como Delegado Provincial de la Consejería de Cultura, o a un conocido párroco liderar un sindicato agrario, por no hablar de otro ilustre calonge a cuyo funeral, en la catedral de Sevilla, asistió la crema y nata del PSOE, encabezada por el mismísimo Felipe González.
    Hay, pues, en estas actitudes anticlericales un mucho de lugar común generado por acusaciones estereotipadas, arquetipos y modelos “que se aplican de modo bastante mecánico, dejándose guiar por el runrún, el sonsonete y siguiendo la línea del menor esfuerzo”. Quizás sea que, como advierte Hanna Arendt, “el socialismo que, pese a su superstición materialista y a su ateismo ingenuo y dogmático, empezó animando al movimiento obrero revolucionario, atormentó durante tanto tiempo la mente y el corazón de sus seguidores con la opresiva “necesidad dialéctica”, que éstos acabaron aceptando prácticamente todas las situaciones inhumanas existentes”. Al efecto, recuérdese la extinta Unión Soviética, o las actuales Cuba, China o Corea del Norte.
    Finalmente, a modo de aviso a navegantes, quiero decir con la autorizada palabra de Julio Caro Baroja, en relación con el lugar común en que ha devenido el anticlericalismo en su versión más folklórica, que si “la repetición de lugares comunes resulta siempre aburrida, el hecho de que los lugares comunes produzcan guerras civiles y coacciones feroces ya no es aburrido: es amedrentador y trágico.”

  9. Margarita T.A. Says:

    Felicito a Fernando Azancot por su comentario. Nunca decepciona. Tiene razón en que hoy el anticlericalismo es un tema folclórico (lo escribo con “c” y no con “k”, como pedía Cela), pero lo cierto es que se persigue a los sacerdotes por serlo en algunas partes del mundo aún hoy. En España es diferente, y supongo que Rubalcaba ejerce de anticlerical porque no tiene nada serio que decir ni que ofrecer y estará preocupadísimo de que triunfen las medidas de Rajoy y se quede sin futuro, aunque ha tenido ya bastante pasado. Pero recuerdo que la reciente manifestación atea de Madrid estuvo plagada de insulos y mofas al clero. No hay nada más vacío: atacar a lo que no se cree. A mi no se me ocurriría insultar a un budista. Insultar a Dios un ateo ya indica un grave complejo de psiquiatra. Saludos.

  10. Bvenida Says:

    Coincido plenamente con Margarita T.A.. Hay que padecer problema mental sin diagnosticar por especialista acreditado para atacar a lo que no se cree y/o se alega no existir. En cualquier caso estos insultos, ataques o similares no reciben los frutos que sus autores desean y es que los sacerdotes manifiestan que cuanto más ataques se producen contra la Iglesia más apoyos y devotos recibe Dios. Como refiere el Refranero español, no hay mal que por bien no venga.
    Saludos Van Halen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: