De Zapatero a Rajoy

by

Al doctor Marañón, científico modélico, escritor de talento, historiador  minucioso y liberal de buena ley, se le debe, entre tantas otras, una interesante reflexión sobre el poder, creo -cito de memoria- que en su obra “El Conde-Duque de Olivares. La pasión de mandar”, de 1936: “El poder desvía a los hombres y cuando lo pierden empequeñecen”. Seguramente a los lectores se les ocurrirán algunos nombres de poderosos o antiguos poderosos a quienes podrían destinarse estas palabras. En España hemos vivido hace no mucho un cambio en la titularidad del poder ejecutivo, y ello puede llevarnos al juego de adjudicar la reflexión de Marañón a más de un político.  

Al tiempo estrenamos este 2012 año y Gobierno. Una mayoría absoluta desterró a Zapatero al pañol y llevó a Rajoy al puente de mando de la Moncloa y desde el primer día el nuevo Presidente se puso a la faena reformista. Para la Unión Europea el periodo de transición entre el Gobierno saliente y la asunción de funciones del entrante era muy extenso y llevaba semanas reiterando que debía acortarse. Hace poco vimos en Francia un cambio en la Jefatura del Estado modélico y rápido. Da envidia. Como también dan envidia las buenas formas de Sarkozy y de Hollande. El experimento fracasa en España probablemente por falta de educación, por falta de calidad democrática del personal o por falta de franceses. O por las tres cosas a la vez.

De Zapatero a Rajoy las cosas han cambiado. Zapatero inicio, forzado,  las reformas que supo o se atrevió, que resultaron tibias e insuficientes, decidió tirar la toalla, adelantó las elecciones generales, y las perdió. Ya mucho antes había dejado el avispero abierto, y ni siquiera quiso aprobar unos Presupuestos probablemente porque hubiesen desvelado ante Europa y ante los españoles que mentía gravemente en las cifras de déficit, y porque obligar al nuevo Gobierno a iniciar su andadura elaborando unos Presupuestos sumamente austeros era una patata caliente de difícil digestión.

Llegó Rajoy y casi en cada Consejo de Ministros decidió importantes reformas, que Rubalcaba consideró, una a una, graves atentados contra el Estado de Bienestar para el que los gobiernos socialistas habían resultado letales, porque no hay mayor puñalada al Estado de Bienestar que un paro que superaba el 21% cuando los socialistas había recibido en 2004 un 9%; en 1996 el Partido Popular recibió un paro superior también al 20%.  

De Zapatero a Rajoy se coló Rubalcaba como candidato a la presidencia del Gobierno y luego como secretario general del PSOE con una victoria pírrica de veinte votos; Rubalcaba salió del Congreso de Sevilla como un líder débil. Desde entonces ha seguido una estrategia de tierra quemada. Rubalcaba ha votado en contra de todas las medidas del nuevo Gobierno, incluso las que había propuesto Zapatero en su día  y lealmente apoyó Rajoy, como la estabilidad presupuestaria. Además Rubalcaba ha mirado y sigue mirando para otro lado ante cada problema, como si pasase por el escenario sin haber participado en la tragedia. Pero lo cierto es que fue copartícipe y cómplice, como todopoderoso vicepresidente del Gobierno, de las acciones o inacciones que durante una legislatura de despilfarro y errores han llevado a España a la actual situación.

Por su estrategia de oponerse a todo lo que propone el Partido Popular y de marcar las diferencias,  Rubalcaba ha cambiado hasta su posición respecto a Sortu. En su día, estando en el Gobierno como vicepresidente y ministro del Interior, encabezó el operativo judicial para desactivar a Sortu; ahora ve normal que el Tribunal Constitucional, formado por miembros nombrados por los partidos aunque se llamen magistrados, que no se renovó porque el PSOE no dio nunca facilidades, haya decidido legalizar a Sortu por seis votos contra cinco y, además, manteniendo tres votos particulares. 

En el vidrioso asunto de Sortu, Rubalcaba, si hubiese sido consecuente, hubiese declarado que respetaba la decisión del Tribunal Constitucional, como es lógico, pero que discrepaba de ella. Es lo que ha declarado el Gobierno por boca del ministro de Justicia. Pero no, Rubalcaba se ha mostrado encantado porque “Sortu ha optado por los votos y no por las bombas”. Es su libérrima opinión. Pues qué bien. Este es el hombre que se encargó en su día de comprobar que ETA cumplía la tregua… Luego llegó la mascarada  De Juana Chaos, Otegui hombre de paz, el atentado de la T-4 en Barajas, el robo de trescientas pistolas que el propio Rubalcaba negó se debiese a ETA y luego alguna de ellas fue utilizada, y tantas amarguras más que Rubalcaba y Zapatero recibían entonces con cara de póquer.

“Ni una mala palabra ni una buena acción” sentencia el dicho popular. Parece que su anónimo autor acababa de escuchar a Rubalcaba o a su escudera Valenciano. El secretario general del primer partido de la oposición lleva algún tiempo clamando por un gran pacto, por la unidad de acción entre los grandes partidos. A esta razonable apuesta se ha sumado Elena Valenciano, la vicesecretaria general del PSOE que acaba de insistir en que el “país está en la situación más complicada desde la transición”. Para afrontarla se mostró partidaria de un “gran acuerdo de unidad nacional” porque “las grandes naciones deben responder con unidad y un mensaje común”.

Inmediatamente, también en la vía de lo razonable, Valenciano aseguró: “España se ha ganado el derecho a que confíen en ella, y  no merecemos el castigo que estamos recibiendo”. Son palabras responsables y lógicas. Pero, en el mismo discurso, Elena Valenciano no pudo obviar las críticas al Gobierno. Por lo menos reconoció, y era la primera vez,  que con los socialistas en el Gobierno “algunas decisiones se tomaron tarde y otras fueron un error”. La vicesecretaria recordó, aunque no hacía falta, que hace poco tiempo que el PSOE salió del Gobierno “y no podemos eludir la parte de responsabilidad que tenemos en la situación que estamos viviendo”.

Es cierto que el Gobierno de Rajoy lleva seis meses de ejercicio. Es cierto que el país está en una situación no ya complicada sino crítica. Es cierto que España se ha ganado el derecho de que Europa confíe en ella. Es cierto que sería positivo un gran acuerdo nacional que supusiese un mensaje de unidad hacia el exterior. Y no es menos cierto que resulta alentador el reconocimiento de la “número 2” del PSOE de la responsabilidad del Gobierno socialista anterior en “parte” de la culpa de la situación actual.

Pero, mientras pide acuerdos, el PSOE no aparca  su estrategia de equipo de demolición de lo que hace el Gobierno. Desde el principio. El PSOE de Rubalcaba apoyó la huelga general, sabiendo que la reforma laboral era una necesidad pero también una petición de la Unión Europea, que le habían hecho ya al Gobierno socialista que hizo su reforma, y entonces el Partido Popular en la oposición no apoyó ninguna contestación a ella. El PSOE de Rubalcaba se sumó, desde que pasó a la oposición, y aderezó, todas las contestaciones callejeras a los ajustes y recortes sabiendo que de haber estado los socialistas en el Gobierno hubieran tenido que afrontar forzosamente las mismas o parecidas medidas.

El PSOE de Rubalcaba no apoyó los Presupuestos Generales del Estado, que sabe lastrados por la situación recibida del Gobierno anterior y condicionados por la necesidad de cumplir el compromiso de déficit que los socialistas, mintiendo, no cumplieron. Y el PSOE de Rubalcaba no ha presentado una alternativa coherente y articulada a ninguna de las medidas de Rajoy. Sencillamente se ha colocado frente a ellas. Se ha limitado a las buenas palabras: hay que favorecer el crecimiento y no hay que hacer ajustes. Qué bonito y qué irreal. Y ha llegado a más: dice que hay que favorecer la creación de empleo, cuando el Gobierno del PSOE fue el gran depredador del empleo en España.

En cuanto a que “España se ha ganado el derecho a que confíen en ella, y  no merecemos el castigo que estamos recibiendo”, hay que seguir recordando el “ni una buena acción”. La primera mentira letal que movilizó el descreimiento de los inversores sobre la seriedad de España fue que el Gobierno de Zapatero asegurara a la Unión Europea, incluso en noviembre, días antes de las elecciones, que España cumpliría el objetivo de déficit de 2011, y una vez instalados los nuevos ministros en sus despachos se descubriera que había una desviación de 25.000 millones de euros, que luego se acercaron a los 30.000. Una falsedad parecida provocó la intervención de Grecia.

España se ha ganado el derecho a que Europa confíe en ella gracias a las reformas de Rajoy que han sido recibidas con elogio por todos los organismos internacionales, por la Unión Europea, y hasta por Obama y Hu Jintao, el líder comunista chino. Son reformas dolorosas, impopulares, duras, que no gustan a nadie. Pero necesarias. Contra ellas se han movilizado los sindicatos y los socialistas, con la dirección de un débil Rubalcaba, cercado por Chacón y sus huestes, y últimamente hasta por Chaves, Presidente del PSOE. Ha optado por hacer la oposición en la calle.

Con estos antecedentes y estos mimbres es cínico pedir un acuerdo nacional. Sería más que razonable, pero imposible. El Gobierno ha dicho repetidamente que esa unidad de mensaje sería oportuna, pero las puertas de enfrente están cerradas. “Ni una buena acción”.

El PSOE de Rubalcaba dejó en evidencia al Gobierno tras el crédito a los Bancos, que no es una intervención al Estado, y la prueba es que países intervenidos como Grecia, Irlanda o Portugal se duelen de no haber conseguido para ellos esa fórmula en lugar de la intervención o el rescate. Y ahora Chipre solicita a Europa una ayuda a sus bancos similar a la española, y no querrían una intervención.

Aquellas declaraciones de Rubalcaba, unidas a las imágenes de guerrilla urbana de los mineros asturianos, aplaudidos por el PSOE en el Congreso de los Diputados, que aparecieron en las televisiones internacionales, asustaron a los inversores y volvió a dispararse la prima de riesgo. Y dicho sea de paso: la aceptación de la decisión de suprimir las subvenciones a la minería del carbón, dictada por la Unión Europea, la comunicó a Bruselas el entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, en agosto de 2011, con Zapatero de presidente del Gobierno, y ahora los socialistas se atreven a utilizar esa decisión suya como arma contra el Gobierno actual. Y parece que quienes protestan, incluso violentamente, se lo creen.

Ahora, tras la reunión en Roma de los cuatro líderes europeos del euro, el PSOE moviliza, una vez más, al Comisario Europeo Joaquín Almunia, y con un discurso vuelve a hundir la Bolsa y a subir la prima de riesgo que se había moderado. Almunia es el único representante español en el Consejo Europeo, y es evidente que ha obrado y obra con deslealtad. Con sus declaraciones agradece a su partido haber sido nombrado en su día pero perjudica al Gobierno actual cada vez que abre la boca. Nunca Almunia se mostró tan locuaz. No se recuerda que denunciase o enmendase las mentiras de Zapatero cuando negaba la crisis. Ahora no para de dar opiniones que perjudican la credibilidad de España. Me sorprendió que tras su larga entrevista con Rajoy en Moncloa el Comisario Europeo saliese tan contento.

Cuando el Gobierno anunció que este año no habrá debate del Estado de la Nación, el PSOE de Rubalcaba se atrevió a exigir su celebración inmediata “porque era lo que ocurría siempre”, y con ese argumento movilizó en el Congreso de los Diputados un “frente opositor” para acusar al presidente del Gobierno de huir del Parlamento. Pero nuevamente Rubalcaba miente, como es habitual en él. Zapatero tardó 423 días en celebrar el debate del Estado de la Nación desde que ganó sus primeras elecciones, y Aznar espero 465 días para celebrarlo desde que ganó los comicios que le convirtieron en presidente. Sólo han transcurrido 218 días desde que Rajoy ganó las elecciones. Nunca se ha celebrado un debate del Estado de la Nación antes de cumplirse por lo menos un año desde unas elecciones. La nueva mentira de Rubalcaba es fácil de desmontar.                                 

Desde la confrontación con todas las medidas de Rajoy, desde el permanente acoso y desde la mentira ¿el PSOE se atreve a pedir unidad?

Resulta cada vez más obvio que lo que desea fervorosamente Rubalcaba es que las medidas de Rajoy no enderecen el camino de España, no atajen la crisis, y no se cree empleo. Por eso ejerce de bombero pirómano. Y eso se evidencia en todo lo que hace desde una estrategia letal. Por eso quita importancia a cualquier triunfo de Rajoy, como por ejemplo el indudable éxito delcrédito europeo del sistema financiero -que estaba en la champions league del mundo, según Zapatero- y la relevante reunión de Roma. El encuentro del pasado día 22 de junio entre Merkel, Hollande, Rajoy y Monti como anfitrión, fue recibido por la prensa internacional con títulos como: “Los cuatro grandes países del euro” y “Los cuatro pilares del euro”. El presidente del Gobierno español conseguía una visualización de su liderazgo como “uno de los grandes”. 

Sin embargo el PSOE, infantilmente, se atribuyó el mérito de la reunión de Roma, nadie puede adivinar porqué, mientras el Partido Popular recibió la noticia con la frase: “España cuenta otra vez en Europa”. Que Rubalcaba, que ha colocado al PSOE en los peores resultados electorales de su historia, saque pecho a cuenta de Hollande, que ha ganado mayoritariamente sus elecciones, tiene algo de  patético. Lo cierto es que en la mesa a cuatro de la reunión de Roma no estaba Rubalcaba sino Rajoy. Luego cualquiera puede acudir a la masturbación mental. Allá quién lo haga. Será sólo un inútil derecho al pataleo. Y yo creo que a Rubalcaba le queda poco tiempo incluso para patalear por lo que uno lee que declaran sus conmilitones un día sí y otro también.

Cualquier tarde Rubalcaba saldrá por la puerta de Ferraz como un despedido más de ese ERE gigante que ha generado la nueva dirección que él encabeza, y al parecer con su partida pocos llorarán. “Fuese y no hubo nada” como el final del estrambote en el irónico y revelador soneto de Cervantes al túmulo de Felipe II en Sevilla, la ciudad en la que Rubalcaba consiguió sacarle veinte votos a Carme Chacón. Y no habrá quien le dedique un soneto de honra funeraria. Humildemente me ofrezco.

PD.- Rubalcaba declara que alzará su “estruendoso no” si el Gobierno sube el IVA. Pero oculta que los gobiernos socialistas subieron el IVA en dos ocasiones. Rubalcaba lleva al Tribunal Constitucional la regulación de activos financieros para atajar el fraude fiscal, lo que llama “amnistía fiscal”, pero oculta que los gobiernos socialistas decidieron dos amnistías fiscales, y esas sí lo fueron. ¿Amnesia? ¿Cinismo?  “Así es sí así os parece”.

Anuncios

11 comentarios to “De Zapatero a Rajoy”

  1. Bvenida Says:

    Coincido, Van Halen, en los diferentes aspectos que destacas en este “De Zapatero a Rajoy” y siendo muchos los que pudieran destacarse del mismo me quedo, sin ánimo de desmerecer a los otros, con el que, tal vez, sea el más notable, por evidente: España cuenta otra vez en Europa. Efectivamente. Rajoy, en beneficio de España, se ha ganado a pulso, por rigor y responsabilidad, volver a estar entre quienes opinan y deciden con peso en Europa. Lamentablemente este hecho parece haber desencajado al PSOE que, lejos de elogiarlo, trata de apuntárselo como si en algo hubiera contribuido. Esta actitud del PSOE y de Rubalcaba sirve, sin duda, para que todos nos demos cuenta del positivo y largo alcance del papel que, gracias al trabajo del nuevo gobierno,está ya desempeñando España en Europa.
    Enhorabuena Van Halen por este recorrido “De Zapatero a Rajoy”.

  2. JM Says:

    Buenos dias ILUSTRE.
    Tenia razón D.Gregorio, en lo de empequeñecer, pero ahora de lo que se trataria dado el momento historico, por el que desgraciadamente estamos pasando, de empequeñecer el Estado, ese enorme monstruo que se ha creado con el “pago autonomico” a los rencores de la Guerra Civil.
    Quiza en ese momento de 1975, no hubiere habido otra formula mas util para pasar a un Estado Democratico, la llamada Transición, pero que ahora se ha convertido en una Hydra de 17 cabezas, cuya financianción es poco menos que imposible.
    Recientemente se ha constituido una plataforma de Ilustres
    que han escrito una carta abierta a D. Mariano, para ver si alguna vez, algun Gobierno Valiente y con mayoria es capaz de crear un gran pacto para reconducir a este Pais a un sistema de Gobierno que sea ECONOMICAMENTE VIABLE, tan solo eso, aunque no haya debate de ideas.
    Teniendo en cuenta que los ingresos del Estado via impuestos llegan apenas para pagar una parte de los intereses de la deuda ya me explicaras hacia donde vamos.
    El gran problema ya no es tanto de ideologia y envidias autonomicas catalanas, andaluzas, gallegas etc…., sino que tanto el PP como el PSOE, es decir los dos grandes y mayoritarios partidos que lo pudieran hacer tienen fuera de Madrid al 80% de sus miembros convertidos hoy en “”Politicos”” en activo, vamos de los que cobran y esos no lo consentirian nunca, ya que se acabaria la teta suya y la de sus allegados.
    Como tampoco tenemos un jodio euro para otra guerra, que en todo caso seria una “drea a pedradas”, solo nos queda la situación (que llegará) en que LOS HOMBRES DE NEGRO tomen el mando del Gobierno y nos conviertan en un “Pais Normal”.
    Gracias Juan

  3. Dolores Says:

    No comparto lo que dice, o todo lo que dice, JM. Una cosa es empequeñecer la Administracíón del Estado, incluido un recorte sustancial del gasto de las Autonomías, y otra muy distinta desear que “los hombres de negro” gobiernen España. Es un deseo antidemocrático porque en España hay un Gobierno legítimo, con mayoría absoluta, o sea con el respaldo mayoritario de los,españoles. Los que JM llama “los hombres de negro”, o sea la Unión Europea, impusieron primeros ministros en Italia y en Grecia, cuya situación parlamentaria era muy inestanable, sin mayorías y sin posibilidad de pactos de gobierno en sus Parlamentos, y, con todo, los dos primeros ministros propuestos por la Unión Europea fueron votados por los Parlamento de Grecia e Italia. Ninguna de esas circunstancias se da ni se daría en España. Ni hay bloqueo parlamentario al Gobierno ni nunca se votarían fórmulas de imposición externa para cubrir una presidencia del Gobierno que está cubierta y responde a la voluntad e los ciudadanos. Lo que propone JM es probable que gustase al PSOE que vería fuera del Gobierno a quien le ganó en las urnas, pero ya digo que es una entelequia imposible.Lo que tiene que hacer el Gobierno legítimo de España es lo que hace: afrontar reformas de acuerdo con la Unión Europea y hay que decir que hasta ahora con gran éxito para los intereses generales de los españoles. Lo triste es que aquí todos queremos que se aprieten el cinturón los demás, y cuando toca a nuestro sector nos quejamos, hacemos huelgas, y tiramos las patas por alto… Y a eso se han sumado los socialistas. Asi somos. Pedir que en nuestro país gobiernen “los hombres de negro” es un despropósito que atenta contra la realidad. “Los hombres de negro” cuidarán, como es lógico cuando se da dinero, de que se emplee bien. Y nada más. Del pesimismo al autoritarismo va un paso, y JM, que normalmente es sensato en sus comentarios, ha traspasado esta vez esa “línea roja”.

  4. JM Says:

    Estimada comañera de blog.
    Es claro que lo de los “Hombres de Negro” es una Metafora.
    Los hay en el futbol, se llaman ARBITROS.
    Por otro lado como explico estoy hablando solamente de ECONOMIA. Pero le recuerdo que el fracaso de la Medicina se llama Cirugia y hasta D.Gregorio Marañon, cuando no podia curar una pierna, llamaba al Cirujano para proceder a su amputación.
    Disculpeme si le digo que no veo factible que esta Situación se arregle con cuatro reuniones. Desgraciadamente yo no me paso las lineas rojas ni los semaforos, se las ha pasado el Gobierno de este Pais ya hace años.
    “A grandes males Grandes remedios” lo otro es simplemente poesia.
    Gracias por su buen trato.

  5. Martín-Martín Says:

    Los socialistas siempre creen que se les debe perdonar todo porque “tienen superioridad moral” como si no conociésemos su historia de violencias (desde las amenazas, que se cumplieron de atentar contra el jefe de Gobierno Maura, pronunciadas por Pablo Iglesias) , de golpismo cuando perdían unas eleccionesn (como en la revolución de Asturias en 1934), de asesinatos (como las checas en la retaguardia de la guerra civil y antes el asesinato del líder de la oposición José Calvo Sotelo), y de acosos antidemocráticos (como en la jornada de reflexión de las elecciones de 2004). No puedo entender que haya quien se sorprenda de que ahora estén atizando la labor de un Gobierno que lo que trata de hacer es sacar al país, como puede,del hoyo en el que lo dejaeron ellos, La imagen de España no les importa ni en estos momentos críticos. Les interesa que Rajoy fracase para arañar voto en una España que si siguen así ya no existirá. Una nación que según el genio Zapatero era un término discutido y discutible. A él se debe también la deriva del nacionalismo.Les hizo saber que todo valía.Y el PSOE en lugar de cambiar de rumbo a partir de perder abrumadoramente las elecciones de noviembre pasado, apostó por Rubalcaba que es la personificación de su fracaso. Es una pena y una vergüenza. Gracias Van Halen por sus post y por su conocimiento de la historia.

  6. Un observador Says:

    Hace agunos post que no comento el blog, pero el resumen que ofrece en éste del tránsito entre Zapatero y Rajoy, la deslealtad nacional del PSOE, y cómo asegurando su colaboración se opone a todo, me llevan a felicitarle de nuevo. Lo último que ha saboteado el PSOE desorientado de Rubalcaba es la propuesta del Gobierno de evitar las duplicidades entre las diversas Administraciones. Yo creo que Rajoy debería valerse de la aplastante mayorìa que le hemos dado los españoles en las unas para legislar en consecuencia porque como espere al consenso con el PSOE va listo. Igual debe hacer con las Comunidades que no acatan las leyes, que casualmente son las pocas que les quedan a los socialistas y Cataluña que, engordada por Zapatero, y que padece aún el desastre del tripartito, cree que va por libre. ¿Por qué no se atreve Rajoy a poner en marcha el artículo 155 de la Cnstituón? Lo que no puede Rajoy es que Europa se pregunte si nuestro Gobierno representa a toda España o sólo a una parte de ella cuando negocia en Bruselas. La violencia de los mineros y la rebeldía de algunas Comunidades está consiguiendo que España no tenga credibilidad en los mercados. Y eso es mortal de necesidad. Se lo debemos al desastre del Gobieno de Zapatero y ahora a la debilidad de la política interior de Rajoy. Hay que que decirlo todo. Lo malo es que si reacciona tarde ya no servirá de nada. Rajoy debe dejar su conocida parsimonia para tiempos mejores.

  7. María Luz V. Says:

    Coincido con Un observador en el daño que hacen los mineros en rebeldía violenta a la imagen de España en el exterior. Y a ello hay que sumar no sólo la reiterada falta de responsabilidad de algunas autonomías que con su insumisión a todo lo que propone el Gobierno de ajustes en definitiva para cumplir los requerimientos de la Unión Europea sino, lo que en Europa se considera importante, la política a la contra del principal partido de la oposición que ha sido gobierno hasta hace pocos meses. Que los socialdemóratas alemanes achaquen a la señora Merkel que es demasiado generosa con la Europa del Sur se entiende, porque dan, pero que los socialistas españoles sean reticentes, incluso contrarios, a las políticas europeas de apoyo a España y pongan en duda todo,cuando reciben y han cooperado decisivamente a crear el problema, no lo entiende nadie. Soy catalana y vivo en Bélgica desde hace años y puedo asegurarle que lo que pasa hoy en España es muy difícil de entender por los gobiernos europeos y por los propios ciudadanos. España parace un guirigay, un coro que desentona. Y también coincido con Un observador en que si Rajoy no se pone las pilas no habrá nada que hacer. Ante la insumisión de las regiones y la violencia de los mineros, decisiones responsables pero drásticas. Eso en Europa se entendería. Y usted supongo que lo entenderá porque su apellido es inequívocamente europeo, holandés o belga de procedencia. Un van Halen es estudiado aquí en el plan de estudios en la asignatura de historia, y supongo que usted tendrá que ver con él, y le supongo conocimientos de lo que pasa e Europa y lo que interpretan los europeos de las noticias que llegan de España.

  8. OPCH Says:

    Me sumo a las reflexiones de Un observador y de María Luz V.Lo de los mineros no favorece a la imagen de España. Es más, la perjudica notablemente. Igual que perjudica la falta de celeridad para la adopción, una vez por todas,de cuantas medidas sean necesarias para que España atraiga la confianza de los mercados, del resto de los países europeos, de sus gentes y de sus gobiernos. Es hora de llegar hasta el final en la toma de decisiones. De nada valdrá quedarse a mitad de camino.
    Gracias Van Halen por tan interesante blog.

  9. L.A.M. Says:

    Estamos pagando todos los españoles los disparates de la etapa de Zapatero: dar alas a los nacionalistas, poner en duda lo que es y repersenta la Nación española, creer que el ahorro es malo para los Estados cuando es bueno para las familias, apostar por unas relaciones internacionales con locos como Chávez y Evo, alinearse en la defensa de un relativismo moral y de valores porque los valores no son “progres”… Todo eso y más nos ha traido la ruína económica, el desmadre separatista, la burla internacional, no pesar en el mundo, y la crisis de valores. ¿Se podría pedir más al peor presidente de España? Y Rubalcaba sigue la misma estrategia y lo peor es que muchos españóles aún creen en el socilismo que sólo sirve para gastar la hucha que generan las derecha, ser corruptos y destrozar todo lo válido, Pobre España. Y muy agradecido a sus artículosy post Van Halen.

  10. Una feminista Says:

    Van-Halen, su post tiene tanto recorrido que invita a darle vueltas a muchas cosas, y los comentarios de sus seguidores, como siempre, no se quedan a la zaga… no coincido en todo ni con usted, ni con JM, o Dolores, o ese perspicaz y certero Un observador, o la acertada María Luz V., pero es un placer compartir con ustedes sus opiniones. Y yendo al inicio del post, yo creo que la frase del doctor Marañón no se puede aplicar a todos. Por ejemplo, no a Zapatero. Desde que perdió el poder se le ve poco, cosa que está bien. Hace unos días participó en una jornada universitaria, lo vi en TV. Desconozco el contenido de su intervención, pero su imagen me pareció estupenda, no estaba empequeñecido, al contrario, le vi relajado y del “tamaño” necesario. Cuando le veía empequeñecido era rodeado de los demás mandatarios europeos… entonces tenía poder, pero le venía grande. Tampoco tengo claro que a Zapatero el poder le desviara, más bien creo que tenía unas firmes convicciones y ni esta crisis tan tremenda pudo modificarlas. L.A.M. enumera algunas de sus actuaciones, y está claro que lo que hemos tenido es un presidente que no se desvió ni un ápice de los postulados que aprendió de jovencito… desde luego, no referidos a la evolución política y económica del país que estaba gobernando… Creo que la frase de Marañón se refería a hombres inteligentes…

  11. el navegante Says:

    Efectivamnete el post de Van-Halen tiene un largo recorrido y por consiguiente se adecua a casi todo tipo de comentarios. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Un Obsevador y con Maria Luz V. Estos mandatarios del psoe, con Rubalcaba a la cabeza, son realmente unos pirómanos. Y el pirómano no tiene arreglo, pues es un impulso ancestral que no se cura ni con medicación psiquiatrica. Cuando prenden fuego lo hacen, primero, a sabiendas, y segundo en varios frentes a la vez, de tal manera que sea muy dificil su control y si, además de esto, son “bomberos”, o sea, políticos avezados en la discordia, pues peor, ya que conocen perfectamente como hacer el mayor daño posible, como advierte acertadamente Van-Halen.
    De tal manera que pedir que colaboren con el gobierno en la consecución de los objetivos que tenemos comprometidos frente a Europa es una utopia.
    Ahora bien, el actual gobierno tiene una mayoria absoluta y parece que le da temor ejercerla. Estando además en un momento muy delicado y complejo, nadie, y digo nadie, a medio plazo le podría imputar la toma de decisiones para eliminar las situaciones que nos están creando constantemente y por doquier, desde los juicios del Tribunal Constitucional, exentos totalmente de toda lógica, a los voceros del psoe en Europa, – el impertinente Almunia- y pasando por todos los desafueros de algunos mandatarios comunitarios que les importa un bledo la Constitución. La aplicación del artículo 155 de la Constitución debería ser ejercida de inmediato y, estoy seguro, que pocos discreparian de ello, siendo que los resultados se iban a ver de inmediato.
    Dicho con otras palabras. Hay que tomar acciones contundentes e inmediatas contra todo tipo de rebeldia, venga de donde venga, sin temor de ningún tipo. El tiempo demostrará que es mejor “ponerse una vez rojo que ciento de veces amarillo”, como creo que dice el refrán. ¡Ah!, para una Feminista, Marañon no podia referirse a hombres inteligentes, ya que un hombre – o mujer-realmente inteligente, nunca se empequeñece por falta de poder o gloria, por la que haya podido pasar con anterioridad, sería contrario a su inteligencia y razocinio.
    Gracias de nuevo a Van-Halen por la oportunidad de vertir nuestros comentarios a su excelente blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: