El pavo descabezado

by

Un curioso recuerdo de mi infancia es el de aquella Navidad en que vi correr por la cocina a un pavo descabezado. A mi madre el ave se le escapó en medio del sacrificio que habría de convertirlo  en suculento menú  en la cena de Nochebuena. Iba de un lado a otro sin cabeza hasta que, al final, se desplomó. Rubalcaba es como aquel pavo. Ha pasado en pocos meses de pavo real a pavo descabezado, saltarín, sin rumbo, buscando sin más vida que la apariencia un lugar donde caerse muerto. Obviamente en el líder socialista se trata de una muerte política pero por ello no deja de ser una experiencia paralela a la de aquel sacrificado.

No hay vida después de la muerte; me refiero a vida como la conocemos; no entro en la vida eterna de los creyentes; nadie regresó del otro lado del espejo para contárnoslo. Y hay políticos que, pese a presentar apariencia vital, están muertos o al menos mal enterrados.

Rubalcaba fue el todopoderoso vicepresidente de Zapatero y resultó un colaborador necesario de todo lo que aquel presidente del Gobierno fraguó; de sus ocurrencias,  de sus alegrías económicas, de sus caóticas políticas interiores y exteriores; de su letal herencia… Rubalcaba permaneció calladito mientras el entonces inquilino de Moncloa acumulaba desmanes. 

Aquel hombre está hoy cómodamente instalado en el Consejo de Estado gracias a una reforma de la Institución que él mismo propició ya en 2004 mirando a su futuro; ningún otro presidente del Gobierno aceptó beneficiarse del privilegiado sillón de consejero de Estado; él sí porque probablemente no encontró cosa mejor que hacer, salvo contar nubes. ¿Qué empresa le ficharía como consejero? Ni una modesta mercería. Pero Zapatero  aconseja a los españoles en temas relevantes desde el Consejo de Estado, supremo órgano consultivo del Gobierno, una Institución que hunde sus raíces en tiempos de los Reyes Católicos, tomó nuevo impulso con Carlos I, se definió en las Cortes de Cádiz y se convirtió más o menos en lo que hoy es a principios del siglo XX.

Rubalcaba eligió no la comodidad de ser consultor del Estado, como su antecesora María Teresa Fernández de la Vega, sino la brega diaria de la acción política desde el principal despacho de Ferraz. Por ello hay que quitarse el sombrero porque sabía que no se enfrentaba a una tarea fácil. Es un político todo terreno, inteligente, correoso, cáustico, con fama de ahormar cierto cinismo, duro con el adversario y peligroso como enemigo.  El dicho “Rubalcaba, si te vuelves te la clava” es de circulación común en los mentideros. Hasta su llegada a la candidatura a la Presidencia del Gobierno había ejercido lo que en la jerga interna se llama “turismo parlamentario” ya que fue diputado por una circunscripción distinta en cada legislatura: Toledo, Madrid, Cantabria, Cádiz y, ya como candidato a la Presidencia, de nuevo Madrid.

Hace ocho meses Rubalcaba fue elevado a la secretaría general del PSOE en el XXXVIII Congreso Federal celebrado en Sevilla. Ganó a Carme Chacón por 22 votos de los casi mil delegados con derecho a votar. Prometió “unidad, trabajo y cambio”. No ha conseguido que ni los socialistas en particular ni los españoles en general hayamos visualizado ninguna de las tres cosas. El socialismo está más dividido que nunca, el trabajo ha resultado insuficiente como atestiguan los sucesivos procesos electorales y no se ha producido el cambio prometido. Los rostros visibles en el Congreso suponían el pasado, desde los dos candidatos, Rubalcaba y Chacón, al propio presidente del cónclave, el achicharrado Griñán, o Chaves, presidente del PSOE en ese momento.

El nuevo líder socialista, convertido por las elecciones generales  del 20 de noviembre en jefe de la oposición, se rodeó de un equipo de fieles a mi juicio mal elegido. Elena Valenciano, a la que no se le conocen cualidades especiales salvo su incontinencia verbal y su presidencia de una Fundación generosamente subvencionada en tiempos de Zapatero, pasó a la vicesecretaría general, y Óscar López, el líder del PSOE castellano-leonés que recibió el mayor varapalo que recuerda el socialismo regional en unas elecciones autonómicas, recibió el encargo de la secretaría de Organización. Patxi López, entonces presidente del Gobierno vasco, fue nombrado por Rubalcaba secretario de Relaciones Políticas; todos le consideraban un valor en alza, el “sucesor del sucesor”. El espejismo zozobró en las urnas del pasado día 21. Pocos rostros nuevos arropaban al líder en primera línea. Nada de cambio. Tampoco de unidad, porque en la nueva Ejecutiva no aparecía representación apreciable de los partidarios de Chacón.

Las convocatorias electorales posteriores al Congreso Federal de Sevilla han resultado una pesadilla para Rubalcaba. En Asturias gobierna el socialista Fernández porque el único diputado autonómico de UPyD deshojó la margarita venciéndose hacia el lado del pacto con PSOE-IU; este señor se apellida Prendes y ha logrado un nuevo milagro de los panes y los peces: tiene seis asesores para él solito; eso si es una generosa retribución política compensatoria por sus esfuerzos. Y lo que nos quede por saber. Mientras, su jefa de filas, Rosa Díez, sigue hablando por ahí de renovar la política y de regenerar la democracia. En Andalucía el PSOE perdió las elecciones pero salvó el Gobierno  por IU, la coalición a la que pertenece el nuevo bandolero Sánchez Gordillo; acaso por ello desde IU no condenaron los asaltos a los supermercados y la ocupación de fincas comandados por ese legislador autonómico que vulnera las leyes de manera natural, como si no le afectasen.

En el País Vasco la tremenda derrota de Patxi López le aleja de ser el “sucesor del sucesor”. A mi juicio, en cierto modo ha arrastrado al PP. El apoyo de Basagoiti al Gobierno de López hasta prácticamente el final no ha sido entendido por muchos votantes. Pacto constitucional, sí, pero hasta el momento justo en el que López comenzó a desviarse. Ni un minuto después. Pero la ruptura se decidió muchos minutos después. Y en el País Vasco muchos te decían que estaban convencidos de que el PP había gobernado con el PSOE. Puede que alguien  no supiese explicarlo. La puñetera política de comunicación que, a menudo, tanto daño hace. Por no hablar de algunas declaraciones inoportunas de líderes provinciales del PP vasco. Pero lo cierto es que Rubalcaba se encuentra con la derrota de uno de sus posibles “delfines”, ha perdido el Gobierno de una región emblemática y, de paso, ha asistido, como hemos asistido todos, a la apoteosis del nacionalismo. Y ese tirón nacionalista es el resultado de uno de los daños colaterales de la errática política de Zapatero respecto al independentismo radical.

Desde Galicia tampoco le llegaron a Rubalcaba buenas noticias. Su candidato, Pachi Vázquez, recibió una de las mayores derrotas en aquella región, mientras Feijóo ganaba tres escaños para el PP y se aseguraba el Gobierno con holgura. Pero el daño fue mayor porque k Rubalcaba había presentado las elecciones gallegas como un test a las políticas de Rajoy. Entendía que en el País Vasco había factores singulares, como un nacionalismo rampante con la presencia de Bildu, pero que en Galicia no se daban. Todos sus discursos electorales en Galicia tuvieron clave nacional. Votar PP era votar las políticas de Rajoy. Y ahora no deben extrañarse en Ferraz de que el PP baraje en su lectura electoral ese mismo planteamiento.

Pachi Vázquez ha aparecido a menudo relacionado con asuntos más o menos turbios. Es uno de los vecinos de José Blanco, antes Pepiño, en la llamada “villa PSOE”, un edificio residencial construido ilegalmente junto al mar en la Isla de Arosa en el que poseen lujosos apartamentos varios dirigentes socialistas. Vázquez fue consejero de Medio Ambiente de la Xunta en tiempos de Pérez Touriño y debería haber tenido más cuidado con estas cosillas, como cuando realizó una profunda remodelación de su casa en el municipio orensano de San Amaro sin haber tomado la precaución previa de solicitar la adecuada licencia de obras.  

Rubalcaba tardó tres días en ofrecernos a los españolitos impacientes su valoración de las elecciones vascas y gallegas. No fue tan parsimonioso tras las elecciones andaluzas, y eso que el PSOE pasó a ser el segundo partido por detrás del PP. No dudó entonces que contaría con la muleta de IU para gobernar, aunque los comunistas le diesen su apoyo tapándose la nariz pero con la mano tendida a las dádivas como en las imágenes egipcias.

La comparecencia de Rubalcaba ante los medios de comunicación fue gloriosa. Dijo: “El PSOE me eligió para recuperar la confianza y voy a cumplir”. Y, claro, descartó su dimisión. El líder socialista tiene razón: cuando a uno le eligen para arreglar algo deben darle tiempo. Pero Rubalcaba -“si te vuelves te la clava”- no es partidario de esa elemental regla cuando se refiere a otros. Se ha sumado con entusiasmo a las voces que, desde poco más de un mes después de las elecciones generales del 20 de noviembre del año pasado, le exigen a Rajoy que convoque un referendo para conocer la opinión de los españoles sobre sus medidas, incluso que convoque nuevas elecciones.

Rubalcaba es un candidato fracasado que consiguió la secretaria general de su partido por 22 votos de diferencia respecto a su oponente Chacón. En las elecciones generales cosechó la mayor derrota socialista desde el inicio de la democracia. Mientras, Rajoy es el candidato con mayor apoyo popular en el espectro del centro-derecha desde el inicio de la democracia, se ha encontrado con una herencia letal y, además, mentirosa; la Unión Europea ha enmendado al alza el déficit español, no ya la falsa cifra dada por el Gobierno Zapatero-Rubalcaba al Gobierno entrante y a Bruselas, sino la cifra estimada por el propio Ministerio de Hacienda del nuevo Gobierno tras entrar en funciones. Y este Rubalcaba, corresponsable de ese estropicio en las cuentas públicas, se atreve a sumar su voz a la de quienes irresponsablemente tratan de suplantar la voz de las urnas por el griterío de la calle y se movilizan contra quienes toman medidas para enmendar su política manirrota. Muy notable y muy desvergonzado.

Lo normal en estas circunstancias sería que Rubalcaba arrimase el hombro con el Gobierno, no se sumase a las ocurrencias ajenas, no remase junto a los desprestigiados sindicatos para hundir más el barco, diese a Bruselas y a los inversores exteriores una imagen de unidad entre oposición y Gobierno, no fuese el Tomás Gómez de Ferraz sino que actuase con rigor, templanza y responsabilidad. Porque a Gómez, el todavía líder de los socialistas madrileños, que por algunas de sus ocurrencias alguien podría pensar -y Dios me libre de caer yo en tal pensamiento- que tiene menos neuronas que un jilguero, se le ha ocurrido exigir a Rubalcaba “un profundo cambio en las políticas y en los equipos” tras las derrotas del País Vasco y Galicia.

Lo que debería hacer este “invictus” vencido es mirarse el ombligo. Cosechó el peor resultado del PSOE en Madrid desde que existen elecciones autonómicas y no hizo la más mínima autocrítica, no movió un dedo, se rodeó de fieles y acalló a los discrepantes. ¿Y ahora pide a Rubalcaba que obre de otra manera?  Lo tiene crudo. Gómez no se ha percatado de que nunca será presidente de la Comunidad de Madrid. Para esa responsabilidad se precisan otro estilo, otros modos, otra educación y otros mimbres, Y eso lo sabe el propio Rubalcaba; por eso no le traga. Es el mejor aliado del PP de Madrid, y él sin enterarse. El liderazgo político no se crea machacándose dos o tres horas diarias en un gimnasio. Yo le aconsejaría cambiar la política por el culturismo. O por actividades físicas aún más gratificantes.

El pavo políticamente descabezado, el desnortado Rubalcaba, ha tomado un camino erróneo, ajeno al que políticos europeos en sus circunstancias suelen recorrer. Cuando se pierden contundentemente unas elecciones se dimite. Recuerdo cuando Fraga dimitió en 1986 como presidente de Alianza Popular por los pésimos resultados electorales en el País Vasco. Hay muchas formas de perder elecciones; la contundencia de la derrota del PSOE el 20 de noviembre de 2011 unida al arrasador triunfo del PP no le permitían al PSOE ni salvar los muebles. Y, en todo caso, un líder político europeo en ese trance y con los antecedentes de una grave crisis primero negada y luego mal llevada, hubiese ejercido la oposición de otra manera, desde la moderación y la responsabilidad. No disparando contra todo lo que se mueve, apoyando huelgas generales  (el PP no apoyó la huelga de terciopelo que le convocaron a Zapatero), ni trasladando una mala imagen de España. Los sindicatos se lo pueden permitir porque se mueven desde la herida de la rebaja de sus subvenciones y de sus “liberados”, pero cuando se es un partido de Gobierno, o se quiere ser, hay que actuar con más altura de miras y no apostando sólo al cortoplacismo.

En Europa, y no digamos en Estados Unidos, incluso olvidamos los nombres de quienes son fuertemente derrotados. Se diluyen en la niebla y no se les ocurre sacar pecho ni se permiten desde la derrota dar airados consejos o reclamar exigencias al ganador, que es cabalmente en lo que se ha empleado estos meses Rubalcaba. Para evitar lo que aquí parece natural: enrocarse en las supuestas mieles de la derrota, en otros países un significativo fracaso electoral supone un cambio de rostros, de equipos y de estrategias. Es obvio que por estos pagos no.

Mi maestro en prácticas del PSOE, Joaquín Leguina (él ignora que le reconozco ese magisterio), opina que el socialismo español no levantará cabeza mientras no expulse lejos de sí las lacras del zapaterismo. La tesis parece razonable. Por eso considera una broma la opción sucesoria de Carme Chacón, y más con un PSC dividido, en almoneda y con el norte perdido, seducido por un nacionalismo rampante y enloquecido. Leguina lo tiene claro. Su receta es el cambio ideológico y estratégico hacia la racionalidad, dejando atrás progresías y radicalismos inútiles. Una fórmula pragmática llevó a Felipe González hasta los 202 diputados en 1982. El enunciado de mi maestro en la asignatura PSOE es diáfano: “O el PSOE entierra al zapaterismo o el zapaterismo enterrará al PSOE”.

Esto no lo entenderán Valenciano, López o Gómez, que con sus antecedentes muchos podrían pensar -yo nunca, claro- que entre los tres no llegan a coleccionar demasiadas neuronas activas, pero seguro que lo entiende Rubalcaba. Otro cantar es que se atreva o le dejen afrontarlo. El pavo descabezado debe recuperar su cabeza de modo que la veamos colocada en su sitio. Y, además, funcionando a tope. 

PD.- No me resisto a dar una noticia personal que seguro alegrará a mis habituales lectores. Un Jurado presidido por el catedrático de Literatura Antonio Garrido, cuya secretaría corrió a cargo del catedrático José Romera, ha otorgado anteayer por unanimidad el XXXIV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla a mi obra “Bajo otro tiempo”. Al certamen optaban 147 libros procedentes de 24 provincias españolas, tres países europeos, tres países iberoamericanos y de Estados Unidos. El veterano Premio Internacional Ciudad de Melilla es uno de los galardones poéticos más prestigiosos de España por la relevancia de los autores premiados, entre los que se cuentan primeros valores de la poesía contemporánea española como Alfonso Canales, Luis Rosales, Fernando Quiñones, Almudena Guzmán, Pablo García Baena, Ángel García López, Rafael Morales, Luis Antonio de Villena, Juan Carlos Suñén, Clara Janés, Vicente Gallego, Luis Alberto de Cuenca, Felipe Benítez Reyes y Benjamín Prado. El Presidente del Jurado destacó, junto a la unanimidad de la concesión, “la novedad, el desgarro y la intensidad” de la obra ganadora, y en el acto de proclamación del fallo se recitó el poema “Miénteme” perteneciente al libro premiado. El galardón incluye 18.000 euros lo que lo convierte en uno de los económicamente mejor dotados en habla castellana. El libro se publicará  en las colecciones Visor y Rusadir. La concesión me ha alegrado especialmente porque es uno de esos premios que todo poeta ansía obtener por su prestigio y por quienes lo han recibido en su ya larga trayectoria”.

Anuncios

20 comentarios to “El pavo descabezado”

  1. Mercedes P-A. Says:

    Ya vuelven a manipularle, insultándole, en un panfleto digital titulado “El Plural”, órgano oficioso del PSOE. Le llaman de todo, reproducen sus afirmaciones fragmentariamente y cambiándolas, recuerdan su paso por el SEU, que por cierto era un sindicato de estudiantes obligatorio hasta bien entrados los años 60, y están muy poco informados cuando aseguran que usted ha sido “recogido” por la Asamblea de Madrid después de estar “una legislatura” en el Senado, nada que ver con la realidad ya que cualquiera puede comprobar en la web del Senado que usted estuvo varias legislaturas en esa Cámara, fue entre otras cosas portavoz adjunto de su Grupo, Presidente de la Comisión de Educación y Cultura, etcétera y nunca dejó de ser diputado autonòmico porque precismente usted siempre fue senador nombrado por la Asamblea de Madrid. Más aún: toman como cita de autoridad sobre usted una opinión de Iñaki Anasagasti tomada del debate sobre la traducción de lenguas en el Senado… Una manipulación en toda regla. Le ponen a usted un mote pero naturalmente no dicen que al director de “El Plural”, antiguo fervoroso del Opus Dei, le llaman “Enriquito Dapena”. Cuando se refieren a su actividad literaria colocan lo de poeta entre comillas, seguramente ignorando su obra. Por cierto, leo hoy que un libro suyo acaba de recibir el Premio Internacional Ciudad de Melilla, uno de los galardones poéticos más relevantes de España. No se han enterado. Tampoco saben u ocultan que usted ha escrito una treintena de obras de poesía, narrativa, ensayo, crónica y viajes, casi todas ellas premiadas con galardones tan poco sospechosos como el Rafael Alberti (con el último jurado que presidió el gran poeta del 27), el Fray Luis de León, el Francisco de Quevedo, el Tiflos, el Internacional Ibn Jafaya (del Ministerio de Asuntos Exteriores en la etapa de Felipe González), etcétera…Ellos en su frivolidad, en su ignorancia o en su manipulación se limitan a mofarse… Yo todos estos datos los he sacado de Internet. ¿Por que a la hora de los insultos estos “pluralistas” no se informan antes? Y todo este ataque se debe a que critica usted a Rubalcaba en este post, Gómez le parece irrelevante polìticamente, y recuerda las contundentes derrotas electorales de Rubalcaba, de Gómez o de Oscar López, líder socialista castellano-leonés.¡Viva el pesebre!

  2. gold account Says:

    Rubalcaba ha reclamado al Gobierno que retire sus Presupuestos Generales. De lo contrario, ha vaticinado, acarrearán “más desempleo, desigualdad, recesión y sufrimiento” para los españoles.

  3. Carmen Says:

    No hace muchas fechas, el autor de este blog, publicó un artículo en La Gaceta escrito mano a mano entre el corazón y la cabeza titulado INTELECTUALES Y POLÍTICA. El artículo era un sentido recuerdo a su amigo del alma Roberto Soravilla, fallecido prematuramente el pasado mes de septiembre. En una profunda reflexión, Juan Van-Halen se preguntaba si había merecido la pena dejar de lado la vocación, en el caso de su amigo la pintura, por asumir con dedicación la acción política. Roberto Soravilla, además, era un intelectual, igual que lo es Juan Van-Halen. Él dice, no sin cierta gracia, que para encontrar hoy un intelectual en la política, hay que asistirse del candíl de Diógenes. Encuentro cierto paralelismo entre uno y otro. La vocación de Juan Van-Halen ha sido siempre la literatura, y su dedicación a la política seguramente le ha distraido de tan importante menester. Quienes no le conocen, o le conocen “de oidas”, envenenados de envidia, mediocres, resentidos, analfabétos y con mala fe -cómo son los de EL PLURAL- no saben, ni les interesa, la calidad de este hombre, que antes que político es un escritor reconocido y autor de numerosos libros, muchos de ellos premiados. No sé si ya ha llegado a una conclusión sobre si merece la pena haberse apartado en parte de su vocación, pero lo que si le digo, Van-Halen, es que es un lujo para la política y para el Partido Popular. Y enhorabuena por su recientísimo Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla, que inauguró como primer premiado el gran Luis Rosales, y en el que su nombre se une ahora a grandes poetas de la lengua castellana que figuran entre los galardonados. Para los curiosos que quieran comprobar el sectarismo de EL PLURAL (qué nombre mas contradictorio con lo que se lee en este digital subvencionado) ahí va un enlace:
    http://www.melillamedia.es/juan-van-halen-gana-el-internacional-de-poesia

  4. OPCH Says:

    Van Halen: mi enhorabuena por este magnífico post en el que expresa lo que piensa con sabiduría, elegancia y verdad.
    Lo que dice el diario digital de Enric Sopena sobre usted y este artículo lejos de una ofensa debe suponerle un refuerzo, pues todos conocemos al personaje “Dapena”. Quien con más propiedad puede hablar de Enric Sopena es quien con él trabajó en El Plural, Carlos Carnicero. Reproduzco, casi en su totalidad, el artículo que éste le dedicó a “Dapena” cuando éste le expulsó del citado diario.
    “Hay un axioma admitido como inevitable: los periodistas no debemos convertirnos en noticia. Por lo menos los buenos periodistas. Los que pretendemos serlo. Pero hay ocasiones en que no elegimos ponernos en la diana. Pero no quiero hacer de mi despido de El Plural el foco de ningún problema. A fin de cuentas, El Plural y Enric Sopena son una anécdota en mi vida. En el fondo lo que me fastidia de dejar de publicar es no poder seguir molestando a los ortodoxos del zapaterismo.
    El caso es que hace un año, Enric Sopena me pidió en una carta apócrifa que me fuera de El Plural. Yo le contesté que sólo me iría si me echaba, y le sugería que acumulase coraje para hacerlo. Le ha costado un año tomar la decisión y durante este año ha tratado de que me cansará del desprecio con el que trataba mis artículos, colocándolos incluso detrás de artículos publicados el día anterior. Ni caso. Soy un viejo resistente.
    Enric Sopena es el símbolo de los tiempos que nos han tocado vivir. Incluso la forma del despido le define. Pero lo preocupante es que los defensores a ultranza de Zapatero y del PSOE sean personas como él. Así le va al socialismo español. Pero todo partido tiene sus perros de presa… Sinceramente creo que yo era la excepción en ese periódico, y ahora se han quedado justo los que tenían que estar. Nadie, ninguno de los colaboradores me ha llamado para solidarizarse conmigo, por lo que colijo que están contentos de que mi reflejo en su propio espejo deje de incomodar su labor de propaganda.
    Su historia, la de Sopena, es la de un perro de presa. Primero fervoroso miembro del Opus Dei. Si alguien tiene curiosidad, que ponga en Google “Enric Sopena+Opus Dei”. Sus fervorosas crónicas sobre Monseñor Escrivá de Balaguer dan cuenta de que su formación en la sumisión al mando natural de cada época tiene raíces en una organización católica especializada en la incondicionalidad al líder. En todas sus épocas profesionales ha sido igual. Lleva en la sangre la madera perfecta de un mercenario.
    En conversaciones privadas me llegó a reconocer la diferencia entre lo que opina y lo que publica. La coartada era no favorecer al PP, cómo si los periodistas fuéramos responsables de los aciertos o los errores de los políticos. Su naturaleza es la subordinación a quien le da de comer. No importa el papelazo que hace en La Noria. Le pagan bien. Y él no tiene pudor en convertir su periódico en altavoz del programa. Autobombo como ampliación de la exaltación de los propios.
    El problema no es Sopena ni que yo haya sido despedido. Es el síntoma de que la sumisión sale rentable y la rebeldía tiene un precio que pagar. Yo ya lo sabía y lo asumo con gusto.
    Una vez más se demuestra que la censura la ejercen los que le reconocen una utilidad. Miguel Barroso, a quien he denunciado en todas sus prácticas obscenas, está detrás de esta medida. Preparando la ascensión de su mujer, Carme Chacón, a la cúpula del PSOE y a la candidatura a la presidencia del Gobierno. Limpiando territorio. Quienes quieran bucear en la hemeroteca que miren el papelazo que le tocó hacer a Sopena después de que yo publicara un artículo sobre los manejos de Barroso y él se viera en la obligación de hacer un panegírico al día siguiente. La servidumbre no admite excepciones…
    La suerte de José Luis Rodríguez Zapatero está muy vinculada a la forma incondicional que le defiende Sopena, que ha descubierto que la obligación mayor de un periodista es criticar a la oposición y no ver mácula en el Gobierno, cuando es el que le permite vivir con unos ingresos altos.
    Ahora tendré que ajustar mi sistema de vida porque voy a ganar menos dinero. Pero es mucho más fácil ajustar los ingresos que ajustar la conciencia.
    Siento un enorme desprecio por Sopena por lo que significa de demostración de que los comisarios políticos todavía tienen vigencia. A él seguro que no le cuesta conciliar el sueño, porque desde su época del Opus Dei está acostumbrado a compatibilizar su conciencia con sus intereses.
    Pero lo que está claro es que Sopena no es el problema ni yo la víctima. Sopena es el síntoma de la esclavitud intelectual que sigue dando réditos y yo soy un electrón libre que le ha amargado la vida por lo menos desde hace más de un año. El tiempo que ha necesitado para reunir coraje para despedirme. ¡Enhorabuena, campeón¡ Al final has reunido coraje para echarme y seguro que hay quien te lo vaya a agradecer”

  5. V. Says:

    Mercedes, gracias por tanto dato negativo del dueño del blog, no sabía yo tantos. A ver cuándo empieza con los de Aznar, que tiene una montaña pero que, sin duda alguna usted sabe más y yo desconozco alguno. Con él empezó el escándalo sin ser Robert Mitchum y lo dejan en la sombra sin mencionar su nefasto protagonismo en todo este entarimado y tinglado con el que nos desayunamos, comemos, merendamos y cenamos cada día quienes todavía podemos hacer tantas comidas diarias decentemente, los que no, tienen tambiél el mismo o peor tinglado y menos o casi nada comida a no ser la que le otorga la Caridad.

  6. V. Says:

    Continúe, pues, Mercedes, en su labor de mencionar defectos, taras, omisiones, pasadas de largo u obras fatales por parte de miembros del PP. Que no son dioses ni ángeles ni vírgenes; demasiadas veces, todo lo contrario.

  7. Mercedes A. Medina Says:

    A V: No sé de dónde se saca que yo en mi comentario dí datos negativos del autor del blog. Nada de eso. Relea. Por otra parte usted dice vaguedades y no aporta ni un dato sobre los “lodos” de Aznar a los que se refirió en el post anterior. Usted da opiniones sobre Aznar que le parece “nefasto” y muchas cosas más; son opiniones respetables como cualquier opinión, pero no demuestran nada. En cuanto a su consejo de que siga mencionando defectos, taras y otras cosas negativas sobre miembos del PP tampoco lo entiendo. Vuelva a releer. En todo caso escribiré lo que me parezca porque soy libre como usted, pero yo lo haré siempre con datos y usted parece que escribe con pasión pero no con datos. ¿O escribe tras darse un lingotazo? Y desde luego no creo que todos los del PP sean ángeles… Pero tampoco que sean ángeles los otros y los del PP sean demonios.
    Y a Gold Account: Esas que usted señala son previsiones de Rubalcaba, pero Rubalcaba no es Rappel. Ha demostrado que no tiene facultades de pitoniso. De hecho prometió pleno empleo, luego habló de brotes verdes, etc. y nos llevó al caos económico. Porque supongo que las promesas electorales de Rubalcaba serían las mismas que las de Zapatero.

  8. V. Says:

    Señora Mercedes, “di” no lleva acento; es un monosílabo y los monosílabos no se acentúan desde tiempo ha y muy ha, con excepción de los que pueden ser confundidos con otros monosílabos polisémicos y di no tiene otra forma más que la del verbo dar. Otra cosa sería “de” preposición y sin acento gráfico o tilde, y “dé” del verbo dar, que sí que lleva acento gráfico o tilde o “sí” adverbio de afirmación con tilde y “si” condicional sin acento o tilde. Ve como se marean y marean en muchísimos temas, Mercedes? Pónganse al corriente en Semántica, Ortografía, Lingüística, y en fin en la vida misma porque lo que “valía” hace añossss o siglos ya caducó y está absolutamente obsoleto.

  9. V. Says:

    Viven una vida, reflejada en este blog, casi medieval, cuando los ricos tenían poderes infinitos, o casi, sobre los pobres, que hoy en día estaría traducido a los poderes de los de derechas con los de izquierdas. Si no me ha comprendido intentaré explicárselo desde el punto de vista de una Filosofía muy básica pero muy provechosa y válida. En mi explicación tendría de mi parte y aval a la inmensa mayoría de filósofos clásicos y actuales, o sea que de broma nada.

  10. V. Says:

    Ni, por supuesto y por descontado “de farol” menos todavía; nada de nada con los faroles por mi parte.

  11. Fernando Azancot Says:

    Ya es extravagante que se pretenda plural quien se singulariza, determinándose, como “el plural”, título que constituye una “contradictio in terminis”, un oximirón si se quiere, que viene del griego “oxys” y “morós”, o sea aquello que a un tiempo quiere ser agudo y romo con lo que por lo común, al menos de tejas para abajo, consigue no ser lo uno ni lo otro sino todo lo contrario. Tanto como decir nada, considerando a ésta como vacío, como una vaciedad. No debe, pues, extrañar que un medio que así se precisa se pronuncie de manera alejada del respeto debido a cualquier pluralismo, a cualquier opinión, criterio o creencia que no sea la suya – la de “El Plural” singular -, discrepando no al modo dialogal mínimamente exigible a quien de intelectual presume, sino a la bárbara manera del improperio, la mentira, o la ignorancia que tantas veces las abarca. Cualquiera puede estar en desacuerdo con las interpretaciones políticas o históricas vertidas en este blog por su titular, pero nunca apoyando la discrepancia en cuestiones que nada tienen que ver con el tema que se pretende rebatir o matizar. Y desde luego, jamás esgrimiendo la estupidez que manifiesta el no tener por intelectual a un Académico de la Historia, ni por insigne poeta y escritor a quien acumula premios y distinciones desde temprana edad; y cuando así se pretende, lo es sopena de manifestar una ignorancia supina que neutraliza la pretendida crítica. Desgraciadamente, tal actitud suele darse con frecuencia en esa izquierda de última hora que lo es más de palabra que de hechos, esa izquierda inconsecuente que, durante esta ya milagrosamente duradera democracia, ha ido dejando atrás los ideales de justicia social, que le deben ser sustantivos, para sestear en la placidez del poder o sus alrededores.
    Desde mi modesto punto de vista, no debe preocuparnos la muerte política de Rubalcaba – metaforizada por el autor en el pavo navideño que tanto ha ofendido al nada plural periódico digital incapacitado, por lo que se ve, para digerir figuras retóricas -, sino la del partido que lidera y que, hasta la fecha, ha pretendido representar a la izquierda democrática y constitucional española. Un PSOE que hoy se nos muestra fracturado como consecuencia de un largo proceso de descomposición ideológica y ética, durante el cual se ha ido dejando jirones de sus ideales primigenios a causa de una praxis política para la cual sus militantes, salvo honrosas excepciones, no estaban preparados. La mayoría de estos, que era escasa con anterioridad a 1.975, no conocía otra acción política que la manifestación o la asamblea sazonada con encuentros frente a la policía armada, en algún caso comparecencias ante el Tribunal de Orden Público, y en pocos la reclusión en Carabanchel o similares. Largo y duramente transformador ha sido el camino recorrido desde Suresnes; desde aquel día que unos jóvenes socialistas sevillanos “del interior”, con la ayuda de sus compañeros vascos, y alguna otra más importante que me callo por no poder documentar, consiguieron derrotar al viejo socialismo de la República – incapacitado para cualquier transición política en paz y compaña de un monarca preparado y nombrado heredero por Francisco Franco -; reducido, al poco, aquel casi centenario PSOE republicano, en efímero Partido Socialista Histórico que se esfumó como una pavesa víctima de la desmemoria histórica de sus descalabradores, ese mocerío procedente de la cada vez más aburguesada España del tadofranquismo. Durante la larga singladura, fue arrojando por la borda el marxismo, el republicanismo, el antiatlantismo, y sobre todo aquella ética política supuestamente plasmada en los “cien años de honradez”. De manera que cada vez el partido fue adquiriendo matices de monolito jerárquico que anulaba cualquier movimiento bajo coacción de “no salir en la foto”, lo que condujo a que en “el retrato” se repitieran aquellos rostros obedientes que iniciaban el ejercicio de la política como profesión, ofreciéndose para cualquier tipo de servicio público con tal de no abandonar la nómina, en unos casos, y en otros la capacidad de influir. La etapa final, protagonizada por el “zapaterismo”, y caracterizada por la adopción del llamado “pensamiento Alicia” – según feliz expresión del filosofo Gustavo Bueno – como sucedáneo de los principios doctrinales del socialismo, lo ha conducido a un punto de difícil retorno al desdibujar casi por completo las condiciones que campean en su título, pues del “Obrero” ha hecho un ajado daguerrotipo que no responde a la imagen del trabajador formado y libre del siglo XXI; de España un corral de comedias donde todo separatismo tiene asiento, y del llamado espíritu de la transición objeto del olvido paradójicamente mediante la Ley de la Memoria Histórica. Creo que el zapaterismo no es “una lacra”, sino una consecuencia, un último efecto del que Rubalcaba, quiérase o no, forma parte, lo cual hace que su presunto liderazgo se esté desarrollando en el centro de unas altas presiones que le impiden ejercer como “hombre de Estado”, y sí como consentidor desnortado y jaleado por la mediocridad, dicho con todos mis respetos a quien considero como un verdadero animal político.
    En resumen, el problema para los españoles no es la supuesta muerte política de Rubalcaba, sino la posible descomposición del partido que lidera; situación muy grave, pues España no puede permitirse prescindir de una izquierda democrática, constitucional y rigurosa que, frente a un capitalismo desbocado, enarbole la bandera de la justicia social, haciendo del Estado y de la Economía instrumentos al servicio del hombre considerado como persona libre, digna e íntegra, resolviendo la dialéctica individualismo versus colectivismo en una síntesis superadora.
    ¿Reclama la situación de esta izquierda democrática un borrón y cuenta nueva, una refundación? He aquí la cuestión.

  12. Mercedes A. Medina Says:

    A V. (I). De acuerdo en que la reforma ortográfica de la Real Academia de 1999 (y por ello no tan antigua como usted dice) excluía el tilde de las palabras monosílabas, salvo excepciones. Pero se admitía “el uso”, lo que es lógico en quienes venían empleando palabras monosílabicas con tilde, como “di”, de “dar”. El idioma lo hace el pueblo y la Real Academia lo regula; el cambio nunca repercute inmediatamente en el uso y por eso se admite la regla anterior. Igual que en la reforma ortográfica de 2010 ocurrió con el tilde en palabras como por ejemplo “solo” o “sólo”. Gracias por el recordatorio; veo que “google” hace su trabajo… Llevo veintitres años de profesora universitaria pero me encanta que un tal “V” me de leccciones´.
    A V (II). Es tan profunda su filosofía que no acabo de entender a qué se refiere. Sólo veo un argumento mostrenco sobre pobres y ricos, derechas e izquierdas, sin originalidad y sin valor intelectual alguno. Y no me hable de filosofía. Fíjese si soy madura (eso para usted será estar en la derecha) que cursé precisamente una carrera que entonces se llamaba Filosofía y Letras (ahora en la mayoría de las Universidades las antiguas secciones o ramas han conformado Facultades diferenciadas) y mi doctorado es en filosofía (concretamente en metafísica). Y le digo que la diferencia entre el nivel de la enseñanza de mi tiempo a éste es abismal, y dolorosamente en detrimento de la enseñanza actual. Usted es joven; seguro.
    A V (III) Sencillamente ese juego de “faroles” no creo que venga al caso; no sé (monosílabo con tilde en su uso para evitar confusión) de que va.

  13. JM Says:

    Buenos dias Ilustre.
    Buen ambiente se respira por estos pagos, llenos de Generosidad,Ecuanimidad,Humildad, terminos en los que La Politica se transforma en Metafisica. (es que me lo han puesto a …..).
    Decia Seneca (Andalú nada sospechoso), en las Consolaciones a su Madre……….. Gayo Cesar (conocido como Caligula) a quien me parece que la naturaleza engendró para mostrar de que eran capaces unos vicios extremos, se cenó diez millones de sestercios en un solo dia y aunque en ello se vió ayudado por la imaginación de todos, a duras penas encontró la manera de transformar en una sola cena el tributo de tres provincias………… Pronto se le ha olvidado a Rubal el golfeo permanente de las grandes comidas, viajes, bebidas, regalos, prebendas etc …. que se han propiciado en todos los frentes de derecha a extrema izquierda pasando por en psoe de derechas, durante la etapa que estaba de Vice en el gobierno, cuando se tiraba mas que dilapidaba el tributo de las provincias y en euros, no en sestercios, cuando Moratinos iba regalando a troche y moche los cargos las medallas los parneses por aqui por allá, en Chipre, en Turquia etc….todo valía.
    Ahora que Rubal esta en precario y que hasta en su partido le estan enterrando, que se atreva a hacer declaraciones de Alta Politica ó de Moral ó moralina es poco menos que para sonrojarse, esperemos que el psoe haga limpia pronto.
    Ilustre, ya ves si la cosa cambia ahora los del rojerio son del Opus y viceversa, la verdad es que ya no puede fiarse uno ni de un Amigo, que si te das la vuelta “te la clava”.
    Please no meterse con mis acentos que soy de Ciencias y ademas en “sus muertos”.
    Felicitaciones Premio (otro mas).
    Gracias Juan.

  14. V. Says:

    Mercedes, 1999 dice? Uhhhh, qué memoria!!! Mucho, mucho antes, señora; pero que mucho más. Ve como dicen las cosas sin verificarlas antes? Mire , no le voy a dar fechas , aunque las sé, prefiero que , ya que ud es una doctora y no necesita de ayudas para tomar atajos o rodeos para su información, sino que ya los conoce, vaya directamente donde hay que ir para enterarse del uso y la abolición de los acentos gràficos o tildes. Pues como con eso, uds van, casi siempre desfasados en los demás temas. Actualícense, no son tan viejos para hacerlo o aunque lo fueran o fuesen, hagan caso al simpático refrán que avisa “Más vale tarde que nunca”

  15. V. Says:

    Con lo que saben ustedes, qué bonito sería que dejasen la subjetividad tan poderosamente como estéril que tienen arraigada y dejasen paso a una objetividad clara, diáfana y real. Verían las cosas como son, no como les enseñaron viejas tradiciones y personas llenas de errores. Aprendan que el ser ricos no lo es todo, ni mucho menos, en la vida, si se llevan a cuestas errores tan garrafales que pesan como lastres y no les dejan subir hasta la superficie actual.
    Me ha hecho gracia lo de “Rubal”. Veo que en los altos círculos utilizan también los apodos o motes como hacen los lugareños de remotas aldehuelas, vaya, vaya, vaya. husmeando por acá uno se matricula en sabiduría popular y va aprendiendo cosas que no sé si sirven o no.Supongo que algún provecho les sacaré cuando toque.

  16. Mercedes A. Medina Says:

    A V: Como comprenderá no voy a discutir con usted sobre lo que conozco bien y usted ignora. No sea tímido, aporte las fechas que dice saber pero que, puede que por humildad, oculta. Fíjese si le es fácil; seguro que todas las innovaciones ortográficas de la Academia están en google. Yo las conozco sin recurrir a este medio. Y tenga en cuenta lo que le dije en un comentario anterior: la Academia regula, hace normas, NO OBLIGA de un día para otro. El idioma lo hace el pueblo. Y le recuerdo (si es que lo sabe), por poner un caso señero, que Juan Ramón Jiménez no admitió nunca la “g”. Escribía, por ejemplo: “antolojía”. Por mi parte el diálogo con usted ha acabado. Porque no existe diálogo sobre un tema si el conocimiento del mismo es distinto por parte de quienes dialogan y si no hay voluntad de admitir un error.Yo en este tema no he errado y usted se empecina en que lleva razón. Pues que le aproveche.

  17. V. Says:

    Siempre igual. Su mundo, mondo, world, monde, welt, mundu, mundi, 世界, no cambiará nunca. Cuando algo no entienden o, incluso, ven que andan errados por completo, nunca van a admitir sus culpas y/o errores. Yo tampoco quiero discutir con usted, Mercedes, sólo (adverbio de cantidad no adjetivo calificativo y por tanto con tilde o acento gráfico,) quería darle una pequeña pauta o leccioncilla de cómo anda la Gramática,rama Ortografía, puesto que parece que usted la olvidó con los años, así como olvida otras cosas. Nada de discusiones, sólo aclaraciones. Los de izquierdas también tuvimos derecho, alguna vez, a saber tanto o más que uds, aunque parece que hasta ese derecho primario, fundamental y auténtico

  18. V. Says:

    …parece, digo que nos lo quieren quitar. Universidades sólo para ricos, riquísimos ? Venga yaaa…!!!

  19. V. Says:

    Actualícese, Mercedes, en Lingüística y otros muchos temas. Parece que los años le han consolidado rancios pensamientos.

  20. OPCH Says:

    Ya que Mercedes A. Medina no le contesta y hace bien, debo decirle a V. que yo siempre estoy encantada de enseñar al que no sabe y si es petulante más.¨”Solo” (adverbio de cantidad, no adjetivo calificativo) que siempre se escribió con tilde (“solamente”) puede escribirse sin tilde desde 2010 de acuerdo con las nuevas normas ortográficas de la RAE, lo que supone a mi juicio dar paso a una confusión. Antes se diferenciaban “solo” y “sólo” pero desde esa nueva norma (que afecta a otros muchos vocablos, incluso en el uso de mayúsculas y minúsculas en casos como “Rey” y “rey” por ejemplo) se admite con o sin tilde en ambos casos. Veo que usted no está al día pese a que presume de ello. Acuda a esa importante innovación de la ortografía decidida por la RAE y no escriba sin base y además sentando cátedra. De nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: