Tontos útiles y listillos o España como sofá

by

En el Senado viví, vivimos, la penúltima aceleración de ese vehículo que hoy aparece alocado y sin control que llamamos nacionalismo. Era la certificación senatorial de la diferencia, no de la coincidencia. Se visualizó, por ejemplo, en la aprobación de aquella reforma del Reglamento de la Alta Cámara que permitió la traducción a las diferentes lenguas regionales, lo que la vox pópuli denominó agudamente “el pinganillo”. Era ridículo, desmesurado e ilógico, además de inútil y costoso. Mi cercano amigo Armand De Decker, entonces presidente del Senado del Reino de Bélgica y luego ministro, hubiese sido feliz si sus senadores hubieran conocido todos una misma lengua, pero su país no tiene una lengua común y España sí. Me dejé algunos pelos en la gatera en aquellos debates y recibí muchas descalificaciones sencillamente por defender lo obvio. El pintoresco senador Anasagasti que lleva muchos años viviendo cómodamente del cuento en las Cámaras de una Nación que no reconoce como suya, me llamó repetidamente fascista, que es un modo facilón de sustituir las ideas por las descalificaciones.  El pobre Anasagasti es  como una de esas incansables máquinas de los campos de tiro, pero en vez de escupir platos escupe insultos. Aquellos duros debates tenían como fondo la debilidad política del PSOE de Zapatero, que por primera vez se sumó al despropósito del pinganillo y lo hizo posible, fueron interesantes aunque tristes, pero no tanto como ver ahora, más de un año después de la llegada del Partido Popular al Gobierno con una amplísima mayoría, que el Reglamento del Senado sigue tal cual estaba y no se ha enmendado el desaguisado. Habrá motivos, pero para mí son desconocidos.

En debates con el gran parlamentario que es, o era, Miquel Bofill Abelló, de ERC, me insistía entonces en que los catalanes no estaban cómodos en España y recuerdo que me limitaba a constatarle que España no es un sofá, y que considerar a la Nación una pieza del mobiliario a la que se pide una comodidad egoísta era un disparate. Lo relevante no es ir cómodo en el vagón sino saber cuál es la estación de destino del convoy. Pensaba en el incómodo vagón de tercera de don Antonio Machado. Hoy sin duda Mas y sus socios de ERC saben a dónde quieren ir pero llevan al tren por una vía muerta y con enorme riesgo de descarrilamiento. Entonces Bofill como ahora Junqueras, su correligionario, continúan considerando a España un sofá y confundiendo, como suelen hacer los totalitarios, sus anhelos con los de su territorio. Ni Bofill, ni Junqueras, ni Mas, ni los adinerados integrantes del clan Pujol, son Cataluña; representan lo que quieren ellos y ciertos paisanos suyos, comúnmente instalados en su clase política o influyente. Visto lo visto no sé si detrás de la marea soberanista, que va en contra del viento de la Historia, está la conquista del bienestar de los ciudadanos o sencillamente una forma de medrar y de ganar dinero utilizando a los ciudadanos como pantalla.

El camino elegido por la Generalidad tras el fiasco de las últimas elecciones autonómicas es el camino de la ilegalidad. Y, desgraciadamente, un partido que siempre apostó por la opción nacional, y que lleva en su propio nombre la “E” de Español, desorientado en su laberinto, no ha sabido zafarse de sus lastres de  mirada corta, y así nos va. Transita por una calle sin salida, por un sendero de ignominia y negación de sí mismo y de su historia, sólo por satisfacer pequeñas ambiciones personales e hipotéticamente ganar un puñado de votos. Y esta última posibilidad tampoco se ha confirmado en las últimas elecciones catalanas.

Ya desde nuestros padres clásicos la cuadratura del círculo fue un reto. Los griegos, desde la importancia de la geometría en sus matemáticas, intentaron hallar, sólo con regla y compás, un cuadrado que poseyese un área igual a la del círculo de referencia. En el camino de esa utopía los matemáticos se dejaron engañar por espejismos, como las lúnulas de Hipócrates de Quíos, que demostró que ciertas figuras curvilíneas, elaboradas al efecto por él y a las que llamó lúnulas, podían cuadrarse. Pero vinieron otros sabios que demostraron que el caso de las lúnulas era excepcional y no conduciría a la buscada cuadratura del círculo. A través de los tiempos el problema sigue siendo irresoluble, sumando innumerables trabajos y experiencias de ilustres matemáticos, como Euler, en el siglo XVIII, Lindemann, en el siglo XIX y Chebotariov y Dorodnov en el siglo XX.

Cuando queremos referirnos a algo que representa un problema de difícil o imposible solución decimos que es como cuadrar el círculo. En la línea de Hipócrates y de todos sus ilustres sucesores en el inútil empeño de cuadrar el círculo con regla y compás se mueven ahora dos parejas: Mas/Junqueras, y Rubalcaba/Navarro.

Los dos primeros son socios de gobierno, aunque acaso por aquello de la singularidad de  Cataluña,  el segundo tiene la consideración formal de jefe de la oposición del primero. Todo queda en casa. Sospecho que Junqueras, más hábil y con más neuronas activas que Mas, está utilizando a su socio y presidente; se descolgará cuando no le sirva y en unas nada descartables nuevas elecciones anticipadas echará a la cuneta de un volantazo al incómodo derechista, que eso es Mas para el líder de ERC. O un tonto útil, término que se empleaba cuando yo era muchacho para falsos progresistas  de niquis de marca y coche de papá, pero que hacían bulto en el espacio generoso de la progresía.

Los dos segundos pertenecen formalmente al mismo partido, el PSOE o su versión catalana. Pero Rubalcaba está tragando sapos en cada desayuno y parte de ellos se los proporciona Navarro. ¿Qué quién es Navarro? Buena pregunta. Nadie hubiese ganado un  pasapalabra a expensas de identificar al personaje salvo que fuesen de Tarrasa, municipio en el que es concejal desde 1987 y luego alcalde desde 2002  con el apoyo de EU y de ERC. Pere Navarro es el actual primer secretario del PSC, buscado con prisas tras el desastre Montilla, cuando los socialistas catalanes andaban descabezados. Casi como ahora, pero sin tanta gresca. Que se lo pregunten a Rubalcaba.

Estas dos parejas tienen parecidas motivaciones y padecen similares laberintos en la búsqueda de su cuadratura del círculo.

Mas/Junqueras han pactado una declaración que llevarán al Parlamento (catalán, se entiende) antes de fin de mes en la que Cataluña será  “sujeto político y jurídico soberano” y se hará “efectiva  la voluntad de constituir Cataluña en un nuevo Estado en el marco europeo”, que es como si unos políticos de Torrelodones, mi pueblo, buscasen que su Ayuntamiento declarase formalmente su voluntad de ser soberanos y decidir su pertenencia a Europa, lugar en el que obviamente ya están. Pero eso no sería posible porque la regidora y los ediles de mi bello pueblo de nacimiento no estás locos. Hasta ahora Mas tapa lo que le conviene tapar de su pésima gestión del dinero público, y de paso protege al clan que manda: los Pujol, que amenazan pero no dan, y dicen que su familia es víctima de una persecución de la “policía política” (sic),  porque no saben u olvidan que la Udef es una unidad policial que lucha contra la corrupción y trabaja al servicio de la Justicia, no contra su familia, si es que su amplia y adinerada prole no tiene nada que ocultar.

Lo que deben resolver Mas/Junqueras es qué hacer cuando llegue el momento de pasar de las musas al teatro y enfrentarse a la Constitución con hechos, no con declaraciones. El Gobierno ya ha dicho, y acierta, que no actuará contra declaraciones sino contra acciones que incumplan la Constitución “porque la legitimidad se basa en la legalidad”. Un caso irresoluble para el dúo catalán.

Rubalcaba/Navarro, la segunda pareja, andan enfrentados en cómo encajar esos dos enunciados vaporosos del débil líder socialista: “reformismo radical” y “federalismo asimétrico” y sobre todo en el supuesto “derecho a decidir” del pueblo catalán.  Lo cierto es que en unas declaraciones públicas horas antes del último Comité Federal del PSOE, Rubalcaba anunció solemne que el PSOE y el PSC estaban de acuerdo en negarse a ese salto en el vacío, pero en el Comité Federal, Navarro no dio su brazo a torcer y propuso un imposible: una consulta “legal, acordada y vinculante” que obviamente no tiene cabida en la Constitución, por lo que se unía, de hecho, al deseo de Mas/Junqueras. Rubalcaba tuvo que ponerse duro: “No habrá salida”. Las espadas quedan en alto… El PSOE acertaría si se desvinculase de la deriva del PSC y se presentase con sus siglas en Cataluña. Conseguiría más votos.

En el Comité Federal Rubalcaba tuvo al menos una satisfacción: consiguió que no se pusiese fecha a la elección de un candidato para las generales del 2015; su débil liderazgo seguirá siéndolo. Y produjo una frase enorme: “El PSOE está hoy mejor que hace un año”. No lo diría nadie. Ha perdido, una tras otra, las elecciones autonómicas desde las generales. Y en momentos en los que las subidas en votos del Partido Popular  podrían haber resultado más complicadas, en medio de medidas muy duras y de no fácil asimilación, el Partido Popular subió. El PSOE no se ha beneficiado del normal desgaste del Gobierno. Rubalcaba es, en laico, como el santo patrón de los optimistas.                                               

A ver cómo Mas/Junqueras y Rubalcaba/Navarro resuelven sus cuadraturas del círculo. En todo caso, por si les queda tiempo, les recomiendo afanarse en otras dos construcciones geométricas imposibles con regla y compás: la duplicación del cubo y la trisección del ángulo. Lo tienen crudo, pero acaso no tan crudo como lo que quieren  resolver en la política estos emparejados de ocasión.

Junto al espécimen del tonto útil y de los incómodos, que son quienes consideran a España como una parte de su mobiliario, padecemos la exaltación de los listillos. Eugenio D’Ors, un sabio barcelonés, un catalán de pro que enunció y proyectó el noucentisme como renovación artística con flecos políticos,  consideraba a los listillos la vanguardia de la mediocridad. Y tenía razón. El listillo es la degeneración del inteligente como el señorito es la degeneración del señor y el exaltado es la degeneración del heterodoxo. Son imposturas.

En la política madrileña se han abierto camino los listillos. A principios de siglo Pío Baroja ya alertaba sobre el daño de los mil listos de Madrid que se creían, por el mero hecho de brillar en los salones entre los opacos, los representantes de la actividad que contaba en España, como si fuera de la capital del Reino todo fuesen sombras.

Uno de esos listillos que por su insistencia y no por mi devoción aparece a menudo en este blog es Tomás Gómez, un ejemplo de cómo está el nivel político en nuestro país y concretamente en el PSOE. Que Rubalcaba se sienta amenazado por Gómez es notable. No se le conoce obra alguna, ni tesis, ni ideas valiosas en su campo de formación que es la Economía, pero pontifica cada día y da lecciones a troche y moche sin cortarse un pelo. Fue alcalde de Parla entre 1999 y 2008, y tampoco se le conoce actividad laboral alguna que no haya estado ligada a su partido o al ejercicio de la política. Da clases en la Universidad Carlos III, se dice que por bondad del bondadoso Gregorio Peces-Barba, a quien traté, pero nadie me habla del programa de su asignatura, ni de sus horarios, ni de sus aportaciones a la formación de otros.

Lo conocido, y padecido,  es   que con su gestión como alcalde de Parla dejó a su ciudad en la quiebra. En octubre de 2011 el “Financial Times” citaba a Parla como ejemplo de ruina económica dentro de las Administraciones públicas españolas. También en 2011, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló el presupuesto del año 2009 de aquel municipio por la falta de liquidaciones de los presupuestos de 2007 y de 2008, cuando Gómez era alcalde. En marzo de 2012 el Ayuntamiento de Parla reconocía una deuda de 221 millones de euros de los años 2004 a 2012, con una enormidad de facturas “de cajón”. Pese a ello, y con esas credenciales como gestor, el actual secretario general de los socialistas madrileños acusa a  los demás de deudas y despilfarros y se atreve a postularse como hipotético presidente de la Comunidad de Madrid y, más aún, como sucesor de Rubalcaba, es decir: como candidato a gobernar España. ¿Y por qué no demostró su capacidad milagrera de gestión en el municipio que regía? Gómez llevó a la organización socialista madrileña a parecidos problemas económicos que motivaron duros tirones de oreja de Ferraz. Y seguía y sigue pagando la hipoteca de la anterior sede del PSOE en la calle Miguel Fleta, aunque trasladó sus oficinas a dos plantas del Palacio de la Prensa de la plaza de Callao, por las que paga 16.0000 euros mensuales de alquiler, porque la sede resulta más representativa. Le gustan la farfolla y la apariencia.

La última, o penúltima, extravagancia de Gómez ha sido escandalizarse por el hecho de que Esperanza Aguirre haya fichado por una empresa privada, que es la situación natural de quien no está en la gestión pública y, siendo funcionario, opta por pedir la excedencia y aceptar un trabajo ética y estéticamente compatible. Probablemente Gómez no lo entiende porque no es su caso y  nunca lo será.. La portavoz del Partido Popular de Madrid, Lucía Figar, pidió a Gómez que no diera lecciones porque “él ha estado varios años cobrando cuatro sueldos de dinero público y Aguirre nunca cobró un euro del Partido Popular”.    

En unas recientes declaraciones, Tomás Gómez afirmó: “El nacionalismo y el socialismo son incompatibles; somos internacionalistas.  Los socialistas estamos por la unidad y la convivencia de todos los españoles y no por alimentar conflictos”. Entonces ¿quiénes alimentan los conflictos? Me debería tranquilizar la primera afirmación del secretario general de los socialistas madrileños, pero no me la creo. Le desmiente Navarro, su colega del PSC, que sostiene el “ámbito de decisión” catalán vulnerando directa y palmariamente la Constitución, como ha señalado “Secondat”, seudónimo del profesor Manuel Jiménez de Parga, ex-presidente del Tribunal Constitucional,  en un clarividente artículo titulado “Inconstitucionalidad radical”. Y Jiménez de Parga sabe más Derecho Constitucional que Economía Gómez.

Me tranquiliza que el PSOE haya cambiado con el tiempo, al menos en el enunciado de sus incompatibilidades. Ahora Gómez asegura que el socialismo es incompatible con el nacionalismo, y la intención la doy por buena. En Linares, el 20 de enero de 1936, el dirigente socialista Francisco Largo Caballero consideró al socialismo incompatible con la democracia. Su frase fue: “La clase obrera debe adueñarse del poder político convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

No tengo dudas de que Tomás Gómez no será llamado en el futuro por ninguna empresa privada para gestión alguna. Y no debe entender Gómez que si se lo pidieran sería un desdoro. Felipe González parece que es un gran gestor de intereses y por ello es el hombre en España de los negocios de Carlos Slim, la primera fortuna del mundo. Me temo que Zapatero tampoco será llamado por empresa alguna de “cazatalentos”,  ni por Seeliger & Conde ni por otra. Los resultados de la gestión pública de uno en Parla y del otro en España  no son como para confiar. De Zapatero se dijo que tenía talante pero no que tuviera talento. Probablemente por eso, sin otras salidas laborales, el ex–presidente se incorporó al Consejo de Estado, gracias a una norma que él  mismo aprobó, y porque podía optar entre varias alternativas, desde el funcionariado a las ofertas privadas, Esperanza Aguirre cuando dejó su despacho de la Puerta del Sol, no se incorporó al Consejo Consultivo de la Comunidad, a lo que tenía perfecto derecho. Zapatero es el único ex-presidente que aporta sus sesudas opiniones al alto órgano consultivo del Estado. Sólo de pensarlo no puedo evitar un cierto temblor. La carne es débil y la confianza está bajo mínimos. 

PD.- Esperanza Aguirre anunció en una entrevista televisiva que como presidenta del Partido Popular de Madrid va a proponer que no pueda haber ningún cargo público que no haya cotizado a la Seguridad Social en otra cosa que no sea la política, ya que no quiere que en el partido haya personas que sólo se hayan dedicado a la actividad pública. Coincido totalmente. Aguirre señaló que la idea no es suya sino de Joaquín Leguina que ha denunciado que en la directiva del PSOE sólo hay personas que han sido políticos toda su vida. Con generosidad Esperanza Aguirre atribuyó a Leguina el copyright, pero no es el único partero de la idea, ni el primero. Transcribo unas líneas de mi artículo “Café para todos” publicado en “La Gaceta” el 6 de junio de 2012: “Al servicio político tendrían que llegar los mejores. Y con experiencia. No debería aceptarse en listas electorales ni en cargos de responsabilidad a quienes no hubiesen ejercido antes con éxito sus profesiones y cotizado a la Seguridad Social, o hubiesen superado una oposición en cualquier cuerpo de la Administración. Sería la prueba del algodón”. Resulta que, para satisfacción de Aguirre,  alguien del Partido Popular había lanzado la idea, que luego reiteré en  artículos y conferencias, antes de que lo hiciera el antiguo  dirigente socialista.  En cuanto a otra afirmación de Esperanza Aguirre: “Los dirigentes de los partidos tienden a favorecer a los aspirantes a políticos que les son más dóciles y no a los más capaces o preparados”, da en el clavo. Pero habría que invocar la frase evangélica mirando a los ojos de los dirigentes políticos: “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Eso no sólo ocurre en la actividad política; también ocurre en la empresa privada. En mi larga experiencia privada y pública he tenido no pocos disgustos por  trasladar al jefe con ingenuidad, y desde luego con lealtad, sencillamente la verdad aunque doliese. Siempre acabó doliéndome a mí.

Anuncios

8 comentarios to “Tontos útiles y listillos o España como sofá”

  1. SuperDoc Says:

    Hace tiempo que no comento el blog de Juan Van-Halen, más por falta de energía propia que por falta de interés en sus siempre sugestivos escritos, de calidad literaria innegable. Ahora lo hago intentando aportar alguna curiosidad histórica al tema.

    Recientemente me he topado con una curiosa publicación de 1857 en su segunda edición (la primera creo que es de 1852 ó 1854), que es la Cartografía Hispano-Científica, o sea los mapas españoles. en que se presenta a España bajo todas sus diferentes fases, del Licenciado D. Francisco Jorge Torres Villegas, socio de la Económica matritense de Amigos del País. En sus dos tomos reproduce 25 curiosos mapas ilustrados (coloreados en acuarela, como era típico en la época, sobre el original), con títulos tan curiosos como “mapa de la irrupción de los bárbaros”, “mapa de la tierra de Canaan o tierra prometida”, entre otros. Uno de ellos, el “mapa político de España” anda reproducido por blogs en internet, en algunos de los cuales se duda de su existencia real o, al menos, de que fuera una publicación del siglo XIX la que lo recogiera. El por qué este mapa concita pasiones contrarias se puede entender fácilmente, aunque doy mi testimonio de que es un mapa real –no inventado maliciosamente por nadie- y existe, entre otras cosas porque en estos momentos tengo el libro en mis manos.

    Quien tenga interés en verlo, puede escribir en google el título de la obra y seguramente lo encontrará en muy poco tiempo. Por mi parte reproduzco la descripción del mismo que hace su propio autor en la página 12 del primer tomo citado: “Mapa político de España, en donde se presenta la división territorial con la clasificación política de todas las provincias de la monarquía según el régimen especial dominante en ellas. En este mapa aparece todo el reino español en cuatro distintas porciones: “España uniforme o puramente constitucional”, que comprende las 34 provincias de las coronas de Castilla y León, iguales en todos los ramos económicos, judiciales, militares y civiles, inclusas las Islas Canarias, consideradas como provincia peninsular y no como colonia”. “España foral, que son las cuatro provincias exentas o forales, Guipúzcoa, Álava, Vizcaya y Navarra, las cuales conservan su régimen especial diferente del de las demás, no contribuyendo para el gobierno central de la Corte con impuestos, sino por vía de donativo voluntario y en corta cantidad”. “España incorporada o asimilada, a que pertenecen las 11 provincias de la corona de Aragón, todavía diferentes en el modo de contribuir y en algunos puntos del derecho privado”. “España colonial, que comprende las posesiones de África, el Peñón, Alhucemas, Melilla y Chafarinas, las de América Habana y Puerto Rico y las de Oceanía Filipinas, regidas todas por leyes especiales bajo la autoridad omnímoda de los jefes militares”.

    Así parece que el Licenciado Torres Villegas entiende que primero fue Castilla y León (Reino al que suma todas las provincias gallegas, extremeñas, andaluzas, así como Murcia y Santander) y luego Aragón, que califica de “España asimilada o incorporada”. Pero, al margen de esa percepción que pudiera perfectamente ser una visión personal del autor de la Historia de España, lo que la publicación señala es la clara diferencia contributiva de unas y otras. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

    En el tomo segundo de esta misma obra encontramos otro mapa curioso, en este caso no político, sino científico, un “Mapa Balneario de España, en que se comprenden todos los establecimientos de aguas y baños minerales creados hasta el día a consecuencia del Real Decreto de 29 de junio de 1816 y regidos por el Reglamento vigente de 3 de febrero de 1834”. Mi curiosidad me ha llevado a leer en el texto lo referente a Madrid, en la pág. 274, donde se relata la mejor agua de la capital en aquellos años: “Madrid. Según el doctor Oñez, el agua de la fuente situada fuera de la puerta de Segovia, a la izquierda, que tan solo sirve ahora para abrevadero de ganados, es mineral y tiene los mismos principios que el agua de Trillo, según el análisis hecho por Proust, y que ha repetido y confirmado el dicho Oñez”. Como demasiado a menudo… sin valorar lo que tenemos.

  2. Bvenida Says:

    Recuerdo el artículo en “La Gaceta” firmado por Van Halen y que él mismo cita. Y lo recuerdo por una razón principal. Porque me causó positiva sorpresa el hecho de que por fin alguien pusiera encima de la mesa la necesidad de establecer algún requisito para aquellos que quieren estar en política y ostentar un cargo público. Y es que entiendo que el ejercicio de una responsabilidad de carácter público exige buena formación y experiencia en cualquier otro ámbito. No debería estar permitido acceder a un cargo público sin estos y otros requisitos. Sobre todo, por la necesidad de preservar el interés general.

  3. Martín-Martín Says:

    Es muy interesante la anécdota que cuenta del nacionalista que no se sentía “cómodo” en España. Es un cinismo intolerable. Para que este señor o estos señores se encuentren cómodos los demas deberemos sentirnos incómodos y uitilizados. Pero como usted dice España no es un sofá, y unas veces nos sentimos más cómodos que otras, pero en todo caso es el país de todos y la Nación común. Ya que los nacionalistas se inventan la Historia, por lo menos que sepan algo tan elemental como que hay que estar juntos a las duras y a las maduras, y los nacionalistas siempre sacan sus soberanismos en épocas de crisis. Para vivir del resto de los españoles. Enhorabuena Van Halen.

  4. Wolfgang Says:

    Y hablando de nacionalismos. Hoy, precisamente, el Parlamento catalán ha dado un paso más hacia ese disparate que denominan la consulta soberanista y el presunto “derecho a decidir” de Cataluña. Y aunque la declaración de soberanía producida no tiene efectos jurídicos la afrenta a la soberanía nacional ha quedado patentizada. Confío en que el Gobierno de España sepa afrontar, con rigor y firmeza, esta nueva situación que constituye un verdadero pulso a la vigente Constitución española que obliga a TODOS los españoles, también a los catalanes, y cuyo artículo 1.2 expresa que “la soberanía nacional reside en el pueblo español…”.

  5. Observador Says:

    La frase de Tomás Gómez asegurando que el PSOE es incompatible con los nacionalismos es, como casi todo lo que dice este hombre, una chorrada que sólo se cree él. Podría habérselo dicho a los cinco diputados socialistas del Parlamento Catalán que acaban de romper la disciplina de voto apoyando el soberanismo de Cataluña. Claro que es todavía un despropósito mayor que Navarro, líder del PSOE en Cataluña (PSC), diga en sesión tan solemne que lo que él apoya y pide es una consulta a los catalanas “legal y acordada”, pero al ser sólo a los catalanes y sobre su supuesta soberanía la consulta es imposible, ilegal y estaría fuera de la Constitución. Y, por cierto, la sentencia judicial sobre el tranvía de Parla, el invento de Tomás Gómez, le inhabilita para cualquier gestión pública, y que quiera gobernar la Comunidad de Madrid quien con su gestión letal arruinó Parla es de traca…Y no ha pedido perdón a los parleños…

  6. OPCH Says:

    En relación a lo que dice “Observador” sobre Parla y el tranvía, hay que felicitar a su señoría y debe ser causa de alegría para todos los que vivimos en la Comunidad de Madrid lo decidido por él (a excepción, obviamente, de los que lo hacen en Parla). La resolución del Juzgado Contencioso Administrativo número 20 nos exime a todos los madrileños que no vivimos en Parla del pago del despilfarro y la nefasta gestión del “invictus”, vencido por goleada, Tomás Gómez. Menos mal que este personaje no es el Presidente de la Comunidad de Madrid porque si no pobre de todos nosotros!!
    Felicidades Van Halen por tu teórica política de la cuadratura del círculo.

  7. Fernando Azancot Says:

    A qué estado de postración moral y política hemos llegado – me interpelo al leer este último artículo del amigo Juan Van Halen en este su blog –, pues contemplamos sin apenas inmutarnos cuantos graves sucesos vienen aconteciendo en España en los últimos meses. Qué grado de degradación cívico política hemos alcanzado para que apenas nos conmuevan las espinosas realidades que nos circundan. Hasta dónde ha devenido lo llamado con sorna “políticamente correcto” cuando digiere las más altas cotas de aberración moral y política. Hemos conseguido entre todos que al cabo de los años la dictadura haya desembocado en una cada vez más insoportable oligarquía, de manera que la minoría oligárquica que domina los partidos políticos campea por donde le viene en gana arropada bajo el manto de una supuesta democracia. Grotescas e irresponsables aventuras rupturistas, alguna reciente rayana en un posible delito de rebelión, nos sobrecogen el ánimo sin que se avizore la esperanza de un basta ya hasta aquí hemos llegado. No olvidemos que al articulo 472 del Código Penal, al definir el delito de rebelión describe su naturaleza como un alzamiento violento y público uno de cuyos fines consiste en “declarar” la independencia de una parte del territorio nacional, sin que en la violencia a que se refiere haya de verse como condición el uso de las armas, cuestión que queda aclarada en el punto 2 del siguiente articulo 473 que matiza como agravante el hecho de que las mismas se hubieran “esgrimido” al levantarse, lo cual “a contrario sensu” pudiera interpretarse como la posibilidad de usar otros tipos de violencia a la hora de calificar como alzamiento público una declaración de independencia que, en este caso, produciría efectos jurídicos.
    Mas la doblez y el cinismo caracterizan la conducta de muchos de los llamados políticos mientras la corrupción por doquier se instala sin apenas freno en un escenario donde seis millones de españoles se han quedado sin trabajo y cerca de dos millones de familias gimen sin pan que echarse a la boca, viendo como otros conciudadanos se entregan a una vida plácida producto del latrocinio de los caudales públicos. La separación entre el pueblo y sus dirigentes cada día se hace más abismal. La inconsciencia de los gobernantes y su oposición o la ceguera por ambos alcanzada es tal, que bien parecen estar convencidos de que los gobernados no estamos capacitados para conocer los intríngulis de sus maniobras, de ahí que con frecuencia se pronuncien como si sus pacientes escuchantes fueran los tontos de la tiza. Así me he considerado hoy al recibir y leer la carta que me envía, con cierto fallido tufo electoralista y confundida con la correspondiente notificación de la “subida” de mi pensión, quien dice ocupar el cargo de Directora General en la Secretaría de Estado de la Seguridad Social. Dicha señora me escribe que “le es grato” comunicarme que mi pensión será incrementada mensualmente en la cantidad de 25,23 €, si bien al detallar la cuantía me comunica que como retención a cuenta del IRPF se me descuentan 509,62 € por devengo, lo cual finalmente arroja el para mí “nada grato” resultado de una pérdida mensual de 5,04 €. He aquí un alarde más de las técnicas de comunicación que utiliza el partido en el poder o una muestra de esa inconsciencia que produce en el político español la separación respecto del pueblo al que dice que pretende servir.
    En fin, se me secan las entendederas y se me agotan las palabras a la hora de describir la angustiosa situación a la que según creo se ha llegado. Al analizarla con el ánimo encogido solo me cabe una lejana y no sé si calificarla de ingenua esperanza al estar convencido de que una mayoría de la clase política española es redimible, pues estoy seguro que los honrados son muchos más que los sinvergüenzas. A ellos había que convencerlos de la situación, y de que al ser mayoría bastaría con que desobedecieran las consignas del mando y se dispusieran a una reforma a fondo de un sistema que se ha mostrado propicio a la corrupción de todo orden. Bastaría con una alternativa colectiva a protagonizar por esa mayoría de honrados diputados y senadores, tanto de derechas como de izquierdas, que se propusiera recomponer la relación vinculante entre representantes y representados mediante la modificación de la normativa electoral, la reducción de los partidos nacionalistas a su verdadero tamaño representativo, la eliminación de la subvención del estado a partidos políticos y sindicatos, y la profunda reforma de la administración con criterios técnicos de descentralización y desconcentración, reconduciendo los aspectos políticos territoriales a una racional dimensión, y sobre todo diseñando una organización de la justicia que garantice la auténtica separación de poderes. Otro horizonte no veo para evitar lo que podría muy bien degenerar en catástrofe, Dios no lo quiera.

  8. canapé pas cher Says:

    Fantastic job. Thumbs up!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: