La caja china y Amy Martin

by

En España fue notable la novela picaresca con ejemplos que nos enorgullecen y que enjoyan nuestra historia literaria. Desde hace demasiado la corrupción es una picaresca arrasadora, mostrenca y en muchos aspectos letal para los servidores de lo público desde la digna dedicación política. Como España es diferente, en cuanto a la corrupción también la experiencia española ha resultado imaginativa y rica en matices. Por ejemplo, se ha dado el caso de un señor que desde el mismo día de su nacimiento comenzó supuestamente a trabajar en una empresa para años después poder beneficiarse de un ERE  falso. No menos imaginativa resulta la peripecia de un seudónimo detrás del cual no había un nombre real, ni un rostro, ni señales de vida, que se utilizaba para cobrar suculentos sobresueldos desde la autoría de artículos variopintos e irrelevantes. La imaginación del pícaro fue siempre una de sus características y ahí están Guzmán de Alfarache o Lázaro de Tormes. 

La corrupción es como una caja china: siempre hay otra nueva dentro. Esta realidad que viene conmocionando a la sociedad española desde hace años ha alcanzado una dimensión que parece incontrolable y que los ciudadanos soportan con asombro, con disgusto, y con hartazgo.

Se trata de una corrupción que se alimenta de sí misma, de modo  que cada nueva caja china difumina la precedente, la condena al olvido, y al menos efímeramente pasa página. Los medios de comunicación destapan, investigan, colocan cada caso de corrupción ante la mirada de las gentes, unas veces anticipando el desarrollo de la trama y acertando, y otras acertando menos. En ocasiones la corrupción no alcanza la dimensión que se anunciaba, pero lo cierto es que los grandes escándalos se han destapado gracias al trabajo de los periodistas, y como periodista que soy esa realidad me enorgullece. 

Un escándalo tapa a otro y cada nueva corrupción destierra de la actualidad la que antes había llenado portadas y minutos de telediario. En cierto modo Mulas-Amy Martin jubilaron a Bárcenas y éste a Baltar y éste a Dura i Lleida y éste a Pujol y éste a Griñán y éste a Blanco y éste a Rodríguez y éste a Bustos y éste a Millet y éste a Muñoz…  y así hasta el infinito. El caso permanente, el que no decae en la memoria de todos es el de Urdangarín poe su morbo añadido. ¿Quién se acuerda de Pepiño Blanco y sus manejos de 98 octanos parece que en connivencia con el clan Pujol? ¿O de los ERE de Andalucía con un montante de casi mil millones? ¿O de los millones que pasaron de los parados a las arcas de UDC para acondicionar sus sedes? ¿O de los manejos de Matas? ¿ Quién se acuerda de los contratos de Baltar en la Diputación de Orense? Sobre el caso de los Pujol ha caído ya un tupido velo y ni siquiera sabemos si se llegará a investigar en un Juzgado. 

Resulta obvio que los casos de corrupción sólo se apagan o desdibujan en los medios de comunicación y, por ello, en la calle, pero siguen su curso en los Juzgados. La Justicia es lenta pero no se detiene, y de eso debemos alegrarnos, porque una ley igual para todos fundamenta el Estado de Derecho. El ejemplo del caso Bárcenas es relevante; se había cerrado y ahora está en ebullición.

Escribo sobre los aspectos jurídicos y sociales; las manipulaciones y utilización política son otra cuestión. El PSOE ha utilizado cada caso de corrupción como un arma arrojadiza, y ello resulta evidente. No es un reproche, es una afirmación. 

Las socorridas convocatorias vía redes sociales son una especialidad del PSOE, no digo que de su cúpula pero desde luego de sus agrupaciones regionales, provinciales y locales. Nunca se había visto una reunión de un centenar de personas (no mil como publicó un diario madrileño; yo estaba allí y lo vi) ante la sede de un partido democrático con  gritos y pancartas de “Hay que ilegalizar al PP”. Ilegalizar ¿por qué? Por supuesto con el habitual aderezo de banderas republicanas. ¿Se produjeron manifestaciones, pequeñas o grandes, ante las sedes del PSOE, del PSC, de CDC, de UDC cuando padecieron casos de corrupción? Pues no. Pero sí cuando afectan al Partido Popular en momentos delicados y mientras se vislumbran, y así lo reconoce la Unión Europea, síntomas de saneamiento económico.

Aderezado convenientemente por algún medio interesado, Rubalcaba recibió el mensaje de que había reaccionado tibiamente respecto al impresentable caso Bárcenas, y desterró la mesura, probablemente porque su liderazgo es débil y se deja llevar. Felipe González, que tiene una larga experiencia, ha pedido prudencia sobre las repercusiones políticas del caso Bárcenas: “Es mejor esperar a que se demuestren”.

La época que ha pasado a la pequeña historia como de corrupción generalizada en nuestro país fue la de los años finales de Felipe González en Moncloa. Desde Filesa a “mi henmano”, el hermano de Alfonso Guerra, pasando por dos vicepresidentes del Gobierno dimitidos, dos ministros del Interior dimitidos y condenados, dos secretarios de estado dimitidos, cuatro presidentes de Comunidades Autónomas dimitidos, dos de ellos condenados, el director de la Guardia Civil, el de la Policía, el Gobernador del Banco de España, la directora del BOE; y hasta la presidenta de Cruz Roja tuvo que dimitir por corrupción. Y cito sólo parte de una realidad generalizada.

No entro en ese popular “mal de muchos consuelo de tontos”; que hubiese más o menos corrupción en otras épocas no me tranquiliza y no rebaja para nada mi vergüenza como ciudadano y como parlamentario ante todos y cada uno de los casos de corrupción que España ha padecido y padece como una plaga. Pero lo cierto es que no se vio nunca,  ni siquiera en los tiempos de la corrupción global socialista, el acoso a una sede de un partido político azotado por algún corrupto indeseable. Es una práctica que recuerda demasiado el diseño perverso del 11 de marzo de 2004, parece que entonces bajo la batuta directa de Rubalcaba.

El Partido Popular ya ha anunciado que volverá a revisar su contabilidad, y Rajoy ha declarado que no le temblará el pulso para erradicar cualquier irregularidad que se detecte. Sin duda se debe llegar hasta las últimas consecuencias, y no hacer como la Junta de Andalucía que, al final, en el asunto de los ERE sólo encontró una cabeza de turco: un director general. Y sin manifestación alguna ante la sede del PSOE andaluz ni de Ferraz.

El hartazgo que genera en los ciudadanos la mantenida historia de la corrupción es más que explicable. Y también lo es la indignación adicional que produce en quienes han estado o están en la actividad política y que siendo honrados en su inmensa mayoría padecen un lastre injusto. Para mucha gente todos los políticos son iguales. No ocurre lo mismo cuando se trata de otros colectivos; se opina sobre quienes delinquen, y no se transfieren las culpas a un conjunto de inocentes.

En España las investigaciones periodísticas se reciben como artículos de fe, y eso es lo que ocurría en el siglo XIX y principios del XX. Se decía: “es verdad, lo han dicho los periódicos”. Pero no siempre ha sido así y no es así. Leemos el avance de las investigaciones sobre cualquier asunto turbio y los escándalos, como es lógico, y no seré yo quien lo critique, venden periódicos. Pero luego se confirman o no, y ese desenlace, si es negativo, ya ni se publica. El otro día  un miembro del equipo de investigación de un diario afirmaba que el hecho de que las cuentas de los partidos fuesen fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas no suponía garantía alguna porque algunos consejeros de ese Tribunal pertenecen a partidos políticos. Esa falta de rigor me preocupó. Es poner a una institución en la picota jugando con la honradez de sus miembros. Nunca he leído reticencia alguna sobre un hecho sorprendente: las cuentas de los Sindicatos no son fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas. No sabemos el dinero que manejan, ni los sueldos de sus dirigentes, ni las cuentas de sus empresas y sociedades. El más impune oscurantismo envuelve a nuestro sindicalismo antigualla.

Saltó a los medios la existencia de unos hipotéticos sobres con sobresueldos repartidos hace años entre dirigentes del Partido Popular. El propio Bárcenas, desde el valor menor o mayor que se quiera dar a su palabra, lo ha negado. Un ex diputado del Partido Popular que nunca desempeñó cargo alguno en la sede de Génova, aseguró en “El País” que los sobres existían. Lo indiscutible es que él no repitió escaño cuando lo deseaba. Puede dolerse por su herida. El asunto está en qué valor menor o mayor, también en este caso, quiera otorgarse a su palabra.

He sido durante muchos años senador, y sigo siendo parlamentario en la Asamblea de Madrid, he ejercido como secretario nacional de Cultura del Partido Popular, como secretario de su Consejo Político, como Presidente de la Comisión Nacional de Cultura, como coordinador regional de Madrid, antes y durante mi etapa en el Parlamento, y nunca he cobrado una peseta ni un euro de las arcas del partido. Junto a mi nombre siempre aparecían las siglas “S.R.”, o sea “sin retribución”, y obviamente no es un reproche a quienes justamente cobraban por su trabajo, desde los administrativos para arriba. Y en esa larga trayectoria en Génova, ni hace años ni ahora como veterano miembro de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular, nunca nadie me comentó que se recibiesen o se hubiesen recibido sobres con dinero. Los jocosamente llamados “sobrecogedores” es fama que se daban en el mundo de los toros pero no en la política. Acusar es más fácil que probar. Lo que no excluye que el asunto se investigue.

Luis Bárcenas siempre tuvo fama de moverse bien en el mundo de los negocios. Ello no debe presuponer que quién hace negocios y le salen bien es un indeseable. Tendrá que explicar de dónde proceden los millones que aparecen a su nombre en una cuenta bancaria suiza y afrontar las irregularidades o los delitos que pudiera haber cometido, pero mientras se prueba tan aireado asunto tenemos sólo afirmaciones mediáticas y, como cualquiera, entre ellos los implicados en escándalos de corrupción, este señor goza de la lógica presunción de inocencia. Dentro de la utilización partidista del asunto de los presuntos sobres, el diputado socialista Saura no se cortó un pelo en la comparecencia del ministro Montoro en el Congreso de los Diputados y le preguntó directamente si él había recibido sobres con sobresueldos. La mera pregunta es una ruindad que prueba que en política no todos son iguales.    

La irrupción en el laberinto corrupto de la fundación Ideas, presidida por Rubalcaba, que se inventó Zapatero para dar una salida a Caldera, ex-ministro prescindible de Trabajo, es por ahora la última caja china. Un tal Carlos Mulas, director de la fundación, se otorgó a sí mismo un jugoso sobresueldo utilizando al parecer el seudónimo de Amy Martin para pagarse artículos irrelevantes a 3.000 euros la pieza. Tengo veteranía y algunas páginas escritas y nunca he cobrado por artículo cantidad ni mucho menos cercana a 3.000 euros. Leopoldo Alas como Clarín y José Martínez Ruíz como Azorín nunca cobraron cifras tan importantes ni por asomo, pese a “La Regenta” y a “Castilla”, pongo por caso. Mulas con lo que parece ser su seudónimo de Amy Martin se forró.

Ahora ha aparecido la mujer de Mulas, Irene Zoe Alameda, y ha dicho que ella es Amy Martin en carne y hueso pero que su marido no sabía este detalle; debía hacerle llegar los artículos por telepatía y cobrar sin firmar los recibos. El golpe de teatro de esta señora es digno de Artaud, precursor del teatro del absurdo. Irene Zoe Alameda es como una reaparición de Leonardo de Vinci, y lo digo por la amplitud de sus saberes. Es cineasta, articulista, ensayista, novelista,  traductora, música y guionista, además de “observadora global” que así se la presenta en la web de la fundación.  Durante un año, 2009 a 2010, dirigió el Instituto Cervantes de Estocolmo, nombrada por Carmen Cafarell, y allí impuso, según los trabajadores del centro, un “régimen de terror” ya que hasta prohibía hablar a los empleados entre sí. Cafarell ha declarado que no la conocía cuando la nombró. Otra ligereza.

Storylines Projects, la productora propiedad de Irene Zoe Alamada y de su marido recibió por un par de cortometrajes un total de 157.000 euros de subvenciones del Ministerio de Cultura en tiempos del generoso Zapatero.

La cuestión, muy zapaterista, es que de la fundación Ideas, que se mantiene con dinero público, cobraron más de 600.000 euros amigos, hermanos y otros parientes de dirigentes del PSOE, entre ellos Paloma Valenciano, hermana de Elena Valenciano, látigo de la oposición, cuya empresa Traducciones Políglota, recibió 150.000 euros pese a que la fundación contaba con una intérprete en  plantilla. Leo que entre las facturas de los años 2010 y 2011 destacan las pagadas a consultoras con domicilio social en la misma calle, piso y puerta que empresas fundadas por el PSOE. Algunas consultoras, como Maber y Anan, tienen  como administrador  a Juan Manuel Limón, amigo cercano de Xoan Cornide, gerente del PSOE y de la propia fundación. La facturación de estas empresas por asesorar a Ideas rebasó los 400.000 euros.

La locuaz portavoz socialista en el Congreso, que responde al nombre de Soraya Rodríguez, dijo en un primer momento que lo que ocurre en la fundación Ideas es  “legal y moral”; cuarenta y ocho horas después ha dicho que no es legal ni moral. Vamos avanzando.

El hartazgo de los ciudadanos ante la corrupción, y la repercusión que tiene en el crédito público de la política y de los políticos es considerable y preocupante precisamente por la generalización que muchos hacen de una realidad abominable. Por eso hay que llegar hasta el final, hasta la última caja china. Por el bien de todos, de la democracia y de la credibilidad, maltrecha, del conjunto de quienes se esfuerzan en el servicio  público con dedicación, ejemplaridad y, por cierto, cobrando la tercera parte de lo que perciben sus colegas europeos. Los políticos son los primeros interesados en que no se confunda el contenido de la cesta con las manzanas podridas. La gente perdona que se meta la pata pero no que se meta la mano.

PD.- Josep Antoni Duran i Lleida sigue siendo un Jano de la política. En una estudiada doble versión que es más que probable tenga pactada con Artur Mas, el político catalán nacido en Aragón amaga con romper CiU, se pone de punta, pero nunca culmina la jugada. Sus diputados de UDC votaron a favor la declaración soberanista del Parlamento de Cataluña; no hubo fuga de votos. Mientras, Duran i Lleida estaba de viaje en Chile en su condición de Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados. Es su segunda estancia en Chile en quince días. ¿Qué tiene allí? Lo cierto es que en este viaje, y supongo que no es caso único, el dirigente de UDC ha aprovechado su viaje institucional para favorecer la presencia en aquel país de empresas catalanas. Él mismo cuenta en su blog que ha defendido “los intereses y la presencia de empresas catalanas en el país andino” y ve natural poner sus relaciones “al servicio del país”, refiriéndose naturalmente a Cataluña. En ese mismo blog, Duran i Lleida se muestra orgulloso de que sus gestiones han tenido éxito ya que ha ejercido de intermediario en una cita de cierto empresario catalán con las autoridades chilenas en el próximo agosto. Ya que ni Duran dimite de su cargo institucional, por el que cobra una cantidad apreciable, ni al Gobierno ni a la Mesa del Congreso se les ocurre modo de moverle de su silla, lo menos que le pedimos muchos españoles es que destine sus desvelos a promover las empresas de toda España, porque los empresarios riojanos, andaluces, valencianos madrileños o extremeños, por ejemplo, también tienen derecho a sentirse representados por el ilustre Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados de España, al que los contribuyentes le pagamos el sueldo y los viajes.  Y el colofón que deja a este Jano al descubierto: los jueces han sentenciado que UDC  utilizó los fondos de los cursos de parados para pagar nóminas del partido y amueblar sus sedes. Eso no es para Duran financiación irregular y no se siente obligado a cumplir su compromiso de dimitir si se probaba la financiación ilegal de su partido. No tiene palabra. Y, al parecer, tampoco vergüenza. 

Anuncios

17 comentarios to “La caja china y Amy Martin”

  1. Altamira Says:

    Pocas veces un seudónimo ha dado para tanto. Reconozco que la pareja Mulas-Zoe Alameda, y la criatura de ambos, Amy Martin, me tiene fascinada. Se lo han currado, cómo se dice vulgarmente. Porque en este caso no se trata de burdos sobres clandestinos cuyo contenido no se refleja en ningún sitio, lo que ellos han hecho es de lo más sofisticado que hemos visto en corrupción y deja una estela de luces de colores allá por donde pasa. Y lo que más llama la atención es que lo han hecho delante de las narices de alguien a quien se le supone cierta formación e inteligencia, alguien que tuvo resposabilidades muy altas en el gobierno del PSOE, que fue ministro, alquien a quien se le encangó la importante labor de dirigir la Fundación Ideas del partido socialista, De acuerdo, Carlos Mulas es un golfo, pero Jesús Caldera es un gilipollas y por eso deberia dimitir. Porque si no lo es, que me expliquen cómo es posible que durante años haya pagado artículos sin ninguna importancia a precio de Premio Nobel. No basta con destituir a Mulas por golfo, Caldera tambien se tiene que ir, ese por tonto. Enhorabuena por este post, señor Van Halen, que gratuitamente nos brinda.

  2. OPCH Says:

    Magnífica y original visión de la corrupción, como una caja china, que nos describe Van Halen en este nuevo artículo. Enhorabuena.
    La corrupción es, sin duda, una de las cuestiones que más páginas de periódico ha ocupado y ocupa. Y es uno de los asuntos que más emponzoña la política. Pero tengo la convicción de que, en estos casos, lo que daña la imagen de los políticos, más que el hecho corrupto presunto en sí, son algunas declaraciones de responsables que parece que han nacido ayer. La contundencia en las declaraciones, preservando siempre el derecho a la presunción de inocencia, es imprescindible. Y lo prescindible son ciertas declaraciones que en sí mismas representan implícitamente un insulto a la inteligencia de los españoles.

  3. Madrileña Says:

    A propósito de las cajas chinas… Una editorial española está preparando la edicción de una gran obra que servirá de guia sobre los casos de corrupción en España en todos los ámbitos de la vida pública: monarquía, partidos poíticos, gobierno, parlamentarios, autonomías, patronal, sindicatos y otras instituciones. Con un gran presupuesto, decenas de investigadores, recopilaran todos los casos de los últimos 30 años, unificando una información hoy en dia dispersa. El promotor del proyecto, que por el momento prefiere mantenerse en el anonimato, manifiesta:
    “La labor es ingente, pero creo que será éxito de ventas porque la gente está muy perdida, dada la profusión de casos y la complejidad de los mismos. Realizaremos esquemas en los que podrá verse la interconexión de unos con otros. Esperamos que tenga una gran acogida entre periodístas, profesores y estudiosos, pero tampoco renunciamos al público en general, para lo cual ya hemos pensado editar una versión abreviada y monográficos explicativos de cada caso. Será la verdadera Historia de la Corrupción de nuestro país y quedará para futuras generaciones. Seguramente la obra se venderá en quioscos por fascículos”.
    Al ser preguntado por el número de fascículos que tendrá, la respuesta fue esta:
    “No podemos saberlo, la corrupción va a tal velocidad, que cuando creamos haber terminado, tendremos para 20 fascículos más”.
    Pues eso. Enhorabuena por su su post, señor Van Halen. Afortunadamente no todo el mundo es igual.

  4. Jacobo Rodríguez Says:

    Van Halen da en el clavo, la corrupción es una de las lacras de la sociedad actual y hay que llegar hasta el fondo. Ocurre que los políticos le acaban quitando importancia al utilizarla como arma arrojadiza; aparece como un elemento de crispación más, algo que no es real, como se nos representan la mayoría de las acciones de unos políticos que, por poco serios, parecen formar parte de la sociedad virtual en el más estricto sentido. Por eso, un caso borra el anterior, porque nada importa más de diez minutos, como en un juego de ordenador, en eso parece haberse convertido la política actual. Un juego que nos elimina, eso sí.

  5. Fernando Azancot Says:

    No ya hartazgo sino hartura, saturación, cansancio, desaliento, cabreo, y así podríamos seguir añadiendo calificaciones y sus sinónimos, y no seríamos capaces de expresar el significado de lo que el estado de la situación por la que atravesamos requiere. Tampoco existe caja china que contenga ni tan siquiera metafóricamente el número de nuevas piezas que la descripción de la mangancia nacional en sus distintas versiones y manifestaciones exige. En los treinta y pico de años que llevamos de democracia – si es que tal denominación se ajusta al caso español -, tengo la impresión que se han batido todos los récords de corrupción política, social y moral de la moderna historia de España. Desenvuelta además en un ambiente de impunidad que deja a los pies de los caballos a instituciones pícaras patrias de tanta fama y categoría como pudo ser la escuela de Monipodio sevillana. Y lo grave es que hasta tal punto se ha constituido en un hábito más la podredumbre, que ya no causa ni asombro. Prueba de ello es el indolente “aquí no pasa nada”. Puede porque el común haya deducido como consigna de vida aquello de tonto el último. Lo cual añade gravedad al asunto.
    Estoy de acuerdo con el autor del artículo – siempre tan admirado como querido por quien esto escribe -, que generalizar la propensión al latrocinio extendiéndola a cualquier político por el simple hecho de serlo, ni es justo ni es riguroso. En efecto, no todos los políticos son iguales personalmente considerados, pero para desgracia de este país, no puede predicarse lo mismo del conjunto conocido como “la clase política” desde el momento que, a fuer de cerrarse y separarse del pueblo que la sostiene y hace posible, ha devenido en una casta con supina ignorancia de la igualdad predicada en la Constitución. Para la opinión pública, hoy día, una cosa son los políticos y otra los llamados ciudadanos, y no en razón de las diferencias individuales naturales, sin las que el ejercicio de la solidaridad que fundamenta toda convivencia sería tan prescindible como utópica la coexistencia sin norma ni organización política, sino a causa de la capacidad que la casta tiene de autoprivilegiarse. Privilegios que dan lugar al conocido “usted no sabe con quien está hablando”. Y lo más grave es que tengo la impresión de que los políticos como conjunto no poseen conciencia de esta particularidad. Quizás por aquello de que ningún borracho se huele. Lo que da lugar a esa cansina polémica entre ellos que siempre termina con el “tú más”.
    Y es que el problema radica en el sistema o si se quiere en el régimen partitocrático. Problema cuya solución exige que todos los políticos honrados, que constituyen la inmensa mayoría, sean capaces, en un gesto de solidaria generosidad con el pueblo español, de ponerse de acuerdo, superando todo partidismo e interés personal, para dar un giro copernicano a la situación. Y lo escribo con el convencimiento de que esa mayoría honrada conoce cuáles son las grandes modificaciones a introducir en un sistema que propicia esta corrupción que nos atenaza, de la que por cierto tenemos conocimiento gracias a los medios de comunicación que en general, a largo plazo y aunque al corto pareciera falso testimonio sus informaciones, han acertado al final. Para desgracia de esta nación, hoy por hoy no existe institución por muy alta y prestigiosa que se tenga, que no haya caído en algún tipo de corruptela. De esta realidad hay que partir si de veras se quiere la regeneración. Los políticos honrados tiene la última palabra para demostrar que lo son.

  6. Hugo Says:

    Muy interesante e instructivo para la gente de mi generación. Gracias Juan, tus post siempre tienen un toque histórico y un fondo literario; contigo siempre aprendo.

  7. Brain Says:

    Hello everyone, it’s my first visit at this web site, and piece of writing is genuinely fruitful in favor of me, keep up posting these posts.

  8. Observador Says:

    Desde el mes después de ganar el PP por mayoría absoluta la izquierda empezó a pedir elecciones anticipadas y un referéndum porque “Rajoy no cumplía su programa” olvidando que Zapatero no cumplió en nada su programa y en años de vacas gordas y que Rajoy no lo cumplía porque esa misma izquierda había dejado a España hecha unos zorros.El PSOE y la izquierda en general no han votado ni una sola de las popuestas del PP en el Parlamento, ni siquiera las que venían del Gobierno de Zapatero que en su día había apoyado el PP. En una clara tráición y deslealtad, la izquierda, comandada por el PSOE, aprovechaba para mostrar su disconformidad en la calle los momentos en que se evaluaba en la UE la situación de España. Ahora, cuando ganábamos confianza en el seno de la UE, “El País” se saca de la manga una notas sin firma, no una contanilidad ni real ni siquiera paralela, en la que se dice (en ninguna parte consta por escrito, ni en el papelito hecho público, que se trata de pagos ilegales). Y la maquinaría del PSOE y de IU le da credibildad. Unos peritos calígrafos sin nombre (no garantizados por mandato judicial alguno ni garantías reales) dicen que es la letra de Bárcenas, pero él lo niega. Es un asunto de los años 90. Y eso desemboca en que IU vuelve a pedir elecciones anticipadas, que es lo que quiere: suplantar la vluntad popular, y la dimisión de Rajoy que, quien le conozca, sabe que no se ha llevado un euro ilegalmente y es un hombre honesto. Mientras, “El País” ha ocultado el caso de la corrupción generalizada de la familia Pujol, porque Cebrián, capo de PRISA, vendió todos sus edificios a los Pujol para alquilárselos después. Son hoy sus caseros. Tampoco investigó ni investiga los casos Faisán o Pepiño Blanco. Pero al PP se le da por culpable sin pruebas y se le pone en la picota. La derecha en España es imbécil y supongo que se arrepiente de no haber ejecutado en tiempos de Aznar la sentencia que condenada a PRISA, que hubiese quebrado. Así se lo paga el ex-falangista Cebrián. Debemos esperar a que la Justicia actúe. ¿Por qué se otorga el beneficio de la duda a Pujol o a Duran LLeida o a Blanco y al PP no, y en este caso sin pruebas? Que cada palo aguante su vela, pero que se respete el veredicto de las urnas y que no se quiera ganar en la calle lo que se perdió en las urnas. Este país es impresentable y con todo esta manipulación lo que se impide es que España salga de la crisis, que es lo que quiere el PSOE en particular y la izquierda en general. Lo mejor para España, qué pena, sería lo peor para ellos. Enhorabuena, Van Halen.

  9. Soli. Says:

    A ver cómo se come ud este marrón de los suyos, van Halen. Y cómo se lo comen ellos y cómo se lo come toda Spain. Váyanse todos, váyanse!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ah y cierre este blog lleno de embustes . Ay que ver! todos corruptos y haciéndose los xulis. Y la casa realísima, qué me dice de ella? Eso es ser cristianos y del Opus. Robar, engañar, evadir capital no pagar a Hacienda. Uy qué vergüenza tener gente así en Política. Como no me va a contestar le digo que deseamos que desaparezcan del mapa del gobierno.

  10. julia Says:

    Solo una cosita le diria a Juan Van Halen…¡¡Le dijo la sartén al cazo!!

  11. Martín-Martín Says:

    Para Soli y Julia. Soli tiene razón en una cosa: el PP tiene que aclarar las sospechas, no probadas, y puede que manipuladas. Y ya lo está haciendo; quien no quiera entenderlo así está en su derecho pero hay que achacarlo a su ideología. El PP está actuando como no lo ha hecho y no lo hace el PSOE con los mil millones de euros del paro (ERE) destinados a pagar a los amiguetes con dinero público, y lo evidencia la investigación judicial no un periódico conocido por sus servicios al PSOE y su animadversión hacia el PP. Y como no lo ha hecho ni lo hace CiU con su financiación ilegal probada judicialmente. Ante las sedes de esos partidos no se ha manifestado nadie… En cuanto a que se vayan todos los políticos, qué bien. Eso es lo que siempre dijeron los dictadores: fuera los políticos y que se quede un líder carismàtico. Bueno, pues que se vayan los políticos y gobiernen el país, por ejemplo, los robots… que en cuanto estén en política se convertirán en políticos… No sé que puñetas tiene que ver el Opus y lo cristiano con la corrupción, y cuando en el comentario se esgrime eso pierde la razón y se le ve el plumero. El corrupto puede ser de derechas, de izquierdas, mormón, católico, musulmás, budista, leninista o filatélico… Por otra parte, el deseo del pueblo se manifiesta en las urnas… Ni en la calle ni únicamente por el deseo personal de nadie. Ah, y cuando se condena hay que emplear pruebas. Por eso son tan buenos los tribunales en un Estado de Derecho. Este blog, al que sigo desde hace años, no contiene embustes; se puede coincidir con lo que su autor escribe o no, pero eso tiene que ver con la libertad de cada cual.

  12. Soli. Says:

    Cómo que no tiene que ver la corrupción con ser católicos? Tanto que tiene que ver. PEro ya veo que ,con esa pregunta ud ha quedado perfectamente retratado. Ahora me va a decir que tampoco tiene nada que ver el ser un pederasta con ser católico y encima si es cura… Hombre , por favor, que no concuerde lo que predicas o lo que tu condición religiosa enseña y pregona es de ser muy malos, perfectos comediantes, mentirosos, falsos y además se aprovechan de todas esas condiciones para sacar tajada o como lo quiera llamar y aprovecharse de gente que confía en sus buenas palabras. No nos venga con más cuentos estériles. Ya nadie se fía de nadie pero menos de la derecha farsante.

  13. Mirinda Says:

    Juan Van Halen es miembro de la Real academia de la Historia, cuenta con múltiples reconocimientos literarios, siendo el último el prestigioso premio internacional Ciudad de Melilla de poesía, su curriculum vitae como periodista y como político es apabullante, se puede estar de acuerdo con sus opiniones o no, (conociéndole sé que disfruta más del debate que del aplauso) se le puede calificar de muchas cosas, pero de embustero, nunca.

    Me siento honrada de que como senador me haya representado y siento que ya no pueda disfrutar leyendo sus intervenciones en la Cámara Alta, siempre irónicas, cultas y certeras. Su talante amigable, su indulgencia y su defensa de la libertad, incluida la de expresión, le han hecho merecedor de buenos amigos en todos los partidos.

    Me ofende personalmente que quien confunde el pecado con el delito, insulte a Juan Van Halen. Que quien desea terminar con aquellos que no piensan de igual manera, al mas puro estilo dictatorial, no tengan la altura de pluma y de respeto que se necesita para dirigirse al Ilmo Sr. Van Halen

  14. Martín-Martín Says:

    A Soli: Lo que dice sería aplicable a cualquier colectivo que no cumple con algo elemental y deseable: ser consecuente entre lo que se hace y lo que se proclama. Por ejemplo ¿a usted le parece bien que puedan ser profesores de religion quiénes no siguen en su vida privada la doctrina que enseñan? Pues se sigue criticando que la Iglesia prescinda de estas personas como profesores/as de religión, que es una labor incluida en el Concordato entre dos Estados soberanos: la Santa Sede y el Reino de España. ¿Unas manzanas podridas llevarían a considerar podridas las demás manzanas de la cesta? Una acusación generalizada contra cualquier colectivo es, de por sí, un disparate. Ni el PSOE de hoy es el partido que dio “paseos· y “paseos” en la maldita guerra civil, ni el PCE de hoy es el de Paracuellos del Jarama, ni el Ejército de hoy es el de la llamada represión de Badajoz en la guerra civil ni el de Lister y El Campesino en el otro lado, ni mucho menos todos los médicos son el sádico doctor Mendele ni todos los abogados son el golfo Emilio Rodríguez Menéndez. Sea usted más seria y procure emplear argumentos rigurosos. En cuanto a las descalificaciones al autor del blog me remito a lo escrito por Mirinda. Usted no le ha leido ni parece conocerle. Otra ligereza suya hacer juicios de intenciones de los demás. No volveré a polemizar con usted. Perdone, pero no está a la altura. Lo siento, pero no puedo hacer nada por evitarlo. Sencillamente le recomiendo más lecturas, poque suelen llevar a la objetividad y alejan de la desmesura.

  15. JM Says:

    Buenas tardes Ilustre.
    Me has hecho mucha gracia con la caja china, es verdad que nunca hay un chino solo (a no ser que esté jugando a la maquina), siempre hay una caja dentro de otra, un chino al lado de otro ó una bola china detras de otra, debe ser por la utilidad. En el tema que nos ocupa y que en los corrillos televisivos llaman el “y Tu mas” ya se pone pesado el asunto. Tendremos que aceptar que esto va en el sueldo, que mucho politicos se meten en esto “para llevarselo” como el carromero un poquito de follon unos meses en la carcel porque no sabe conducir en tierra y ahora 4.000 todos los meses en Moratalaz, no ha trabajado en su vida ni en caritas, vamos que nació en el PP Ng. y porque hemos de creer que estos que en su vida nunca han demostrado nada en ningun sitio y simplemente estan porque alguien les ha puesto en la lista son decentes y valen para algo. Ya se ve que no.
    Hay que cambiar el sistema y poner un MIR para politicos ó similar, (lo de las listas abiertas no se van a dejar) igual que habria que suprimir lo de que las leyes prescriban para delitos politicos a los cuatro años. Da igual, PP PSOE IU ó lo que sea todo va de lo mismo…………… hasta la proxima revolución que probablemente la hara Merkel.
    Todo lo que tenemos ahora fruto de la rapiña politica post-franquista que ya existia en pre-Franquista no nos va a llevar a ningun sitio, al final seremos invadidos por los catalinos.
    Que cansino todo esto, los periodicos llevan diez dias contando lo mismo , ya sé como se llama hasta la madre de la filipina de Barcenas, golfo este eh!?, sabiendo que el juicio va a tardar 20 años se lo va a llevar muerto y a disfrutar.
    Porca miseria de pueblo español, que triste destino nos espera con esta Tropa……………………….
    Gracias Juan

  16. Wolfgang Says:

    Soli , al margen de tener un problema de personalidad múltiple y que no es el peor de los muchos que se le advierten, se permite insultar, sin argumentar, al blog de Van Halen. Cuánta ignorancia y cuán atrevida se muestra!! Soli en un debate cara a cara no le aguantaría en pie ni medio segundo a Van Halen. Muchas son las virtudes que posee el autor de este blog y entre las que más destacan debe citarse la pulcritud de sus afirmaciones que siempre se basan en hechos contrastables.
    A Soli, por otro lado, se le ve el plumero cuando dice que “deseamos- quiénes? él y julia? él y sus otros yo?- que desaparezcan del mapa del gobierno”. Lo que no ha dicho Soli es quién tiene que entrar en el mapa de gobierno y a través de qué procedimiento. No hace falta que lo diga. Quien así se expresa, dando una patada a las urnas y a la democracia, lo dice todo. Incluso de sí mismo. Y nada bueno.

  17. eficiencia geotermica Says:

    Me gusta leer y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestros artículos. Buscando en en la red he encontrado tu blog. Ya he disfrutado de varios artículos, pero este es muy adictivo, es unos de mis temas favoritos, y por su calidad he disfrutado mucho. He puesto tu web en mis favoritos pues creo que todos tus publicaciones son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos momentos leyendolos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: