Ganas de xoder

by

Tómese la letra “x” de este título antes de los cambios de pronunciación que llevaron a las reformas ortográficas del siglo XVIII y principios del XIX, o sea como precedente de su conversión en “j”. Pero el cambio no variaba el sentido de las palabras afectadas.

Escribo  tres horas antes de comenzar el Pleno extraordinario del Congreso de los Diputados en el que Mariano Rajoy hablará, según anunció, de la situación política y económica de España y de asuntos que preocupan a los españoles. Eso es lo que se propone el presidente del Gobierno, pero la oposición quiere y espera otra cosa. La oposición espera escuchar a Rajoy pronunciarse sobre un solo tema: Bárcenas y sus papeles. Para Rubalcaba, para Cayo Lara y para su acompañamiento oportunista el Pleno de hoy debería haber sido monográfico, más bien monotemático, por lo que un observador medianamente avisado de este curioso teatro que es hoy nuestro país tiene la posibilidad de adelantar lo que va a ocurrir en las horas de debate sin gran margen de error. Yo voy a intentar ejercer de Rappel, el futurólogo del caftán florido, y apuesto doble contra sencillo a que no me equivoco demasiado.

Rajoy iniciará el debate con una intervención densa –todas sus primeras intervenciones parlamentarias lo son- bien construida, dirigida no a los parlamentarios de la oposición, que ya han declarado lo que creen, lo que opinan, y lo que no están dispuestos a creer aunque el Presidente se lo jurase sobre los Evangelios, sino al conjunto de los españoles. Hablará de la situación económica, de su evolución, de sus perspectivas, de la salida de la crisis, de la creación de empleo… de esas cosas que para la oposición parecen no tener importancia pero que para los españoles la tiene. Y, el quid de la cuestión, repetirá lo que ya dijo públicamente en varias ocasiones sobre el caso Bárcenas. Porque es falso que el Presidente del Gobierno no haya dado explicaciones. No ha dado las explicaciones que le agradaría escuchar a la oposición, que es cosa bien distinta. Y la novedad será que pedirá disculpas.

Luego intervendrá Rubalcaba. No quiere explicaciones, quiere dimisiones. Por lo que volverá a pedir la dimisión de Rajoy. El líder de la oposición acaso amenace, de nuevo, con una moción de censura sin tener en la memoria el cuento del lobo. Si repite la jugada el lobo puede llegar y  comérselo. El mayor favor que le han hecho en su vida política a Rubalcaba se lo ha hecho Rajoy: pedir comparecer en el Parlamento, con lo que ha dado pretexto al débil jerarca del PSOE para no presentar una moción de censura que le hubiese abierto varios frentes que sus enemigos de casa esperan con los colmillos afilados: conseguir o no ser el candidato alternativo, tener que presentar un programa de Gobierno (que eso es lo que se ventila en la fórmula constitucional de la moción de censura) según está el patio en su partido, y justificar los varapalos de alguien que sabe que su oponente no ganará por el hecho aplastante de la aritmética parlamentaria. Pero una moción de censura hubiese producido inestabilidad de España en el exterior, y por eso se salva Rubalcaba, que hoy sacará una y otra vez el fantasma de Bárcenas mostrando públicamente, y esta vez en el Congreso de los Diputados, que el residente en la cárcel de Soto del Real es el único inspirador de la estrategia de un partido con vocación de alternativa y que ha gobernado la mayor parte del tiempo que llevamos de democracia recuperada. Triste decadencia.

Nadie espere que Rubalcaba recuerde que Felipe González, en cuyos Gobiernos fue ministro y Portavoz, no convocó en su día Pleno extraordinario alguno para hablar de la trama Filesa y empresas hermanas, el núcleo de la financiación irregular del PSOE, no en medio de una investigación y por meras sospechas más mediáticas que reales, sino con una condena judicial firme; tampoco se referirá Rubalcaba a que no se le ocurrió al Gobierno de Felipe González convocar un Pleno extraordinario para hablar de los GAL, que parece que era tema de relevancia indudable. Tampoco dirá nada el jefe de la oposición sobre la negativa de Griñán, presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, a convocar un Pleno Extraordinario del Parlamento andaluz por el asunto de los ERE fraudulentos que ha movido más de mil millones de euros para solaz de correligionarios socialistas y amiguetes sindicales y políticos. Este es, sin duda, por el volumen económico del fraude y porque distraía (por utilizar una palabra bondadosa) fondos destinados a los parados, el mayor caso de corrupción de la democracia española. Pero es que Rubalcaba padece amnesia selectiva.

El jefe de la oposición apuntalará lo ya anunciado por sus mosqueteras Soraya Bis y Valenciano: no cree lo que dice Rajoy, cree a Bárcenas, y le conminará a dimitir. Las explicaciones, tan solicitadas, al parecer sobraban. Oscar López, número tres de Ferraz, el coleccionista de la mayor derrota del PSOE en Castilla y León, lo dejó claro cuando se anunció este Pleno: “Rajoy va al Congreso a dar su versión”. Este hombre no es una lumbrera. ¡Pues claro! No va a ir Rajoy a dar la versión de Rubalcaba, para eso está don Oscar.

Cayo Lara, ese ejemplo de antropología social, y ya explicaré un día porqué le llamo así (adelanto que no es ofensivo sino pura ciencia), además de la dimisión de Rajoy pedirá nuevas elecciones. No se iba a quedar corto. Lleva pidiendo nuevas elecciones desde tres meses después de tomar posesión el nuevo Gobierno. El motivo: que Rajoy no cumplía su programa. No estuvo tan exigente con Valderas, su hombre en Andalucía, que basó su campaña electoral en que se investigasen los ERE y en acabar con el “califato” de Griñán y ahora tiene el sitial de Vicepresidente de la Junta de Andalucía y Consejero, a cambio de no cumplir su programa electoral; y allí  no ha sido por encontrarse una situación oculta de bancarrota sino por el regusto de tocar poder. Cayo Lara es siempre previsible. En el Pleno de hoy estará en Cayo Lara. Prometerá desde la nada. Pura antropología social… Ya contaré esta clave antropológica al menudo.

Durán, que tiene aún cenizas de los incendios corruptos de su partido en la retambufa, estará más comedido. Templará y tratará de salir a una orilla como siempre. Es nuestro Jano político; tiene dos caras. Y hoy le toca la cara de Madrid. Además, no nos va a explicar que su presidente, el Honorable Mas, no convoca un Pleno extraordinario del Parlament por las corrupciones múltiples en sus filas ni aunque le arrastren. Se niega.

No menos previsible es Rosa Díez, que es como Toni Cantó sin garrapatas en twitter, y que se apuntará al bombardeo de Rajoy. Probablemente pida su dimisión, que cuesta poco. Pero no explicará los líos de su partido en el Tribunal de Cuentas ni los siete asesores de su único diputado en la Junta General del Principado de Asturias cuyo voto resultó decisivo para que allí gobierne el PSOE. Rosa Díez, la dama de hierro de UPyD, partido que es ella misma y casi sólo ella misma, una mujer de armas tomar según sus expulsados oponentes internos, juega al despiste del voto. En la Asamblea de Madrid algunos llaman a UPyD el partido de  Unión, Progreso y Abstención porque se abstiene en casi todas las votaciones, a veces en cuestiones inverosímiles. Hay quien lleva la cuenta. La cosa es no mojarse a no ser que se tenga segura la repercusión mediática.

No quiero seguir haciendo de Rappel porque me pesa demasiado el caftán floreado y hace mucho calor. Veremos si me he equivocado mucho en la futurología. No poco de lo que oiremos en el Pleno de hoy, porque la oposición no tiene  la más mínima intención previa de creer a Rajoy, se resume en las tres palabras que dan título a esta croniquilla: ganas de xoder.

POSDATA: Un ejemplo mediático de este reiterado afán de las ganas de xoder que vivimos es el titular de ayer de un diario madrileño, a todas sus columnas y en portada: “Una llamada innecesaria de RENFE distrajo al maquinista”. ¿Innecesaria? ¿Y cómo llega quien firma a esa conclusión? Cuando el autor escribe no sabe ni quién llamó al maquinista, y de la lectura de la información no se desprende lo anunciado en el titular. En mis tiempos se redactaba la noticia y luego se titulaba. Ahora parece que no. La cosa era implicar a RENFE, y por ello al Ministerio de Fomento y al Gobierno, que es la obsesión de algunos partidos, algunos sindicatos y algún medio desde pocas horas después del accidente, pese a la auto-imputación inmediata del propio maquinista. Luego se ha sabido que quien llamó al conductor del tren era un compañero y desde un vagón del propio tren. Pero la versión de la llamada telefónica “innecesaria” desde RENFE que distrajo al maquinista y, por ello provocó el accidente, ya estaba en la portada. Ganas de xoder.

Anuncios

15 comentarios to “Ganas de xoder”

  1. Adán Moreno. Says:

    No se ha equivocado usted mucho D. Juan Van-Halen. Le felicito por los aciertos en su predicción. D. Mariano Rajoy estuvo muy bien porque la oposición tenía más cosas de qué callar, más casos de corrupción, muchos más casos de financiación ilegal, más casos de inmoralidad, disciplina de partido, desprecio a las instituciones, traición a sus votantes y traición al Reino de España…. No podían dar lecciones de nada y menos a un Registrador de la Propiedad (el más joven de España aprobó con 23 años y siendo el número 1), esto es, ya tenía profesión antes de entrar en política por lo que está claro que no ha venido a la política (como otros) a lucrarse y a llevárselo crudo y actuar como un verdadero bobo e irresponsable (para eso está zetapé). Me ha encantado la serenidad de D. Mariano y su templanza ante los morlacos.

    Pero hace más de un año que perdí la confianza en el PP. No se ha modernizado, no se ha quitado los complejos y sigue sin hacer una Segunda Transición, urgente y necesaria para estos tiempos de crisis. Mi esperanza está echada y mi voto ya lo tiene UPyD pero sólo porque CIUDADANOS (C´s) no se presentan (de momento) a las Elecciones Generales con Albert Rivera a la cabeza, sino, sin duda mi voto sería para este joven de 34 años, alto, apuesto y elegante abogado, Sr. Rivera. Porque no se puede ser ni de derechas ni de izquierdas, no se puede negar la otra mitad de nuestra Patria, y porque entiendo que un español orgulloso de serlo como Santiago Abascal o Rubén Múgica en el País Vasco, o como Albert Rivera y Jordi Cañas en Cataluña (único político que habla en castellano en el Parlamento Catalán), predican con el ejemplo y son españoles hasta la muerte. No tienen fuerte disciplina de partido porque se les nota en su lenguaje espontáneo (no preguntan a la cúpula de su partido o dicen que lo estudiarán en profundidad), ni hacen sondeos para ver si cae bien a la sociedad decir algo o no (no hacen populismo), ni cobran dinero (80.000 €) por retirar la denuncia por espionaje a Método 3 como hace Alicia Sánchez-Camacho. Éstos del PP no mueren por su Patria, por muchos colgantillos y banderillas que lleven en sus muñecas, aunque se dejen melena, no prefiero el pelo corto y ninguna pijadita.

  2. Fernando Azancot Says:

    Puede que hayas usado el joder con “X” como acogiéndote a la antigua calificación de las salas de cinematografía dedicadas al pingüe negocio que en los años de la transición política supusieron la proyección de las películas pornográficas para un pueblo al que convenía soltarlo de toda atadura moral impuesta, para que abrevara y se hartara de cuanto le estaba prohibido a modo de imagen, aunque no tanto a manera de práctica, pues con independencia de la que cada celtíbero, en forma, se buscaba por su cuenta, el mercado de la prostitución – el viejo oficio a veces con tintes incluso sagrados en el antiguo paganismo -, mantenía una oferta no tan en público como hoy, pero no menos prolífica en las casas llamadas de lenocinio, que en algunas ciudades llegaron a ocupar barrios enteros, sin tener en cuenta las que funcionaban aisladas. En este sentido me viene a la memoria la famosa Alameda de Hércules sevillana o el no menos famoso Barrio Chino de Barcelona. Y así hasta que aquellos españoles irredentos se hartaron y pasaron a ser ciudadanos libres.
    Ese disminuir por tu parte, en la forma que no en lo sustantivo, la ordinaria y soez expresión de la conocida palabra, echando mano de la arcaica “x”, todavía en uso en la lengua gallega ensalzada por su gobierno autónomo tal si Don Alonso el Sabio no hubiera existido, quizás esconda, inconscientemente, el deseo de velar al lector el pornográfico proceder de la política española en los últimos años, acrecentado a partir de la última victoria opulenta del PP, calificado de derecha española con el mismo desparpajo cínico que se dice del PSOE representar a la izquierda, como si uno y otro no fueran dos “modos de ser” del parlamentarismo democrático como superestructura política de un liberalismo capitalista triunfante tras el derrumbe del muro de Berlín. Algo así como si más allá del comunismo y el capitalismo, con su resolución democrática liberal parlamentaria, sólo existiese el vacío abismal. Como si aquí se hubiese acabado la Historia con mayúscula.
    Es ese malévolo proceso al que venimos asistiendo, el que – una vez más o menos conocido su “modus operandi” – permite ejercer el papel de profeta, que si en mi caso quedó en la mera adivinación “ad intra”, en el tuyo el oráculo se ha cubierto con tu magnífica y galana prosa. Y como es lógico, has acertado.
    Al fin y al cabo, para describir el resultado de tan aparatosa sesión, que ha dado pasto y por tanto de comer al mundo mediático en el árido “ferragosto”, basta la voz del poeta: “Señores guardias civiles: aquí pasó lo de siempre, han muerto cuatro romanos y cinco cartagineses.
    El ingente aparato levantado por la acción política y sindical desde la desaparición por suicidio del llamado “régimen anterior”, es de tal envergadura y su costo tan inimaginable hace sólo cuarenta años, que a nadie puede resultar extraña la existencia de fuentes de financiación no confesables, tanto procedentes del mismo estado, suministradas a través de vericuetos presupuestarios sólo conocidos por los iniciados, como extra estatales siempre vergonzosamente tapadas para cumplir con las formas que el sistema impone. No hace falta estar equipado de especiales dotes de observación para colegir que la suma de las subvenciones presupuestarias más las cuotas de los afiliados – no hay nada que más moleste al español medio que abonar una cuota sin que la misma le revierta un beneficio -, no dan para tanto. Seguro.
    Pero nada de esto puede sernos extraño, aunque sí ajeno a un estilo que, un día ya muy atrás, algunos escogimos como estrella polar para orientarnos en la vida. “La polar es lo que importa”, nos decían y decíamos.
    No obstante, Dios ha querido que seamos testigos de este desbarajuste en el que mientras unos pocos perciben cantidades mareantes, tanto en el campo privado como en el público, una mayoría andamos dando capotazos a las cornadas de ese toro inmisericorde que es el Estado, a la espera de que se produzca el milagro de los brotes verdes hoy tenidos como “signos incipientes de recuperación” por evitar el término zapaterista.
    Así, mientras ciertos personajillos – para qué dar nombres – gozan de gabelas para ellos inimaginables hace sólo unas docenas de años, otros la mayoría, ven disminuir sus salarios, congeladas, y topadas sus pensiones como ocurre con los funcionarios de cuerpos superiores a los que los años de servicio y cotización social no les han servido para nada a la hora de la jubilación al ser marcado un tope a las pensiones a que tenían derecho; pero al tiempo que tal sucede, sube que sube la presión fiscal de un Estado insaciable.
    Pero no hay por qué temer. Pregonan los medios de comunicación a través de titulares, noticias, editoriales y tertulias que los españoles están muy preocupados por la corrupción. Falso. La famosa sesión parlamentaria, por ti adivinada en su desarrollo, para la mayoría ha pasado desapercibida. Pocos se han parado a verla o a escucharla por los medios “ad hoc”. A la mayoría de los españoles – vocablo que hoy día dice poco – le importa un rábano la política y sus políticos. A lo más, la o los envidia. En Andalucía, a pesar de los ERES, el Partido Socialista sigue siendo el preferido.
    En mi querido destierro extremeño, releo “Los años decisivos” de Oswald Spengler, autor políticamente incorrecto para los unos y para los otros. José Antonio lo leyó antes de su fusilamiento en la Cárcel Provincial de Alicante, lo cual lo hará más banal aún para algún que otro ignorante disfrazado de progresista, aunque no lo haya leído y apenas le suene don Osvaldo. Dice el autor: “Las “verdaderas naciones” son “ideas”, todavía hoy. Pero desde 1.789, el nacionalismo se caracteriza porque confunde la lengua madre con el lenguaje escrito de las grandes ciudades donde cada uno aprende a leer y a escribir, que es el lenguaje de los periódicos y revistas que ilustran al ciudadano sobre el “derecho de la nación” y sobre su “necesaria liberación de algo”. Pero las verdaderas naciones son, como todo cuerpo viviente, de rica articulación interna; son ya por su mera existencia, una especie de orden. Pero el racionalismo político entiende por “nación” la “libertad de” y la “lucha contra todo orden”. Nación equivale para él a masa amorfa y sin estructura, sin dueño ni finalidad. Y a esto lo llama “soberanía del pueblo”.
    Mas apagándose si no apagado el racionalismo, estoy convencido que una nueva luz comienza a alumbrar el horizonte de este siglo tras el agotamiento de lo hasta aquí experimentado. Algo que asumiendo críticamente el pasado, está amasando el mensaje de un mañana esperado y esperanzado. Lo personalizo en las figuras de los tres Papas postreros, y especialmente en el último por su ignaciano carácter resolutorio y su franciscana humildad revolucionaria.
    Un “brote verde” y no al modo zapateril, también lo encuentro en la lectura de otro libro recién llegado a mis manos: “La Economía del Bien Común”, se titula. Su autor, el economista austriaco Christian Felber. Su pretensión, resolver la contradicción de valores existente entre economía y sociedad, incentivando y premiando en economía los comportamientos y valores que tienen éxito en las relaciones humanas. Y ello porque “esta contradicción no es sólo un fallo estético en un mundo complejo y polivalente, sino una catástrofe cultural, ya que nos divide en lo más profundo como personas y como sociedad”. Se trata nada menos que de cambiar el marco de incentivos para los individuos activos en la economía, transmutando, radicalmente, la búsqueda de beneficios y la competencia, en la búsqueda del bien común y la cooperación. A partir de aquí, muestra un interesante despliegue de medidas teóricas y prácticas muchas de la cuales tienen para mí entrañables resonancias. Y lo más curioso es que no se presenta como un revolucionario al viejo uso. Muy por el contrario, pretende convencer racional y empíricamente desde la sociedad civil y no desde la política; no desde la conquista del poder que en todo caso sería una consecuencia lógica y pacífica a largo plazo. Todo comienza por el entendimiento del hombre, de su dignidad como origen de la libertad, y de la empresa considerada como unidad económica orientada al bien común. El sistema ha sido ya experimentado y viene experimentándose por muchas empresas con resultados altamente positivos. No se trata de una mera teoría.
    En fin, su lectura y meditación merecen la pena.

  3. Rafa Says:

    No esperaba más que otra memez suya refiriéndose al tema de marras. No me he equivocado. Lo malo del caso es que sabe que dice memeces, que es lo que esperan leer sus adictos colegas. Muy común entre la piña de derechas: unión hasta en las memeces. Qué lástima de sabiduría desperdiciada y mal canalizada, a sabiendas. Con el bien que podría hacer para conseguir la deseada igualdad social, señor… Verdadera, autèntica, verídica y real lástima.
    Resíduos de reminiscencias injustas que casi siempre sufren países que padecieron guerras civiles. Vencedores machacando per secula seculorum.

  4. Rafa Says:

    Le encantó la frasecita: “Que se jodan”, ya veo. A ver cuándo se joden uds, que ya va siendo hora, hombre.

  5. Martín-.Martín Says:

    Van Halen, como futurólogo tiene usted carrera por delante y debería contratarle Rubalcaba cuyos portavoces habían previsto que Rajoy se centraría en datos económicos y no pronunciaría el nombre de Bárcenas. El presidente del Gobierno sorprendió y pronunció ese nombre innombrable casi veinte veces y Rubalcaba se quedó sin argumentos y con el paso cambiado. Todas las intervenciones de Rubalcaba se basaron solamente en que no cree a Rajoy; no en una sola prueba. Ya le ha juzgado y condenado a la dimisión. Es de traca que dijera solemnemente Rubalcaba “yo no he recibido ni contestado mensajes de un delincuente”. Claro que no. Rubalcaba hizo mucho más: acudió a las puertas de una prisión a jalear no a un presunto delincuente no juzgado sino a un delincuente condenado en firme por un Tribunal de Justicia. Pero eso lo ha olvidado tanto como el caso Faisán o los GAL. El los negó siempre y jamás respondió en el Parlamento. Rubalcaba es víctima de su pasado. Carece de la más mínima credibilidad.
    A Adán Moreno: siento que se encuentre entre los engañados por Rosa Díez. Tampoco es persona que tenga credibilidad. Traicionó a su partido porque no consiguió suceder a González al frente del PSOE, que es lo que quería. La biografía política de esta auxiliar administrativa es patética por lo incoherente. Busque en internet una foto con su mirada admirativa abrazando al dictador Castro en La Habana y si quiere saber más entre, por ejemplo, en un post de este blog titulado “El caso Rosa Díez” de 3 de febrero de 2009. Desgraciadamente el oportunismo vacío a veces sirve de señuelo. Poner las esperanzas del país en manos de Rosa Díez es de aurora boreal. Lo que menos conviene a España es un Parlamento troceado en el que al final vuelvan a mandar los nacionalistas acosando a una izquierda débil y necesitada de votos para sacar adelante cualquier iniciativa. Eso ya lo vivimos y padecimos.
    A Rafa: Su talante queda reflejado en su comentario. No se trata de que se joda nadie sino de que se salven todos los españoles de esta situación, no olvide: creada por la pésima gestión y los errores del PSOE (y era vicepresidente Rubalcaba); situación negada una y otra vez por Zapatero por meros motivos partidistas. Y si a usted le gusta que se joda alguien, a mi no. Lo diga usted o lo diga una diputada del PP. Por otra parte no sé a qué memeces se refiere, a lo mejor a las suyas. El autor del blog hacía antes del debate parlamentario unas previsiones, y se han cumplido. No veo memeces por ninguna parte; sí: en su comentario descalificador sin argumentos.

  6. Martín-.Martín Says:

    A Rafa. Usted escribe : “Muy común entre la piña de derechas: unión hasta en las memeces”. Y yo podría decirle: Muy común entre la piña de izquierdas: unión hasta en los crímenes del GAL, unión hasta en la traición al Estado y la colaboración con el terrorismo que apunta el caso Faisán, unión ante más de mil millones de euros de robo a los parados por parte de sindicatos, PSOE y amigos en ERES falsos, unión por mentir a la Unión Europea en las cifras de la crisis y de mentir a los españoles de modo que no se tomó medida alguna correctora mientras otros países las tomaban… Y así estábamos como estábamos. Al fondo de todo ello, con unos u otros altísimos cargos, estaba Rubalcaba. Y fíjese que estamos hablando no de hechos de un partido, como podría ser, si se prueba, lo de Bárcenas o la financiación ilegal del PP, sino de hechos del Gobierno de la Nación y del Gobierno de Andalucía. Porque de la financiación ilegal del PSOE ni le hablo. Ya fueron juzgados hace años los responsables de las finanzas del PSOE y fueron condenados por los Tribunales. Luego les concedió indultos parciales el Gobierno de Aznar. Qué error, porque nunca se lo agradecerán. ¿Sabía usted todo esto o se ha caído de un guindo? Unión, unión, unión… Me quedo con la unión en las memeces del reconocidamente nada memo autor de este post. Y yo que le sigo, y le seguía en un blog anterior, no me considero memo. Como insulta a los lectores ¿Usted sí se considera memo? ¿O, al disentir, es usted un tipo inteligente, una especie de primo de Zumosol?

  7. Adán Moreno. Says:

    Para Martín-Martín: no me encuentro engañado por Dña. Rosa Díez puesto que nunca la voté, me siento engañado por D. Mariano Rajoy al que voté. No considero que Dña. Rosa Díez sea una traidora por no cumplir la disciplina de su antiguo partido (PSOE), porque para mí prima la NO traición a España. Los españoles no podemos seguir dejando pasar ciertas inmoralidades y aplicar la máxima “Roma no paga a traidores” (corruptos, disciplinas de partido contra el interés general, secesionistas y sus palmeros, complejines, mentirosos por no cumplir su programa político y socialdemócratas entre los que se encuentra el PP, marxistas, masones…). Saludos cordiales

  8. Martín-.Martín Says:

    Para Adán Moreno: Obviamente respeto su postura. Y le auguro que se sentirá engañado por Rosa Díez cuando la vote. He seguido una a una sus votaciones en el Congreso desde que estaba sola en la legislatura pasada. Soy de los curiosos que se mete en el Diario de Sesiones después de cada Plano. En esta legislatura consiguió grupo parlamentario propio pidiendo un favor (a mi juicio fraude de ley) al único diputado del FAC asturiano que le dio su voto para tener el número suficiente de diputados para poder formar el grupo. Se lo pagó dándole al PSOE el gobierno de Asturias con el único parlamentario que UPyD sacó en la Junta General de Asturias. El asunto no fue que doña Rosa no cumpliese la disciplina del PSOE, que la cumplió siempre, sino que su orgullo quedó en el suelo cuando consiguió sólo unas docenas de votos en el Congreso que llevó a Zapatero a la secretaría general del PSOE. Si quiere saber más, y de sus manejos con Bono contra Loyola de Palacio, que la llevaron al agravamiento de su enfermedad y a la muerte, tenga la curiosidad de leer “El caso de Rosa Díez” en este blog, febrero de 2009. Le aclarará algunas cosas si es que quiere aclararlas. Si traicionar a España es no cumplir el programa electoral por parte de Rajoy cuando se encontró con 900.000 millones de euros de déficit, cifra que Zapatero había ocultado a los españoles y a la Unión Europea, bueno, es su opinión que, por cierto, coincide con la de Cayo Lara. Creo que era evitar la intervención total y el rescate europeo. A mi juicio lo hecho por Rosa Díez mientras fue Consejera del Gobierno Vasco en una coalición PSOE-PNV y NUNCA tuvo la bandera de España ni en su despacho ni en su Consejería, y apoyó a las cooperativas de Mondragón, tras las que supongo sabe quienes estaban y están, SÍ es traicionar a España. Luego doña Rosa, muy cuca, ha cambiado en las formas. A mi juicio es una estrategia para engañar a incautos y bienintencionados en el rio revuelto. En cuanto a la corrupción, veo que como Rubalcaba y la propia doña Rosa usted cree a Bárcenas y no al Presidente del Gobierno. No es mi caso. Soy gallego y he seguido la trayectoria de Rajoy desde que era concejal y es intachable. En cuanto a disciplina de partido no hay un partido más férreo que el de Rosa Díez; de ello hay cientos de pruebas en Internet en denuncias internas sobre la oscuridad de sus Congresos. En cuanto a marxismo, Rosa Díez fue marxista cuando lo era oficialmente su partido. Y pensar que Rajoy es socialdemócrata es una falacia… En su primer comentario usted recordaba que Rajoy es registrador de la propiedad y lo fue con el número 1 a los 23 años. No creo que en eso vaya usted a ganar en liderazgo. Doña Rosa tiene una formación de pena. Es auxiliar administrativa en el Gobierno Vasco, aspecto que enmascara llamándose “funcionaria” en su biografía oficial. En fin, cada cual que vote lo que quiera. Volveremos a las andadas: un Parlamento ingobernable. Y como le interesa el futuro de España -y a mí también me preocupa y me interesa- sin un Gobierno estable y fuerte, los nacionalistas volverán a ser árbitros y esta vez habrá consulta independentista y Cataluña se separará del resto de la Nación. No hay que pensar en la jornada electoral sino en el día siguiente. Hasta el PSOE se plegaría ahora de buena gana a la consulta y a la secesión más o menos enmascarada. Ya lo ha anunciado en su “Documento de Granada”. Si yo viviera en Cataluña votaría a Ciudadanos, pero como vivo en Galicia el único muro de contención, con todos los sin embargos que se quiera, es el PP:

  9. Quinton D. Newman Says:

    Por ello, cree que la moción de censura es el “último recurso” que tiene “en sus manos” la oposición para devolver al Parlamento su función.

  10. Una feminista Says:

    Leo este post, después de unos días de vacaciones, y debe ser el calor del verano pero me sorprende que, a la innegable capacidad de futurólogo sobre la política del señor Van-Halen, le siga esta especie de discusión sobre el pasado de algunos políticos… pero también me sorprende el que nos parezca siempre que “los otros” son “los malos de la película”…
    Sencillamente ¿por qué votan los andaluces al PSOE con el escándalo de los ERE? por la misma razón que los valencianos votan al PP con el escándalo GURTEL, o los catalanes a CIU con el Caso Palau (que es de Convergencia, pero Unió Democràtica tiene el caso Pallerols)…
    Tal vez sería útil hablar sobre si no nos falta un “hervor” democrático a los españoles… porque los partidos gobiernan gracias a nuestros votos y cada cual somos responsables del nuestro…
    Seguro que pensar sobre este tema, se debe al calor del verano…

  11. Martín-Martín Says:

    A una feminista: Amplío su inteligente reflexión sobre corrupción y voto. En 1996, después de los generalizados escándalos de corrupción de los Gobiernos del PSOE (Felipe González) que incluían desde el Gobernador del Banco de España, a la Presidenta de Cruz Roja, pasando por la Directora General del B.O.E. y el Director General de la Guardia Civil, etcétera, etcétera, el PP sacó sólo 300.000 votos al PSOE en el cómputo general de España. Y en 1993, con los mismos casos de corrupción el PSOE había sido aún el partido más votado. Sí, será que a los españoles nos falta ese “hervor” democrático y, sobre todo, que los votantes dan por hecho, e incluso admiten y disculpan, que la generalidad de la política es corrupta y al votar se fijan en otras cosas. Preocupante.

  12. Adán Moreno. Says:

    Martín-Martín: ¿preocupante? si realmente estuviera preocupado y predicara con el ejemplo no pediría el voto al PP. Lo dije antes “Roma no paga a traidores”, tan traidores son los corruptos, como quienes miran para otro lado y lo consienten, quienes no hacen una verdadera Ley de transparencia, quienes no cumplen su programa político. Recuerdo a Gallardón en una tertulia política televisiva donde participaban políticos de diferentes partidos políticos, recriminando que el Tribunal Constitucional sea una vergüenza por obedecer órdenes del partido socialista, el hecho es que Gallardón ha terminado esparcido las cenizas de Montesquieu (no teníamos cuerpo pero ahora ya tampoco espíritu democrático). En el momento en que dejáramos de votar a traidores, aprenderían a respetarnos más y yo (supongo que usted también) nos preocuparíamos de otros asuntos. Prefiero antes a una persona despreocupada en temas políticos que una persona preocupada en hacernos ver su doctrina. La mejor manera de que los españoles maduremos democráticamente es leyendo libros, no es escuchando discursos de uno u otro lado (el “y tú más” no llega a ninguna parte). Quien la haga que la pague, primero en la cárcel y después en las urnas.

    Referente a Rosa Díez, siempre he votado al menos malo, no soy ningún afiliado o fijo a un partido o ideología determinada, de momento tengo 4 cruces o partidos políticos a los que nunca votaré: PSOE, PP, IU y al partido nacionalista de turno (como andaluz que soy en este caso PA -Partido Andalucista- no sé quiénes son más radicales los vascos de Sabino Arana o los andaluces de Blas Infante, o mejor, Ahmad Infante, el padre de la patria andaluza es musulmán, renegó del resto de España y pretendía ser una provincia más de Marruecos). Saludos cordiales y no se preocupe usted tanto por lo que votamos las personas leídas, preocúpese más por lo que votarán los ignorantes y estómagos agradecidos porque al ser mayoría estamos a merced de ellos, de todas formas lo que tenga que ser será. El político que más valoro (lo dije antes) es Albert Rivera. Un cordial saludo.

  13. gold price Says:

    Rubalcaba se refiere a los mensajes entre Rajoy y Bárcenas, que se dieron por buenos nada más publicarse. «Después de leerlos ya no quedaba ninguna duda», insiste. «Sus sms hablan por sí solos». Indica Rubalcaba que va a utilizar los sms de rajoy, como él ha utilizado sus citas. «Los de un socio con otro socio en apuros. Cuando todos los españoles sabían que era un delincuente, usted le decía ‘Hacemos lo que podemos’».

  14. Rafa Says:

    Espania no tiene solución ni remedio. Siempre andaremos así. Ahora tocaba la frasecita ” Gibraltar español” por si no teníamos problemas, pongamos otro más a la olla. Éramos pocos y parió la abuela.

  15. Martín-Martín Says:

    A Gold Price: No son lo mismo las citas de Rajoy de opiniones de Rubalcaba que los sms (depurados y elegidos por Bárcenas que ha silenciado los que no le convienen a su defensa) de Rajoy que citó Rubalcaba. En las citas leídas por Rajoy, Rubalcaba decía exactamente lo contrario de lo que dice ahora. Es un cinismo de Rubalcaba que no recibía ni enviaba sms pero despedía en las puertas de una prisión no a delincuentes presuntos sino a condenados en firme por los Tribunales por delitos muy graves, por ejemplo los GAL, con asesinatos de por medio.
    A Rafa: Los problemas no los ha creado ni el Gobierno ni los españoles sino los gibraltareños (amparados por Gran Bretaña) no cumpliendo el convenio de pesca que firmaron y estaba vigente y echando al agua bloques de hormigón para imposibilitar la pesca en la zona. No es que por capricho toque “Gibraltar español”, es que los llanitos han hecho que toque. Da pena el derrotismo de quienes como usted no son solidarios con los intereses de su país, gobierne quien gobierne. Los ingleses me dan envidia y usted me produce desprecio. Lea más, entérese y luego opine. No ha habido ningún Gobierno español de cualquier signo insensible a las maniobras de los británicos en el asunto de Gibraltar. Lea lo que opinaban Azaña o Largo Caballero, llamado “el Lenin español”. Lea, hombre, lea…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: