Una sentencia cumplida con prisas

by

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sentenció en contra de la llamada “doctrina Parot” aduciendo que su aplicación con carácter retroactivo vulneraba los artículos 7 y 5.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos firmado por España. El Tribunal recordó que su sentencia sentaba jurisprudencia, tenía carácter vinculante y que el Estado español se había comprometido, como firmante del convenio del propio Tribunal, a acatar la sentencia y cumplirla a la mayor brevedad. Eso es ya inamovible. Hay que cumplir la sentencia. Ahora la reflexión debe suponer un paso más: ¿cómo habría de reaccionar España?

Para las víctimas la sentencia es un drama, para España es una desautorización en toda regla. El Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional avalaron en su día por una amplísima mayoría de sus magistrados la “doctrina Parot” por lo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dejado en la cuneta a los máximas instituciones jurisdiccionales españolas. Y ese desprecio debe tener una respuesta contundente, no una reacción edulcorada. Pero hay que tener en cuenta los antecedentes. Es un tema sobre el que no se debe opinar de oído.

El 10 de julio de 2012, la llamada Sala Pequeña de Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ya sentenció contra la “llamada doctrina Parot” esgrimiendo los mismos argumentos jurídicos de hace unos días. La respuesta a aquella sentencia del Gobierno español, ya presidido por Rajoy, fue discrepar “severamente” e interponer recurso ante la Gran Sala del Tribunal. Es lo que podía hacer en ese momento procesal, Ese recurso es el que se ha sustanciado el pasado 21 de octubre.

Se da por seguro que Luis López Guerra, Vocal español de ese Tribunal Europeo, ha sido el muñidor principal de la sentencia que tumba la “doctrina Parot”. Ha convencido a los otros 16 magistrados de Estrasburgo asumiendo lo que defendieron algunos magistrados del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional que quedaron en irrelevante minoría y despreciando la postura ampliamente mayoritaria. Gracias a su capacidad de convicción han quedado en libertad varios terroristas, entre ellos la autora de 23 asesinatos, así como un violador múltiple. Podemos estar en vísperas de otras excarcelaciones.

Conocí a Luis López Guerra siendo él poco más que un adolescente. Ya era ideológicamente “zurdo”, y eso suponía una preocupación para su padre, el gran poeta Luis López Anglada, Premio Nacional de Literatura, militar profesional que se retiró con el grado de coronel de Infantería. Mi relación con él fue muy estrecha y más de una vez me habló de la ideología de su hijo. López Guerra no es juez de carrera sino catedrático de Derecho Constitucional. Siempre a propuesta del PSOE fue vocal de la Junta Electoral Central, vicepresidente del Tribunal Constitucional y vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial entre 1996 y 2001. Coincidí con él en la Asamblea de Madrid cuando llegó a ella en 2003 como número tres de la lista socialista. Con la llegada de Zapatero a Moncloa en 2004 fue nombrado Secretario de Estado de Justicia, y dejó el cargo en 2007 para ocupar, a propuesta del Gobierno del PSOE,  un puesto de magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Es un hombre inteligente y un constitucionalista de primera, pero no puede decirse que sea independiente. Cuando Zapatero le destinó a Estrasburgo sabía lo que hacía y él sin duda sabía lo que tenía que hacer.

Ya no es momento de discutir la sentencia sino de opinar sobre las prisas de la Audiencia Nacional en su aplicación. Zapatero inició el mal llamado proceso de paz y en aquella estrategia estaba cargarse la “doctrina Parot” y, según todas las evidencias, precisamente  para ello eligió a López Guerra. Y el resultado final ha sido la temida sentencia que ha dado oxígeno a ese oscuro mundo que apoya a los terroristas.

Repetimos una y otra vez que el terrorismo está vencido, pero resulta que su cara política ocupa instituciones provinciales y municipales y tiene presencia en el Congreso de los Diputados. Y con su representante parlamentario nacional se fotografía sin hacer ascos el propio Rubalcaba admitiéndole en su loca estrategia de “todos contra el Partido Popular”.

Las víctimas se han sentido ultrajadas además de por la sentencia por la celeridad en su aplicación. Una cosa es acatar el veredicto de Estrasburgo y otra hacerlo de inmediato. Lo lógico y lo que hubiera sido entendido por los ciudadanos de a pie es que se hubiese iniciado un complejo proceso que incluyese informar y recabar su opinión al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional, máximos órganos judiciales del Estado, que han sido ninguneados. Que la Audiencia Nacional se reuniese en sesión extraordinaria para poner en libertad a asesinos y violadores peligrosos al día siguiente de conocerse la sentencia de Estrasburgo es un despropósito. Como lo es que el fiscal jefe del País Vasco se permitiese considerar que la terrorista puesta en libertad ya no es una asesina; aunque haya cumplido su sentencia, un asesino lo es de por vida. ¿Qué hace el Fiscal General del Estado, Torres-Dulce, además de ver pelis, como ilustre cinéfilo que es?

Aplaudo la concentración convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo pidiendo Justicia, con mayúscula, pero deberíamos haberla vivido antes. Si se trataba de influir en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo la voz de la calle debería haberse escuchado cuando había tiempo, antes de esta sentencia y tras la del 10 de julio de 2012. Desde entonces, y sobre todo en los últimos meses, se sabía que las previsiones negativas de la sentencia eran desgraciadamente claras, y que el actual Gobierno había llegado jurídica y diplomáticamente hasta donde podía llegar. La vía que quedaba abierta era otra; desde concentraciones en Madrid a presencias en Estrasburgo. En definitiva, movilizar la calle para que Estrasburgo escuchase.

Los ciudadanos de bien se aferraban a una posibilidad que no lo era: el incumplimiento de la sentencia si resultaba, como se temía, adversa. Y lo cierto es que lo que resultaba  posible era retrasar su cumplimiento. Y, al menos por ahora, eso no se ha hecho aunque deseo y espero que se haga.

El Presidente de la Comunidad de Madrid y la alcaldesa de Madrid, las presidentas del Partido Popular en Madrid y en el País Vasco, los tres vicesecretarios generales del Partido Popular, consejeros y concejales, estuvieron presentes en la concentración de la madrileña Plaza de Colón. A quienes no se vio fue a los socialistas. Ni uno de sus cuadros acompañó a las víctimas del terrorismo, en lo que de hecho coincidieron con las declaraciones del portavoz de Sortu que arremetió contra la convocatoria. La deriva del PSOE de Rubalcaba resulta patética.

Como fondo del debate abierto por la sentencia de Estrasburgo figura su probable repercusión en la imagen del Gobierno. Es un asunto jurídico, de órganos jurisdiccionales, pero se ha producido una lectura sesgada o incompleta, aunque en cierto sentido sentimentalmente lógica, según la cual el Gobierno ha permanecido inactivo o ha mirado para otro lado. No ha sido así y el recurso al Tribunal de Estrasburgo lo evidencia. Tras la sentencia última, es obvio que el Gobierno puede y debe opinar, y lo ha hecho a través de su Presidente y de sus ministros de Justicia y de Interior, pero no puede acoger la sentencia como si no existiese. En el propio convenio del Tribunal se establece el papel de los Estados respecto a los procedimientos y sentencias. Ese convenio lo firmó y asumió España.

La sentencia de Estrasburgo ha ignorado a los altos Tribunales españoles y ha ofendido a las víctimas y a todos los ciudadanos. Es obvio que algo, mucho, queda por hacer. En política hay que tener en cuenta el título de aquella obra de Pirandello: “Así es si así os parece”.

Anuncios

11 comentarios to “Una sentencia cumplida con prisas”

  1. Adán Moreno. Says:

    La sentencia del Tribunal Europeo de Estrasburgo me parece muy mal, así como el impresentable López Guerra. Pero hay que reconocer que la “doctrina Parot” era un parche porque desde el Código Penal de 1973 que no castigaba los delitos de terrorismo porque no existían, no ha habido ningún Gobierno que reformase el Código Penal para endurecer los delitos de terrorismo, visto lo cual el Tribunal Supremo tuvo que “inventarse” alguna manera de pararle los pies a los etarras (al margen del legislador porque los políticos de turno no atendían las necesidades de la sociedad española). Así pues la sentencia de la Gran Sala del Tribunal Europeo ha sido a todas luces injusta y desatinada, pero más injustos y desatinados han sido nuestros gobernantes anteriores. En cuanto a la celeridad por el cumplimiento de la sentencia, tampoco me sorprende ya que la justicia está cada vez más politizada y si antes los políticos no ayudaron a la Justicia ¿por qué les va a volver a llevar la contraria los Jueces si se está mejor cobijado al amparo de aquéllos con sus ascensos y destinos?. Lo lógico sería instaurar la cadena perpetua, pero hay muchos complejos, no porque no existan países europeos que la contemplen, no, es la doble moral política, la dictadura de lo políticamente correcto, el buenismo católico-progre. No se puede estar bien con todos a la vez, pero la política del PP es así, primero se está bien con la oposición y con los votantes fieles como no tienen otra alternativa de voto no les queda otra que votar (aunque sea porque no gane el PSOE, osea, con la nariz tapada) no les va a quedar más remedio que seguir votando al PP. Pero Roma no paga a traidores, conmigo ese cuento de la lechera se acabó.

  2. Observador Says:

    A Adán Moreno: Estoy de acuerdo con su exposición, pero no entiendo ni comparto el desenlace. Si usted entiende que la doctrina Parot fue algo forzado para que los etarras no se salieran con la suya, y si tenemos en cuenta que durante el Gobierno de Zapatero hasta en siete ocasiones el PP presentó iniciativas parlamentarias para incorporar cambios en el Código Penal y los socialistas se negaron a ello con sus votos y los de sus amigos, incluyendo UPyD ¿por qué culpar al PP y menos penalizarlo en las urnas? El Gobierno ha hecho lo que debía: recurrir la sentencia de 2012 con argumentos jurídicos impecables y la influencia de Luis López Guerra, nombrado por Zapatero como Vocal del Tribunal de Estrasburgo, ha resultado al parecer fundamental para la última sentencia, de modo que el recurso del Gobierno español no prosperase. Cumplir la sentencia es obligado por los tratados internacionales firmados por España, y las prisas de la Audiencia Nacional, que ya veremos si siguen, no son asunto del Gobierno porque estamos en un Estado de Derecho. Ya se han pedido informes al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional. A quién va a votar usted ¿al PSOE? ¿A IU? ¿A UPyD, que es tan de izquierda como los dos juntos, un socialismo encubierto y para incautos, y no hay nada más que ver el oportunismo de Rosa Díaz, socialista de toda la vida, y conocer su actuación cuando era consejera del País Vasco y dirigente del PSOE? ¿Vamos a volver a un Parlamento de enanos en el que el enano más grande será el PSOE, por lo que gobernará sabe Dios con quién? ¿Otra vez los nacionalistas serán los árbitros con un socialismo disgregado y enloquecido que vota ya sin vergüenza en ciertos Ayuntamientos junto a Bildu y Sortu contra iniciativas que trataban de condenar políticamente a los terroristas en libertad? ¿Ese es el camino que prefiere? ¿Quiere usted un federalismo atípico? Y digo atípico porque el federalismo es un sistema para unir lo que está separado pero es un despropósito plantearlo para desunir lo unido. Y, en lo económico, el fraccionamiento parlamentario conduciría otra vez al déficit, al endeudamiento y a la prima de riesgo superando los 600 puntos como la encontró Rajoy? Amigo Adán, hay que tomarse muy en serio el voto porque las próximas elecciones pueden ser decisivas para España, y pasar facturas en un momento como éste a quienes han pedido tantos sacrificios sería negar ese sacrificio de tantos españoles. Ahora resulta que van a estar más preocupados por las víctimas los socialistas que los del PP… Reflexione, por favor.

  3. Una feminista. Says:

    Van-Halen, un post que invita a reflexionar y que no deja indiferente.
    Me uno al comentario de Adán Moreno en lo relativo a que la “doctrina Parot” era un parche y efectivamente, se tenía que haber modificado el Código Penal. Aquí viene muy bien la frase “De aquellos polvos vienen estos lodos”, aplicable también a la política en general, por ello, no le vendría mal al PP recordar que en la historia reciete de España, los cambios de gobierno se producen porque el partido que gobierna pierde las elecciones. Asi que, Observador, no se trata tanto de lo que han hecho o dejado de hacer los otros, sino de la responsabilidad del Gobierno y de sus actuaciones. Imagino que a todas las personas de buena voluntad les gustaría que acertaran mas.

  4. Adán Moreno. Says:

    Observador tiene usted toda la razón, su exposición es totalmente cierta de “pe” a “pa”, así es, pero esa deriva de una vez gobiernas tu y después yo, me cansa. Me cansa mucho el bipartidismo PP-PSOE, o como diría Federico Jiménez Losantos el PPOE. Con el Gobierno de Aznar (el mejor Gobierno y el mejor Presidente de la democracia) se desaprovecharon muchas oportunidades entre ellas un nuevo Código Penal, una nueva Ley Electoral General que impidiera la función bisagra y antidemocrática de los partidos nacionalistas, una reducción de cargos públicos, etc. El actual Presidene, don Mariano Rajoy es si cabe mejor persona y reune mayores cualidades que don José Maria pero la coyuntura actual no ha ayudado a que el bueno de don Mariano haga lo que tenía previsto hacer o quisiera hacer (en un momento como el que le tocó gobernar a José María Aznar hubiera sido mejor sin duda), ahora con esta situación, don Mariano se va a quedar en un seguidor de las políticas de zetapé.

    En un Estado de Derecho los Jueces no obedecen consignas de los políticos por eso pienso que nosotros no tenemos un Estado de Derecho, sino una pseudo-democracia. Estaba todo previsto, también que Bolinaga saliera de la cárcel gracias a los hilos que movió el Ministro del Interior del PP.

    Me he cansado de votar al PP como mal menor. Reconozco que es el menos malo de todos los partidos políticos, pero ya no me conformo con votar al menos malo, ahora quiero votar al más valiente, al más fresco, al que tenga menos complejos, al que no tiene que consultar qué hacemos con Artur Mas porque si demuestra indecisión como mostró Alicia Sánchez Camacho eso significa que su disciplina de partido es más fuerte que su independencia intelectual. Espero votar si se presentan a las Generales a don Albert Rivera Díaz, español hasta la muerte y ni es de izquierdas ni de derechas, simplemente un patriota, tal vez sea el único político patriota que no mira los intereses de su partido, sino la de todos los españoles, con unas ideas actuales porque la gente lo que quiere ahora es Democracia (con mayúsculas) no una alternancia política a lo Cánovas del Castillo más propia del siglo XIX, hablando a la cara y cumpliendo lo que dice caiga quien caiga, con un par…. Un cordial saludo mi amigo Observador. Patria, Pan y Justicia.

  5. Adán Moreno. Says:

    No defiendo ideología alguna, simplemente valores, para mi lo importante es el pueblo no los poderosos (banqueros, jueces y políticos), por eso me quedo con Patria, Pan y Justicia, y también con un tuit de Santiago Abascal que acabo de leer: “Es muy revelador ver a periodistas de PRISA defender a la dirección de PP vasco. PRISA les respalda; los votantes les abandonan ¡Qué linces!”. Algo está cambiando en el mundo, hay que renovarse o morir, no creo en revoluciones pero sí en los cambios. Es hora de dar un giro de timón al mundo y a España en particular, ya basta de seguir siendo bipolares y no tener conciencia del pasado ni del presente. A José Antonio Primo de Rivera la izquierda lo envió a un pelotón de fusilamiento porque representaba a la verdadera izquierda política y posible, la que tenemos ahora es la izquierda social, irreal y traidora. La derecha no se si existe o no, es tal el complejo que tienen que casi creo que se ha reinventado ¿deben de ser ahora los liberales? la cuestión es que ha sido una ideología más benigna para el pueblo aunque éste no sea consciente de ello por su incultura. Hay que defender valores, no ideologías ni partidos políticos, todas tienen su lado negativo, los valores no.

  6. Observador Says:

    A Adán Moreno: No dudo un momento de su buena voluntad y de su recta intención. En efecto vivimos una partitocracia, como en casi todas las naciones democráticas. Como usted sabe las listas abiertas, por ejemplo, no garantizan una superación de esa partitocracia pues todos lo candidatos los eligen los partidos. Y las circunscripciones electorales, tampoco la superan. Sí consiguen la proximidad de los candidatos al ciudadano, pero también éstos son nombrados por los partidos. Pero hay que recordar el papel que la Constitución reconoce a los partidos. Comparto sus argumentos, pero es obvio que nada de lo que dice impide que, si una mayoría de ciudadanos hiciese lo que usted, arrepentirse de su voto al PP, el resultado sería un Parlamento troceadísimo que volvería las cosas a como estaban en 2011 con Zapatero, o a una situación peor porque el PSOE ha ido hacia peor, hacia una negación de sí mismo como partido nacional. Ha apostado por un radicalismo ciego como apéndice de IU. Los sacrificios que ha pedido el Gobierno a los españoles serían al final inútiles. Volveríamos atrás. En cuanto a la afirmación de Santiago Abascal, de cuya buena voluntad estoy seguro, es una gota de agua en el mar. Los apoyos puntuales de PRISA al PP vasco, si es que se han producido, serían tácticos, para conseguir que españoles de buena fe como usted saquen la conclusión que ha sacado usted. Las exageraciones, manipulaciones y falsedades del grupo PRISA relacionadas con el PP son de libro y los ejemplos no son puntuales sino permanentes. Vote usted, como es lógico, lo que desee y Ciudadanos es una opción como otra cualquiera; pero no lo hemos visto en la política nacional. No sé qué haría con su representación parlamentaria. Además, por la nefasta Ley D’Hont tendría poca representación, si llegaba a tenerla, y por los restos quitaría más escaños al PP. Esas maniobras convienen a la izquierda, Y en cuanto a que el ministro del Interior fue el culpable de la vergonzosa puesta en libertad de Bolinaga para morir en su casa (aunque siga tomando vinos) es una opinión suya; yo creo que la decisión fue de los jueces y de los médicos. No es el caso De Juana Chaos en el que el propio ministro, entonces Rubalcaba, admitió haber tomado la decisión. Con todo, vamos a tener más puntos de coincidencia que de discrepancia. Por ejemplo en su opinión sobre el caso de José Antonio Primo de Rivera. Pero yo amplío humildemente su visión: le ejecutó la izquierda pero no sin el concierto de la derecha de la época que al impedir que fuese en las listas de su coalición electoral, que él deseaba, le dejó sin escaño y sin inmunidad parlamentaria, y por ello siguió en la cárcel y cuando estalló la guerra pudo ser juzgado por un tribunal irregular, de partidos y sindicatos, y ejecutado. Saludos, amigo Adán Moreno.

  7. Martín-Martín Says:

    Hacía tiempo que no entraba en el blog, y me alegro haberlo hecho en este post. En general coincido con las preocupaciones de Adán Moreno, Observador y Una feminista. Y, sobre todo, con Observador. Y si Adán Moreno quiere Patria, Pan y Justicia debe tener en cuenta que eso no lo conseguirá dispersando el voto porque va a conseguir lo que teme: que vuelva a gobernar el PSOE y CON CUALQUIERA. Porque el PSOE será el más “alto” de los enanitos”. Desde luego con un parlamento de muchos “enanitos”, como dice acertadamente Observador, solamente se volvería atrás en la historia, pero hacia peor, y probablemente estaríamos abocados a unas elecciones anticipadas porque la política sería de meras concesiones de unos y de otros y los nacionalistas llevarían el arbitraje y la batuta. Y ya se sabe que supondría eso: la desaparición de España como la conocemos hoy.

  8. STRAUSS Says:

    Coincido con Martín-Martín y Observador. El mayor de los peligros sería un parlamento sin un liderazgo político claro y sensato. El PSOE, cada vez más a la izquierda en un afán de frenar el camino hacia el averno que le auguran las encuestas, no es garantía de nada. No es fiable. Y aún menos lo sería secuestrado por “enanitos” nacionalistas en ese hipotético escenario al que se refiere Observador. Hay muchas y sobradas convicciones ideológicas de altura, al margen de discrepancias legítimas y puntuales,para seguir confiando en el Partido Popular.

  9. OPCH Says:

    Enhorabuena Van Halen por esta reflexión y este análisis sobre, posiblemente, una de las cuestiones que más aristas tiene y que a nadie deja indiferente. Nadie ha sido capaz de explicar, con argumentos convincentes, esa celeridad desmedida en el cumplimiento de la sentencia de Estrasburgo. Esto, que es un hecho, ha provocado algo mucho peor que dejar en una situación incómoda al Gobierno. Las víctimas se han sentido legítimamente humilladas. Por otro lado, comparto lo que señala Van Halen cuando dice que “Si se trataba de influir en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo la voz de la calle debería haberse escuchado cuando había tiempo, antes de esta sentencia y tras la del 10 de julio de 2012. Desde entonces, y sobre todo en los últimos meses, se sabía que las previsiones negativas de la sentencia eran desgraciadamente claras, y que el actual Gobierno había llegado jurídica y diplomáticamente hasta donde podía llegar. La vía que quedaba abierta era otra; desde concentraciones en Madrid a presencias en Estrasburgo. En definitiva, movilizar la calle para que Estrasburgo escuchase.”. En conclusión: tal vez todos podríamos haber hecho más para tratar de evitar lo que ahora lamentamos.

  10. Bvnda Says:

    Sin duda alguna otro gallo nos hubiera cantado si, como dice OPCH, todos hubiéramos hecho más para lograr impedir esta resolución de Estrasburgo. Ahora sólo nos queda la indignación y la tristeza por una decisión de un Tribunal que ha demostrado estar lejos, y no sólo en la distancia, de España y de lo que pensamos, sentimos y deseamos los españoles de bien.
    Mi felicitación para Van Halen que trata el tema de magnífica forma.

  11. Joaquin M. Chambers Says:

    Los números son más elevados en el caso de países de nuestro entorno. En 35 años, desde que firmó el tratado, Portugal ha tenido 270 juicios, una media de 7,7 anuales. Francia ha vulnerado derechos humanos en más de 650 casos de los 900 que ha juzgado el tribunal, si bien es cierto que estas sentencias se han dictado durante 20 años más que en el caso portugués y el español, que se sometieron a las reglas del Consejo de Europa en la década de los 70. No obstante, en términos relativos, Francia supera de largo a España, con 16 juicios anuales de media. De los países similares, le sigue Reino Unido, con una media de 9,2 sentencias por año, y Alemania, con 4,8, una cifra más cercana a la española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: