“¡Hemos vuelto!”…a equivocarnos

by

El tipo que más trabaja en el PSOE es su creativo publicitario. En cada cónclave se inventa un logotipo nuevo en el que aparecen más enmascarados la rosa y el puño. Esta vez la palabra “socialistas” parecía el anuncio de una churrería. Había que observar con mucha imaginación, de la que no era pródiga la reunión, para desentrañar lo que enunciaba el enrevesado símbolo del nuevo socialismo. ¿Lo coronaba un puño? ¿Una rosa? ¿Una piruleta? ¿Era un helado de cucurucho?  La Conferencia se desenvolvió entre resucitadas alegrías de clanes de la tortilla y lo peor es que los directores del cotarro eran los mismos. Sólo cambiaba la tortilla. A lo peor algunos sindicalistas asistentes prefirieron no el histórico menú de la tortilla de González y Guerra sino el más acomodado menú de la mariscada. La proclamada renovación ha quedado en un espejismo surgido en el árido camino de un desierto de ideas.

Leyendo las conclusiones de la Conferencia no se descubren apenas promesas nuevas; se repite lo de siempre con mayor radicalismo. La denuncia del Concordato con la Santa Sede, la expulsión de la religión de la enseñanza,  la supresión de la casilla de la Iglesia Católica en la declaración del IRPF… son viejos espantajos del radicalismo que el PSOE esgrime cuando es oposición e ignora cuando gobierna. En esta ocasión se incorporan algunos otros trampantojos como la exigencia de que se limiten los salarios de los ejecutivos de las empresas, anuncio que ha causado estupor en la Unión Europea, o que se paguen, entre otros gastos, la electricidad, el gas o el agua en las rentas bajas, sin decir de cuáles se trata, lo que conduciría a los desequilibrios presupuestarios que ya padecimos a dónde conducen. ¿Quién va a pagar los brindis al sol que no engañan ya a nadie? El “todo gratis” en otros campos fue una fórmula de despilfarro que contribuyó no poco a lesionar el llamado “Estado de bienestar” que el socialismo proclama, y del que se dice inventor, pese a que lo enunciaron en el siglo pasado, y en el anterior, pensadores adscritos al conservadurismo británico y francés. El PSOE ha sido siempre poco riguroso con la Historia. La escribe o la interpreta a su gusto.

La Conferencia ha supuesto una ocasión fallida si de lo que se trataba era de presentar un nuevo rostro, un catálogo de ideas válidas para encarar el futuro, un empuje de resistencia ante la caída libre en las encuestas. Ha constituido un clamor de intervinientes que hablaban de sí mismos, no del país y de sus necesidades reales; unos asistentes que se aplaudían a sí mismos; una alegría de futuro que no traspasaba las paredes del salón en el que se celebraba el jubiloso cónclave. Ni de la Conferencia ha salido una fecha para las cacareadas primarias, ni se ha destacado nombre alguno para liderar ese futuro esplendoroso del que todos hablaban, ni se ha concretado el tan anunciado federalismo ¿asimétrico?, ni se ha arbitrado una solución para la grave crisis interna a la que se enfrenta el PSOE, y que ya se manifestó en votaciones del Congreso de los Diputados, con la ruptura del PSC que votó por libre.

El resistente líder socialista enfatizó que “ningún partido tiene más pasión por España que el PSOE”, recogiendo palabras de la nueva dirigente del socialismo andaluz, la representación más numerosa en la reunión, y sobre el problema en el que todos pensaban y nadie hablaba aseguró que la relación con los socialistas catalanes se arreglaría mediante diálogo. ¿Es que no han dialogado bastante? Ni veinticuatro horas esperó Pere Navarro para olvidar los aplausos que recibió y aguar el optimismo de Rubalcaba. Se mostró inamovible en su apuesta por la celebración de una consulta soberanista “dentro de la legalidad”, lo que atendiendo a la Constitución es imposible. Bono, que es perro viejo, diagnosticó que la recomposición de las relaciones entre PSOE y PSC en la Conferencia “es más aparente que real” y hoy por hoy “sin posible curación”. Pero a Pere Navarro los alegres asistentes le dedicaron un estruendoso y prolongado aplauso. Son inocentes como niños.

En el sitial de referencia del cónclave fungían los ex presidentes del Gobierno González y Zapatero. Rubalcaba había sido ministro con el primero y ministro y vicepresidente con el segundo. Tiene su historia. El primero centró al PSOE hasta conectarle mayoritariamente con las clases medias, y fue hábil y pragmático; su primer acto oficial como presidente fue asistir a una misa en la División Acorazada Brunete. El segundo dio un giro radical al PSOE desde una simpleza y una ceguera de catón, y perdió el cimiento reparador del centro y de las clases medias. Rubalcaba, paso a paso, error tras error, lleva al PSOE sencillamente a la nada. Deja el centro sin cubrir y ofrece en bandeja una baza de oro al PP si la sabe aprovechar.

¿Dónde está la opción de centro? Pocos creen a estas alturas, salvo los ingenuos o los desinformados, que ese entramado oportunista de ideas-contraideas, afirmaciones-negaciones, que es UPyD, sea un partido  de centro; es un apéndice virtual del PSOE. Que se lo pregunten a sus fundadores y dirigentes que lo han abandonado por su indefinición y por el cesarismo de su líder que gana los Congresos de UPyD “a la búlgara”, casi con el 100% de los votos. Los curiosos saben que en el Congreso de los Diputados casi siempre, el 90% de las veces, UPyD ha votado y vota junto al PSOE. Vota con el PP en las iniciativas que éste lleva defendiendo años y cuando conviene a su afán de meter la cuchara en todas las sopas. Es el partido de la inconcreción salvo en lo que puede resultar populista o mediático. En la Asamblea de Madrid algunos llaman a UPyD, APyD, o sea: Abstención, Progreso y Democracia, porque se abstiene en infinidad de votaciones y en las cuestiones más inverosímiles. Lo que quiso ser Rosa Díez fue secretaria general del PSOE, con ínfimos apoyos, y aquel estruendoso fracaso le llevó a crear “su” partido; fue la rabieta nacida del orgullo quebrado. ¿Alguien sabe las soluciones de UPyD a los grandes problemas, no a los artificiales, que a veces él mismo crea, sino a los reales?

El PSOE ha abandonado el centro político, lo que supone abandonar la referencia de las clases medias. Ha apostado por un radicalismo trasnochado en un intento de arañar votos a IU. Lo ha declarado su número dos, Elena Valenciano: el PSOE ha salido de la Conferencia “más rojo”. Pero una constatación empírica irrebatible es que, a la hora de votar, el elector opta por el original y no por la copia. Según las encuestas el PSOE ha perdido 1.300.000 votos desde 2011. Es la estrategia de Rubalcaba que, por lo que parece, quiere seguir de líder, incluso ser candidato en 2015. Para lo único que ha servido la Conferencia socialista es para que el viejo-actual-renovado líder gane tiempo y pueda maniobrar para ser de nuevo cabeza de cartel electoral. Nada hemos observado de tormenta de ideas nuevas, de autocrítica, de compromiso real respecto a los problemas de la sociedad con aportación de soluciones posibles y sensatas. Sus fórmulas para salir de la crisis son las mismas que crearon y agravaron la crisis. Y otras propuestas no llegan más allá que algunas de las huecas y utópicas proclamaciones de los extintos “indignados” del 15-M. Todo aderezado con abucheos y pitadas a la Monarquía. Leyendo las informaciones del cónclave recordé aquel sabio juicio de Churchill: “El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria”.

El proclamado júbilo de la Conferencia socialista no ha sido entendido por Rubalcaba como una alusión al término “jubilado”. Y en cuanto a su exultante declaración “¡Hemos vuelto!” no explicó de dónde, hacia qué lugar y para qué. En todo caso, a esa expansión verbal le faltó el colofón: “…a equivocarnos”. La Conferencia: más de lo mismo, pero con un rojo más intenso.

Anuncios

7 comentarios to ““¡Hemos vuelto!”…a equivocarnos”

  1. Jacobo Rodríguez Says:

    El PSOE está sabiendo leer el signo de los tiempos, al menos su publicista; está entendiendo que el contenido es secundario, incluso la cara que lo representa es secundaría, lo importante es cómo lo promociones, utilizar todos los medios a tu disposición y ensalzar las virtudes de un proyecto más allá de que exista como una realidad. Por otro lado, parece que, en esto, la actualidad se ha unido al modo de actuar del PSOE desde que empezó su andadura. La cercanía o alejamiento del Centro solo ha respondido a la idea del publicista-ideólogo que rige sus destinos (y a veces los nuestros)

    Por otro lado, en esta ocasión, desde el gobierno deben de estar celebrando la continuidad de Rubalcaba.

  2. Una feminista Says:

    Van-Halen, o a acertar.
    ¿Se han equivocado porque se sitúan en la izquierda? Creo que lo que han hecho es ser sinceros.
    Lo único que queda del PSOE de la época de Felipe Gonzalez que, como usted dice, lo llevó a “conectarle mayoritariamente con las clases medias, y fue hábil y pragmático”, es el Sr. Rubalcaba, sin embargo, el PSOE que nos ha gobernado hasta hace bien poco, con Zapatero al frente y el Sr. Rubalcaba a su lado, no ha tenido la más mínima intención de situarse en el centro. La política económica –socialista y populista- que han practicado, mezclada con la crisis mundial, no nos ha hecho estallar en mil pedazos (solo hundirnos profundamente) gracias a estar en la Unión Europea.
    La propuesta de “que se paguen, entre otros gastos, la electricidad, el gas o el agua en las rentas bajas” es del mismo calibre que las decisiones que han tomado cuando han conducido a este país a la situación en la que se lo encontró el Partido Popular… y a mí me parece estupendo que le recuerden a la gente quienes son, cuáles son sus prioridades y como gobiernan, y el logo del congreso, como usted dice, muy bien trabajado por sus creativos, reflejando su estilo político: desenfadado, ligero, conectando con lo lúdico, olvidando la Historia lo más posible, algo equívoco…,¡rojo!… ¡perfecto!

  3. Adolph B. Keller Says:

    Tres entrevistas para un puesto de secretaria de Estado El ascenso de Gomendio en Educación ha sido meteórico. Un excompañero de Wert de su etapa en el BBVA, donde fue director de relaciones corporativas, se la recomendó cuando fue nombrado ministro. Se entrevistó con ella en tres ocasiones con la intención de ofrecerle un puesto de rango inferior al actual, pero terminó dándole el poder que hoy ostenta.

  4. OPCH Says:

    Muy buena reflexión, Van Halen!! Equivocación es el término que mejor puede definir el cónclave socialista de reciente celebración. En el Partido Popular todavía no deben dar crédito a esta estrategia que tanto les favorece!! El centro político es un terreno muy amplio y extenso que voluntariamente abandona el PSOE y que queda expedito para el Partido Popular. Qué gran error y qué gran oportunidad!!

  5. Bvnda Says:

    Con este claro giro a la izquierda de la izquierda del propio PSOE, Rubalcaba viene a culminar los esfuerzos que Zapatero dirigió a fin de dar por zanjada la línea centrada que marcó González. Cuán orgulloso debió sentirse el peor Presidente del Gobierno de que su heredero haya elegido seguir su “obra” en vez de optar por la del antecesor de ambos, el Presiente González. Habría que haberle visto.Hasta en este aspecto ha sido Zapatero perjudicial pues un PSOE radicalizado no es, precisamente, lo que más interesa al mejor desarrollo de nuestra democracia.

  6. DEUTSCHLAND Says:

    La puesta en escena de la Conferencia fue tan llamativa como decepcionante. El resumen de la misma no puede definirse mejor de lo que lo ha hecho Van Halen en la última frase: “La Conferencia: más de lo mismo, pero con un rojo más intenso.” No tengo la menor duda de que los más decepcionados fueron los propios asistentes y socialistas en general que esperaban un resurgir que tras la Conferencia se evidencia por ahora imposible.

  7. Martín-Martín Says:

    Es de un cinismo espectacular que Rubalcaba se atreviese a decir en su discurso de clausura de la conferencia política a que se refiere este post: “Hay quienes destruyen y quienes construimos”. ¡Después de los destrozos que hicieron los gobiernos de Zapatero en los que él fue ministro y vicepresidente! ¡Después de su larga trayectoria de cargos que comenzó con Felipe González destrozando la Educación como secretario de estado y ministro! Habla de destrozos y si el gobierno del PSOE dura un poco más acaba con España (“El gobierno aprobará el estatuto que salga del Parlamento de Cataluña”). Rubalcaba y los suyos no han dejado de poner palos en las ruedas del gobierno de Rajoy desde que se formó. Pedían su dimisión a la semana de constituirse por no cumplir un programa electoral que sus mentiras a los españoles y a la UE sobre la situación económica española hacía imposible su cumplimiento. Piden consenso y no han aceptado ni un solo consenso, ni el último sobre la Ley de Transparencia, a cuya primera reunión ni acudieron, y UPyD tampoco. Son socios naturales por mucho que las píe Rosita la Pastelera. .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: