Mas internacional y Rubalcaba federalista

by

El Molt Honorable Artur Mas ha exportado su cuento de la lechera a los jefes de Gobierno de la Unión Europea por medio de una carta con versiones en varios idiomas. En 19 líneas les explica su plan secesionista, su proyecto de consulta popular, las supuestas preguntas de tal consulta, y les pide que, en el caso de que Cataluña sea un día independiente, permanezca en la Unión Europea. También les envía copia de un memorándum que ha hecho llegar a varias docenas de ministros de Asuntos Exteriores del mundo mundial. Todo ello lo argumenta a la mayor gloria de la democracia participativa sin referirse para nada a las leyes españolas ni a la Constitución. No se ha percatado Mas de un detalle: la Carta Magna española es conocida en las cancillerías europeas y Durâo Barroso, Van Rompuy, Merkel, Cameron, Hollande, Letta, Passos Coelho y el resto de sus colegas europeos y de allende los mares conocen perfectamente las decisiones que se ajustan a la Constitución y las que la vulneran.

Por ejemplo, no tendría nadie que explicarle a Cameron, y menos el Molt Honorable, que acaso en su ofuscación ni repara en ellas, las diferencias entre el caso de Escocia y el caso de Cataluña. No hay una Ley Fundamental ni ninguna otra en el Reino Unido que se opongan a una consulta como la anunciada en Escocia, ni el acta de unión entre escoceses e ingleses en 1707 tiene nada que ver, en cuanto a retroactividad y realidad nacional, con la expresa transmisión de los derechos de los condados catalanes a la Corona de Aragón por el matrimonio de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, con Petronila de Aragón en 1150. En términos históricos, reyes de Escocia fueron al tiempo reyes de Inglaterra, dos realidades políticas independientes. Por el contrario, nunca existió un Estado Catalán salvo en la Historia fabulosa que se nos repite casi cada día.

Desde el siglo XII la Historia proclamada por el independentismo catalán es una rotunda falsificación, como las falacias de que una guerra de sucesión entre dos pretendientes a la Corona de España, Felipe de Borbón y Carlos de Habsburgo, fue una guerra entre Cataluña y España, o que Rafael Casanova era un héroe y mártir del independentismo, cuando fue un patriota español que tomó partido por el candidato austriaco y que murió a los 83 años en su pueblo de San Baudilio de Llobregat, perdonado por Felipe V después de la toma de Barcelona por los borbónicos en 1714, por cierto tres años después de que el pretendiente archiduque Carlos fuese coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico al morir su hermano en 1711. La obstinación de los barceloneses mantuvo una guerra ya concluida con la firma de los tratados de Utrecht y Rastatt. La guerra de sucesión ni siquiera fue una guerra civil entre españoles de diferentes preferencias dinásticas puesto que fueron beligerantes hasta trece naciones además de una España partida en dos.

Frente a la baladronada del Molt Honorable, que no es más que el farol de un jugador que envida sin mirar sus cartas, el Gobierno ya ha anunciado reiteradamente que no acepta un juego ilegal. La ley de consultas populares por vía de referéndum aprobada por el Parlamento de Cataluña está suspendida por el Tribunal Constitucional. Mientras el independentismo rampante no pase de las musas al teatro, la respuesta del Gobierno ha de ser ajustada a esa realidad.  Porque, aunque no falten quienes se ponen nerviosos, hasta ahora Mas ha amenazado, ha realizado piruetas de trapecista, se ha apuntado al funambulismo político con red. Pero no ha ejecutado formalmente nada; salvo el bla,bla,bla amenazador no ha dado un paso

La red que tiene Mas bajo sus pies es la responsabilidad del Gobierno de la Nación que paga las facturas de la Generalidad y a sus funcionarios porque no puede condenar a los catalanes y a los residentes en Cataluña por la ineficacia de sus gestores políticos que desde las últimas elecciones no han hablado ni una sola vez de los problemas de los ciudadanos ni han dado cuenta a los votantes de su desastrosa gestión; se han enrocado en el  monotema de un soberanismo imposible. No pagan ni cumplen el déficit asumido por el resto de las Comunidades Autónomas, repiten que España les roba, pero no escatiman en sus fastos independentistas. Mientras, todos los españoles, incluidos los catalanes y los residentes en Cataluña, arreglan con el dinero de todos los desequilibrios de su caja.

La respuesta de Rubalcaba a la espiral independentista ha sido sinuosa, como él mismo. De un lado quiere contentar a Pere Navarro, y de otro querría contentar a Mas. Y como telón de fondo proclama su coincidencia con Rajoy en contra de la consulta. Bienvenida sea esta opción realista. Pero mantiene la salida que se le ha ocurrido: una improvisada y no concretada reforma federal de la Constitución  para que, de ese modo, todo parezca cambiar para que todo siga igual. Ya lo recreó Lampedusa en “El Gatopardo”.

Un error de Rubalcaba, y no el único, es creer que una reforma constitucional contentaría a los independentistas catalanes. No sería así. El Estado Federal no produciría más adhesiones en los soberanistas que las que concita desde hace años el llamado Estado de las Autonomías. Mas quiere su Estado y no se contenta con menos. Porque el Molt Honorable se ha apuntado a una misión imposible que no admite un listón distinto.  Está dispuesto a morir políticamente con las botas puestas porque se siente ungido para cumplir un destino. La Historia recoge muchos tipos que lo creyeron. Pero, aunque él se le haya comparado, Mas no es Lincoln ni los catalanes son esclavos.

Rubalcaba lanza sobre el tapete nacional la incorporación a la ciencia política de una originalidad que es un espejismo: federar lo que ya está unido, en contra de la experiencia histórica común que es cabalmente contraria: federar lo que está desunido. España ya es para muchos tratadistas un Estado Federal de facto bajo una Constitución que garantiza un amplio autogobierno de las Autonomías pero atribuye la soberanía al pueblo español en su conjunto (Artículo 1.2). No recoge la Constitución la reversión de esa unidad, ya que considera a España “indisoluble” e “indivisible” (Artículo 2), como sí hacen las Constituciones de varios Estados Federales, entre ellas, por ejemplo, la Constitución Soviética de 1977 que en su artículo 72 reconocía el derecho de secesión de las distintas Repúblicas Soviéticas, lo que dio lugar a la independencia de algunas de ellas tras la caída de la utopía comunista.

Además, Rubalcaba ha colado en su indefinida propuesta el término “federalismo asimétrico” lo que supone que los “territorios federados” podrían tener consideraciones políticas, económicas y competenciales diferentes; incluso -¿por qué no en concepto tan vaporoso?- podría llegarse a una soberanía troceada.

Este es el panorama que esperaría a los españoles si el PSOE, solo o en compañía de otros, consiguiese conformar un día el Gobierno de la Nación. Aparte de destruir todo lo que el sacrificio de los españoles ha construido para salir de la crisis heredada, por el fácil recurso de derogar leyes y dar al traste con las duras pero necesarias medidas tomadas, volveríamos a la zona cero y vuelta a empezar. Y con un independentismo más rampante aún porque podría ser el árbitro de la hipotética situación. Los nacionalistas, y si son radicales más, prestan sus votos mirándose el ombligo.

Marx cita a Hegel en el inicio de su obra “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”, escrita en 1851-1852, recordando que “todos los grandes hechos y los personajes de la Historia universal se producen, como si dijéramos, dos veces”, y añade de su cosecha: “pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa”.  Marx entendía como tragedia el golpe de estado del general Bonaparte que le llevaría a convertirse en Napoleón I emperador de los franceses, mientras consideraba una farsa el golpe de estado de su sobrino Luis, que desembocaría en su proclamación como emperador Napoleón III. La apuesta del Molt Honorable Artur Mas, con el acompañamiento de Oriol Junqueras y otros personajes, es hoy por hoy una farsa. Ojala no se siga aquel dicho en castellano antiguo mantenella e no enmendalla” porque sería desastroso para todos que la farsa adquiriese perfiles de tragedia.

Anuncios

5 comentarios to “Mas internacional y Rubalcaba federalista”

  1. Adán Moreno. Says:

    Sobre el ridículo internacional de Mas, mi apoyo absoluto al Gobierno de don Mariano Rajoy. Respecto al vendedor de crecepelo Rubalcaba, ni caso, amén de ser un lastre para su propio partido es una oposición carca y guerracivilista basado en el enfrentamiento entre españoles para colmar sus intereses particulares (al igual que Mas, otro iluminado al que sus votantes también le están dejando solo).

    Muy bien por las voces discrepantes que hay dentro del PP como Ignacio González, Fabra, Bauzá en el tema de la financiación territorial. No se puede permitir que Montoro siga pidiendo sacrificios a todos los españoles y tratar a Cataluña como una excepción de la regla y siga habiendo televisiones públicas, programas de “desnormalización lingüística” (quieren hacer normal lo que no lo es), recortes en derechos y libertades de los castellano parlantes, embajadas y cargos públicos como el que ostenta Roger Albinyana (Secretario de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea de la Generalidad de Cataluña). Por muy buen ministro que sea García-Margallo no se puede dejar este asunto en manos de un Ministro de Asuntos Exteriores español

    Espero que la respuesta del PP no sea la de negociar más competencias o más dinero (proceso histórico desde 1978), como también espero que la solución no sea (Alicia Sánchez-Camacho dixit) “poner en su sitio a Aleix Vidal-Quadras y a Albert Rivera”. Además, me parece un desacierto elegir al Ministro Margallo como asesor en estas lides.

  2. Una feminista Says:

    Van-Halen me ha parecido un post magnífico y viene a cuento lo que hoy se ha publicado en el último barómetro del CIS: a un 8,5% de los españoles le gustaría que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en estados independientes, un 13,3% se muestra de acuerdo con un Estado en el que las comunidades tengan más autonomía que ahora, el 11,9% se siente más de su comunidad que español y el solo el 6,7% se siente únicamente de ella…
    Pero, sin entrar en lo que pretende Mas, que creo está relacionado con un componente megalómano, los dirigentes políticos embarcados en esta apuesta independentista parecen tener unas razones evidentes, han convertido en el centro neurálgico de la política y del gobierno, el soberanismo catalán. Desde luego son muy hábiles, mientras la gente debate sobre ello, no lo hace sobre el paro y la corrupción, las dos primeras preocupaciones de la ciudadanía según el CIS.
    He estado últimamente en Barcelona y he tenido la oportunidad de charlar sobre este tema con personas intelectualmente muy interesantes y he de reconocer que ha habido momentos en que he sentido vértigo… No me explico cómo se puede llegar a un planteamiento ideológico independentista, propio de sociedades no contemporáneas ni europeas, con ideas descontextualizadas que validan sentimientos respetables como la pertenencia, la singularidad… , pero que con una tranquilidad pasmosa se convierten en razones para volver a un concepto de Estado superado, al menos en Europa, hace varios siglos.
    Si no fueran tan graves las consecuencias, podríamos reconocer que esta “gimnasia” intelectual puede ser interesante… pero la pretensión de hacerla realidad es peligrosa, sobre todo, para el futuro de los catalanes, por la esquizofrenia que implica para la sociedad.

  3. Martín-Martín Says:

    Coincido con Adán Moreno en la improcedencia de que el ministro encargado, al parecer, de la “cuestión catalana”, valga el eufemismo, sea García-Margallo, encargado de los Asuntos Exteriores. Cualquiera diría que se quiere hacer un favor al locoide Artur Mas. García-Margallo es un buen ministro, prudente, preparado e inteligente pero Cataluña no es precisamente un asunto exterior. Y coincido con Una Feminista en su apreciación de que el nacionalismo catalán se ha radicalizado y ha llegado a la calle. Casi todo el mundo se ha dejado llevar por la deriva de la falsa Historia y de los agravios inventados. Tiene razón Van Halen cuando escribe que los nacionalistas no han pasado de las musas al teatro, pero cuanto más tarde se les pare, peor. Sobre la ambigua postura de los socialistas y su federalismo comparto la opinión del autor del blog. Un mal líder, un partido sin ideas y agobiado por la posibilidad de que las medidas de Rajoy saquen a España del pozo, lo que sería fatal para ellos. Este es el PSOE actual. No necesita solo una catarsis. Precisa una refundación similar a la que abordó González tras el Congreso de Suresnes.

  4. Bvnda Says:

    Hay algo sobre lo que parece no haber duda alguna, y es que Mas ha hecho el mayor de los ridículos en su intento de sumar cómplices a su estrategia secesionista. La misiva o no ha recibido respuesta o ésta, cuando se ha producido, ha sido contraria a las expectativas de Mas. Sin embargo las cartas enviadas, al igual que todos y cada uno de los múltiples pasos que da, si le sirve para tener distraída a la población catalana a la que, como dice Van Halen, consigue no tener que dar cuenta de su desastrosa gestión.

  5. OPCH Says:

    Coincido con Martín-Martín en que a pesar, como dice Van Halen, de que Mas no haya pasado “de las musas al teatro” eso no debería ser obstáculo para que cuanto antes se le pare, mejor. Las acciones y reacciones del Gobierno de la Nación deberían ser más contundentes y más frecuentes. No dejar afirmación de Mas sin contestar, ni acción sin firme reacción. Y todo ello acompañado, obviamente, de la ausencia de errores aunque sean de carácter estético como el hecho de encargar, al parecer, el seguimiento del tema catalán al Ministro de Asuntos Exteriores. No se puede decidir algo más descabellado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: