¿Vuelve el zapaterismo?

by

Pedro Sánchez ha ganado las elecciones internas del PSOE. Eduardo Madina ha conseguido menos apoyos de los previstos. José Antonio Pérez Tapias ha quedado el tercero de tres, pero ha devuelto un cierto protagonismo a una corriente lapidada hace años en el PSOE: Izquierda Socialista. No había representación de esa corriente en el Comité Federal; tampoco en el Congreso y en el Senado.

Deseo éxito a Pedro Sánchez -que no lo tiene fácil- además de porque así lo han decidido los militantes socialistas, con lo que sobrarían otros argumentos, porque es una opción para el futuro de un partido necesario para España, por ese sistema de pesas y medidas que, como escribió en su día Cánovas, es la democracia liberal; las llamadas democracias “populares” son otra cosa. En nuestro país esa democracia “popular” la  asume Pablo Iglesias Turrión y -cada vez de forma más explosiva- Cayo Lara. La política, si se pasa de la filosofía a la realidad, de las musas al teatro, no debe quedarse en vacías utopías, atractivas pero que no pasan de ser munición de charlatanes.

La cacareada democracia interna en el PSOE ha sido “de freno y marcha atrás”, como en el título de la célebre obra teatral de Jardiel. Se ha puesto cíclicamente en práctica y ha desembocado comúnmente en juego sucio y luchas fratricidas. Es discutible que haya favorecido la transparencia, pero lo que cualquier observador no duda es que no ha favorecido la unidad. Basta recordar algunos episodios.

La fórmula de las primarias se inició en el relevo de Felipe González, XXXIV Congreso Federal, 1997, cuando Joaquín Almunia llegó a la secretaría general. Impulsó una cascada de primarias como vía innovadora para democratizar el partido. No siempre salió bien. Los socialistas vascos eligieron a Nicolás Redondo Terreros -sobre su oponente, Rosa Díez- como candidato a lehendakari. Ya sabemos en dónde están ahora. En Madrid, no hubo primarias para la candidatura de la Comunidad que encabezó Cristina Almeida, que no era del PSOE sino de Nueva Izquierda, tras su expulsión del PCE, pero sí hubo primarias en la candidatura del Ayuntamiento. Y con sorpresa: Leguina fue derrotado por Fernando Morán, que ya se vio el papel que hizo, no más brillante que el de Almeida. Leguina Morán y Almeida están fuera de la política activa.

Los socialistas sólo han empleado las primarias en una ocasión para designar al aspirante socialista a la Presidencia del Gobierno. Fue el 24 de abril de 1998. El ex ministro Josep Borrell se impuso por más de 21.000 votos al entonces secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, al que había apoyado el aparato del partido y expresamente Felipe González. Al final, asqueado por el juego sucio y por sentirse cercado en Ferraz, Borrell dimitió y Almunia se presentó como candidato a la Moncloa en las elecciones del año 2000, en las que el PP, con Aznar, consiguió su primera mayoría absoluta.

Pese a aquel desenlace -“frenazo y marcha atrás”- Ferraz en su día proclamó que el proceso de las primarias se había desarrollado de manera ejemplar y sin ninguna irregularidad. Tras aquellas primarias el veterano Alfonso Guerra había asegurado: “Hay un líder socialista  clarísimo, lo han votado los militantes en su conjunto, que es José Borrell”. Para el otrora poderoso ex-vicesecretario general “el entusiasmo que ha generado este proceso no tiene precedentes, no sólo en la militancia sino en la sociedad”. Y añadía: “Yo tengo la impresión de que esto no va a terminar aquí porque se ha introducido en la escena política un elemento que ha fundido el hielo que había entre ciudadanos y políticos”.

Estas muestras de optimismo glorioso se producían en 1998, y meses después aquel “hielo fundido” acababa en la dimisión de Borrell y en la marcha atrás que deseaba el aparato socialista. ¿Les suenan a los lectores esas palabras entusiastas? Hemos escuchado y leído cosas parecidas tras la elección de Pedro Sánchez. A ver qué ocurre en el Congreso Federal que se anuncia, y sobre todo en las primarias para la elección de candidato a la Presidencia del Gobierno que parece serán retrasadas a junio, pese a las reiteradas promesas del ya vencedor.

Ninguno de los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE tenía tras de sí una experiencia institucional relevante ni una biografía política que apabulle. Madina ha escrito su biografía en el trabajo de partido desde que a los 17 años se afilió a las Juventudes Socialistas. Fue dos años concejal de Sestao y llegó al Congreso de los Diputados en 2004. Profesor asociado de Historia (no funcionario) de la Universidad Carlos III. Pérez Tapias fue delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada, y en 2006 llegó al Congreso de los Diputados en la vacante producida al abandonar su escaño Rafael Estrella; en 2011 no repitió. Es profesor titular de Filosofía (funcionario) de la Universidad de Granada. Pertenece a la corriente Izquierda Socialista. Sánchez fue concejal del Ayuntamiento de Madrid por abandono de dos concejales que le precedían en la lista, y llegó al Congreso de los Diputados en 2008 tras la renuncia de Pedro Solbes, y repitió en 2011 al dejar su escaño Cristina Narbona. Es profesor de Economía (no funcionario) de la Universidad privada Camilo José Cela.

Si hay que hacer un reproche a estas primarias es la incoherencia e inconcreción de los mensajes de los candidatos; el más claro ha sido Pérez Tapias. Madina y Sánchez se han desmentido a sí mismos en no pocas ocasiones. Sólo han dejado claro que son republicanos, pero pese a que han insistido en un cambio constitucional de contenido federalista nos hemos quedado sin saber por dónde iría ese cambio. Es razonable pensar que no se referirán al traspaso de competencias porque el sistema de las Autonomías consagrado en la Constitución de 1978 da a las Comunidades Autónomas más competencias que las que disfrutan no pocos Estados Federales. Como cuando el PSOE habla de “federalismo” parece hacerlo últimamente mirando a Cataluña, no resulta arriesgado sospechar que se refieren (aunque cucamente no lo concretan nunca) a una “soberanía plural” y no a la soberanía residenciada en el conjunto del pueblo español. Ya que ni el vencedor ni los otros candidatos lo han aclarado sería conveniente, para aviso de navegantes, que en el próximo Congreso Federal Extraordinario se detalle a los españoles ese puzle federal sin resolver.

Da la impresión de que los candidatos han dicho lo que querían escuchar sus auditorios según en dónde hablaban. De ahí las contradicciones. Los mensajes en Cataluña no eran los mismos que en Extremadura o en Andalucía. Sabemos lo que no quiere Pedro Sánchez, el vencedor: no quiere que haya paro, que haya deuda, que haya que apretarse el cinturón, que haya corrupción… Sánchez no quiere que se dañe a lo público, pero supongo que no entra en sus planes cualquier limitación a las Universidades privadas, porque él da clase en una. Y cuando habla de corrupción no olvidará el mayor caso de corrupción de España, mil millones, presuntamente consentido, por acción u omisión, por la Junta de Andalucía… Y Susana Díaz es su principal valedora. Su deseo es que los  españoles seamos “justos y benéficos” como soñaron ingenuamente los constitucionalistas de Cádiz, pero no sabemos los conejos que guarda en la chistera para concretar su arcadia feliz.

Más de un medio de comunicación ha lanzado las campanas al vuelo por la victoria de Pedro Sánchez. Me refiero a medios considerados en las antípodas del socialismo. Lo mismo han hecho altos círculos empresariales. Según se dice Sánchez es el más “moderado”. Desde luego es un político nuevo que asume una gran responsabilidad. Pero la renovación de los protagonistas de la Historia no siempre ha supuesto un paso hacia la solución de los problemas en épocas complicadas. No es raro que la mercadotecnia nos haga comprar productos por el reclamo o la apariencia y cuando llegas a casa no funcionan como creías.

Recuerdo -muchos recordarán- el XXXV Congreso Federal del PSOE, el del año 2000 que catapultó a un políticamente inédito Zapatero. Los muñidores de unos y de otros pasaron toda la noche del 21 al 22 de julio negociando. Hubo navajeos. El recuento avaló a Zapatero con 414 votos; Bono (el favorito) recibió 405. A mucha distancia los 109 votos conseguidos por Matilde Fernández, y Rosa Díez descolgada con solo 65 papeletas con su nombre. Cualquier asistente al Congreso podría contar (como me contaron a mí) que el discurso que pronunció Díez la hizo desaparecer; leerlo ahora, con todo lo llovido, produce sonrojo. Zapatero, sin experiencia política alguna, diputado silente pero arropado por una campaña hábil, se colocó en el camino de la Moncloa. ¿Cuántos en su propio partido se habrán arrepentido de aquel día de julio de 2000? Bono no gustaba a los “guerristas” ni a otras corrientes internas, pero era un candidato sólido y previsible.

La única decisión política de Pedro Sánchez hasta ahora ha sido romper un pacto firmado entre populares, socialistas y liberales europeos para elegir a Jean-Claude Juncker presidente de la Comisión Europea. El pacto incluía, y así se había cumplido, que populares, socialistas y liberales apoyasen juntos al socialista Martin Schulz para presidir el Parlamento Europeo. Los socialistas españoles votaron en contra de Juncker, con sorpresa y disgusto del eurodiputado Ramón Jáuregui que achacó la decisión “al mandato de Sánchez”. En el paquete del pacto para apoyar a Schulz-Juncker iban algunos flecos; uno de ellos permitió a Elena Valenciano convertirse en Presidenta de Comisión del Parlamento Europeo, una de las mayores bicocas de la Cámara. Estoy a la espera de que Sánchez, puesto a romper pactos, obligué a dimitir a Valenciano y a otros eurodiputados socialistas, elevados con los votos del Partido Popular Europeo, pero me temo que deberé esperar sentado… Los catorce eurodiputados socialistas españoles han iniciado su andadura parlamentaria europea haciendo el ridículo gracias a las redivivas técnicas zapateristas de Pedro Sánchez. No tiene palabra, ni mantiene la palabra comprometida por Rubalcaba. ¡Y aún no ha sido ratificado por el Comité Federal! Mal comienzo.

¿Estamos ante un nuevo Zapatero, producto de la imagen y de la mercadotecnia? Un síntoma: Sánchez se ríe siempre, con motivo o sin él; como él otro… Y algo que inquieta: ¿Hace el trabajo para él o lo hace para aupar a Susana Díaz en las primarias para la candidatura a la Presidencia del Gobierno? No supondría una sorpresa que la “tapada” en esta operación de diseño fuese la presidencia andaluza. Al día siguiente de la elección del nuevo Secretario General, Susana Díaz estaba visitándolo en Madrid con posado fotográfico callejero, probablemente para que quedase claro quién manda.

Con tantas incógnitas abiertas, a falta de concreción en los mensajes, con buenas palabras pero con mucho margen imprevisible, mirando a la dura experiencia, hay que desear, por el bien y la tranquilidad de los españoles, que no estemos ante un segundo Zapatero. Una nueva edición del zapaterismo con otro nombre. ¡Cuerpo a tierra!

Anuncios

9 comentarios to “¿Vuelve el zapaterismo?”

  1. Una feminista Says:

    No conozco lo suficiente a Pedro Sánchez como para tener una opinión sólida sobre él, pero coincido con usted Van-Halen, “No tiene palabra, ni mantiene la palabra comprometida por Rubalcaba.”, pero ¿ha sido porque Juncker no le parece el candidato adecuado? Si así fuera, sólo demuestra que su sentido de la Democracia no se puede escribir con mayúscula, porque el compromiso lo había adquirido el PSOE, una organización a la que, se supone, él representará y dirigirá de forma democrática, no sobre la que mande e imponga sus opiniones… y si el asunto se reduce a que ha decidido “montar el número” para sacar adelante una operación de lanzamiento mediático a nivel europeo de su figura, peor. A lo anterior habrá que añadir que no le importa demasiado el funcionamiento de un órgano fundamental como la Comisión Europea, ni entiende que en política internacional el valor supremo es la confianza. En fin, “Mal comienzo”.

  2. Observador Says:

    A Una feminista:
    Qué alegría leer de nuevo sus inteligentes comentarios en este blog después de tanto tiempo. Usted y yo puede que estemos entre los más veteranos comentaristas… En cuanto a sus últimas opiniones, no dude que lo que ha movido a Sánchez para esa ruptura del pacto es, como usted apunta, el deseo de buscar una operación de lanzamiento mediático y eso es precisamente lo que más me preocupa como español. Él, que es economista, incluso imparte clases de economía, desconoce la repercusión que tienen en la Unión Europea las decisiones de los partidos que gobiernan o son alternativa en los diferentes Estados. Porque si la conoce sería aún más grave. Los socialistas españoles se han quedado sin credibilidad en el Parlamento Europeo y con su futuro inmediato lastrado … Y todo porque Sánchez ha preferido el tirón mediático personal (además negativo) a los intereses de España. Y, como usted dice con acierto “en política internacional el valor supremo es la confianza”. Hace unos días Sánchez declaró que sus referentes políticos son Felipe González y Renzi, Pues no lo parece porque ha empezado su aventura de Ferraz no haciendo lo que ellos hicieron (en el caso de Gonzalez) y hacen (en el caso de Renzi): respetar los pactos. El estrecho abrazo entre el popular Juncker y el socialista Schulz (que lideraron las listas de sus partidos a las elecciones europeas), tras la elección del Presidente de la Comisión, es una prueba bien visible del aislamiento del socialismo español. Tampoco Renzi es un referente de Sánchez en otro tema importante: el italiano anunció su reforma laboral acudiendo a una referencia a “la magnífica reforma laboral de Rajoy en España, que ha sido un modelo”. Veo a Sánchez muy despistado, aunque no tanto como al tertuliano que encabeza Podemos. Se le ha ocurrido decir que “los eurodiputados socialistas no podían hacer otra cosa que votar contra Juncker si no querían que se les identificase con el PP”… ¿En qué política europea cree que está? Venezuela cae muy lejos. Es más patética la frase de Iglesias ya que en su amnesia interesada olvida que él votó en contra de Juncker identificándose con la extrema derecha francesa, los euroescépticos ingleses, Bildu y los radicales extremistas de variado pelaje a quienes nadie toma en serio en Europa. El eurodiputado Iglesias está muy verde, pero como es listo llegará a saber que la estrategia de confrontación del Parlamento Español no está en uso en el Parlamento Europeo. Y, sobre todo, llegará a saber que el Parlamento Europeo no es una Asamblea de Facultad bajo el paraguas protector de rectores como Carrillo (ahora) y Berzosa (antes). Carrillo ha hecho a Iglesias profesor “honorífico” sin ser funcionario, sin ser profesor titular (él no lo dice, sólo es interino). Carrillo simplemente por simpatías políticas se ha inventado una especie de clase “de eméritos” que sólo acogía a los catedráticos de Universidad. Muy democrático y aceptable todo favoritismo cuando beneficia a los amiguetes. Esa, según parece, no es “la casta”, a la que, por cierto, en política, ya pertenece el propio Iglesias.

  3. Adán Moreno. Says:

    La situación es clara, el PSOE no interesa ni a España ni a Europa en ningún pacto porque este grupo político sólo se une con los que dividen (los nacionalistas). Pensar que España necesita a un PSOE fuerte es de cándidos. España no necesita al PSOE. Como efectivamente sostiene don Juan Van-Halen, el actual “café para todos” o Estado Autonómico concede más competencias a las diferentes regiones que cualquier país federal excepto Suiza (caso especial donde los haya, ni siquiera es europeo estando ubicado en el corazón de Europa). Lo ideal es aliarse con quienes respetan siempre las reglas y la legalidad (cualquier grupo político menos los pseudoanarquistas o antisistema, comunistas, socialistas y nacionalistas). La mejor manera de organizar el estado territorialmente es reformar la Constitución y hacer un Estado Federal al estilo alemán, es decir, con las principales competencias para el Estado (los länders alemanes no quieren tantas competencias al contrario de lo que ocurre en España) y el resto en igualdad de condiciones, por cierto, aconsejo firmar el Manifiesto de LIBRES E IGUALES encabezado por la popular Cayetana Álvarez de Toledo y promovido por Mario Vargas Llosa y Adolfo Suárez Illana entre otros muchos intelectuales. Me temo que dadas las posturas discordantes dentro del PSOE por ser una jaula de grillos desde su fundación hasta la fecha, éste será el único gran partido político que no firme el Manifiesto. Los que sí firmarán el Manifiesto serán los que siempre han defendido España, a saber: PP, CIUDADANOS, UPyD y UPN. Dos conservadores y dos liberales progresistas (aunque el PP al apoyar al socialista Schultz se posiciona también como socialdemócrata). El pucherazo tanto del PP como del PSOE en esta elección se debe a la elección de Angela Merkel, por tanto, Pedro Sánchez miente y traiciona, siendo coherente con la trayectoria histórica del PSOE. En cambio el PP sabedor de que quien manda en Europa es Merkel y fiel a sus complejos acostumbrado a ir siempre de comparsa deja tirado a su candidato y se enrola con el socialista Schultz. Nada nuevo bajo el Sol. Como ocurrió en la etapa de Zapatero cuando éste sacó la fatídica Ley de la Memoria Histórica, un Diputado del PP disconforme con la adhesión a esta Ley zapateril, el grupo del PP (tan democrático como el PSOE) cuando se produjo la votación a dicha Ley, invitó a dicho Diputado disconforme a que abandonara el Hemiciclo en el momento de la votación (a favor, por supuesto) en la que se decía expresamente que estaban en contra de la dictadura fascista de Francisco Franco (sería cualquier otra cosa pero no fascista sino franquista, queda claro que quien da consignas de voto en el PP no entiende de Historia y peca de acomplejado).

  4. Una feminista. Says:

    Gracias a “Observador” por su comentario.
    Lo cierto es que leer este blog es estimulante. Van-Halen es un interesante analista político con perspectiva histórica, tanto en el sentido del conocimiento de la Historia, como en el del impacto de la actualidad sobre ella y con esa forma de escribir que haría atractivo cualquier post, aunque tratara temas estúpidos, como… ¡algunos de nuestros políticos! Y, por supuesto, los comentaristas son un plus.
    Por cierto ¡Feliz verano a todos!

  5. Ariel Says:

    Me sorprende en algunas de sus afirmaciones el comentario de Adán Moreno, mientras en otras estoy de acuerdo. Por ejemplo, no estoy de acuerdo en que la solución de España sea una reforma constitucional que lo convierta en un Estado Federal. Es una ingenuidad pensar que lo que buscan quienes piden eso (es el caso del PSOE e IU) es un Estado con menos competencias para las Autonomías. ¿No se ha preguntado el comentarista el motivo por el que no se apuntan a un futuro Estado Federal los nacionalistas vascos y catalanes? Porque ellos sólo quieren independencia, con lo cual la tal reforma no llevaría a ningún sitio. Además, la reforma que quieren PSOE e IU es darles soberanía a las Autonomías, que sería un enorme error y una traición, pero ni siquiera con eso se conforman los nacionalistas soberanistas. Esa reforma federal de la Constitución no va en la línea que apunta sensatamente Adán Moreno sino justo en la contraria.
    Otra sorpresa: considerar intelectuales a Adolfo Suarez Illana y a Cayetana Álvarez de Toledo… me parece una pasada. En España cualquiera que firma un Manifiesto y mete en él a media docena de intelectuales, se considera ya él mismo un intelectual. Por otra parte resulta poco ético que una diputada del PP protagonice ese Manifiesto, no porque ni ella ni yo ni el señor Moreno podamos estar en contra de lo que dice (yo estoy a favor) sino porque esta señora ha elegido voluntariamente (y con réditos personales evidentes) la militancia en un partido político y, por ello, su disciplina. Me recuerda a Vidal Quadras que por tratar de mantener su escaño en el Parlamento Europeo (que sabía no habría de repetir tras numerosas legislaturas) fundó un partido para decir cosas que nunca dijo cuando pertenecía (y muchos años) al Comité Ejecutivo del PP, y no dejó su cargo de Vicepresidente del Parlamento Europeo que tenía gracias al PP. Siguió cobrando una millonada pero fundó otro partido. Como hizo en su día Rosa Díez cuando fundó UPyD cobrando como eurodiputada socialista. A mí todo eso no me parece consecuente ni ético. Y luego ellos mismos hablan de moralizar la política.
    Unir el nombre de Rosa Díez-UPyD a la defensa de la unidad de España, será ahora, porque su diputado en el Parlamento Vasco ha votado junto a Bildu, y cuando la señora Diez fue consejera del Gobierno del País Vasco como socialista coaligada con los nacionalistas,nunca se vio la bandera española ni en su despacho ni en su Consejería y llegó a llevar a Antonio Mingote a los tribunales ¡por un chiste! Es otra buscavidas, por cierto con escasa formación ya que su pasado la sitúa como funcionaria administrativa del Gobierno Vasco.
    Nada que ver la patética ruptura del pacto de Pedro Sánchez entre socialistas, populares y liberales para votar a Juncker con lo que Adán Moreno dice del PP para votar a Schultz. Esos pacto son habituales y ocurrían antes de Merkel. Schultz además es socialista y no del partido de Merkel. Se trataba de un pacto para conseguir que ambos cabezas de lista al Parlamento Europeo, el socialista Schultz y el popular Juncker, presidieran respectivamente el Parlamento Europeo y la Comisión Europea con el más amplio apoyo posible. Otra cuestión relacionada es que ese pacto habría de propiciar consensos en otros nombres para importantes responsabilidades en el Ejecutivo Europeo, y en ese escenario España no puede ni debe estar aislada. Eso es lo normal allí, y nada tiene que ver con lo que ocurre en nuestro parlamentarismo casero. Por eso votaron juntos en ambas votaciones socialistas, populares y liberales de los 28 Estados. ¿O es que Renzi u Hollande no votando en contra de Juncker eran unos fachas? Esa tontería sólo se le ocurrió a Pedro Sánchez que de política europea sabe más o menos lo que sabía Zapatero, que ya es decir.
    No tengo constancia de que se produjese ninguna fuga de votos del PP en el asunto de la Memoria Histórica cuya Ley el PP en bloque votó en contra, como ha hecho con la letal Ley de la Memoria Histórica Andaluza en el Parlamento de Andalucía.
    Nunca se ha votado en Pleno ni en el Congreso ni en el Senado de España, que yo sepa, la condena del franquismo como “fascista”, que sí leo que se votó muy “edulcorado” en una Comisión del Congreso. Y coincido con el amigo Moreno en que el régimen de Franco no fue fascista si nos atenemos no a la adulteración del término sino a su contenido social-político real. La mejor prueba es la propia evolución e “institucionalización” del sistema de Franco desde 1939 a 1975. Luego, pasando “de la ley a la ley”, en frase del profesor Fernández Miranda, desembocó en el sistema constitucional de Monarquía Parlamentaria que tenemos desde 1978. Y lo trajeron con sus votos, en primera instancia, los miembros de las Cortes franquistas al aprobar la Ley para la Reforma Política, defendida en el Pleno de aquellas Cortes por Miguel Primo de Rivera, sobrino de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de Falange, nombrado consejero nacional del Movimiento, procurador en Cortes y Consejero del Reino por Franco. Nada que ver con Mussolini y su régimen. Por una iniciativa infinitamente menos transformadora, el “Duce” juzgó, condenó y fusiló a un puñado de dirigentes fascistas, miembros del Consejo Nacional Fascista, entre ellos a su propio yerno, el conde Chiano.

  6. Adán Moreno Says:

    Ariel, en lo general coincido con usted, sobretodo en el diagnóstico del problema, no en las soluciones ni tampoco en la definición de intelectual. Para mí un intelectual es una persona culta, leída y viajada que tiene una opinión formada y propia de ver la vida a través de la historia y de las diferentes filosofías o religiones allende los mares, no necesita ni consignas ni propaganda para verla a través de otros ojos que no sean los suyos, Cayetana Álvarez de Toledo se ha ganado por méritos propios ser una intelectual no sólo porque sea licenciada en Historia moderna en la Universidad de Oxford y hable francés, inglés y español (sin romper con la disciplina de su partido ha sido capaz de ver más allá del programa electoral de su partido e innovar, actualizarse gracias a un programa o Manifiesto sin ideología alguna o si acaso de ideología transversal, ya sabe, renovarse o morir). En cuanto al doctor de física atómica y nuclear y Premio Extraordinario de Doctorado, el bueno de don Alejo Vidal-Quadras también se ha ganado el apelativo de intelectual y no por la dificultad de dicha carrera, sino por su trayectoria vital, muy educado, muy disciplinado supo tener unas anchas espaldas y tragar lo que no está en los Escritos precisamente por su disciplina política y habló alto y claro en INTERECONOMÍA Tv, pero sin faltar el respeto ni a la verdad, su coherencia ha hecho que abandonara el PP, no necesita ningún plato de lentejas como sus colegas del PSOE porque es ante todo un señor y con mucha clase. Cabría preguntarse pues, como dice mi admirado Santiago Abascal, quién ha faltado al programa original del PP, si los que ahora están en las filas de VOX o la propia ejecutiva del PP. Ésa es la cuestión mi querido Watson.
    En cuanto a la forma territorial de gobernar España le diré que lo ideal sería una República Federal sin CCAA, ni Senado, sólo provincias y los Municipios sólo a partir de 15.000 habitantes. Francisco Franco en el tiempo de la Segunda República también era republicano como el que más, pero no quería una República gobernada desde Moscú ni yo tampoco quiero una República gobernada por la izquierda, sino por y para todos (izquierda y derecha, o mejor, ni izquierda ni derecha, transversal).
    Le tengo que dar la razón en parte de la Ley de la Memoria Histórica, porque el PP se opuso en la votación general a dicha Ley en el Pleno del Congreso, pero aprobó muchos artículos y no planteó ningún rechazo a la totalidad. No se opuso a que los brigadistas internacionales les fuera otorgado a modo póstumo la ciudadanía española por naturalización (como había prometido Juan Negrín) y también tienen su monumento, por supuesto, en la sin par Universidad Complutense de Madrid.
    Dejo unos vídeos para que quien tenga tiempo y ganas los vea:

  7. Ariel Says:

    Lo que escribe Adán Moreno es interesante pero es su opinión, naturalmente, que no coincide con la mía ni con la consideración de “intelectual” que puede observarse en escritos de Unamuno, Ortega, Marañón, Pérez de Ayala, etcétera, por referirme a españoles; más allá podría citar a Sartre, a Camus, a Pavese, a Steitner… a tantos otros. No se es intelectual “solo” por haber estudiado en Oxford o por ser catedrático… Lo dejó muy claro Kierkegaard y un largo etcétera de pensadores. Y habría que profundizar también en esa relación amor-odio, felicidad-tristeza de los intelectuales y la política. Por algo grandes pensadores metidos a políticos fracasaron en este menester de hacer práctica de la teoría. Pienso en Ortega. No creo que la señora Álvarez de Toledo ni el señor Vidal Quadras respondan al “patrón” exigente de ser “intelectuales”. Tienen formación, conocimientos, sabidurías…Pero eso ¿es ser intelectual? El filósofo Eugenio Frías, recientemente fallecido, ha escrito sobre las diferencias. Por poner un ejemplo acaso políticamente incorecto: ¿era Lorca un intelectual? Era, sí, un gran dramaturgo y poeta. En cuanto a que el señor Vidal Quadras no necesita el “plato de lentejas” que suponía un escaño en el Parlamento Europeo, estoy de acuerdo; para vivir, no; para bullir, sí. Y a veces quien entra en política es eso: un “focoadicto”; no puede pasar ya sin tener el protagonismo de los focos… En cierto modo es como si fuese un actor. Aquí hasta Belén Esteban se cree una intelectual porque le escribieron un libro que lleva ya vendidas no sé cuántas ediciones. Más que Pérez Reverte, pongo por caso. Habría que poner al día el concepto de intelectual porque se ha deformado y malbaratado. Kierkegaard también tiene muy aleccionadoras páginas sobre la soledad necesaria del intelectual, su incomodidad ante el aplauso.
    Tampoco estoy de acuerdo con la consideración de un Estado “Federal” sin Comunidades basado en los Ayuntamientos y en las Provincias. Es un enunciado original pero, como mucho de lo que trata de ser original, sólo es una superchería. Nos estamos contagiando todos un poco del utopismo absurdo de Podemos. La amplísima bibliografía sobre “federalismo” como el nexo jurídico-político de lo que está desunido para conseguir una entidad superior unida, parte comúnmente del tratamiento de una soberanía “federal”. Ni Mas, ni Rubalcaba antes ni Sánchez ahora, entienden otra cosa que esa: dotar de personalidad “constitucional independiente y asimétrica” a algunas de las partes de España. Y todo para abrir un hipotético camino constitucional a la célebre consulta catalana, el llamado “derecho a decidir” de una parte de España por encima de las demás. El resultado de un “original” federalismo basado en los municipios y provincias sería aún más caótico que lo que tenemos, que ya lo es mucho… Sería regresar a una especie de amalgama de gobiernos provinciales y locales asamblearios, con asambleas independientes entre sí. Eso lo experimentaron en la guerra civil la CNT y el POUM en Aragón -al final un “comunismo libertario”- que es lo que, si se fija usted, quiere, aunque no lo dice, el joven líder de Podemos cuando habla de que los municipios deben regirse de manera asamblearia. En un pueblecito de cien habitantes, la cosa, siendo absurda, podría mantenerse; pero trasládese el gobierno asambleario a las grandes ciudades y a los municipios medios…
    Usted sabe perfectamente que el error imparable de la Segunda República fue dejarse “pasar” por la izquierda radical; lo que no era izquierda era una República “burguesa” que la izquierda no consentiría. Basta recordar la revolución de Asturias de 1934 en Asturias y leer los mítines en la campaña electoral de febrero de 1936 de los líderes de la izquierda, por ejemplo los de Largo Caballero…
    Por otra parte, es una ingenuidad suponer lo que va a votar el pueblo soberano cuando se vive en una democracia. Podemos desear usted y yo, amigo Adán Moreno, que el resultado fuesen gobiernos “transversales”, y que la izquierda y la derecha se turnasen o se pusiesen de acuerdo. En lo del turno eso más o menos pasaba hasta ahora, pero ya veremos a partir de ahora. Puede repetirse el fenómeno del ya indiscutible pucherazo (para la historiografía) de las elecciones que dieron la victoria “formal” al Frente Popular en 1936 en España. Y en nuestro tiempo lo venimos viendo en Venezuela…
    En cuanto a la postura del PP en la Ley de Memoria Histórica le aseguro que fue tajantemente contraria. Otra cosa son los “flecos”, que pueden compartirse o no, como la concesión de la nacionalidad española a los brigadistas, no porque lo dijera Negrín sino porque al cabo de más de setenta años era un acto simbólico por mera cronología. Ya lo hizo antes Franco con los integrantes de las fuerzas rifeñas y, en general africanas, que lo solicitaron y, al final de la guerra mundial con otros nacionales simpatizantes o combatientes con el régimen; puede que el caso más singular, como ejemplo, fuese el de León Degrelle, líder del Partido Rexista belga, general de las SS y cabeza de la División Walona de voluntarios (una especie de la División Azul española) que combatieron en suelo ruso junto a los alemanes. El franquismo ocultó a Degrelle a los aliados que le habían declarado criminal de guerra, y luego le dio un nuevo nombre, un pasaporte y un DNI… Los “gestos” que se dieron hacia unos no deben sorprender que después se dieran hacia otros. Aunque usted y yo probablemente coincidamos en la creencia de que los brigadistas, convocados por la Komintern (internacional estalinista), no vinieron a España precisamente para combatir por la libertad sino para implantar en suelo europeo la segunda revolución comunista después de la rusa, dictadura incluida. No me explico que el monumento a los brigadistas en la Ciudad Universitaria se mantenga allí con una sentencia judicial desfavorable por un problema legal de ubicación. Lo que tenía que hacer el Ayuntamiento de Madrid es cumplir la sentencia por mucho que pudiera molestarle al tan “neutral” Rector Carrillo.

  8. Wolfgang Says:

    Leí hace unos días el blog y me pareció, ya entonces, el título del presente artículo una pregunta retórica. Tras leer las últimas declaraciones de Pedro Sánchez he recordado inmediatamente lo que Van Halen lanza aquí sobre si “¿Vuelve el Zapaterismo?”. La respuesta a esta cuestión se nos muestra evidente y nítida tras las afirmaciones de hoy de Sánchez, llenas de frases de laboratorio y anacrónicas. Sin alma ni juicio.Me refiero a las siguientes: ” la reforma fiscal aprobada hoy por el Gobierno es “injusta” porque está “pensada y creada” para las rentas altas, y “anticipa nuevos recortes en sanidad y educación”. Nada más lejos de la realidad!!. Son tan nada creíbles como el propio Pedro Sánchez. Dan vergüenza ajena. Le auguro un breve recorrido al frente del PSOE.
    Enhorabuena Van Halen por su blog que ni siquiera descansa en agosto!! Se agradece. Las buenas lecturas deben acompañarnos todo el año, sin asueto.

  9. Adán Moreno Says:

    Me alegra comprobar que en lo esencial no estamos muy distantes. Pero me gustaría puntualizar que para mi un intelectual no es sólo un filósofo, en la línea de Jean Paul Sartre también podría muy bien incluir en su lista de filósofos a José Saramago, Carl Marx… de la misma manera que en el PP reprobaron la opinión en voz alta de Alejo Vidal-Quadras al decir que otros “ilustres filósofos” (¿intelectuales también para el PP?) como Blas Infante y Sabino Arana, tildando al primero de cretino y al segundo de psicópata. Pues qué quiere que le diga mi opinión es bien distinta de la suya y de la del PP. Al pan, pan y al vino, vino. No gustó esa opinión, hubiera gustado más que se les tildara de intelectuales. En España también tenemos buenos filósofos como Fernando Savater, o Fernando Sánchez-Dragó, ambos no son peperos ¿pueden por ello ser considerados como intelectuales, o les falta esa ideología necesaria (o de derechas o de izquierdas) para serlo, careciendo ambos de ideología bipolar?. La intelectualidad no es como ser un hincha de un equipo de fútbol, ni la política tampoco, yo empecé votando a IU (a Julio Anguita, año 1989) y terminé votando a Mariano Rajoy en 2011, en cambio, soy del Real Madrid desde los 10 años de edad. Quien quiera llevar la ideología y la política como un hincha de un equipo de fútbol provocará que se eternicen las dos Españas, nada más lejos de mi intención, para eso tenemos un intelecto que nos dice qué está bien y qué está mal, usar el sentido común aunque éste sea el menos común de los sentidos.
    Por otra parte yo no soy amigo de asambleas ni asamblearios, simplemente en Alemania hay el doble de habitantes que en España y tenemos el doble de políticos que Alemania, además de 10.000 aforados y Alemania 2 ó 3.
    Vd. dice: “lo que no era izquierda era una República “burguesa” que la izquierda no consentiría”. El máximo representante de la izquierda burguesa era Manuel Azaña (otro intelectual de los suyos), protagonista involuntario de los hechos de Casas Viejas (“disparen a la barriga”), pero también de Castilblanco y Arnedo, célebres son sus palabras “la vida de un republicano vale más que la quema de todas las iglesias y conventos de España”… el representante del partido político Izquierda Republicana quería aliarse con los radicales de izquierdas sólo para aniquilar a la derecha y conseguir una República, pero única y exclusivamente de izquierdas, sin Monárquicos, sin católicos, pero con la ayuda inestimable de los burgueses (una Revolución a la francesa), muy al contrario de lo que pretendía Largo Caballero (PSOE), una revolución sin burgueses, una dictadura del proletariado (una Revolución a la rusa). Pero una vez empezada la Guerra Civil, la revolución podía esperar, lo primordial era vencer la guerra, de ahí el asesinato del líder del POUM Andreu Nin, con el consentimiento o cuanto menos complicidad de Largo Caballero y Juan Negrín.
    Es un placer don Ariel intercambiar pareceres con usted, un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: