El estallido de la irrelevancia

by

Escribo en la madrugada del 12 de febrero, y no quiero que se tome este comentario como una interferencia en las decisiones libérrimas de un partido que no es el mío. Soy respetuoso con las decisiones de los demás. Sencillamente es eso: un comentario de actualidad escrito por quien durante decenios ha ejercido y ejerce como  comentarista político.

César Luena, secretario de organización del PSOE, la persona elegida por Pedro Sánchez para anunciar el cese al completo del órgano dirigente del Partido Socialista de Madrid y el nombramiento de Rafael Simancas como presidente de la Comisión Gestora, es nuevo en la política nacional, y fue un oscuro diputado de los de apretar el botón del voto hasta que lo llamó a su lado Pedro Sànchez en 2014.

El propio Pedro Sánchez era un diputado prácticamente desconocido hasta su encumbramiento democrático a la secretaría general de los socialistas en el XXXIX Congreso Extraordinario Federal de julio de 2014 tras la dimisión de Rubalcaba. Había sido concejal del Ayuntamiento de Madrid por renuncia de quien le precedía en la lista municipal.  Entre 2004 y 2009 fue miembro de la Asamblea General de Caja Madrid, a propuesta del PSOE del Ayuntamiento de la capital, función que le han recordado en la prensa, con indudable malicia, en alguna ocasión. En 2009 llegó al Congreso por renuncia de Pedro Solbes y en 2013 volvió a ser diputado en la vacante de Cristina Narbona. Nunca perteneció ni a la Ejecutiva ni al Comité Federal del partido. Su promesa ante los congresistas cuando fue elegido secretario general fue “desterrar el paro, la pobreza, la desigualdad y el independentismo de España”, además de “derogar la reforma laboral y romper los acuerdos con la Santa Sede”, entre otros aparatosos anuncios.

Desde la oposición no ha podido desterrar la pobreza ni la desigualdad, pero sí nos ha dado su fórmula para el destierro del independentismo. Su as en la manga es una reforma constitucional que supuestamente contentaría los delirios de Artur Mas y sus acólitos, a cambio de lanzar ese trágala al resto de las Comunidades Autónomas, de modo que para que se encontraran cómodos los catalanes independentistas tendrían que pasar por el aro de esa reforma las demás regiones que no sienten ahora ninguna incomodidad. Pedro Sánchez debe pensar que España es un sofá. En cuanto a la derogación de la reforma laboral, supongo que Sánchez se lo estará pensando; su compañero Renzi ha promovido en Italia una reforma en la misma línea que la afrontada por Rajoy en España, que pone como ejemplo. Y Valls en Francia sigue la vía de la austeridad -que en España llaman recortes- de modo que los ingresos y los gastos traten de estar equilibrados.

La primera gran decisión de Pedro Sánchez como líder del PSOE fue no respetar el acuerdo firmado por Rubalcaba  con los partidos socialistas del Europarlamento para votar al luxemburgués  Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea, como contrapartida a que el centro derecha votara al socialista alemán Martin Schulz para presidir el Parlamento Europeo. Fue un error que comenzó a desplegar desconfianza en Europa sobre el rigor del nuevo referente del socialismo español. Es  extraño que Pedro Sánchez no valorase cómo se reciben en Bruselas esas traiciones a la palabra dada (y en este caso firmada) ya que Sánchez, cuando contaba 26 años, trabajó bastante tiempo como asesor en el Parlamento Europeo con la eurodiputada socialista Bárbara Dührkop.

Decía Felipe González que el socialismo madrileño empezó sus ansias cainitas ya en tiempos de Pablo Iglesias -el fundador, no el de la coleta- y hasta ahora no lo ha dejado. Cualquier observador más o menos de primera fila ha visto de todo, y las navajas cachicuernas han lanzado tajos acá y allá de unas a otras familias de un PSOE madrileño en el que parece obligada la cota de malla. Pero Pedro Sánchez, puesto a renovar, ha incorporado un nuevo elemento: la defenestración desde arriba, en lo que es probablemente un virtuosismo de los tiempos nuevos. Hasta ahora cuando desde Ferraz decidían el retiro del secretario de una federación regional, le citaban, le leían la papela y el afectado salía cabizbajo y con la dimisión presentada. El caso de Tomás Gómez ha sido distinto. Citado que fue en la planta noble de Ferraz y maliciándose el recado, no acudió, esperó a enterarse por los medios de comunicación, y montó una comparecencia airada sin pelos en la lengua. La primera fase de la “operación Sánchez” había zozobrado.

Tomás Gómez, al que he citado no poco en este blog durante los últimos años, me pareció un mal alcalde de Parla, un pésimo candidato a la autonomía madrileña que en cada elección conseguía superarse a sí mismo en pérdida de votos, y me parece un contradictorio y sectario político de una izquierda de catón, radicalizada y antigua. Pero los afiliados lo habían elegido y las formas en política cuentan. Las formas de Sánchez en el manejo de la navaja cachicuerna no son de recibo. Cuando se habla tanto de democracia interna hay que respetarla. Uno, desde la veteranía, sabe que las primarias socialistas son a menudo una fantasmagoría. ¿En qué primarias fueron elegidos candidatos al Ayuntamiento Trinidad Jiménez o Miguel Sebastián? ¿Cuánto tardaron en podarle el césped bajo los pies a Borrell que ganó con holgura las primarias a Almunia, y al final el candidato a la presidencia del Gobierno fue el perdedor?

Pedro Sánchez fue el muñidor electoral de Trinidad Jiménez cuando se presentó contra Tomás Gómez en el Partido Socialista de Madrid. Tenían cuentas pendientes. Hasta pocas horas antes de la decisión letal de Sánchez sobre Gómez, cualificados dirigentes del PSOE aseguraban públicamente que el secretario general de los socialistas madrileños contaba con el apoyo de Ferraz pasase lo que pasase (se referían al costoso invento del tranvía de Parla). Y no ha sido así. ¿Otra decisión improvisada de Sánchez? Este hombre que un día tuvo la ocurrencia de anunciar que si gobernaba suprimiría el Ministerio de Defensa, parece que a veces emite los primeros mensajes que se le ocurren. Creo que en el tema de Gómez su decisión ha sido meditada.

Ha lanzado un dardo envenenado a Susana Díaz y en un momento inoportuno: a pocas semanas de sus elecciones autonómicas. Si él da un puñetazo en la mesa y descabalga al secretario general de una organización tan tradicionalmente poderosa como la de Madrid, que además le apoyó para conseguir  la secretaría general, y antes de que caiga sobre él imputación alguna, es obvio que la lideresa andaluza no queda bien al mantener el statu quo de Griñán, Chaves y sus compañeros de Gobierno y colaboradores arrasados por los ERE y los cursos de formación, un agujero de varios miles de millones de euros.  Susana Díaz, que no sabía los planes de Sánchez, balbuceó unas palabras evasivas, y Chaves no quiso decir ni pío. A Griñán no lograron encontrarle los periodistas.

La política da muchas vueltas y a gran velocidad. Resulta que a fecha de hoy el paisaje electoral madrileño, en cuanto a candidaturas autonómicas, es singular. El PSOE no tiene candidato confirmado, IU tampoco, el PP ídem, e incluso se da el caso de una presunta candidata sin partido: Tania Sánchez, que no se sabe si se presentará por una Unidad Popular, una Plataforma de Izquierdas, una Agrupación Ciudadana o un Frente Popular… No lo ha decidido todavía Pablo Iglesias -el de la coleta,  no el fundador-. Estas dudas no son demasiado extrañas. Quien no sabía que en casa de su señor padre estaba residenciada una empresa que recibió más de un millón de euros de dinero público con su voto como concejal de Rivas, y que esa empresa era de su señor hermano ¿Cómo va a saber sin que se lo diga alguien qué partido, coalición o agrupación de electores va a encabezar? El único candidato confirmado a esta fecha es el de UPyD: Ramón Marcos Allo, cuyo nombre no dirá demasiado al común de los electores.

Y una curiosidad: Tania Sánchez, hoy candidata  de la nada, va a ponerse políticamente de largo el día 18 de febrero en un desayuno sobre las alfombras del Ritz, en la tribuna del Fórum Europa. En junio de 2014 esta tribuna, por la que han pasado los más empingorotados personajes, recibió en su bautismo político de cara a la España de los poderosos a Pablo Iglesias. En esta ocasión el desayuno con Tania lo patrocinan las mismas empresas que patrocinaron el desayuno de Pablo: Asisa, BT y Red Eléctrica de España.

Asisa es un gigante de la sanidad privada con una presencia muy importante  en el sector; la sanidad privada es una de las bestias negras de Tania Sánchez y también de  Pablo Iglesias. BT es una empresa británica que opera en España desde hace veinte años, dedicada a los servicios de Comunicaciones y Tecnología de la Información, entre cuyos clientes se encuentran 28 de las 35 empresas del IBEX 35, y 2.000 de las 5.000 mayores empresas españolas. Red Eléctrica de España transporta la energía eléctrica en alta tensión, y lo hace como transportista único, en régimen de exclusividad. La SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales) tiene una participación en R.E.E. como socio mayoritario. El presidente de la SEPI es nombrado por el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. Desde 2012 lo es Ramón Aguirre, ex diputado del Partido Popular. El presidente de R.E.E. es José Folgado, antiguo director del Departamento de Economía de la CEOE que luego ocupó tres secretarias de Estado consecutivas en el Ministerio de Economía y Hacienda en los gobiernos de Aznar, fue diputado del Partido Popular, y hasta su nombramiento para la presidencia de R.E.E. fue alcalde popular de Tres Cantos.

En el desayuno de Pablo Iglesias los patrocinadores debieron colocarse tapones en los oídos, y supongo que harán lo mismo el día 18 en el desayuno de Tania Sánchez. Este doble patrocinio de una pareja política y sentimental confieso que, acaso ingenuamente, no sé bien a qué responde. ¿Masoquismo? ¿Buenismo? Un sentimiento parecido al de las cadenas privadas de televisión que llevan muchos meses aupando a Pablo Iglesias desde cierta amnesia que les impide recordar que entre los postulados del inquieto y contradictorio líder revolucionario figura la desaparición de los medios de comunicación privados porque “lo privado lleva siempre a la corrupción”. El país está cada vez más ciego, o contemporiza con quien lo utiliza, o sencillamente es cobarde.

Cuando concluyo este post circula el nombre de Ángel Gabilondo,  ex-ministro de Zapatero (que no es aval fiable) como sustituto de Tomás Gómez al frente de la candidatura autonómica del PSOE. La resurrección política de Gabilondo es para el PSOE una renovación. Qué cosas. ¿Otra ocurrencia de Pedro Sánchez o esta vez de Rubalcaba? Sin reunirse la Comisión de Listas y sin que haya empezado a ejercer la Comisión Gestora que preside Rafael Simancas, Ferraz ya ha elegido su candidato. Ángel Gabilondo es un profesor de Filosofía brillante en la cátedra y en el despacho pero inédito en la gestión política de calle Cuando ejercía de ministro llegó a tener un nivel de conocimiento menor al 40%. Si al final se confirma, prometo regalarle una cota de malla para salvar su docta piel de las navajas del socialismo madrileño. La va a necesitar.

Lo de Tomás Gómez era una muerte política anunciada. Tiene más poso por el barullo que por sus protagonistas. Ha sido el estallido de la irrelevancia.

Anuncios

10 comentarios to “El estallido de la irrelevancia”

  1. Adán Moreno Says:

    Muy certero artículo, como siempre. Sin ser profeta me aventuro a pronosticar que tanto Tomás Gómez Franco como Tania Sánchez se irán a Potemos, perdón, Podemos, ¿en qué estaría pensando?. Suenan ruidos de navajas, es la izquierda en estado puro. Un saludo don Juan.

  2. Martín-Martín Says:

    Tomás Gómez ha hecho una oposición de traca en la Asamblea de Madrid. Caótica, radical, “de camiseta” y alboroto, demagógica y políticamente inútil de acuerdo con las encuestas. Hay declaraciones suyas en las se acusa al gobierno del Partido Popular, legítimo y conformado desde una mayoría aplastante, casi de haber matado a Manolete en la plaza de Linares. Ha tenido palmeros de sus excesos, como Maru Menéndez, Jabonero, y otros, entre ellos Carmona, el televisivo, que ahora nada entre dos aguas para no perder su opción a concurrir a las elecciones municipales de Madrid (no para ganarlas, cosa que no se cree ni él). La operación quirúrgica de Sánchez trata de que el PSOE no quede el tercero o el cuarto en número de diputados autonómicos, y es ya muy tarde. A un cuerpo muerto no le resucitan aspirinas aunque la dosis sea grande. Y en cuanto a la posibilidad de que el ex ministro Gabilondo (que no es el PSOE) sume votos resulta una falacia. Es un triste, incapaz de moverse con soltura en un mitin, lo suyo es la cátedra… No es político de calle ni de masas. Y además una vuelta al pasado.

  3. Patricia R. Says:

    Tomás Gómez amenazó con la madre de todas las guerras y puso en el punto de mira a Pedro Sánchez. Antes de pasar veinticuatro horas se rajó ¿Aceptó lo que le habrán ofrecido por marcharse y abandonar a sus leales? ¿Se vino abajo porque a la manifestación convocada para apoyarle ante Ferraz sólo acudieron tres docenas de personas? Cómo sería el fracaso que Carmona, el candidato a alcalde, hasta poco antes tan fiel a Gómez, llegó en coche, vio la raquítica concurrencia, y pasó de largo; no se bajó del vehículo. Sánchez deja el escaño autonómico, promete ser bueno y leal a su partido, y al tiempo pide primarias… Pero esa formula que como dice Van Halen normalmente no tiene buen final si sale contra el agrado de la dirección del PSOE, no está en los planes de Sánchez. Gómez propone a Zerolo como candidato a la Autonomía pero a un difunto político no se le permite proponer nada aunque Zerolo sería mejor candidato que Angel Gabilondo que en el breve tiempo que dirigió el Ministerio de Educación tuvo buenas intenciones pero solamente intenciones, Y cuando Gómez tiró la toalla dejó huérfanos a sus partidarios. El antiguo alcalde de Parla, probablemente más soberbio que valiente, ya ha producido varios cadáveres políticos entre sus partidarios que han dejado sus escaños en el parlamento regional, lo que en el caso de Maru Menéndez supone además abandonar su escaño en el Senado, Cuánto se arrepentirá Gómez de haber dimitido de senador en uno de sus ataques de soberbia, porque desmontar a un senador a lo mejor no le hubiese sido tan cómodo a Sánchez. Me parece acertado el título del post porque la característica principal de estos personajes es la irrelevancia,

  4. Dionisio Parejo Says:

    Quizás la desfenetracion de Tomás Gomez no sea la mejor manera de demostrar el” Talante Zapateril”, su cese ha sido humillante con el cambio de cerraduras de la sede y despacho, un desalojo o desahucio de una manera poco elegante, hará igual con los que no les guste? 10.000votos mas para podemos? Las tarjetas rojas para el fútbol, y naturalmente soy critico con Tomás Gomez….y con Pedro Sanchez.

  5. Dionisio Parejo Says:

    El que se mueve no sale en la foto!! ( Alfonso Guerra).

  6. Observador Says:

    El carajal del PSM-PSOE va en aumento porque Sánchez ha improvisado una vez más, y ahora funciona en zigzag, lo que anuncia que se acoquinará porque le ha descompuesto el paso la desaprobación de Susana Díaz que es su dama de hierro a la que teme más que un nublado. La salida de Tomás Gómez no es más inteligente, liando a Amparo Valcárce para que se presente, lo que no hará porque no habrá primarias, a la presidencia socialista de Madrid. Es sólo el derecho al pataleo. Y Gómez se salvará de la quema porque habrá pactado con Sánchez que le incluya en las listas socialistas al Congreso de los Diputados por Madrid, pero los suyos serán lapidados, porque como escribe muy clarito Dionisio Parejo en su último comentario “el que se mueve no sale en la foto” y eso sigue vigente desde que lo dijo Alfonso Guerra. El carajal del socialismo madrileño irá en aumento…

  7. Wolfgang Says:

    No hay duda. Al PSOE, a vueltas con las primarias para elegir candidatos electorales, lo que más le gusta no es hacerlas sino deshacerlas. El caso del difunto político Tomás Gómez no es el primero ni tampoco será el último. En el PSOE deben pensar que la democracia interna es importante, pero poco, y que sólo vale si el resultado de aquélla coincide con lo que pronostiquen las encuestas electorales o con otras circunstancias que le parezcan apreciables al Jefe, Secretario General. Si esto, lo de las coincidencias, no sucede lo que adquiere valor en el PSOE es el dedo “arreglador” de quien haga las veces. Aunque mucho me temo que en el asunto que nos ocupa poco o nada ha venido a arreglar el Jefe. Como dice Van Halen, Gabilondo va a necesitar de la cota de malla para pasear entre sus compañeros madrileños y puede pronosticarse que tras las elecciones del próximo 24 de mayo no quedará de Gabilondo ni rastro de su cadáver, político, claro. Y, desde luego, no se quedará como jefe de la oposición municipal.También lo aseguraron Trinidad Jiménez y Miguel Sebastián y salieron corriendo; el último ni llegó a recoger su acta de concejal.

  8. Bvda Says:

    Gabilondo se ha erigido temporalmente en el amo del cuchillo y lo ha asido con tal vigor y destreza que se le ve cómodo en el papel. Dijérase que es el nuevo Makinavaja, mitad filósofo, mitad justiciero, que el dibujante Ivá popularizó a través de la revista El Jueves. Parece ser que no ha dejado rastro de los denominados “Tomasistas” en la lista electoral que anda confeccionando en compañía de los suyos. Cabe aventurar que tal estrategia, precisamente, no apaciguará a los otros que otrora fueron los unos y que el PSM seguirá siendo el berenjenal que era antes de la llegado del novo candidato y que invita a pensar que lo seguirá siendo por los siglos de los siglos. Y no escribo Amén para que no se me encorajine el tal Gabilondo, que en su juventud fue fraile de la Congregación del Sagrado Corazón.

  9. Una feminista. Says:

    Van-Halen, con el excelente nivel del contenido de sus post, no se si le va a gustar que yo haga un comentario un poco disparatado, pero, por favor, considerelo tan irrelevante como la mayoría de nuestros políticos.
    Razones para defenestrar a Tomás Gómez hay a montones, pero “las formas de Sánchez” han sido, cuanto menos, estemporaneas, y yo me pregunto ¿Sabiendo que con Gabilondo no gana la Comunidad de Madrid, por qué ha montado este número?
    Vamos a considerar algunas cosas:
    – De cara a las Generales para Sánchez sería importantísimo que en Madrid, por su visibilidad, no gobernara el PP.
    – La única posibilidad sería un gobierno PSOE + PODEMOS
    – Gabilondo va a sacar mas votos que Tomás Gómez
    – Si Gabilondo pacta, ¡Ha sido un independiente¡ (no es una linea de actuación del PSOE.
    Si Gabilondo gobierna en coalición, ¡Sánchez recogería los frutos.

  10. Asdrú Says:

    Y bien sé que el retorno

    es duelo y destemplanza.

    En este niño

    hay acusación, el viejo eco

    de preguntas abiertas como heridas.

    Pues la memoria siempre

    es la terca enemiga que nos niega el silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: